Rusos que huyen de la guerra de se enfrentan largas filas en la frontera, vuelos caros, miedo e incertidumbre

Captura de pantalla de la cobertura de PBS Newshour que muestra largas filas de vehículos formadas en el punto de entrada a Georgia.

El 21 de septiembre, el presidente Vladimir Putin anunció en un discurso nacional una movilización parcial de tropas que, según el ministro de Defensa, Sergei Shoigu, está dirigido a unos 300 000 reservistas. Ya van siete meses de la ilegal invasión a Ucrania por parte de Rusia. El anuncio de movilización fue el primero desde 1941 y ha desencadenado una ola de protestas en toda Rusia y ha llevado a que miles de hombres rusos abandonen el país, sin importar el costo. Desde la invasión rusa a Ucrania, los rusos ya no pueden viajar a Europa desde Rusia (con la excepción de Finlandia, que hasta el 30 de septiembre aceptaba rusos que tenían visas válidas), lo que llevó a muchos a huir a los Estados vecinos de Rusia que permiten viajar sin visa a ciudadanos de Rusia (36 países).

Si bien los países de Asia Central se han visto abrumados por la entrada de rusos desde el anuncio, las repúblicas más pequeñas en el sur del Cáucaso y Turquía también han visto oleadas de rusos que huyen, en su mayoría hombres jóvenes.

Según los informes, en la semana posterior al anuncio, miles de hombres rusos abandonaron el país, lo que provocó un aumento de los precios de los vuelos desde Moscú. A inicios de octubre, el vuelo más barato de Moscú a Estambul costaba alrededor de 2000 dólares estadounidenses, y cayó a menos de la mitad en los días siguientes. El vuelo más barato menor a 200 dólares estaba disponible a partir del 20 de octubre, según el sitio web de vuelos aviasales.

De la misma manera, los vuelos a Ereván, la capital de Armenia, comienzan en 2700 dólares, mientras que los vuelos a Tiflis, que ni siquiera son vuelos directos, cuestan más de 3000 dólares por trayecto. El vuelo más barato de Moscú a Dubái rondaba los 4000 dólares. Los vuelos a Belgrado fueron los más altos, cerca de 7000 dólares. Algunos rusos adinerados han estado comprando asientos en aviones privados, según The Guardian, y la demanda ha aumentado hasta 50 veces a destinos como Azerbaiyán, Turquía, Armenia, Kazajstán y Dubái. No es sorprendente que los rusos que no pueden pagar estos boletos hayan recurrido a cruzar la frontera a pie o en vehículo, lo que ha generado kilómetros de filas en la frontera con Georgia.

Reuters informa que el 29 de septiembre, el gobernador de Osetia del Norte (región en el norte del Cáucaso de Rusia), Sergei Menyailo, dijo que se implementarían nuevas restricciones a los vehículos que intentaran cruzar a Georgia a partir del 29 de septiembre, «después de que 20 000 personas cruzaron la frontera en dos días, y que muchos quedaron en la fila». El 27 de septiembre, las autoridades de Osetia del Norte dijeron que una oficina de reclutamiento temporal establecida en el cruce fronterizo «emitiría borradores de documentos a los reservistas que tienen prohibido salir de Rusia bajo la orden de movilización». Mientras tanto, los voluntarios osetios continuaron ayudando a los varados en la frontera con lo básico.

Temprano en la mañana, los voluntarios osetios continuaron entregando alimentos y agua a las personas atrapadas en la frontera ruso-georgiana.

Zemo Larsi «es la única ruta para el movimiento de personas y carga entre Rusia y Georgia», escribió el periodista georgiano Giorgi Lomzadze. Agregó que ahora «ha descendido al caos. Miles de rusos se han aglomerado hacia la frontera con Georgia para evitar la posibilidad de ser convocados para servir, y la fila parece estar creciendo exponencialmente».

Otros han llamado a cerrar la frontera por completo para evitar la entrada de rusos.

Kazajistán se prepara para grandes cantidades

De las 700 000 personas estimadas que abandonaron Rusia a los pocos días del anuncio de la movilización «parcial», más de 200 000 ciudadanos rusos habían ingresado a Kazajistán el 4 de octubre. El éxodo continuo de rusos hacia Kazajistán ha generado colas que demoran varios días en pasar, y algunos supuestamente alcanzan los 30 kilómetros de largo En total, la impresionante cantidad de 1,7 millones de rusos ingresaron a Kazajistán en los primeros nueve meses de 2022, aunque la mayoría partió poco después para avanzar hacia otros destinos.

