Dos decenios de energía renovable en una comunidad remota al norte de Filipinas

Alto Katablangan, Conner, Apayao. Fotografía de Engineer Jaymart Erasquin (Sibol ng Agham at Teknolohiya)

Este artículo de Raymund B. Villanueva, se publicó por primera vez en Kodao, medio de noticias independiente en Filipinas. Esta versión editada se publica en Global Voices como parte de un acuerdo de colaboración de contenido. Este reportaje se elaboró con el apoyo de Earth Journalism Network de la organización Internews.

Alto Katablangan en Conner, provincia de Apayao, ha gozado de casi 20 años de suministro ininterrumpido de electricidad de la microcentral hidroeléctrica de la comunidad. Apayao forma parte de la región montañosa de Cordillera, al norte de Filipinas. Está situada a 20 kilómetros del barangay más cercano, unidad de Gobierno local, y solo se puede llegar haciendo un viaje de ocho horas a pie por un camino que es peligrosos cuando llueve o un viaje de dos horas en motocicleta cuando el camino está seco. Fue uno de los primeros barangays de las provincias de Abra, Kalinga y Apayao en construir una microcentral hidroeléctrica, servicio indispensable que se da por sentado en comunidades de las tierras bajas.

El pueblo indígena Isneg de Katablangan tardó seis años en terminar el proyecto. Aun así, una cosa es construir una central eléctrica y otra es mantenerla en funcionamiento. Mantener una planta de 7,5 kilovatios es difícil en una zona con riesgo de tifones que causan estragos a las vidas y a las propiedades, donde es complicado recibir y comprar piezas de repuestos, y donde los ingenieros del Sibol ng Agham at Teknolohiya (SIBAT, socios del proyecto) tardan semanas en llegar para hacer las reparaciones. Katablangan recurre a lámparas de kerosene para no permanecer en oscuridad total durante estos periodos de reparación.

Jaymart Erasquin, ingeniero del SIBAT, afirmó que Katablangan se encuentra entre las comunidades aliadas que siguen las recomendaciones de mantenimiento al pie de la letra.

Their dam is cleaned regularly to prevent twigs and leaves from clogging the pipes that supply the water to the power station. If twigs and leaves keep going into the equipment, the blades may be damaged earlier. The station’s location close to the household also allows them to immediately shut the machines down if trouble arises.

Limpian la represa regularmente para evitar que ramas y hojas se atasquen en las tuberías que suministran agua a la estación eléctrica. Si la maquinaria se llena de hojas y ramas, las aspas se pueden dañar rápido. Además, la ubicación cercana de la estación les permite apagarla en caso de que surja algún problema.

“Nos esforzamos para mantener la maquinaria en buen estado. Los niños se molestan cuando se va la luz justo cuando estamos viendo uno de nuestros programas favoritos”, expresó entre risas Dalmacio “Dalma” Luguyan, jefe de la aldea.

La minicentral eléctrica de Katablangan solo ha tenido tres averías y algunos reemplazos de piezas importantes a lo largo de sus 20 años de funcionamiento. “Los equipos duran alrededor de unos seis a siete años”, explicó Dalma, y agrega que, por lo general, las piezas de repuestos suelen tardar semanas en llegar.

Normalmente, las piezas son nuevas y de mejor calidad. Los ingenieros del SIBAT incluso regresan cada cierto tiempo para instalar otros equipos, como pararrayos y reguladores de voltaje, de modo que el suministro de electricidad se mantenga estable. Asimismo, las correas de transmisión y el cableado se tienen que cambiar con frecuencia. En abril de 2022, se instaló un regulador de voltaje más grande que permite un suministro más estable de 220 voltios, muy común en construcciones, como cuando los carpinteros utilizan herramientas eléctricas.

Micro hydro power

Algunos habitantes de Alto Katablangan instalan piezas nuevas en la estación de la microcentral hidroeléctrica. Fotografía del ingeniero Jaymart Erasquin (Sibol ng Agham at Teknolohiya).

Gran parte del norte de Cordillera no tiene acceso al servicio eléctrico que brindan las cooperativas. Las agencias gubernamentales de energía intentan determinar el número de hogares y comunidades que no tienen electricidad; las estimaciones actuales indican que 15 millones de filipinos aún no tienen electricidad en sus hogares.

Isak Jonathan Villanueva, ingeniero en jefe de la Administración Nacional de Electrificación, División de Desarrollo de Energías Renovables, declaró que uno de los principales desafíos es llegar a todas las islas del archipiélago de Filipinas.

Electrification is a moving target of sorts because the census (done every five years) presents a bigger number of households that need to be connected to electricity providers.

There are many areas that could not be easily connected to the Luzon or Visayas energy grids and have to generate their electricity from fossil fuel power plants. Consequently, interior communities are the last on the list in electricity connection projects.

El servicio eléctrico se ha convertido en un objetivo inestable, ya que el censo, que se hace cada cinco años, nos muestra más hogares que necesitan conectarse a algún proveedor de electricidad.

Hay muchas zonas que no pueden conectarse a las redes energéticas de Luzon o Visayas, y no tienen más opciones que recurrir a centrales eléctricas de combustibles fósiles. Por otro lado, las comunidades en el interior del país siempre quedan últimas en proyectos de conexión eléctrica.

