Ley de seguridad de Hong Kong pretende definir «secretos de Estado» según línea legislativa china

Banderas de China y la Región Administrativa Especial de Hong Kong, Hong Kong. Foto: GovHK vía HKFP

Este reportaje es de Kelly Ho y se publicó originalmente en Hong Kong Free Press (HKFP) el 30 de enero de 2024. Publicamos una versión editada como parte de un acuerdo de asociación de contenidos con HKFP.

Un documento de consulta sobre la legislación de seguridad nacional de Hong Kong reveló que la ciudad pretende definir «secretos de Estado» siguiendo la línea legislativa de China continental.

El 30 de enero de 2024, las autoridades de la ciudad propusieron «mejorar» las leyes vigentes para incluir el término «secretos de Estado», con el fin de prohibir efectivamente la divulgación no autorizada de información confidencial que pueda poner en peligro la seguridad nacional, como la relativa a decisiones políticas importantes, asuntos diplomáticos y desarrollo socioeconómico.

La sugerencia se hizo en un documento de consulta pública para promulgar el polémico artículo 23 de la Ley Fundamental. La disposición estipula que el Gobierno promulgará leyes por su cuenta para prohibir actos de traición, secesión, sedición y subversión contra Pekín.

Su legislación fracasó en 2003 tras protestas masivas, y no se volvió a presentar hasta después de la entrada en vigencia de la ley de seguridad independiente impuesta por Pekín en 2020. Los defensores de la democracia temen que pueda tener un efecto negativo en las libertades civiles.

Más de 20 años después de la debacle de 2003, el Gobierno presentó el 30 de enero una propuesta para introducir una Ordenanza de Salvaguarda de la Seguridad Nacional, que pretende tipificar como delitos la traición, la insurrección, el robo de secretos de Estado y el espionaje, el sabotaje que ponga en peligro la seguridad nacional y la injerencia externa.

Definición de ‘secretos de Estado’

Según el documento de 110 páginas, Hong Kong podría introducir el término «secretos de Estado» en su legislación y ofrecer una definición clara para proteger eficazmente la información sensible, «especialmente importante para proteger la seguridad nacional y los intereses fundamentales».

La actual Ordenanza sobre Secretos Oficiales no usa el término «secretos de Estado», y la información protegida que enumera «no es suficientemente amplia».

«Todos los secretos de Estado deben protegerse en todos los lugares de un país. De lo contrario, se creará un vacío legal en el que la Región Administrativa Especial de Hong Kong no podrá proteger los secretos de Estado en determinados ámbitos, lo que supondrá un riesgo para la seguridad nacional», decía el documento de consulta.

La definición recomendada abarcaba los secretos relativos a las principales decisiones políticas sobre asuntos de China o Hong Kong, los asuntos relacionados con la construcción de la defensa nacional o las fuerzas armadas, y la información confidencial vinculada a las actividades diplomáticas o de asuntos exteriores de China, así como los secretos relativos a los asuntos exteriores de Hong Kong.

La información sobre la relación de Hong Kong con Pekín y el desarrollo socioeconómico de China también constituirían secretos de Estado y no deben divulgarse sin autorización legal, sugirieron las autoridades.

La definición propuesta de secretos de Estado es:

(a) secrets concerning major policy decisions on affairs of our country or the HKSAR;

(b) secrets concerning the construction of national defence or armed forces;

(c) secrets concerning diplomatic or foreign affair activities of our country, or secrets concerning external affairs of the HKSAR, or secrets that our country or the HKSAR is under an external obligation to preserve secrecy;

(d) secrets concerning the economic and social development of our country or the HKSAR;

(e) secrets concerning the technological development or scientific technology of our country or the HKSAR;

(f) secrets concerning activities for safeguarding national security or the security of the HKSAR, or for the investigation of offences; or

(g) secrets concerning the relationship between the Central Authorities and the HKSAR.

