- Global Voices en Español - https://es.globalvoices.org -

Balas, sangre y muerte: Historia no contada de acontecimientos en peaje de Lekki en Nigeria (primera parte)

Categorías: África Subsahariana, Nigeria, Activismo digital, Derechos humanos, Gobernabilidad, Guerra y conflicto, Juventud, Libertad de expresión, Medios ciudadanos, Periodismo y medios, Política, Protesta, #EndSARS protest, a youth movement to end police brutality in Nigeria

Victimas del tiroteo el 20 de octubre en el peaje de Lekki, Lagos, Nigeria. Foto de Premium Times, usada con autorización.

Nota del editor: después de varios días de ofrecer información exhaustiva, Premium Times (PM) pudo recrear una secuencia clara de los hechos que ocurrieron en el peaje de Lekki el 20 de octubre. Este artículo, escrito por Nicholas Ibekwe [1] y publicada originalmente en PT [2], se reproduce aquí en virtud de un acuerdo de divulgación compartida. Lee aquí la segunda parte [3] de la historia.

Aproximadamente a las 18:45 horas [hora de África Occidental] del 20 de octubre, hombres con uniforme militar llegaron en tres camionetas Toyota Hilux al peaje de Lekki en Lagos. Casi de inmediato, comenzaron a disparar a un grupo de manifestantes pacíficos que agitaba la bandera de Nigeria mientras recitaban el himno nacional.

Los manifestantes estaban en el peaje de Lekki como parte de un movimiento juvenil masivo contra la violencia policial, conocido como #EndSARS, que exige la disolución del Escuadrón Especial Antirrobos (SARS, por sus nombre en inglés), unidad táctica de la Policía nigeriana, cuyos miembros fueron acusados de cometer atrocidades como extorsión, violación, secuestro, tortura y asesinatos extrajudiciales.

Leer más: Cobertura especial de Global Voices — #EndSARS: Movimiento juvenil para terminar con la violencia policial en Nigeria [5]

Los manifestantes y otros testigos en el peaje de Lekki aseguraron que varias personas murieron o resultaron heridas en el tiroteo.

La popular disc jockey DJ Switch, que transmitió el incidente en vivo en Instagram [6], informó a Premium Times que los soldados se llevaron los cadáveres. También aseguró que un grupo de policías llegó más tarde para limpiar lo que dejaron los soldados.

Dijo que las fuerzas armadas al principio impidieron que los servicios de emergencia y las ambulancias llegaran hasta donde estaban los heridos, pero que luego los dejaron pasar. También añadió que vio al menos 15 muertos y aseguró que los retiraron agentes de seguridad.

Amnistía Internacional [7] aseguró que diez personas murieron [8] durante el tiroteo en el peaje y hubo dos muertos más en la zona de protesta frente a Alausa, ambas en Lagos, Nigeria.

Sin embargo, el gobernador del estado de Lagos Babajide Olusola Sanwo-Olu, describió el tiroteo [9] como un “episodio oscuro en la historia del estado” y culpó por el incidente a las fuerzas que estaban fuera del “control directo [9]” de su gobierno, y dijo en un principio que nadie había muerto en el tiroteo.

Días después admitió [10] en una entrevista el 22 de octubre que dos personas fallecieron en el incidente, una por un traumatismo contundente en la cabeza.

El lunes 26 de octubre, en una entrevista con CNN [11], Sanwo-Olu continuó desacreditando los testimonios sobre el número de muertos y heridos. Aseguró que cuando visitó la escena, no encontró manchas de sangre:

What has happened is that there have been so many footages that were seen, that people have shown, but we have not seen bodies,” he said. “We have not seen relatives, we have not seen anybody truly coming out to say I am a father or a mother to someone and I cannot find that person. Nobody has turned up. I have been to the ground, there is no scratch of blood anywhere there.

Lo que ocurrió es que la gente ha visto y difundido muchos videos, pero no hemos visto ningún cadáver”, explicó. “No sabemos de ningún familiar, ni hemos visto a nadie venir y decir ‘soy padre o madre de alguien y no puedo encontrar a esta persona’. Nadie se presentó. Estuve en el lugar de los hechos, y no hay rastros de sangre en ningún lado”.

A pesar de los relatos de testigos y los videos publicados, el Ejército nigeriano negó que sus soldados hayan disparado a los manifestantes [12].

Al principio, el Ejércitos ostuvo que no estuvo en Lekki esa noche. Sin embargo, luego admitió haber desplegado soldados a pedido del Gobierno estatal de Lagos. A pesar de eso, el Ejército insiste en que los soldados no abrieron fuego contra los manifestantes, y que mucho menos mataron a alguien.

