- Global Voices en Español - https://es.globalvoices.org -

Ucrania: “Si la prisión adquiere una voz, todo cambiará”

Categorías: Europa Central y del Este, Ucrania, Derecho, Derechos humanos, Gobernabilidad, Libertad de expresión, Medios ciudadanos, Periodismo y medios, Política

El día 2 de abril el canal de televisión ucraniano TVi emitió el documental de Kostiantyn Usov [1] [uk, ru] sobre la prisión Lukyanivska [2] de Kiev, destacando lo increíble del tratamiento y de las condiciones de vida de los presos, y llamando la atención acerca de la generalizada corrupción del personal (el artículo de Global Voices sobre el asunto puede verse aquí [3]).

El documental, que causó indignación y debate el mes pasado, está ahora traducido al inglés y disponible con subtítulos [4] en YouTube.

Usov ha compartido el enlace de la versión inglesa de la película en varias redes sociales y plataformas en internet, incluyendo su página de Facebook [5] [uk]. La usuaria Natalia Vorotchenko publicó este comentario:

[…] Ha hecho un tremendo trabajo… ¡y la traducción inglesa permite incluso a más gente -a aquellos en el extranjero- conocer la verdad! Paso a paso, más golpes contra el régimen de comunistas y oligarcas, y espero que pronto desaparezca… Y eso sucederá en gran parte gracias a su trabajo, su firme posición y su heroísmo! […]

En una entrevista [6] [ru] del 19 de abril en el periódico Vecherniye Vesti, Usov habló sobre los pasos dados por las autoridades desde que salió el documental. Según él, el jefe de Lukyanivska ha sido obligado a dimitir; el gobierno ha asignado 1.5 millones de hryvnas (aproximadamente 185.000 dólares) para reparaciones en el interior de las instalaciones; la oficina del fiscal está investigando todas las violaciones mencionadas en el documental y las autoridades de la prisión han confirmado que los muros de las celdas estaban cubiertas de moho dañino.

Gran parte de las secuencias filmadas en la película de Usov provienen de los presos de Lukyanivska, quienes aceptaron asumir riesgos para ayudar a documentar su vida diaria, utilizando teléfonos móviles que pasaron a escondidas a través de sobornos a los empleados de prisiones, una rutina ilegal pero habitual. En la entrevista en Vecherniye Vesti, Usov aseguró que los beneficios “en la sombra” del personal de Lukyanivska a través de transacciones ilegales con los presos y sus contactos en el exterior ascendían a 1.5 millones de hryvnias por semana. En Facebook, donde Usov compartió el enlace de la entrevista, el usuario Juriy Prohorov escribió [7] [ru]:

Todo abogado y cualquiera que haya tenido que lidiar en uno u otro modo con el sistema legal ucraniano conoce todo lo que [Usov] ha dicho en esta película, y que todos, desde presos hasta los guardias de prisión, están de acuerdo con ello… Pero [Usov] merece el reconocimiento por decirlo abiertamente. […]

El 21 de abril Usov apuntó [8] [uk] en Facebook que “por primera vez en 20 años, los oficiales de prisiones ucranianos han empezado a tratar con los prisioneros  [usando la forma respetuosa que equivaldría a usted [9]]:

[…] Sí, no parecerá gran cosa a algunos. Pero sin duda, este es un momento clave.

En su blog Ukrainska Pravda, el periodista Artem Shevchenko, uno de los miembros del equipo de Usov, compartió su visión [10] [uk] sobre el significado de la película:

[…] Parece que [la película es relevante ahora] porque, debido a la política del régimen, la prisión se está convirtiendo gradualmente en un actor autosuficiente en la vida social y polícia [de Ucrania]. No cabe ninguna duda que las prisiones son uno de los factores de la política de hoy en día. La prisión [aparece en primera página en los medios]. Algunos intimidan a otros con la prisión. Otros están orgullos [de su experiencia en prisión]. [Los vehículos para el transporte de prisioneros] son los automóviles más populares de la temporada 2010-2011-2012. […] Al encerrar a sus principales opositores políticos, el presidente [Victor Yanukovych [11]] parece estar satisfaciendo los complejos de su juventud, que adquirió [tras los barrotes [12]]. La mentalidad de una persona joven, mermada por la experiencia en prisión, no puede ser diferente. Cuando esa persona gana poder inconscientemente, comienza a construir una prisión [fuera de los muros de la cárcel]

