El Niño cobra su precio en el Sudeste asiático

Drought has spread in several provinces of Mindanao Island in the Philippines. Photo from the Facebook page of RMP-NMR

La sequía se ha extendido en varias provincias de la isla de Mindanao. Foto de la página de Facebook de RMP-NMR.

El aumento de temperatura y la falta de agua están afectando a muchos países en el Sudeste asiático debido al fenómeno climático producido por El Niño.

Los ríos y los pozos de agua se están secando. Debido a la sequía que ha aumentado cada vez mas en la región la producción agrícola ha disminuido. Millones de agricultores se han quedado sin sus medios de subsistencia agravando la pobreza y la inseguridad alimenticia en las áreas rurales.

Desde marzo 2016 muchos países han experimentado records de calor. Incluso los animales están sufriendo con el clima extremadamente caluroso.

Farmers block a national highway in Koronadal City. The big banner reads: Food and Justice. Photo by Kath Cortez. Source: Facebook

Los agricultores bloquean una autopista nacional en Koronadal City, Filipinas. La gran pancarta dice: Alimentos y Justicia. Foto de Kath Cortez. Fuente: Facebook.

La respuesta de muchos gobiernos es organizar el racionamiento del agua. Para producir lluvia se han “sembrado” las nubes pero ello ayuda poco a los agricultores que luchan contra las tierras secas. Las autoridades se comprometieron a dar ayuda a los poblados que sufren por la sequía pero en algunos países ella demora en llegar forzando a los agricultores a organizar manifestaciones de protesta.

Los expertos creen que la peor fase de El Niño ya pasó pero la amenaza que se avecina es otro fenómeno extremo: La Niña. La región aún no se recupera del impacto de El Niño y ahora debe prepararse para la llegada de otro desastre climático.

A continuación están las historias escritas por nuestros autores y colaboradores sobre cómo El Niño ha afectado el sudeste asiático en 2016. Global Voices estará pendiente de esta historia, esté atento para conocer la cobertura futura.

¿Te gusta leer Global Voices?

Ayúdanos a conocer mejor a nuestra audiencia completando esta breve encuesta »

Close