«Mujer» revive el folclore argentino desde una perspectiva queer

Imagen captura del video musical Mujer, una producción de BAGNER.

Una joven pareja baila al son de un «chamamé» argentino, sus pasos se sincronizan, los cuerpos se rozan con ternura, sus miradas se cruzan y se desencuentran, se abrazan, se besan y se funden en una cadencia armoniosa, en una atmósfera de erotismo onírico. Parece la cita romántica perfecta, pero con un final incierto, que transmite incomodidad, como los devenires de las relaciones amorosas que recién empiezan, cuando se están conociendo.

Todas las complejidades de esta historia romántica se conjugan en el video Mujer, el primer sencillo del colectivo de artistas disidentes Bagner: Un minuto y medio que combina erotismo y romance con folclore litoraleño argentino, un proyecto ambicioso de rescatar del olvido los sonidos, sentires y tradiciones desde una mirada renovada y diversa.

Pero… ¿qué es el chamamé? Se trata de una manifestación cultural de música y danza propia del nordeste argentino, principalmente de la provincia de Corrientes, pero que también abarca regiones de Paraguay, Uruguay, sur de Bolivia y Brasil. Combina elementos guaraníes, afroamericanos y europeos, y es un componente fundamental de la identidad regional.

El 16 de diciembre de 2020, la UNESCO incluyó al chamamé en la lista del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad. Ese mismo día se lanzó Mujer. Para el productor Steven Bagner fue una casualidad maravillosa, ya que siente al chamamé muy cercano a sus raíces. Steven Bagner cuenta a Global Voices:

Cada provincia de Argentina tiene distintos ritmos, tienen sus características, tiene su sabor propio de la región. Y eso es lo que nosotros vamos reivindicando, y sobre todo, apropiándonos, deconstruyéndolo, para incluir y mostrar diversidad.

De Morón a San Petersburgo

Steven Bagner. Foto de Cotton, derechos propiedad de Bagner, usada con permiso.

Steven Bagner es el nombre del productor, y Bagner es también el nombre del colectivo multicultural de artistas disidentes, principalmente de la comunidad LGTBI+, que trabajan en diversos proyectos musicales y audiovisuales.

Los pilares fundamentales de Bagner son Steven, músico y productor argentino; Zara Taylor, cantante canadiense; y Lilith Mogilat, responsable de la parte estética y visual, de origen argentino pero radicada desde pequeña en Rusia. También se suman artistas y talentos ocasionales que participan en distintos proyectos.

Residente de Morón, localidad del oeste de Buenos Aires, Steven define al colectivo como una organización más horizontal que piramidal, que busca la diversidad de ideas y de personas, y desde una visión periférica, tanto geográficamente, lejos del centro que representa la capital del país, como desde el punto de vista social. Bagner dice:

Contratando remuneradamente a personas de colectivos trans, desde nuestro humilde lugar, se puede generar trabajo, se puede incluir, se puede tener diversidad, hay cosas para hacer. Somos artivistas y buscamos generar incomodidad desde el arte, para que el espectador pueda repensar. Creemos que la música no solo es para el entretenimiento, puede ayudar a repensar. 

Backstage de Mujer

Lilith (derecha) en la grabación del video Mujer. Foto de Cotton, derechos propiedad de Bagner, usada con permiso.

Mujer se grabó en el interior de un piso de San Petersburgo, Rusia. Uno de los modelos es trans, no se especifica cuál, solo al final se lee la línea «Así que eres varón trans» [‘So you are an FTM‘]. Se plantea la incomodidad de suponer el género de una persona por su apariencia y las dificultades de abordar la sexualidad en un encuentro íntimo.

El video está censurado en Rusia porque se consideró que iba contra la legislación que prohíbe la «propaganda homosexual». Quizá por eso es aún más importante para los actores de Mujer ser parte del proyecto y saber que son visibles fuera de su propio país:

Lilith, al ir y venir, pudo ver de una manera muy marcada la diferencia. Como por ejemplo en Argentina, en Buenos Aires, las leyes han ido acompañando de forma progresiva la visibilidad del colectivo LGBT. Pero en Rusia, va todo para atrás. Así que para estos chiques, poder participar en el video… No puedo explicar en palabras el valor que tiene.

Los roles de género en el folclore argentino

Gracias a nuevas investigaciones históricas, hoy se sabe que las mujeres tuvieron un rol fundamental en los orígenes del chamamé y que, con el tiempo, fueron invisibilizadas y relegadas a un segundo plano. Mujer reivindica lo femenino en el folclore:

Dentro de todas las danzas con lo popular y lo tradicional, al menos desde Argentina, lo patriarcal es el eje. Es decir, siempre la mujer es la parte débil, la parte a moldear, la parte a manejar. El hombre, la parte viril, fuerte. Y eso creo que cuenta como parte de lo que fueron las raíces. Pero también invitamos a cuestionar si es lo que seguimos queriendo.

También el tango queer vino a reivindicar los roles originales y cuestionar la visión de lo heterosexual como único modelo válido de relación sexoafectiva, y hoy es un movimiento que se popularizó y atrae a personas LGTBI+ de todo el mundo que visitan Buenos Aires.

Esa reivindicación de lo femenino se aprecia mejor en el segundo sencillo de Bagner, La Rosa Cruz, un tango con enorme carga simbólica que aborda un tema más personal para Steven:

Tiene que ver con un músico frustrado, abatido, que recién encuentra su punto de empoderamiento cuando reconoce la parte femenina que hay en él. […] Una vez que abracé todo lo que soy, pude empezar a construir algo que fuera importante para otres y crear estas alianzas con lo cultural. Me pareció que pude decir, desde el orgullo, soy sudaca, soy provinciano, era el mejor papel que podía jugar.

Tanto la letra como el nombre expresan la belleza que nace del dolor; la carga simbólica que pesa sobre su cuerpo como una cruz, el renacer y el empoderamiento. También tiene una carga religiosa y espiritual: «Separar lo religioso del Estado, vivir la religiosidad y la espiritualidad desde otro lado, es algo muy presente en lo que hacemos».

En cambio, no se conoce un precedente de «chamamé queer» o LGTBI+. Mujer es un proyecto pionero que toca tradiciones muy arraigadas en la cultura regional, y aunque hubo inevitables reacciones adversas desde las voces tradicionalistas, en general, el balance ha sido positivo, con muy buena recepción entre el público joven.

Sabíamos que era muy jugado lo que íbamos a hacer, es decir, dentro de Argentina y del dentro del folclore argentino. Hay mucha invisibilidad de la otredad. Sabíamos que estábamos poniendo, como se dice acá, «toda la carne al asador», estamos poniendo toda nuestra ideología, nos estábamos mostrando auténticos, mostrándonos abiertamente. […] Nosotros construimos a partir de la tradición, haciéndolo también con mucho respeto. […] El folclore, si sigue permaneciendo tan cerrado, tan estructurado… llega a desaparecer.

El trabajo de Bagner fue bien recibido no solo en Argentina sino también en los países vecinos, desde donde se sigue autoconvocando gente para colaborar en nuevos proyectos de rescate de otras expresiones folclóricas de la región.

Seguimos trabajando, viendo de qué manera podemos tejer redes que nos ayuden culturalmente a conectar y generar más diversidad. Estamos indagando, experimentando, grabando con un montón de géneros y música de raíz, no solo argentina sino también de países aledaños… En muy poquito, algún single nuevo saldrá.

Historias recientes de Latinoamérica

Historias populares

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.