- Global Voices en Español - https://es.globalvoices.org -

Censurados en WeChat: Huawei, ZTE y “Amazing China”

Categorías: Asia Oriental, China, Estados Unidos, Censura, Economía y negocios, Libertad de expresión, Medios ciudadanos, Relaciones internacionales, Tecnología
[1]

Foto de ShamsiohcHWO, con licencia CC: AT-SA en Wikimedia.org

Este artículo fue escrito por el equipo de WeChatscope, proyecto de de investigación dirigido por el doctor King-wa Fu de la Universidad de Hong Kong.

Con más de 1082.5 millones [2] de usuarios individuales, junto con más de 20 millones [3] de cuentas públicas registradas, WeChat tiene la mayor cantidad de usuarios nacionales y la cobertura más extensa de todos los medios sociales de China. Por tanto, se ha convertido en un componente fundamental del riguroso régimen de censura de China.

En 2017, nuestro equipo [4] de la Universidad de Hong Kong elaboró un sistema técnico de “rastreo” de sitios web para estudiar la censura en las páginas de WeChat que son accesibles al público. A lo largo de 2018, rastreamos más de 4000 cuentas públicas sobre noticias diarias y guardamos publicaciones censuradas en una base de datos accesible al público, WeChatscope. [4] Este es el segundo artículo de una serie asociada con Global Voices. Lea la primera parte aquí [5].

A lo largo de 2018, dos nuevas palabras se añadieron a las 10 más censuradas de nuestra base de datos: los nombres de los gigantes tecnológicos ZTE y Huawei. La censura de ambos términos está fuertemente vinculado con la censura de la guerra comercial entre EE.UU. y China [6].

Ambas empresas desempeñan importantes papeles en la floreciente industria tecnológica china, que se ha convertido en esencial dentro del plan nacional chino para conseguir un mayor dominio de la escena global, conocido oficialmente como Made in China 2025.

Juntas, las dos compañías encabezan el desarrollo de la red 5G de China, un componente estratégico del plan. Al mismo tiempo, ambas empresas se sitúan en posiciones cruciales dentro de la guerra comercial entre Estados Unidos y China, iniciada en 2018.

“Amazing China” y el embargo estadounidense de ZTE

El poderoso sector tecnológico chino fue el protagonista de la película propagandística Amazing China (2018), que glorificaba las innovaciones capitaneadas por Huawei y ZTE. El documental [7] proclamaba que China ya ha desarrollado con éxito semiconductores cuánticos que incrementarán la velocidad de transmisión de los videos de alta calidad en la red de comunicación móvil 5G, una importante infraestructura de desarrollo para las ciudades inteligentes.

No habían pasado ni seis semanas tras el estreno del film, cuando el Departamento de Comercio estadounidense activó un embargo a ZTE que impide a la empresa comerciar con compañías tecnológicas americanas durante siete años. La orden oficial ─emitida y suspendida de forma inmediata en 2016─ acusa a ZTE de vender tecnologías prohibidas a Irán, hecho que dio a conocer una investigación del FBI de 2012. También afecta a la compra de semiconductores y otros componentes electrónicos de Intel y Qualcomm.

Solo tres días después de que Estados Unidos anunciase la orden de suspensión contra ZTE, con lo que hizo efectiva la prohibición previa, el departamento de propaganda chino ordenó [8] la eliminación de Amazing China de todas las plataformas de video en línea del país.

En poco tiempo se eliminaron también decenas de comentarios en WeChat. Se borraron los que contenían las palabras “chip” y “crisis”, junto con los que hablaban de la denominada “guerra de los chips”.

El 26 de abril de 2018 se publicó y eliminó del dominio público de WeChat un profundo análisis del incidente con ZTE [9], escrito por el veterano periodista Wang Zihui. El artículo explica los antecedentes del embargo de exportaciones de Estados Unidos y la falta de inversión de ZTE en investigación y desarrollo de tecnología chip fundamental. Otro escrito censurado, titulado “Opiniones de un ingeniero japonés sobre el incidente de ZTE” (一位日本工程技术人员对中兴事件的看法 [10]), comparaba el modelo de negocio de dicha empresa con sus asociados japoneses. Este texto también se publicó y borró el mismo día.

El 9 de mayo, las sanciones estadounidenses habían provocado tal paralización de las ventas de ZTE que obligó a congelar la producción de la compañía. También se censuraron los comentarios de WeChat que mencionaban la guerra comercial entre China y Estados Unidos, a Donald Trump, y numerosos mensajes en los que se insinuaba que China había quedado en desventaja.

Censura de “pescado salado”

La marea comenzó a remitir el 14 de mayo, cuando Donald Trump dijo que estaba dispuesto a colaborar con el presidente Xi Jinping para “reanudar los negocios de ZTE”. Esas fueron las palabras exactas de Trump, y aunque algo confusas, en general fueron interpretadas en el sentido de que pensaba levantar el embargo o ampliar su suspensión.

