Turquía: Investigan a 30 personas por publicaciones en redes sociales que «insultan al presidente»

Captura de pantalla del reportaje de la agencia de noticias Anadolu, 15 de octubre de 2021.

Los usuarios turcos de las redes sociales llevaron su preocupación por la salud del presidente Recep Tayyip Erdoğan a Twitter. Pero cuando la etiqueta #ölmüş, palabra turca para «se dice que está muerto», fue tendencia el 3 de noviembre, tan solo se necesitaron unas horas para que la Dirección General de Seguridad tomase medidas contra al menos 30 personas por especular acerca de la salud del presidente. Además, el abogado del presidente, Hüseyin Aydın, puso una denuncia contra usuarios de Twitter por utilizar las etiquetas #RecepTayyipErdoğan y #ölmüş, con el argumento de que insultaban al presidente. «Ahora es necesario detectar a los usuarios que hicieron las publicaciones, y exigir acción pública mediante una investigación contra los autores», dijo Aydın según informa la plataforma de noticias en línea Diken.

Según el artículo 299 del Código Penal Turco, es ilegal insultar al presidente. El acusado puede enfrentar hasta cuatro años de prisión. Desde su elección en 2014, Freedom House informa que unas «100 000 personas han sido acusadas de difamar al presidente» y violar el artículo 299 del Código Penal, algo casi inaudito anteriormente, según un informe de 2018 de Human Rights Watch. Estudiantesartistasperiodistasabogados y ciudadanos de a pie han sido procesados o llevados a juicio. Según el Ministerio de Justicia, la Dirección General de Estadísticas y Antecedentes Penales, 36 000 personas fueron investigadas por supuestamente insultar al presidente en 2019,y 31 297 en 2020. En comparación, solo cuatro personas fueron investigadas por este artículo en 2010.

En octubre de 2021, la Corte Europea de Derechos Humanos, la más importante de Europa, dictaminó que el procedimiento penal del artículo 299 viola el artículo 10 sobre la libertad de expresión de la Convención Europea deDerechos Humanos.

Las especulaciones sobre la salud del presidente Erdoğan han aumentado últimamente por sus frecuentes ausencias del panorama público. El 3 de noviembre, el presidente no asistió a la ceremonia por los 19 años que su partido, el gobernante Justicia y Desarrollo. El 1 de noviembre, canceló su visita a Glasgow para la COP26, conferencia internacional del cambio climático, que ha reunido a los líderes de prácticamente cada nación de la tierra; faltó supuestamente por un desacuerdo con respecto a los protocolos de seguridad. El presidente Erdoğan tendría que haber dado un discurso el lunes 8 y el martes 9 de noviembre, para presentar los «planes de Turquía para alcanzar los objetivos de reducción de emisiones que aceptó en el Acuerdo de París». En su lugar, fue el ministro de Ambiente, Urbanización, y Cambio Climático de Turquía, Murat Kurum, quien representó a la nación.

Estamos en Glasgow para las reuniones del Cambio Climático de las NU, #COP26, con nuestra determinación de parar el cambio climático en línea con nuestros claros objetivos de cero emisiones y ampliación verde, fijados por nuestro presidente para 2053.

En respuesta a los tuits y especulaciones sobre la salud del presidente, sus ayudantes publicaron videos como este a continuación, que muestra al presidente en acción.

Confianza para los amigos, temor para los enemigos.

En octubre, en la cuenta de Twitter del presidente Erdoğan se publicó un video en el que se le ve jugando al baloncesto para reducir los rumores de su mala salud.

Es muy importante hacer deporte para una mejor salud. Yo también trato de hacer deporte tres veces a la semana. Hay bendición en el movimiento.
🏀

El 3 de noviembre, la Dirección General de Seguridad emitió un comunicado para expresar que el Departamento para Combatir el Ciberdelito y sus unidades afiliadas provinciales llevarían a cabo patrullas virtuales 24 horas al día para encontrar a quienes hablan mal del presidente o de su salud.

Within the scope of the virtual patrol activities, a hashtags #ölmüş referring to the our President Mr. Recep Tayyip Erdoğan was discovered. Evaluating the said hashtag, 30 individuals were identified who have shared offensive, and manipulative content insulting the honor and the prestige of our President Mr. Recep Tayyip Erdoğan. Necessary legal action has been initiated against them.

Dentro del margen de las actividades de la patrulla virtual, se ha descubierto la etiqueta #ölmüş que se refiere a la salud de nuestro presidente, el señor Recep Tayyip Erdoğan. Evaluamos esa etiqueta, y se ha identificado a 30 personas por difundir contenido ofensivo, y manipulador que insulta el honor y el prestigio de nuestro presidente, el señor Recep Tayyip Erdoğan. Se han iniciado las necesarias acciones legales contra ellos.

La Dirección General de Seguridad de Turquía anuncia que se han iniciado acciones legales contra 30 personas que han utilizado la etiqueta #ölmüş [muerto] en Twitter en referencia al presidente Recep Tayyip Erdoğan, que presuntamente desinformaba y difundía contenido manipulador.

Según Bianet, «si bien la etiqueta no hacía referencia a quién estaba ‘muerto’, casi todos los mensajes eran implícita o explícitamente sobre el presidente». En julio, un video en el que el presidente parecía quedarse dormido en un vídeo en que se dirigía a los miembros de su partido, el gobernante AKP, se volvió viral.

En su fallo de octubre, la Corte Europea de Derechos Humanos dijo que «permitir una protección mayor mediante una ley especial sobre los insultos no es, como norma, mantener el espíritu de la Convención, y el interés de un Estado en proteger la reputación de su jefe de Estado no puede servir de justificación para concederle al mismo una posición privilegiada o una protección especial en relación al derecho de transmitir información y opiniones en referencia a él». Como resultado, la Corte recomendó que Turquía cambie sus leyes y disposiciones legales para respetar el artículo 10 de la Convención.

Las posibilidades de que Turquía haga caso de la recomendación son escasas. Días después de la decisión dela Corte Europea, el abogado turco, Sedat Ata, fue sentenciado a 11 meses y 20 días de prisión por «insultar» al presidente en un video que Ata difundió en redes sociales en 2014. La Comisión Europea también expresó su preocupación en un informe por naciones de que el sistema judicial de Turquía no cumplía los parámetros internacionales y europeos.

En 2014, Emma Woollacott escribió un artículo para Forbes sobre cómo la orden de bloquear Twitter del entonces primer ministro Erdoğan era un ejemplo perfecto del efecto Streisand. En aquel momento, la decisión de bloquear Twitter se puso en marcha por una serie de grabaciones de audio en las que Erdoğan le enseñaba a su hijo Bilal cómo esconder grandes cantidades de efectivo. Woolacott argumentó que la decisión de bloquear Twitter «solo atrajo más atención a las acusaciones de corrupción», es decir, el efecto Streisand. Ya en 2021, parece que el presidente Erdoğan no aprendió mucho de esa experiencia.

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.