¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Carlos Flores

Máster en Ciencias Políticas por la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales – FLACSO Sede Ecuador. Licenciado en Ciencias de la Comunicación por la Universidad Federico Villarreal (Perú). Tiene 17 años de experiencia en periodismo y radio, con énfasis, en radios comunitarias y públicas. En los últimos años se ha dedicado al ejercicio e investigación sobre periodismo digital. Ha trabajado en medios internacionales como la Asociación Latinoamericana de Educación Radiofónica, ALER; y medios nacionales como la Radio Pública del Ecuador y FLACSO Radio (medio on line). Actualmente, forma parte del equipo de productores de EnModoP, una instalación sonora que mezcla criterios de reportería y edición periodística, elementos de metodologías de análisis sociológicos desde la teoría de los afectos, experimentación en formatos sonoros y narrativas artísticas; y director del proyecto de periodismo de datos Ojo al Dato.

Email Carlos Flores

Últimos artículos de Carlos Flores

05/03/2018

Las convenciones sociales son la primera amenaza contra la comunidad LGBTI en Ecuador

“Vamos a cumplir 20 años de la despenalización de la homosexualidad, pero se requiere despenalizar la homosexualidad de la mente y del corazón de la gente..."

21/02/2018

Los límites del sistema judicial ecuatoriano dejan impunes crímenes de tortura contra la comunidad LGBTI

El contexto legal con el que se busca llevar a la justicia a las "clínicas de deshomosexualización" resulta insuficiente para combatir la impunidad que protege a los responsables de estas reclusiones forzosas y facilita la existencia de estos centros.

16/02/2018

A 20 años de la despenalización de la homosexualidad en Ecuador continúa castigándose a la comunidad LGBTI

En la primera parte de esta serie se reúnen testimonios que muestran cómo la reclusión forzada de personas LGBTI contradice las evoluciones legales que declararon hace ya dos décadas a esta comunidad como merecedora de derechos ciudadanos.