- Global Voices en Español - https://es.globalvoices.org -

Hong Kong aprobará dura ley contra el doxeo que puede frenar libertad de información

Categorías: Asia Oriental, Hong Kong (China), Derecho, Libertad de expresión, Medios ciudadanos, GV Advocacy
[1]

Algunos temen que la ley contra el doxeo se convierta en herramienta legal para bloquear LIGHK y Telegram en Hong Kong. Imagen de The Stand News

El Gobierno de Hong Kong aprobará pronto un grupo de duras enmiendas a la Ordenanza de Datos Personales (Privacidad) contra el doxeo, que es la acción de publicar o revelar la información personal de alguien, como número de teléfono o dirección, sin el consentimiento de la persona y con intención maliciosa.

Una vez aprobada, el proyecto [2] concederá al comisionado de privacidad la facultad de realizar investigaciones penales, procesar a violadores, acceder a los dispositivos electrónicos de empresas tecnológicas sin orden judicial en circunstancias urgentes y emitir solicitudes de eliminar contenido y bloquear sitios web si se niegan a cumplir.

Mientras el sector de internet ha expresado su preocupación por la imprecisa definición de doxeo y el aumento del bloqueo de contenido en las semanas recientes, el Gobierno aumentó su línea dura y publicó el proyecto el 16 de julio. La primera lectura y debate fueron el e21 de julio. Como actualmente el Consejo Legislativo no tiene oposición, es probable que el proyecto se apruebe sin muchos cambios.

El proyecto actual, ligeramente diferente de la propuesta original presentada en mayo [3], crea dos niveles de delitos para contener el doxeo.

El umbral del primer nivel establece que quien filtre la información personal de alguien ‘sin consentimiento’ con la intención de perjudicar a la persona o su familia y podría enfrentar dos años de cárcel o una multa máxima de 100 000 dólares de Hong Kong (12 900 dólares estadounidenses). El segundo nivel, que incluya daño psicológico revelar datos sin consentimiento, establece una penalidad de hasta cinco años de cárcel o una multa máxima de un millón de dólares de Hong Kong (129 000 dólares estadounidenses).

Los administradores de sitios web locales y extranjeros y proveedores de servicios que son responsable de las operaciones de las plataformas podrían enfrentar hasta dos años de prisión y una multa de 100 000 dólares de Hong Kong (12 900 dólares estadounidenses) si no cumplen con eliminar el contenido tras recibir una notificación del comisionado de privacidad.

Definición imprecisa, poder excesiva y consecuencias extraterritoriales

La legislación propuesta contra el doxeo ha generado graves preocupaciones del sector de internet como se refleje en una carta [4] de la Coalición de Internet de Asia del 25 de junio.

La carta criticaba las enmiendas por definir de manera imprecisa como acciones que son ‘intrusivas de la privacidad de datos personales y usar los datos personales como armas’, que dicen que podrían resultar en una ‘interpretación muy amplia de  tal modo que hasta actos inocentes de difundir información en línea podrí considerarse ilegal de acuerdo con la ley’.

La carta también señalaba que las enmiendas no hay considerado la libertad de expresión. Por ejemplo, no exoneran de responsabilidad en ‘situaciones en las que alguien revela información (incluidos datos personales) para establecer/defender sus derechos legales o cuando hay interés público en saber’.

La Coalición también describió las facultades concedidas al comisionado de privacidad como ‘excesivas':

[The amendments] would effectively empower an independent statutory authority to a level akin to the Hong Kong Police Force itself, and in a manner that is highly unusual and out of step with international privacy developments. There are, to our knowledge, no other jurisdictions in Asia-Pacific which have introduced equivalent powers to statutory authorities.

[Las enmiendas] fortalecerían efectivamente una autoridad estatutaria independiente a un nivel parecido al de la propia Policía de Hong Kong, y de una manera sumamente inusual y desfasadas con las novedades internacionales de privacidad. Hasta donde sabemos, no hay otras jurisdicciones en Asia-Pacífico que hayan adoptado facultades equivalentes a autoridad estatutaria.

La carta expresaba profunda preocupación por la capacidad del comisionado de privacidad de realizar un registro sin una orden judicial. El proyecto de ley actual especifica que la facultad de registrar sin orden judicial se limitará a «circunstancias urgentes».