No obstante, el ingeniero expresó que poco a poco las iniciativas de microenergías renovables autónomas, como microcentrales eléctricas, generadores solares, eólicos y de biomasa, se están popularizando; aunque se consideran poco rentables en comparación los generadores de combustible fósil.

Residents carrying HDPE pipes to Katablangan

Habitantes llevan tuberías de polietileno de alta densidad hacia Katablangan para dirigir el agua de la represa a los generadores. Fotografía del ingeniero Jaymart Erasquin (Sibol ng Agham at Teknolohiya).

Desconectados pero renovables

La microcentral eléctrica de Katablangan se considera una pequeña pero factible solución alternativa ante las dificultades de suministrar electricidad a comunidades remotas en regiones como Cordillera. Aparte de los proyectos de microcentrales eléctricas, otras comunidades han adoptado métodos híbridos que combinan microcentrales eléctricas con paneles solares y turbinas eólicas alimentadas por el clima tropical del país y la topografía alta de la región.

Congregaciones religiosas bajo la organización “One Faith, One Nation, One Voice” (OFONOV), cabildo de Cordillera, apoyan estos proyecto que “usan el ambiente de manera sensata” frente a lo que denominan desarrollo agresivo provocado por las construcciones enormes de represas por parte del Gobierno en el sistema del río Chico y sus afluentes. Según la OFONOV, hay cinco proyectos de represas en la provincia de Abra, seis en la provincia de Apayao (de los cuales cuatro se encuentran pendientes) y once en la provincia de Kalinga (de las cuales dos están pendientes). Todos estos forman parte de los 77 proyectos de hidroeléctricas en toda la región administrativa de Cordillera; 66 ya han sido completadas.

A Katablangan home is retrofitted with newer wires and an electricity meter

Acondicionamiento de una casa en Katablangan con cables nuevos y un medidor eléctrico como parte de las actividades de mantenimiento. Fotografía del ingeniero Jaymart Erasquin (Sibol ng Agham at Teknolohiya).

Dos décadas de energía renovable

Mientras que los proyectos de electricidad del Gobierno, corporaciones y entidades extranjeras han suscitado críticas a lo largo de la historia, el proyecto de microcentral hidroeléctrica de Katablangan ha recibido apoyo y agradecimiento de sus habitantes.

Debido a la ubicación remota de Katablangan, sus habitantes no tienen acceso a la televisión nacional; pero gracias al proyecto de electricidad, todas las casas tienen antena parabólica que les permite ver otros canales. Y aunque el servicio de telefonía móvil no está disponible para la comunidad, todas las casas también tienen aparatos de radio para pedir artículos de la tienda de la aldea o para hablar con los vecinos. La estación de electricidad también tiene un molino para el arroz y el maíz, lo que los libera de esa ardua labor y les da más tiempo libre para disfrutar de otras actividades.

Benito Lugayan, jefe de la aldea, dijo:

Here in Conner, we have the unique phenomenon of lowlanders making the eight-hour trek up to our village to have their mobile phones, flashlights, radio sets, batteries and other gadgets recharged after strong typhoons have damaged their [on grid] power supply lines. Why is that? Because what we have here is a more reliable power supply that is cheaper and cleaner.

Aquí en Conner sucede algo único, los de las tierras bajas hacen el viaje de ocho horas hasta nuestra aldea para recargar sus teléfonos, linternas, aparatos de radio, baterías y cualquier otro dispositivo después de que una tormenta destruye las líneas eléctricas conectadas a la red principal. ¿Por qué pasa esto? Porque aquí tenemos un sistema de suministro eléctrico más confiable y más barato.

Estrella Catarata, directora ejecutiva de SIBAT, dijo que desde que el proyecto se inició con 42 hogares, la minicentral eléctrica de Katablangan se ha extendido tres kilómetros hasta Sitio Battong, lo que ha aumentado el número de hogares beneficiados a más de 60. Asimismo, han cambiado el método de facturación de 50 pesos filipinos (alrededor de un dólar estadounidense) por hogar a 10 pesos por kilovatio. Así pueden ahorrar para hacer mantenimientos o mejoras al equipo. También expresó que ahora, con los nuevos refrigeradores y congeladores, las tiendas de Katablangan pueden ofrecer artículos como hielo, helados, bebidas frías y comidas congeladas. Además, añadió:

The Katablangan project is a story of the Cordillera’s abundant source of renewable energy that is harnessed by culturally-sensitive and appropriate technology for the benefit of its people. Its benefits only serve small and remote communities for now but there are many communities in need of electricity. The beauty in this is that it does no harm to the environment that the Indigenous peoples still regard as sacred.

El proyecto de Katablangan representa la historia de la abundante fuente de energía renovable de Cordillera que se aprovecha con tecnología culturalmente sensible y apropiada en beneficio de sus habitantes. Por el momento, solo beneficia a pequeñas comunidades remotas, pero todavía existen comunidades que necesitan electricidad. Lo más hermoso de esto es que no es perjudicial para el ambiente, y las poblaciones indígenas lo consideran sagrado.

Dado el éxito que tuvo Alto Katablangan con su proyecto de energía renovable, en Bajo Katablangan han comenzado a construir represas y canales para tener dos microcentrales eléctricas propias.

Sibol ng Agham at Teknolohiya [SIBAT] engineer Jaymart Erasquin

Ingeniero Jaymart Erasquin (de pie) del SIBAT junto con operadores isneg del proyecto de microcentral hidroeléctrica en la provincia de Apayao. Fotografía de Kodao.

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.