Protestas #EndSARS

Como parte del movimiento #EndSARS, manifestantes en todo Nigeria pidieron que se investigaran las denuncias sobre el personal de SARS y que también se suspendiera de inmediato a los agentes acusados de cometer atrocidades.

Durante al menos 10 días, se llevaron a cabo manifestaciones pacíficas, especialmente en Lagos y Abuya, a pesar de los ataques contra manifestantes [4] por parte de presuntos matones a favor del Gobierno.

En cierto momento del 19 de octubre, en la zona de Ketu, Lagos, pandillas callejeras rivales sacaron provecho de las protestas y se atacaron unas a otras.

La mañana del 20 de octubre, las protestas en algunas zonas de Lagos, especialmente en Orile y Mushin, se volvieron violentas luego de que policías les dispararon a algunos manifestantes. Multitudes violentas arrasaron las estaciones policiales de Orile y Mushin. Lincharon al menos a un policía y varios otros resultaron heridos en los disturbios que siguieron.

Toque de queda en Lagos

En un intento por controlar la violencia que comenzaba a extenderse por todo el estado, alrededor de mediodía del 20 de octubre, el gobernador Sanwo-Olu anunció un toque de queda a nivel estatal.

Manifestantes en Alausa y el peaje de Lekki, ambos epicentros de las protestas, desafiaron el toque de queda, pero continuaron protestando de forma pacífica.

Poco después de las 15:30 horas, llegó al lugar personal supuestamente de la empresa que controla el peaje, Lekki Concession Company (LCC), y quitó equipamiento que los activistas al principio creyeron que eran cámaras. Luego, las autoridades aseguraron que las cámaras circuito cerrado de televisión de la instalación estaban intactas y que difundirían el video con el panel que investiga el tiroteo.

Personal de LCC acusado de quitar las cámaras del peaje de Lekki, Lagos, Nigeria. Foto de Premium Times, usada con autorización.

Los manifestantes que sobrevivieron al ataque informaron que justo antes del incidente, apagaron las luces, incluso de la calle y de un gran cartel electrónico que iluminaban la zona, probablemente para tapar el ataque brutal contra los manifestantes pacíficos.

Sin embargo, la empresa publicitaria dueña del cartel electrónico en el peaje de Lekki aseguró que desactivó la instalación [13] para cumplir con el toque de queda declarado por el gobernador Sanwo-Olu, sin saber de la tragedia que más tarde ocurriría en el lugar.

Tiroteo de Lekki: repaso de los hechos

El equipo de investigación del periódico Premium Times se dispuso a descifrar qué ocurrió realmente la noche del 20 de octubre en el peaje de Lekki durante el tiroteo y en las horas posteriores.

Sodiq Adeoye, empleado de la empresa de investigación SBM Intelligence [14], informó a Nicholas Ibekwe, periodista de PT, luego del tiroteo que algunas personas encontraron [video explícito, se recomienda criterio] un cadáver que flotaba en la laguna [15] detrás de sus casas en el acomodado barrio de Admiralty Way, fase Uno de Lekki, aproximadamente a dos kilómetros del peaje de Lekki.

Adeoye añadió que sospechaban que el cadáver que flotaba podría ser uno de los manifestantes a quienes los soldados habían disparado.

A pedido de PT, Adeoye envió un breve video del cadáver que flotaba en el agua. Las coordenadas de Google que envió indicaban que el cuerpo se hallaba cerca de Bay Lounge, restaurante de categoría.

Alrededor de las 6:00 del sábado 24 de octubre, el periodista Ibekwe fue a NAPEX Car Park, el estacionamiento y muelle de NAPEX (Nigerian Army Post Exchange) en la Isla Victoria, donde él y su equipo alquilaron un bote para buscar el cuerpo.

A medida que el bote se acercaba a la orilla del lago, Ibekwe se percató de que quienes vivían en una villa cercana al peaje de Lekki, como se observa en el video siguiente, quizás presenciaron la represión del 20 de octubre y tenían información.

Cuando Ibekwe visitó esta comunidad, los habitantes de inmediato describieron lo que habían presenciado con detalles espantosos, como se muestra en este video:

Algunos aseguraron que estuvieron allí cuando ocurrió el tiroteo y que sufrieron heridas de balas y otras lesiones [16] mientras corrían por salvar la vida cuando comenzaron los disparos. También alegaron que los soldados mataron e hirieron a varias personas. Además, confirmaron el relato de DJ Switch y otros manifestantes de que luego del tiroteo, los soldados se llevaron los cadáveres.

Una fuente anónima aseguró a PT: “Hasta al que murió cuando estábamos presentes se lo llevaron los policías. Le dispararon allí”.

