#KeepItOn: En tiempos de guerra, cierre de comunicaciones en Sudán debe revertirse urgentemente

Guerra civil en Sudán. Captura de pantalla del video de Bloomberg Television, «Conflicto en Sudán: ¿Se encamina la nación hacia la guerra civil?». 27 de abril de 2023. Uso legítimo.

Global Voices se une a la coalición #KeepItOn, formada por más de 300 organizaciones de derechos humanos de 105 países, para denunciar los continuos cortes de internet en Sudán. Instamos a todas las partes implicadas en el conflicto a que restablezcan sin demora el acceso a internet en todo el país. La declaración fue copublicada originalmente por Access Now el 9 de febrero de 2023,  y destaca la necesidad crítica de restablecer los canales de comunicación para aliviar las crisis humanitarias y defender las normas internacionales.

Las organizaciones abajo firmantes e integrantes de la coalición #KeepItOn –red mundial de más de 300 organizaciones de derechos humanos de 105 países que trabajan para poner fin a los cortes de internet– instamos a las partes beligerantes en Sudán a que pongan fin inmediatamente a la interrupción del acceso a internet en todo el país. Los cortes de internet durante las guerras y los conflictos armados ponen en peligro la vida de las personas, impiden el acceso a información vital y agravan las crisis humanitarias. En medio de la grave violencia actual de Sudán, usar continuamente cortes de internet como arma constituye una violación flagrante del derecho internacional.

Desde que estalló el conflicto en abril de 2023, las Fuerzas de Apoyo Rápido y las Fuerzas Armadas Sudanesas han recurrido a cortes de internet como arma para bloquear los flujos de información en las zonas controladas por la facción contraria. Esto está agravando una crisis humanitaria ya de por sí grave, que ha causado al menos 13 000 muertos y más de nueve millones de desplazados internos, la mayor crisis de desplazados internos del mundo.

El actual apagón de internet ha planteado graves problemas para la asistencia de emergencia y la ayuda humanitaria. Varias embajadas y consulados sudaneses han suspendido sus servicios consulares para las comunidades sudanesas como consecuencia del apagón. El acceso a información vital sobre rutas seguras, así como el envío de dinero o el uso de monederos electrónicos, de los que dependen muchos en Sudán, se ha vuelto más difícil. Estar aislados de familiares y seres queridos y no poder comprobar su bienestar o paradero también agrava el sufrimiento de la gente.

El actual corte de internet comenzó el 2 de febrero de 2024, tras conocerse que las Fuerzas de Apoyo Rápido habían tomado el control de los centros de datos de los proveedores de servicios de internet en Jartum, la capital sudanesa, lo que provocó cortes de internet en varias partes del país. La interrupción fue confirmada por los datos del radar de Cloudflare que mostraban una interrupción significativa de la conectividad a internet desde las 16:15 hora local del 2 de febrero, incluidas interrupciones completas de los servicios de MTN Sudan y Sudatel Group. Los datos de Internet Outage Detection & Analysis (IODA) también muestran una caída de la conectividad a internet para MTN y Sudatel en torno a las 16:30 hora local del 2 de febrero.

El apagón persistió después de que las Fuerzas Armadas de Sudán cerraron las centrales de MTN y Sudani en Jartum, sabotearon los equipos de Zain y amenazaron con destruir otra infraestructura de comunicaciones si las empresas no cumplían sus órdenes de cierre. Esto se produjo en represalia por los informes de que las Fuerzas Armadas de Sudán habían cortado los servicios de internet en Darfur durante varias semanas.