(a) secretos relativos a decisiones políticas importantes sobre asuntos de nuestro país o de la Región Administrativa Especial de Hong Kong;

(b) secretos relativos a la construcción de la defensa nacional o de las fuerzas armadas;

(c) secretos relativos a actividades diplomáticas o de asuntos exteriores de nuestro país, o secretos relativos a asuntos exteriores de la Región Administrativa Especial de Hong Kong, o secretos que nuestro país o la Región Administrativa Especial de Hong Kong tengan la obligación externa de mantener en secreto;

(d) secretos relativos al desarrollo económico y social de nuestro país o de la Región Administrativa Especial de Hong Kong.

d) secretos relativos al desarrollo económico y social de nuestro país o de la Región Administrativa Especial de Hong Kong.

(e) secretos relativos al desarrollo tecnológico o a la tecnología científica de nuestro país o de la Región Administrativa Especial de Hong Kong.

(f) secretos relativos a actividades de salvaguardia de la seguridad nacional o de la Región Administrativa Especial de Hong Kong, o a la investigación de delitos; o

(g) secretos relativos a las relaciones entre las autoridades centrales y la Región Administrativa Especial de Hong Kong.

La redacción de la definición propuesta era casi idéntica a la de la ley china sobre la protección de los secretos de Estado, que Pekín intentó revisar en 2023 para ampliar su ámbito de aplicación. La legislación identifica como secretos de Estado las principales decisiones políticas sobre asuntos de Estado, la construcción de la defensa nacional y las actividades diplomáticas.

La ley china también incluía una disposición que clasificaba los secretos de Estado en tres niveles: alto secreto, secreto y confidencial, en función del grado de perjuicio que su revelación causaría a la seguridad del Estado y a los intereses nacionales..

La ley de seguridad de Hong Kong pretende definir los «secretos de Estado» siguiendo la línea legislativa china.
————–
En su propia ley de seguridad, Hong Kong parece estar copiando y pegando la ley china contra la revelación de «secretos de Estado«…

Esta ley se ha usado contra críticos, periodistas y disidentes en el continente.
Texto de Hong Kong (izquierda) y China (derecha):
👇👇👇👇👇👇👇👇👇

El documento de consulta pública, que solo duró cuatro semanas hasta el 28 de febrero de 2023, también citaba las definiciones de secreto de Estado adoptadas por Reino Unido, Canadá y Estados Unidos. Según el documento, es «práctica común» en varios países considerar que la información sensible es secreto de Estado si su divulgación indebida puede poner en peligro la seguridad o los intereses nacionales.

En su intervención ante el Consejo Legislativo el 30 de enero, el jefe de Seguridad, Chris Tang dijo que había observado que algunas personas pensaban que las filtraciones realizadas en «interés público significativo» deberían quedar libres de procesamiento. «Lo estudiaremos detenidamente después de escuchar al público», dijo Tang en cantonés.

Diferentes definiciones

La definición de secreto de Estado causó controversia en 2003, según declaró la entonces ministra de Seguridad y actual presidenta del Consejo Ejecutivo, Regina Ip, en una entrevista concedida al Hong Kong Economic Journal en junio de 2023.

La presidenta del Nuevo Partido Popular declaró que China continental y Hong Kong tenían definiciones diferentes de «secreto de Estado», y que China consideraba los datos financieros como información confidencial. Esto había suscitado preocupación en los sectores financiero y de los medios, recordó Ip en la entrevista, y añadió que la definición de los secretos de Estado era «bastante delicada».

En junio de 2020, Pekín introdujo la legislación sobre seguridad nacional directamente en la miniconstitución de Hong Kong, tras un año de protestas y disturbios prodemocráticos. Se penalizaban la subversión, la secesión, la connivencia con fuerzas extranjeras y los actos terroristas, pero no los siete delitos enumerados en el artículo 23.

La controvertida legislación volvió a estar en el candelero en 2021, después de que numerosos altos cargos afirmaran que las autoridades pretendían «colmar las lagunas» de la ley de seguridad promulgada en Pekín mediante la aplicación del artículo 23.

Estaba previsto presentar un proyecto de ley sobre la aplicación del artículo 23 en el Consejo Legislativo en el segundo semestre de 2022, pero quedó fuera del calendario legislativo para el resto de ese año.

El jefe ejecutivo, John Lee, dijo en junio de 2023 que la ley de seguridad interior se promulgaría «sin duda» en ese año o en 2024 como muy tarde, antes de prometer durante el discurso político de 2023 que la legislación se completaría en 2024.

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.