En África y otros lugares, crece el pedido de reparaciones históricas por el impacto de la esclavitud y el colonialismo

Esclavos cautivos a bordo de un barco en la costa oeste de África. Imagen por Joseph Swain de Wikimedia Commons (CC BY-SA 4.0 DEED).

Las heridas del legado de la esclavitud y el colonialismo permanecen abiertas en África, pero crece un movimiento en el continente y en otros lugares que pide reparaciones y justicia por estos crímenes de la historia.

En septiembre de 2023, Akuf0-Addo, presidente de Ghana, hizo un pedido en el debate general 78 de Naciones Unidas:

It is time to openly acknowledge that much of Europe and the United States has been built from the vast wealth harvested from the sweat, tears, blood, and horrors of the transatlantic slave trade, and the centuries of colonial exploitation. Maybe, we should also admit that it cannot be easy to build confident and prosperous societies from nations that, for centuries, have had their natural resources looted and their people traded as commodities. For centuries, the world has been unwilling and unable to confront the realities of the consequences of the slave trade.

Es tiempo de reconocer públicamente que gran parte de Europa y Estados Unidos se construyó gracias a las riquezas producidas por el sudor, las lágrimas, la sangre y el horror del tráfico transatlántico de esclavos, y a siglos de explotación colonial. Quizás también deberíamos admitir que no puede ser fácil construir una sociedad segura y próspera en naciones que por siglos han sufrido que se exploten sus recursos y su gente como productos. Durante siglos, el mundo no ha podido enfrentar la realidad de las consecuencias del tráfico de esclavos.

Pero también dijo que esta situación está cambiando gradualmente, y ha llegado el momento poner reparaciones en la primera línea de atención:

Granted, the current generations are not the ones that engaged in the slave trade, but the grant in human enterprise will stay sponsored and deliberate in its benefits, which are clearly interwoven with the present-day economic architecture of the nations that designed and executed it. Reparations must be paid for the slave trade.

Claro, las generaciones actuales no son las que participaron en el comercio de esclavos, pero la concesión en la empresa humana seguirá respaldada y deliberada en sus beneficios, que están claramente entrelazados con la arquitectura económica actual de las naciones que lo diseñaron y ejecutaron. Se deben pagar reparaciones por el comercio de la esclavitud.

Un mes después, se convocó en Acra la Avance de Justicia: Cumbre sobre Reparaciones y Sanación Racial, creada por la Iniciativa Equitable Recovery de la Fundación MacArthur. Según un informe de Africa Feeds, Akufo-Addo reiteró su pedido por las reparaciones, y citó a familias nativas americanas, japonesas estadounidenses y la comunidad judía, que sufrieron durante la Segunda Guerra Mundial. Afirmó, “Los nativos americanos han recibido y continúan recibiendo reparaciones; las familias japonesas estadounidenses, que fueron encarceladas en campos de concentración durante la Segunda Guerra Mundial, recibieron reparaciones. La comunidad judía, seis millones de los cuales murieron en campos de concentración de la Alemania hitleriana ha recibido reparaciones, que incluyen derechos de patria y apoyo».

Un artículo de The New York Times destacó los resultados de algunas de estas reparaciones y sugirió acciones de las cuales se podría aprender.

El 14 de  noviembre, se llevó a cabo la Conferencia Panafricana sobre Reparaciones en Acra, Ghana, con países de la Unión Africana y países de la Comunidad del Caribe (CARICOM). Los miembros de la conferencia pidieron reparaciones por las injusticias cometidas contra el pueblo africano por el tráfico transatlántico de mano de obra esclava, el apartheid, la segregación, el colonialismo, el neocolonialismo y el neoliberalismo. Representantes de las naciones africanas, organizaciones civiles, grupos civiles y grupos que viven fuera de África se reunieron para debatir sobre soluciones constructivas, lo que llevó a establecer un fondo global para apoyar la campaña y el diseño de una declaración, según informó The Guardian.

Los países del Caribe, heridos profundamente por el tráfico transatlántico de mano de obra esclava, han estado esperando reparaciones durante mucho tiempo.

La Comisión de Reparaciones de CARICOM, bajo la guía del profesor sir Hilary Beckles, ha estado al frente de este movimiento y busca reconocimiento y no una mera compensación económica. Su campaña destaca la importancia de acciones como dar ayuda a iniciativas de educación y salud en el Caribe.

El profesor Beckles, que propone reparaciones hace tiempo, sugiere a Gran Bretaña crear una medida similar a la del Fondo de Reparación de la Comunidad Judía. Su perspectiva señala que una reparación justa no se trata de dádivas, sino de fomentar una sociedad colaborativa de desarrollo entre Gran Bretaña y el Caribe.