Poco después comenzaron a desaparecer los artículos que hablaban de la posibilidad de que ZTE pudiera recuperar su lugar en los mercados globales de la tecnología 5G. Parecía que cualquier comentario sobre si China había sufrido perjuicios o trato injusto ─posibles signos de vulnerabilidad─ iba a suprimirse de la red.

Otra expresión curiosa que fue censurada en grandes cantidades fue “pescado salado”. Se trata de una referencia a una comida cantonesa común, pero la gente suele usar este término para describir a una persona o empresa que de alguna forma está condenada. La expresión el “retorno del pez muerto” (咸魚翻生) se refiere a que una persona o cosa que se había dado por perdida ha vuelto a la vida.

Cuando Trump sugirió levantar el embargo de ZTE, una oleada de comentarios en WeChat cuestionaron si ZTE, el pescado en salado, podía volver a la vida. Junto con “pescado en salazón ZTE”, también se censuraron expresiones como “Estados Unidos dispensa a ZTE por esta vez”. Los artículos críticos con empresas estatales como ZTE también se convirtieron en objetivo de la censura.

Censura a Huawei

Al tiempo que el incidente de ZTE se iba enfriando y Estados Unidos levantaba su embargo de exportaciones el 13 de julio, la censura de temas relacionados con Huawei se hacía cada vez más visible.

Fundada en 1987, el gigante tecnológico opera en más de 170 países, y tiene la mayor cuota de mercado de teléfonos inteligentes y equipos de telecomunicaciones en todo el mundo.

Los funcionarios estadounidenses comenzaron a investigar si Huawei violaba las sanciones de Estados Unidos a Irán ya en 2016, cuando el Gobierno estadounidense impuso una restricción “suspendida” de siete años a las exportaciones de ZTE. Aunque se sospechaba que Huawei se convertiría en otra moneda de cambio en la guerra comercial, la detención en Canadá de la jefa financiera de la compañía, Meng Wanzhou, a petición del Departamento de Justicia estadounidense, fue una sorpresa para todo el mundo.

Meng, que también es hija del fundador de Huawei, Ren Zhengfei, es sospechosa de intentar eludir las restricciones estadounidenses al comercio con Irán. Su arresto se hizo público en China el 6 de diciembre, después de que Xi Jinping volviera al país tras la cumbre del G20 en Argentina.

Dos días después, el Ministerio de Asuntos Exteriores de China convocó al embajador canadiense y calificó el arresto de “poco razonable, inadmisible y de naturaleza perversa”, y advirtió las “graves consecuencias” en caso de que Meng no fuera liberada. Las agencias estatales de medios repitieron el mensaje del Gobierno.

Al mismo tiempo, las autoridades de propaganda hicieron públicas varias notas de censura exigiendo que los medios no autorizados dejaran de informar sobre el arresto de Meng [11] y el desarrollo de 5G en China [12]. Nuestros datos confirman que WeChat siguió las directivas estatales sobre propaganda.

Un informe sobre la denteción de Meng, titulado “Meng Wanzhou es el objetivo, Huawei sufre” (晚舟搁浅,华为遭难 [13]), que relacionaba el incidente con la guerra comercial, fue eliminado el 7 de diciembre de 2018, solo un día después de que se publicara en WeChat.

Las especulaciones y teorías conspiratorias que han circulado por las comunidades chinas en el extranjero también llegaron a WeChat, pero fueron rápidamente censuradas. Una de las teorías más populares relacionaba el arresto de Meng con la muerte, el 1 de diciembre, del físico teórico de Stanford Zhang Shoucheng [14]. Otra conectaba la detención con un incendio en una factoría del gigante tecnológico holandés ASML, el mayor fabricante mundial de máquinas de litografía ultravioleta extrema [15].

También se censuraron teorías construidas sobre expresiones nacionalistas. Por ejemplo, un comentario titulado “Huawei, espejo de un demonio” (华为,就是一面照妖镜 [13]), que compara a Estados Unidos con un demonio que quiere contener la expansión de China, se publicó en WeChat el 7 de diciembre y se eliminó al día siguiente.

Al estudiar el patrón de censura que afecta a ZTE y Huawei, podemos observar que la autoridades chinas se mueven en terreno resbaladizo. El Gobierno quiere que el país sea considerado una gran potencia, como parte de la campaña Made in China 2025. Y quiere que las reputaciones de ZTE y Huawei se mantengan fuertes. Pero no quiere que esas empresas parezcan controladas por el estado: esta imagen podría dañar la reputación de China, presentando al país como una “amenaza” al orden mundial existente, dentro de la guerra comercial entre China y Estados Unidos.

El equipo de WeChatscope incluye al doctor  [16]King-wa Fu [16], al doctor Yun Tai, Regina Chung y Coco Young.

Más historias de nuestra serie Censurados en WeChat [17].