Even the one that died in our presence, wey be say the ekelabe [“policemen”] carry am go. They shot am there.

Incluso a quien murió cuando estábamos presentes se lo llevarion los policías. Le dispararon allí.

Una segunda fuente, bajo el nombre de Ray, informó a PT:

Let me tell you something. This is my country. I am not afraid of anything. Let me say what I saw on that day. I was here from the beginning to the end of everything. What the soldiers and police did was absolutely wrong. Why would soldiers come and shoot on us when we were having a peaceful protest?

Déjame decirte algo. Este es mi país, y no le tengo miedo a nada. Déjame contarte lo que vi ese día. Yo estuve aquí desde el principio hasta el final. Lo que hicieron los soldados y la Policía estuvo totalmente mal. ¿Por qué vendrían los soldados y nos dispararían cuando estábamos en una protesta pacífica?

Cuando le preguntaron si vio que los soldados se llevaron los cadáveres, respondió: “Por supuesto, vi los cuerpos. Cargaron esos cadáveres. Vinieron con sus camionetas, con esos camiones”.

Ray se mostró disgustado porque el presidente nigeriano, Muhammadu Buhari, no mencionó el tiroteo de Lekki en su comunicado a la nación el 22 de octubre. Ray también anadió que Sanwo-Olu visitó el peaje de Lekki el miércoles 21 de octubre temprano y vio algunos de los muertos.

Why is Sanwo-Olu denying? Because immediately after, when [the Lekki shooting] happened Sanwo-Olu himself came. He came. He parked at the toll gate. He saw some dead bodies on the ground. Why is he denying?

¿Por qué Sanwo-Olu lo niega? Inmediatamente después, cuando pasó [el tiroteo de Lekki], llegó el mismísimo Sanwo-Olu. Él vino. Estacionó en el peaje. Vio alguno de los muertos en el suelo. ¿Por qué lo niega?

Otra personas confirmaron el testimonio de Ray.

Los habitantes de la zona también manifestaron que después de que se fueron los soldados que al principio dispararon contra los manifestantes, llegaron policías al mando del superintendente de la Policía Raji Ganiyu y el oficial policial (DPO) de la División Policial de la cercana área de Maroko, y continuaron atacando a los manifestantes desafiantes.

Carcasas de balas recolectadas en el peaje de Lekki por habitantes de la zona. Foto por Premium Times, usada con autorización.

Un lugareño anónimo informó en dialecto nigeriano: “Vimos cómo el DPO de Maroko le volaba la cabeza a una persona con su pistola. Llevaba ropa tradicional blanca”:

DPO of Maroko we see am face-to-face wey e blow one person head pull the skull off. Pistol. E wear white and white.

Vimos cómo el DPO de Maroko le volaban la cabeza a una persona con su pistola. Llevaba ropa tradicional blanca.

Alguna personas mostraron a PT los cartuchos de las balas usadas en el peaje luego del tiroteo. Según un grupo que habló con PT, acusaron a Ganiyu y a su equipo de disparar y asesinar a algunos manifestantes, entre ellos un hombre con problemas mentales que con frecuencia estaba en el zona.

“¡Pero qué tipo loco! [A él] le dispararon desde nuestro lado, acá. De cerca. Era un tipo anormal, se sentaba cerca de aquel altavoz. [El DPO] vino de repente, vio al hombre y el hombre no hizo nada. No corrió, no los molestó. Él policía solo sacó la pistola y le voló la cabeza”, dijo otro residente anónimo.

Ganiyu se negó a responder cuando lo contactaron para hablar y desvió todas las solicitudes al departamento de relaciones públicas de la Policía de Lagos.

Además, Muyiwa Adejobi, oficial de relaciones públicas, explicó que un panel judicial de investigación establecido por el Gobierno estatal para investigar las supuestas atrocidades cometidas por las fuerzas policiales se encargaría de juzgar cualquier cuestión sobre el tiroteo del peaje de Lekki.

“No hay nada que decir sobre este asunto por ahora”, informó a PT.

Luego de hablar con varios habitantes de la aldea, el equipo de investigación de PT salió en búsqueda del cadáver en el lago. A aproximadamente 300 metros pasando el peaje sobre el puente entre Lekki e Ikoyi y a unos cien metros de Bay Lounge, vieron [video explícito, se recomienda criterio] el cadáver flotando [17] cerca de la orilla de la laguna.

El cadáver, hinchado y en descomposición, resultó ser de un hombre con ligera barba, que vestía pantalones de mezclilla celestes y una camiseta blanca delgada, con una banda de goma en la muñeca izquierda. Se cree que murió en el tiroteo del peaje de Lekki.