En respuesta al pedido de la Comisión de Reparaciones de CARICOM, se firmó un acuerdo histórico de reparaciones a la esclavitud entre la Universidad de Glasgow y la Universidad de las Indias Occidentales. Sin embargo, la comisión sostiene que se necesita más acción. El caso de reparaciones del Caribe se debatió durante una entrevista con sir Hilary Beckles en el Bocas Lit Fest en Puerto España, Trinidad, en octubre de 2020. La comisión resaltó los efectos a consecuencia del tráfico de mano de obra esclava, que van más allá del daño psicológico e incluyen repercusiones económicas, culturales, demográficas, políticas y ecológicas. Esto resuena en la comunidad del Caribe, donde la coronación del rey Carlos despertó mínimo interés (salvo conocer su postura sobre las reparaciones) y donde la visita del duque y la duquesa de Cambridge, el príncipe William y su esposa Catherine, causó controversia.

El castillo de la Costa del Cabo en Ghana, con su conmovedora «puerta de no retorno», se mantiene como un triste recuerdo del tráfico transatlántico de mano de obra esclava, época en la que se llevó a millones de africanos en barcos a través del Atlántico y los vendieron como esclavos hace cerca de 400 años.

Resaltando el rol histórico de los vendedores africanos y de los compradores occidentales en el comercio de esclavos, Ondiro Oganda, presentadora de medios keniana, explicó:

The politics of Africans selling does come into play; one could argue that as a moral obligation, buyers had the choice to refuse participation. However, the reality is that many willingly engaged. While acknowledging responsibility and accountability for the actions of the few Africans who engaged in these transactions, we cannot ignore the historical fact that Africans were forcibly shipped from the continent to become slaves.

La política de venta de africanos entra en escena; podríamos argumentar que por obligación moral, los compradores han negado su participación. Sin embargo, la realidad es que muchos estuvieron muy comprometidos. Aunque se reconoce la responsabilidad por las acciones de unos pocos africanos que estuvieron comprometidos con estas transacciones, no podemos ignorar el hecho histórico de que los africanos fueron forzados a salir del continente para convertirse en esclavos.

Añadió:

… our resources have been continually extracted from the continent, often in deals where we might be manipulated or blindsided, ultimately benefiting and contributing to the growth of Western economies.

… nuestros recursos han sido extraídos continuamente del continente, con frecuencia en acuerdos que fueron manipulados o engañosos, y esto ha beneficiado y contribuido al crecimiento de las economías occidentales.

Al menos 12 millones de africanos fueron transportados a la fuerza entre los siglos XV y XIX, millones murieron en revueltas, durante el viaje o en condiciones inhumanas en los barcos.

Los efectos de esta devastadora historia y las instituciones coloniales extractivistas continúan limitando el progreso socioeconómico de África. Las reparaciones buscan dar a conocer el daño ocasionado, compensar las pérdidas y desmantelar un sistema injusto para dar lugar a la recuperación y el desarrollo. Aquí presentamos un documental sobre el tráfico de mano de obra esclava:

Durante la conferencia, la vicepresidenta de la Comisión de la Unión Africana, doctora Monique Nsanzabaganwa, dijo que la demanda por reparaciones «no es un intento de reescribir la historia ni continuar el ciclo de victimización»:

It's a call to recognize the undeniable truth and rewrite the wrongs that have gone unpunished for far too long and continue to thrive presently.

Es un llamado a reconocer una verdad innegable y reescribir los errores que han permanecido intactos durante tanto tiempo y continúan dañando en la actualidad.

Además de la lucha para obtener reparaciones, existe un pedido para recomponer los artículos que fueron sustraídos en las colonias de los países africanos. Akufo-Addo dijo que esta es una preocupación mayor:

We must call for the return of African cultural properties that were illegally and shamelessly transported from the continent. This reconnection of the present and the past will also help to build new relations with the international community especially that of Europe, which was principally responsible for the original theft of the cultural properties.

Debemos pedir la recuperación de los bienes culturales africanos que fueron ilegal y vergonzosamente transportados desde el continente. Esta reconexión del presente y el pasado nos ayudará a construir nuevas relaciones con la comunidad internacional, en especial la comunidad de Europa, principal responsable del robo de propiedad cultural.

Algunos países, como Alemania y Francia, admitieron sus errores durante la época colonial y han comenzado a devolver los artículos robados a África, pero otros han sido lentos para actuar. En mayo de 2022, Alemania aceptó pagar a Namibia 1100 millones de euros (12oo millones de dólares) como reparación por el genocidio cometido durante su ocupación colonial.

Mientras Ghana reúne al resto del continente en su pedido por las reparaciones, son notables las protestas recientes que han destacado los desafíos locales. En noviembre de 2023, varios ghaneses se reunieron frente a Jubilee House, el palacio presidencial en Acra, para una protesta pacífica por la crisis económica de su país. El alto costo de vida y la inflación que se ha disparado a cerca del 42.19 % y una proporción de deuda del PBI de cerca del 80%, han aumentado las tensiones en el país. 

Como resultado, en respuesta al llamado del presidente Akufo-Addo por las reparaciones por colonialismo y esclavitud, la periodista Ondiro Oganda enfatizó el hecho de que los líderes africanos no solo deben defender la causa del continente a nivel internacional, sino también estar atentos a los desafíos que enfrentan las poblaciones locales.

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.