- Global Voices en Español - https://es.globalvoices.org -

Aportando diversidad a narrativas chinas sobre Ucrania: Bloguero chino en Odesa

Categorías: Europa Central y del Este, China, Rusia, Ucrania, Activismo digital, Censura, Libertad de expresión, Medios ciudadanos, Migración e inmigración, Relaciones internacionales, Russia invades Ukraine

Captura de pantalla del canal de Wang Jixian en YouTube [1].

Mientras la invasión rusa de Ucrania [2] entra en su tercera semana, la atención mundial [3] se ha dirigido a China para evaluar qué posición adoptará y si ayudará a Rusia en su continuo ataque. Hasta ahora, Pekín se ha mantenido extremadamente diplomático [4], desea parecer neutral. Sin embargo, dentro de su panorama mediático nacional, fuertemente censurado, se ha puesto claramente del lado de Moscú [5], elogia a Rusia y no permite que salgan a la luz opiniones alternativas. Sin embargo, pese a la prohibición de las perspectivas a favor de Ucrania, un bloguero chino que vive en Odesa, ha decidido compartir sus experiencias con el público chino.

Wang Jixian es un empresario de Pekín que abrió una empresa de informática en Macedonia del Norte, y acabó trasladándose a Odesa, Ucrania. El 1 de marzo de 2022 reactivó su canal de YouTube [6] y empezó a publicar videos en los que muestra escenas de calles de Odesa, incluidas manifestaciones y tiendas. Pero sobre todo expresa sus opiniones sobre la guerra en Ucrania, y mezcla su típico humor pekinés con discusiones emotivas sobre la guerra.

Fuera de la narrativa oficial

Desde sus primeros videos [7], Wang desafía abiertamente la narrativa de Moscú y Pekín de que Ucrania fue el agresor en el conflicto. Llama guerra a la guerra, o invasión, mientras que los medios rusos y chinos siguen describiéndola como una «operación militar especial», o 特色军事行动 en chino.

Afirma que «Putin no representa a los rusos», como puede juzgar por sus propios colegas rusos. Además se burla de las acusaciones de que le está pagando el Gobierno de Estados Unidos [7] para expresar esta información, algo de lo que fue acusado en las redes sociales chinas. Según explica, lo único que le importa es la protección de la vida humana.

Jixian Wang ha violado la Política de Uso Aceptable de WeChat, y no puede unirse al grupo. Pregunta al usuario revisar el mensaje enviado por el equipo de WeChat por los detalles. - Captura de pantalla del canal de Wang Jixian de YouTube [1].

Sin embargo, en un video del 7 de marzo [1] contó que su cuenta de WeChat, esencial para mantenerse en contacto con su familia, ha quedado bloqueada por violar «La política de uso aceptable», lo que lo aisló de cualquier comunicación en China, ya sea a través de canales públicos o privados.

El 14 de marzo, también difundió un video [8] en el que demuestra que, tras el levantamiento de su prohibición, enfrentó acoso en WeChat por un usuario chino, que lo acusó de traidor (汉奸, en chino), le insultó, y afirmó que: «los ucranianos son todos nazis».

El 15 de marzo, publicó un video [9] titulado «敖德萨,统一回复:我还想不想回国了?» (Odesa, una respuesta para todos los que preguntaron: «¿Quiero volver a China?») en el que defiende el derecho de los ucranianos a defenderse de la invasión rusa, y explica por qué ha decidido quedarse en Odesa. Concluye que lo que puede declarar en YouTube está bloqueado en China.

Sus videos suelen durar entre uno y 11 minutos, cuentan con hasta 130 000 visitas y miles de comentarios, algunos lo elogian o le agradecen que publique su testimonio y aporte voces alternativas sinófilas al debate sobre la guerra rusa, mientras que otros le acusan de traidor.

Wang se ha convertido ahora en una minicelebridad: ha sido reconocido y amplificado por Xu Xiaodong (徐晓东), luchador de artes marciales y ahora celebridad de las redes sociales, con más de 76 millones de visitas en YouTube. Ahora lo cita regularmente en sus propios videos, lo elogia y denuncia a sus atacantes chinos como terroristas [10].

Pekín aplasta habitualmente las voces disidentes. Sin embargo, Ucrania representa un activo importante para China, dada su ubicación en el mapa de la Iniciativa de la Franja y la Ruta [11], su gran capacidad de exportación de alimentos y su industria militar. Después de todo, China compró su primer portaaviones [12] a Ucrania en 1998.

Mientras la guerra continúa destruyendo Ucrania, y también afectando a la economía rusa, Pekín podría tener que equilibrar un poco más su discurso si quiere preparar a su opinión pública para una narrativa menos en blanco y negro. Pero hasta ahora, al igual que con la chapucera evacuación [13] de 6000 ciudadanos chinos de Ucrania, Pekín se niega a permitir que circulen opiniones alternativas en sus medios sociales.


Para más información sobre este tema, consulte nuestra cobertura especial Rusia invade Ucrania [2].