La afluencia inesperada de rusos, predominantemente hombres jóvenes, ha transformado drásticamente la vida en Kazajstán, y ha afectado a todas partes, desde las pequeñas ciudades adyacentes a los puestos fronterizos hasta las grandes ciudades como Almaty y Astana. Un informe de Kostanay, ciudad del norte de Kazajstán a tres horas de la ciudad rusa de Troisk en auto, muestra que los alquileres locales cerca de la frontera se han triplicado en algunos casos, y el transporte interurbano está al borde del colapso. Según los taxistas locales, que hicieron una fortuna recogiendo a los rusos que cruzaban la frontera a pie, la mayoría procedía de las ciudades rusas más grandes, como Moscú, San Petersburgo y Ekaterimburgo. Mientras tanto, los alquileres aumentaron hasta un 30 % en todo el país, y en algunos casos se triplicaron.

Esta emergencia imprevista desencadenó una respuesta mixta de la población; sin embargo, muchos kazajos se apresuraron a brindar ayuda humanitaria a los recién llegados, que habían pasado días esperando en sus autos. La población local del norte de Kazajstán dio comida y refugio, mientras que en la localidad de Oral, un cine local abrió sus puertas para acoger a más de 200 rusos que no encontraban cobijo. Al comentar sobre la situación, el presidente kazajo, Kassym-Jomart Tokayev, prometió asistencia y seguridad para los recién llegados rusos, quienes «tuvieron que irse por la desesperada situación actual», pero dijo que no podía ofrecerles un trato preferencial e insinuó negociaciones con Rusia para mitigar la afluencia de gente.

El ministro del Interior de Kazajistán declaró que Kazajistán no extraditará a los reclutas alistados a menos que se emita una orden judicial en relación con una investigación criminal. Sin embargo, el país no dudó en deportar a dos ciudadanos rusos involucrados en una reyerta de borrachos en Oral. Antes, el presidente del Senado de Kazajistán, Maulen Ashimbayev, aseguró que Kazajistán no impediría de ninguna manera la entrada a Kazajistán a ciudadanos rusos, pero que necesitarían el permiso del país de origen para solicitar un permiso de residencia. De cualquier manera, los ciudadanos rusos pueden permanecer en Kazajistán sin visa ni permiso de residencia hasta por 90 días.

En Georgia, según las cifras del Ministerio del Interior anunciadas el 27 de septiembre, el total de llegadas desde Rusia a través de las fronteras del país ascendió a 78 000. Se ha informado de largas filas de autos en la frontera, y algunos informan que el cruzar la frontera puede demorar hasta 18 horas.

Se permitió cruzar la frontera entre Rusia y Georgia a pie por las enormes multitudes en el puesto de aduanas.

La situación en la frontera solo ha empeorado, según otros informes. El 28 de septiembre, según los voluntarios, ver a quienes aún esperaban para cruzar a Georgia era desesperante.

Frontera entre Rusia y Georgia. Lars 16 km de tráfico ayer.

Problemas en el Cáucaso y Turquía

En Georgia, los grupos de la sociedad civil están preocupados de que el sentir antirruso puedaa reavivar en medio de la avalancha de ciudadanos rusos recién llegados. Según Reuters, en todo Tiflis se pueden ver banderas de Ucrania y mensajes a favor de Kiev. Mientras tanto, la afluencia también ha tenido un impacto económico negativo, ya que los alquileres han aumentado en los últimos seis meses, y algunos inquilinos se han visto obligados a pagar el doble para quedarse en sus departamentos, según algunos informes. Los rusos también se están asentando en la economía, abriendo más de 45 000 cuentas bancarias comerciales desde el comienzo de la guerra. En agosto, se recogieron más de 20 000 firmas en una petición en línea para solicitar visas para los ciudadanos de Rusia y Belarús que llegan a Georgia. La petición, presentada el 3 de agosto, fue la última del sentir contra Rusia en el país.

Otro destino popular para los rusos en el sur del Cáucaso es Armenia. Sin embargo, no hay datos exactos sobre las llegadas recientes. La única información disponible a inicios de octubre menciona al menos 40 000 rusos que llegaron a Ereván desde el comienzo de la invasión en febrero de 2022. Al igual que en Georgia y Azerbaiyán, los ciudadanos están sintiendo la carga económica, ya que los precios de los inmuebles han aumentado significativamente.

El 26 de septiembre, Turkish Airlines anunció que suspendería todos sus vuelos hacia y desde Rostov, Ekaterimburgo y Sochi en Rusia hasta el 31 de diciembre de 2022. Sin embargo, según Daily Sabah, para los vuelos que aún operan, la aerolínea cambió a Boeing 777 de fuselaje ancho debido a la alta demanda. Mientras tanto, el 29 de septiembre, un tercer banco estatal canceló el sistema de pago ruso Mir, dos bancos privados ya lo suspendieron a finales de septiembre. Sin embargo, eso no detuvo la creciente demanda de bienes raíces en Turquía. Según CNN Turk (no afiliada a CNN International), la demanda ha aumentado cuarenta veces.