Desde el 9 de febrero, internet sigue interrumpido en todo Sudán, y los informes apuntan a un apagón casi total de las comunicaciones. Según los datos de Cloudflare Radar, la interrupción de internet comenzó después de que Zain Sudan, uno de los principales proveedores de servicios de internet, se desconectó horas antes de la medianoche del 6 de febrero. Otros informes muestran que el 6 de febrero se produjo dos veces un corte total de internet en la ciudad de Port Sudan, en el mar Rojo. Este apagón agrava aún más los ya importantes problemas humanitarios en una zona que actualmente acoge a miles de civiles desplazados internos, así como a muchas agencias de Naciones Unidas y funcionarios del Gobierno. Los principales proveedores de internet de Sudán, Zain Sudan, Sudani, and MTN Sudan, han pedido disculpas a los usuarios por las interrupciones del servicio, pero sin ofrecer explicaciones ni plazos para restablecer la conexión.

Con el aumento del conflicto y el deterioro de la situación de seguridad, la población de Sudán debe permanecer conectada entre sí y con el mundo. El acceso a internet es fundamental para difundir información sobre refugios seguros y rutas a zonas seguras, para permitir el acceso de los servicios de emergencia y ayuda humanitaria, y para informar y documentar las víctimas y los abusos contra los derechos humanos.

Las organizaciones abajo firmantes reiteramos el devastador impacto de los cortes en tiempos de conflicto, condenamos enérgicamente los cortes actuales en Sudán y exigimos una solución pacífica al conflicto y la inestabilidad actuales.

Sudán tiene malos antecedentes de bloqueos que ocultar abusos de derechos humanos

Sudán tiene un historial de cortes de internet en épocas de disturbios civiles y agitación política para controlar los flujos de información y reprimir la disidencia. En 2022, el régimen militar cortó el acceso a internet al menos cuatro veces durante las protestas que siguieron a su golpe militar de 2021, como en las protestas del 30 de junio, en las que se exigía la vuelta al gobierno civil y en las que las fuerzas de seguridad mataron al menos a nueve manifestantes. Durante el propio golpe, las autoridades cerraron internet en cinco ocasiones para encubrir las atrocidades militares y violaciones de derechos humanos que coincidieron en el tiempo.

Pero la historia del cierre de Sudán también es anterior al actual régimen militar. En 2020, se cortó internet en dos ocasiones, mientras que en junio de 2019, se aplicó un cierre de internet que duró semanas durante la ahora famosa y atroz masacre de Jartum, que causó al menos cien muertos, más de 700 heridos y más de 70 casos de violación.

Bloqueos violan normas internacionales de derechos humanos

El derecho internacional humanitario (DIH) prohíbe interrumpir el acceso a internet y atacar deliberadamente la infraestructura de telecomunicaciones civiles, como castigo colectivo o como represalia contra categorías protegidas. Durante los conflictos que ponen en peligro la seguridad civil, el cierre de los servicios de internet y telecomunicaciones ha sido examinado por la Corte Penal Internacional ya en 2011, después del asesinato y la persecución de civiles, y visto como una señal de posibles crímenes contra la humanidad.

Dados las denuncias generalizadas de atrocidades, la CPI abrió una nueva investigación sobre Sudán en julio de 2023. El Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas también ha establecido una misión internacional independiente de investigación en octubre de 2023 para investigar presuntas violaciones de derechos humanos y crímenes de guerra en Sudán. Esto destaca la importancia de mantener los canales de comunicación para facilitar que se documenten los abusos y posiblemente disuadir de que se cometan nuevos crímenes. En vista de eso, las empresas, los negocios y los proveedores de servicios de internet deben contribuir a preservar y transmitir pruebas cruciales, y respetar al mismo tiempo el Derecho Internacional Humanitario y el Derecho Internacional de los Derechos Humanos.

El artículo 57 de la Constitución de Sudán concede a todos los ciudadanos el derecho «a acceder a internet, sin perjuicio del orden público, la seguridad y la moral, de acuerdo con lo que determine la ley». El Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos y el artículo 9 de la Carta Africana de Derechos Humanos y de los Pueblos sobre el acceso a la información y la libertad de expresión, que Sudán ha ratificado, también establecen que los Estados deben proteger en todo momento los derechos a la libertad de opinión y expresión, de reunión y de acceso a la información, en línea y fuera de línea. Por último, la Declaración de Principios sobre la Libertad de Expresión y el Acceso a la Información en África 2019 insta a los Estados a no «participar ni condonar ninguna interrupción del acceso a internet y a otras tecnologías digitales de segmentos del público o de toda una población».

