- Global Voices en Español - https://es.globalvoices.org -

Hungría: Para los romaníes de Gyöngyöspata, ¿evacuación – o excursión de Pascua?

Categorías: Europa Central y del Este, Hungría, Derecho, Derechos humanos, Etnicidad y raza, Gobernabilidad, Periodismo y medios, Política, Protesta, Refugiados, Relaciones internacionales

El norte de Hungría se ha convertido recientemente en el centro de crecientes conflictos entre las comunidades romaníes y húngaras. Por ejemplo, en Gyöngyöspata organizaciones paramilitares marcharon hace un mes [1] (ing), alegando que eran miembros de una guardia vecinal, a pesar que su postura de derecha era obvia.

Una aldea sin alcalde

El 19 de abril, el sitio romaní de noticias So Si? [2] (hun) publicó este video [3] (hun), que cubría los rumores que se esparcían en la comunidad romaní de Gyöngyöspata sobre los planes de una organización paramilitar de realizar entrenamiento de campo en la aldea. El mismo día llegó la noticia de la renuncia del alcalde de la localidad.

Romaníes en el pueblo húngaro de Gyöngyöspata. Imagen del video subido a YouTube por sosinet1. [3]

Romaníes en el pueblo húngaro de Gyöngyöspata. Imagen del video subido a YouTube por sosinet1.

El blog Piroslap, aludiendo a una agencia de noticias, escribió [4] (hun) que el alcalde había explicado su decisión de renunciar por razones de salud. Sobre el campo de entrenamiento, Piroslap escribió:

[…] Ahora el grupo Véderő quiere llevar a cabo un entrenamiento militar en el asentamiento. En su sitio web se definen como [un grupo que] opera lejos de la política, pero en el lado nacional, y tras la eliminación del servicio militar obligatorio les gustaría ofrecer entrenamiento de tipo marcial a los que gustan de este tipo de educación pero no quieren ser soldados profesionales. […]

Los romaníes se han ido

Para el viernes 22 de abril, unos 300 romaníes habían salido de Gyöngyöspata, presuntamente porque tenían miedo del grupo de vigilancia que llegaba a la aldea para el entrenamiento. Según los informes de noticias [5] (ing), la partida de las mujeres y niños romaníes estuvo organizada por la Cruz Roja Húngara y Richard Field, un hombre de negocios estadounidense que ya había expresado su preocupación por la situación de los romaníes en Hungría e incluso inició una ONG [6] (ing) para apoyarlos.

Los medios húngaros usaron la palabra ‘evacuación’ para lo que ocurrió, en tanto que los funcionarios del gobierno alegaron que no era una evacuación: según ellos, los romaníes se habían ido de viaje de fin de Semana Santa. Péter Szijjártó [7] (ing), portavoz del Primer Ministro, y el Ministro del Interior Sándor Pintér [8] (ing) ofrecieron esta explicación sobre lo ocurrido.

Este video [9] (hun) muestra al Ministro del Interior en una conferencia de prensa realizada en Gyöngyöspata el viernes 22. Dijo:

[Los miembros del grupo paramilitar] se llevaron la felicidad que fue ofrecida por la organización caritativa de la Cruz Roja. La junta nacional de la Cruz Roja invitó a los mujeres y niños de las familias de Gyöngyöspata a una excursión de Semana Santa.

Gellért Rajcsányi de Mandiner escribió [10] (hun):

[…] Debido a las amenazas, los romaníes temen atrocidades. Un líder del grupo dijo que los hombres [romaníes] se quedaron todos en la aldea tratando de proteger las cosas de valor que se quedaron en sus casas. Esperan que miembros del Parlamento, representantes de embajadas y activistas internacionales de derechos humanos lleguen el viernes en la tarde. Según János Farkas, vicepresidente del Movimiento Húngaro de Derechos Civiles de los Romaníes, la Cruz Roja colaboró con sacar a las personas que estaban dispuestas en diferentes campos. Un representante de la Cruz Roja le dijo a DPA [una agencia alemana de noticias] que era la primera vez desde la Segunda Guerra Mundial cuando la organización evacuó a ciudadanos amenazados por un grupo paramilitar en Hungría. […]

También el viernes, el Ministro del Interior anunció [11] (ing) que el gobierno había diseñado un “decreto para penalizar actividades de guardia civil realizadas sin aprobación previa o simulando el derecho de actuar como oficial de orden público”.

Para el viernes en la noche, la policía descartó el entrenamiento paramilitar de Véderő. Según informes de noticias, el líder del grupo, Tamás Eszes, fue detenido. El sitio de noticias Kuruc.info re-publicó [12] (hun) estos informes, agregando una importante información: Tamás Eszes fue descalificado de la Guardia Húngara. (Otras fuentes escribieron que el señor Eszes postularía al cargo de alcalde ahora que Gyöngyöspata no tiene alcalde.)

Gellért Rajcsányi escribió que la mayor responsabilidad es la del gobierno:

[…] Hemos guardado al estado durante milenios para mantener la seguridad exterior e interior. La improvisada promesa [13] (hun) de poner orden en dos semanas en esos puntos del país que parecían sin esperanza fue inútil. Sabemos que es imposible llegar a una seguridad cercana a la perfección ni en dos años, ¡pero al menos habría señales si fuéramos en esa dirección! Pero hoy, Viernes Santo, hemos llegado a otro punto extremo. Los ciudadanos húngaros que temen por su propiedad y que marchan llenos de pánico ansían la presencia de organizaciones paramilitares; [mientras tanto] otros ciudadanos que temen por su propiedad y marchan llenos de pánico esperan la solución de los líderes de los movimientos de derechos humanos y la Cruz Roja. El diablo se ha alzado en Gyöngyspata. En las noticias internacionales [transmisiones] habrá, esperamos, buen material de niños llorando y de grupos de vigilancia usando uniformes entre las noticias sobre Libia y Costa de Marfil. […]

¿Acción política?

El fotógrafo Levente Hernádi expresó sus dudas [14] (hun) sobre si no había interés en motivar los acontecimientos. Señaló que el resultado de los acontecimientos había sido artículos como este en un sitio húngaro de noticias [15] (hun), ilustrado con fotos de los romaníes saliendo de la aldea, miembros de Véderő, los romaníes que se quedaron en la aldea y un niño romaní. El artículo es un informe completo acerca de los romaníes que salieron de Gyöngyöspata por el fin de semana y que solicitaron refugio en Estados Unidos y Canadá debido a lo amenazado de su situación:

[… ] Creo que Gyöngyöspata fue una obra extremadamente bien preparada que se aprovechó de los romaníes siempre llorosos y de habla ambigua y del frente nacional que siempre actúa de manera nacionalista. Tuvo que empezarse y el resto salió solo.

Máximo respecto al que [hace historias] como esta [15] […].

Para el domingo, las mujeres y niños romaníes estaban de vuelta en la aldea.