El blogger y activista Aleksandr Volodarskiy [13] [ru] (conocido como shiitman) pasó un mes y medio en la prision de Lukyanivska en 2009. Fue detenido por “hooliganismo” [14] [en] tras imitar el acto sexual frente al Parlamento de Ucrania el 2 de noviembre de 2009, como parte de una protesta contra la censura por parte de la Comisión Nacional de Expertos para la Protección de la Moralidad Pública Ucraniana [15] [ru] (www.moral.gov.ua [16] [uk]). A comienzos de abril, escribió dos artículos en su blog sobre el documental de Usov, explicando cómo funciona el sistema de prisiones ucraniano y por qué la película puede hacer más daño que bien a aquellos detenidos – y sugiere vías para mejorar la situación. A continuación hay fragmentos de estos artículos.

5 de abril de 2012 [17] [ru]:

[…] La prisión es efectivamente así, y peor.

No han enseñado las “cajas” donde se encierra durante horas a la gente que va a los tribunales o estaciones policiales y se les trae de vuelta. Pequeñas cajas sin aire para respirar y generalmente sin espacio para sentarse, a veces saturadas con docenas de personas. Tampoco se refleja, en mi opinión, un asunto clave: la IMPOSIBILIDAD de comunicarse legalmente. No puedes llamar a un abogado a menos que uses un teléfono móvil ilegal. El abogado tiene que tomar la iniciativa y acercarse al prisionero por su cuenta. La pregunta aparece: ¿cómo sabrá el abogado de las violaciones de derechos de su cliente si este no tiene el derecho a contactar con él? Del mismo modo, los prisioneros no pueden contactar con sus familias para pedirle que les proporcionen comida específica o medicinas. Si una persona se enferma, deberá esperar a la visita de su abogado, para compartir sus quejas con el, que tendrá que contactar después con los familiares. Uno puede morir de neumonía varias veces durante este periodo. Si quieres sobrevivir, tienes que utilizar el teléfono – los doctores locales pueden como mucho ofrecer aspirinas. Esto es, el sistema desde el principio induce a la corrupción. […]

Me temo que el primer efecto de la investigación de Usov será (o ya es) una búsqueda masiva y la confiscación de teléfonos de todas las celdas. La primera reacción de los guardias a cualquier filtración es intentar llegar a la fuente. No solucionarán el problema por su cuenta – porque ellos mismos son el problema. […]

7 de abril de 2012 [18] [ru]:

[…] Muchos de los prisioneros influyentes no necesitan que las cosas estén “de acuerdo a la ley” […]. Ellos necesitan comodidad personal. [Drogas y alcohol]. Cosas que nadie legalizará nunca en la prisión.

Ellos toleran las palizas, las condiciones antisanitarias, las enfermedades y la necesidad de ser humillados por los guardias y de sobornarles.  […] La misma lógica funciona en la sociedad. La gente no quiere una revolución ni cambios radicales, les tienen miedo. Porque la revolución causa inevitablemente una reacción gubernamental que puede afectar no únicamente a los revolucionarios. Y en general – quién sabe lo que pasaría después de esta revolución – aunque la maldad está por todas partes, esta maldad es conocida. […]

El error de Usov es que decidió entretener a los espectadores ordinarios con exotismo. […] Ha lidiado con un tremendo golpe a la infraestructura de corrupción de la prisión, que no sólo alimenta a los guardias sino que también ayuda a la gente a sobrevivir aquí y ahora. […] No es correcto sacrificar a la gente, no es correcto lanzar a los no combatientes al campo de batalla.

[…]

El único modo de asegurar que esta gente no haya sufrido en vano es plantear dos cuestiones importantes:

1. Acabar con la limitación de reunión, paquetes y correspondencia de los prisioneros. Estas limitaciones no contribuyen a obtener la verdad, deberían ser vistas como un tipo de tortura.

2. La legalización de la conexión telefónica (técnicamente, puede hacerse con facilidad proveyendo cada celda con un par de teléfonos móviles […]).

Esto es algo que tiene que debatirse a todos los niveles. No la “corrupción” y tampoco el “moho”.

Al tener una conexión legal con el mundo exterior, los prisioneros tendrán la oportunidad de hablar de lo que ocurre en el interior de las prisiones.

Si la prisión adquiere una voz, todo cambiará.