En 2016, la resolución de la Comisión Africana de Derechos Humanos y de los Pueblos (CADHP) reconoció la «importancia de internet en el avance de los derechos humanos y de los pueblos en África», y expresó su preocupación por la «práctica emergente de los Estados partes de interrumpir o limitar el acceso a los servicios de telecomunicaciones, como internet, redes sociales y servicios de mensajería». Además, el secretario general de Naciones Unidas y otros expertos han afirmado que «los mecanismos de derechos humanos de Naciones Unidas consideran que los cierres generales de internet y el bloqueo y filtrado genéricos de servicios violan la legislación internacional sobre derechos humanos».

Empresas de telecomunicaciones deben respetar los derechos humanos

En virtud de los Principios Rectores de Naciones Unidas sobre las Empresas y los Derechos Humanos, y de las Directrices de la OCDE para Empresas Multinacionales, las empresas de telecomunicaciones deben respetar los derechos humanos, evitar o mitigar los posibles daños y proporcionar reparación por cualquier daño que causen o al que contribuyan. Los proveedores de servicios de telecomunicaciones e internet que operan en Sudán –como Zain, MTN, Sudatel y otros– son responsables de brindar un acceso de calidad, abierto y seguro a internet y a las herramientas de comunicación digital.

Los cortes de internet ponen en peligro los derechos humanos y no deben convertirse nunca en una norma. Animamos a las empresas de Sudán a cumplir los Principios Rectores sobre las Empresas y los Derechos Humanos de Naciones Unidas y las directrices de la OCDE para garantizar que no causan ni contribuyen a violaciones de derechos humanos cuando responden a las peticiones de censura e interrupción de la red de cualquiera de las partes enfrentadas.

La coalición #KeepItOn, junto con las organizaciones abajo firmantes, condena enérgicamente los cortes de internet actuales en Sudán, y pide a las partes en conflicto que actúen de conformidad con el derecho internacional de los derechos humanos y el derecho de los conflictos armados, y que restablezcan de inmediato el acceso a internet en todo el país y se abstengan de seguir atacando infraestructuras de telecomunicaciones críticas y al personal.

Firmantes

Access Now
AWAFY Sudanese Organization (AWAFY)
AYDIA Gender andTechnology Initiative (AGTI)
Africa Freedom of Information Centre (AFIC)
Africa Open Data and Internet Research Foundation (AODIRF)
African Freedom of Expression Exchange (AFEX)
Amhara Association of America
Avocats Sans Frontières France
Darfur Advocacy Group (DAG)
Digital Rights Kashmir
Digital Rights Lab – Sudan
Egyptian Initiative for Personal Rights (EIPR)
Equidem
Freedom Forum, Nepal
Global Digital Inclusion Partnership (GDIP)
Global Voices
Human Rights Journalists Network Nigeria
INSM for Digital Rights
International Press Institute
JCA-NET(Japan)
Kandoo
Kenya ICT Action Network (KICTANet)
Life campaign to abolish the death sentence in Kurdistan
Media Foundation for West Africa (MFWA)
Miaan Group
OONI (Open Observatory of Network Interference
Office of Civil Freedoms
Organization of the Justice Campaign
SMEX
Southeast Asia Freedom of Expression Network (SAFEnet)
Sudan Bukra TV Channel
Sudan Human Rights Hub (SHRH)
Sudan ICT Advisory Group (SICTA)
Sudanese Archive / Mnemonic
Sudanese Engineers Syndicate
The Collaboration on International ICT Policy for East and Southern Africa (CIPESA)
The Tahrir Institute for Middle East Policy (TIMEP)
Women of Uganda Network (WOUGNET)
Youths and Environmental Advocacy Advocacy (YEAC-Nigeria)

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.