La coalición también consideró muy poco razonable la ampliación de la responsabilidad penal a los intermediarios del ámbito de las «personas» (empleados) y su consecuencia extraterritorial en las enmiendas.

En la práctica actual, las plataformas en línea extranjeras sin entidades legales en Hong Kong podían desatender las peticiones de eliminación de contenido hechos por las autoridades de Hong Kong sin responsabilidad legal. Pero como el proyecto de ley ha ampliado la responsabilidad a sus empleados, pueden enfrentar procesos penales si viven en Hong Kong o, en el peor de los casos, si están de visita en Hong Kong por viaje.

En respuesta a esta preocupación específica, la última versión del proyecto de ley especifica que solo serían responsables ejecutivos o gerentes en posición de procesar las solicitudes de eliminación de contenidos.

Gigantes tecnológicos internacionales como Facebook, Google, Amazon y Twitter, entre otros, integran la Coalición de Internet de Asia, con sede en Singapur.

Según un informe [5] de The Wall Street Journal, Facebook, Google y Twitter están evaluando salir de Hong Kong para evitar riesgos legales para sus trabajadores según la nueva legislación. Poco después de la promulgación de la ley de seguridad nacional de Hong Kong en julio de 2020, diversas plataformas de medios sociales y de alojamiento de contenidos, como Telegram, Facebook, Google, LinkedIn and Twitter se negaron a responder [6] a las solicitudes de datos de usuario del Gobierno de Hong Kong.

Libertad de información en riesgo

Ni en el segundo borrador, el Gobierno de Hong Kong ha abordado otras cuestiones planteadas por el sector de internet. En entrevista con RTHK, Ada Chung Lai-ling, actual comisionada de privacidad, destacó que si una plataforma en línea no coopera y no cumple con las peticiones de eliminación de contenidos, la comisionada podría solicitar a los proveedores de servicios de internet el  cierre o bloqueo de todo el sitio.

Chung declaró que la mayoría del 70 % de los proveedores de servicios y plataformas cooperan en la eliminación de contenido problemático al recibir solicitudes de comisionado y espera que más cumplan con la solicitud tras la aprobación de la enmienda, ya que endurece el castigo y penaliza el incumplimiento.

Destacó [7] las dificultades de aplicar la ley si la plataforma está en el extranjero o si el director de la empresa no está en Hong Kong. Para abordar este problema, la ley extiende la responsabilidad penal a trabajadores locales que están en posición de eliminar el contenido. Chung destacó [8]:

Local staff of these platforms won't be held responsible if they have nothing to do with the operation of the sites…We will only ask the [platforms] to remove the doxxing content… If they refuse to cooperate, we will consider removing the entire website. This is the last step if other approaches don't work.

El personal local de estas plataformas no será responsable si no tiene nada que ver con el funcionamiento de los sitios… Solo pediremos [a las plataformas] que eliminen el contenido del doxeo… Si se niegan a cooperar, consideraremos la posibilidad de eliminar todo el sitio web. Este es el último paso si otros no funcionan.

El sector a favor de la democracia en Hong Kong temen que las enmiendas brindarán otra base legal, además de la ley de seguridad nacional, por cortar el acceso [9] a sitios web y herramientas como LIHKG o Telegram, que se ubican en el extranjero y las usan disidentes para difundir información sobre protestas.

Law Ho Lam, presidente de la Sociedad de Internet de Hong Kong (ISOCHK) coindice con la carta enviada por la Coalición de Internet Asia en que el proyecto concede al comisionado de privacidad ‘poderes excesivos y desproporcionados [7] y le preocupa que la imprecisa definición de doxeo pueda llevar a incriminación por el discurso.

Wong Ho-wa, activista de datos abiertos, también teme [7] que los administradores de plataformas se excederían en la supervisión y bloquearían contenido no seguro para evitar responsabilidad legal, que a la larga socavaría la libertad de información en Hong Kong.

Además de la ley contra el doxeo, el Gobierno de Hong Kong también planea introducir una ley contra las noticias falsas para reforzar su control sobre las noticias digitales y el flujo de información.