Antalya, provincia turca que es un popular destino vacacional para los rusos en circunstancias normales, está sintiendo la presión, al igual que las residencias en las costas del Mediterráneo y el Egeo. Según datos del Instituto de Estadística de Turquía, los ciudadanos de la Federación Rusa fueron los principales inversionistas en inmuebles en agosto de 2022. Turquía también permite un programa de «ciudadanía por inmuebles». Si el valor total de los bienes inmuebles adquiridos supera los 400 000 dólares, el cliente califica automáticamente para la ciudadanía con la condición de que la propiedad no se pueda vender en los siguientes tres años.

También creció la demanda de viviendas en alquiler. Según un consultor inmobiliario de Alanya [digamos que ahí], aunque las tarifas de alquiler cayeron en meses anteriores, tras el anuncio de Putin, la situación cambió drásticamente. En algunas partes de la provincia de Alanya, hay barrios enteros que se alquilan, señaló el consultor inmobiliario Ümit Becer en una entrevista con CNN Turk.

Según un informe de France24, desde febrero, el número total de ciudadanos rusos que han solicitado permisos de residencia en Turquía ha llegado a 50 000.

El Servicio Estatal de Fronteras de Azerbaiyán calcula el número de visitantes de Rusia entre diciembre de 2021 y agosto de 2022 en 26 000, un 70 % más que en el mismo período de 2021. El 26 de septiembre, Azerbaijan Airlines dijo que estaba aumentando el precio de los vuelos por la gran demanda de vuelos entrantes desde Rusia a la capital, Bakú. El 29 de septiembre, el vuelo más barato de Moscú a Bakú (de ida, y no directo) rondaba los 3200 dólares, según Aviasales.com. Todos los vuelos a Bakú desde Moscú se agotaron con Azerbaijan Airlines, según la página web de la aerolínea. El primer vuelo disponible apareció recién el 8 de octubre, con un precio de más de mil dólares, dos veces y media el precio anunciado el 26 de septiembre.

Azerbaiyán ha mantenido sus fronteras terrestres cerradas luego de la pandemia, por lo que el tránsito aéreo es la única ruta disponible para ingresar al país. La afluencia de rusos ha provocado picos en el mercado inmobiliario, similar a lo que está sucediendo en otros lugares. Algunos expertos esperan un aumento estimado del 10 al 15 % en el mercado en los próximos meses a medida que la demanda de los recién llegados continúa aumentando. Sin embargo, a diferencia de Georgia, donde los ciudadanos rusos han establecido más de 7000 empresas solo en los últimos seis meses, los expertos locales no esperan un aumento significativo en las empresas locales. En entrevista con Toplum TV, el economista azerbaiyano Rashad Hasanov dijo que debido al entorno comercial desfavorable del país, es probable que los ciudadanos rusos que lleguen a Azerbaiyán lo utilicen como país de tránsito. Los ciudadanos de Rusia pueden permanecer en Azerbaiyán hasta tres meses.

Entre los rusos que huyen del reclutamiento también hay ciudadanos de Azerbaiyán que se mudaron a Rusia y adquirieron la ciudadanía rusa con el tiempo. A ellos también se les concede una estancia de tres meses; sin embargo, queda a discreción de los servicios locales de migración decidir si se extiende o no el permiso de estadía una vez que vence el período de tres meses. Según el abogado azerbaiyano Asabali Mustafayev, esto puede resultar complicado, especialmente porque Rusia ha dicho a sus vecinos inmediatos que no concedan asilo a sus ciudadanos. En el caso de la doble ciudadanía, es posible evitar regresar a Rusia, explicó Mustafayev en una entrevista con el periódico Musavat. «Se debe notificar al Estado ruso y renunciar a la ciudadanía. Esta solicitud podría ser suficiente para que Azerbaiyán acepte a la persona como su ciudadano y brinde protección».

En entrevistas con el servicio de Azerbaiyán de la BBC, algunos azerbaiyanos que abandonaron Rusia en las últimas semanas dijeron que no estaban dispuestos a luchar ni interesados en luchar en Ucrania.

El 28 de septiembre, la Unión Europea propuso un nuevo paquete de sanciones contra Rusia, ya que el país está listo para anexar franjas de Ucrania luego de un referéndum falso. Dos días después, Estados Unidos también anunció un nuevo conjunto de sanciones contra funcionarios rusos. Así, también es posible suponer que vendrá una mayor emigración.

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.