- Global Voices en Español - https://es.globalvoices.org -

Hong Kong censura a emisora pública por preguntar acerca del estado de la membresía de Taiwán en la OMS

Categorías: Asia Oriental, China, Hong Kong (China), Taiwán (RdC), Censura, Medios ciudadanos, Periodismo y medios, Salud
[1]

Captura de pantalla de The Pulse obtenida del canal de Youtube de RTHK.

La Oficina de Comercio y Desarrollo Económico del Gobierno de Hong Kong publicó un comunicado [2] el 2 de abril de 2020 que acusa a la emisora pública de la ciudad, Radio Television Hong Kong (RTHK), de quebrantar la política de “Una sola China” [3].

El comunicado, firmado por el ministro de la oficina, Edward Yau, apuntó al programa de noticias de RTHK, “The Pulse” [4], en el que la periodista Yvonne Tong presionó al representante de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Bruce Aylward, para que comente acerca de la respuesta de Taiwán al brote de COVID-19, además del estado de la membresía del país en la OMS.

Taiwán asistía a reuniones de la OMS como miembro no oficial hasta 2013, cuando Pekín utilizó [5] presión diplomática para marginar al país. Después de que Tsai Ing-wen, integran del Partido Democrático Progresista a favor de la independencia de Taiwán, ganó las elecciones presidenciales, el presidente de China, Xi Jinping, decidió aplicar una política de aislamiento total [6].

La vergüenza de la OMS se hizo viral

El episodio [1] en cuestión, que fue transmitido el 28 de marzo, se enfocó en las contramedidas a la pandemia que se tomaron a nivel mundial. Cuando Aylward fue cuestionado en el segmento de su entrevista si la OMS reconsideraría el estado de la membresía de Taiwán, Aylward dijo que no podía escuchar la pregunta y terminó la llamada de forma abrupta. La periodista volvió a llamar y le preguntó acerca de su perspectiva con respecto al desempeño de Taiwán en el control de la propagación de la COVID-19, pero Aylward dijo que ya había entregado su punto de vista acerca de China y terminó la entrevista.

Aunque Taiwán alertó a la OMS [7] del potencial de la transmisión entre humanos ya a finales de diciembre de 2019, gracias a la política de aislamiento se excluyó al país de la reunión de emergencia realizada el 22 de enero para abordar el brote de coronavirus. Sin embargo, Taiwán ha logrado mejores resultados [8] que muchos países para impedir la propagación de COVID-19.

En contra de este escenario, el rechazo de Aylward a responder la pregunta se interpretó como evidencia de la postura política a favor de China [9] de la OMS. El video se hizo viral en redes sociales y muchos acusan a la OMS de conspirar junto a China para minimizar la gravedad de la pandemia:

Bruce Aylward de la OMS participó en una entrevista de RTHK de Hong Kong. Cuando se le preguntó acerca de Taiwán pretendió no escuchar la pregunta. La periodista volvió a preguntar ¡y él hasta colgó! Vaya, no puedo creer lo corrupta que es la OMS.

Pekín estaba indignado con el acontecimiento. Al día siguiente, el sitio web de la Televisión Central de China (CCTV por su nombre en inglés) publicó un comentario [15] en el que acusa a la periodista de tener una “mala intención”.

Disparar al mensajero

El Gobierno de Hong Kong hizo eco [2] de la postura de Pekín y acusaron a “The Pulse” de quebrantar la política de “Una sola China” y el “objetivo y la misión de RTHK como emisora de servicio público, tal como se especifica en los estatutos”.

La vocera de RTHK reprendió [16] la crítica del Gobierno al remarcar que el episodio se trataba de las respuestas a la pandemia a nivel mundial y que el segmento de Taiwán simplemente era una parte del programa. Además, señaló que la periodista se refirió a Taiwán no como un “país” sino que como un “lugar”, por lo tanto, no violó el principio “Un país, dos sistemas” ni los estatutos de RTHK.

El Sindicato de Trabajadores de Programa de la emisora pública clasificó el comunicado del Gobierno como un movimiento para disparar al mensajero [17] y urgió al público a defender la autonomía de su sala de prensa.

Fermi Wong, miembro del grupo asesor del programa de RTHK, creía [16] que el comunicado del Gobierno resultó de la presión de Beijing:

When you look at the interview done by the Pulse reporter, it is about the coronavirus issue, it is about health. I don't really understand why when a reporter is asking something relating to health, she or he has to remember there is ‘One Country, Two Systems’ … in line with the government or China. I believe the government statement may come after some kind of pressure from the Foreign Ministry or the Chinese Communist Party, I don't know. But I think the statement is the biggest nonsense.

Cuando ves la entrevista de la periodista de The Pulse, es acerca del problema del coronavirus, acerca de salud. No entiendo en realidad por qué cuando un periodista pregunta algo relacionado con salud, debe recordar que existe “Un país, dos sistemas”… en consonancia con el Gobierno o China. Creo que el comunicado del Gobierno puede llegar después de alguna presión desde el Ministerio de Relaciones Exteriores o del Partido Comunista de China, no lo sé. Pero creo que el comunicado es la estupidez más grande.

El 2004, luego de que Pekín no lograra aprobar un conjunto de leyes de seguridad nacional bajo el artículo 23 de la Ley Básica [18], comenzó a endurecer su control sobre los medios de comunicación de Hong Kong. Desde entonces, RTHK ha estado bajo presión por no alinearse a la política del Gobierno. En años recientes, varios programas de asuntos públicos populares de la emisora –incluso su programa de comentarios de noticias satírico “Headliner” [19] y su foro público semanal “City Forum” [20]– recibieron una presión enorme [21] para autocensurarse.

Presión directa desde la fuerza policial de Hong Kong

La última ola de presión surgió en agosto de 2019. Con meses de manifestaciones contra la extradición de China, periodistas de RTHK investigaron [22] el fracaso de la fuerza policial de Hong Kong en proteger a los ciudadanos de un ataque de la mafia en Yuen Long. En agosto, manifestantes a favor de Pekín organizaron varias protestas [23] en las afueras de la sede de RTHK y acusaron a la emisora pública de “parcialidad”.

El comisario de policía Chris Tang también presentó una queja [24] a la Autoridad de Comunicaciones contra el programa “Headliner” de RTHK, y lo acusó de menoscabar el trabajo policial y de erosionar a las autoridades.

En marzo de 2020, luego de una solicitud realizada por la principal emisora comercial gratuita de la ciudad, TVB, la Autoridad de Comunicaciones intentó frenar la influencia de RTHK al levantar los requisitos de la licencia de TVB [25], que antes requería una emisión semanal obligatoria de tres horas y media de los programas de RTHK.

Mientras tanto, Eugene Chan, presidente de la junta directiva de RTHK, propuso establecer un grupo de trabajo de tres personas para revisar las quejas acerca de los programas de RTHK –medida que el Sindicato de Trabajadores de Programa de la emisora criticó duramente [26] como una interferencia directa en las operaciones diarias de la estación.

El plan de Pekín de transformar a la emisora en un portavoz, se ve reflejado en el lema “RTHK debería representar la voz del Gobierno” [23] como lo propuesto por los manifestantes a favor de Pekín afuera de la sede de RTHK. Ahora la presión proveniente del Gobierno de Hong Kong va en aumento.