¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Suazilandia: Ex activista de partido político Ilegal encarcelado por atentados

Un ex miembro del partido socialista de oposición prohibido en Suazilandia: Movimiento Popular Democrático Unido [en] (PUDEMO), fué sentenciado a 65 años de cárcel luego de confesar una ola de atentados con bombas Molotov [en], que dejó como resultado la destrucción de bienes en 11 lugares a lo largo del país. Suazilandia ha sufrido ataques de bombas Molotov desde 1998.

Thantaza Silolo estuvo huyendo durante tres años antes de entregarse él mismo a la policía, bajo lo que algunos consideran sospechosas circunstancias. El hombre de 28 años, que fue miembro cercano del regimiento del rey hasta desertar en 2005 para unirse a PUDEMO, declaró haber sido entrenado y asistido por la rama juvenil de PUDEMO, el Congreso Juvenil de Suazilandia (SWAYOCO).

Former political activist Thantaza Silolo. Image source. PUDEMO Facebook page.

El ex activista político Thantaza Silolo. Fuente de la imagen. Página de Facebook del PUDEMO.

PUDEMO fue prohibido en el año 2008 bajo acusaciones de constituir una organización terrorista. Fundado el 6 de julio de 1983, PUDEMO afirma tener la mayor cantidad de seguidores en Facebook y Twitter, así como la mayor cantidad de miembros en Suazilandia, de todos los partidos políticos del país.

La política en Suazilandia está compuesta por elementos de monarquía absoluta y monarquía constitucional. A pesar de ser una de las naciones más pobres del mundo, el Rey de Suazilandia, Mswati III, es conocido su extravagante estilo de vida. Actualmente, tiene 14 esposas y 23 hijos. Por tradición, tiene el derecho a escoger una nueva esposa cada año. La suya constituye la única monarquía absoluta en Africa.

Manqoba Nxumalo (@NxumaloManqoba [en]), activista suazi y ganador de la Beca Eugene Saldanha del Mail & Guardian Para Reportes de Justicia Social 2013, abordó [en] la noticia en la publicación ThoughtLeader [eng], en su artículo titulado “¿Dejará la SADCC que Suazilandia entre en estado de guerra?” [en]:

El pasado miércoles, Suazilandia despertó para presenciar la espantosa noticia de un activista de 28 años, que fué sentenciado a 85 años en prisión luego de confesar una ola atentados con bombas Molotov, que tuvo como objetivos principalmente a oficiales de policía y de gobierno.

Esta noticia pasó desapercibida, pues Suazilandia solo acapara titulares cuando el Rey Mswati III, último de los monarcas absolutos en Africa, agrega una nueva vírgen a su harem. Pero los eventos de la semana pasada, si no profundos, son históricos para el pequeño reino sin mar; pues marcan una nueva época en el panorama político.

En caso de que usted venga llegando del Espacio, déjeme ponerlo al día. Thantaza Silolo, un desertor del partido político de oposición prohibido en Suazilandia, Movimiento Popular Democrático Unido (PUDEMO), fue sentenciado a 85 [65] años en prisión, luego de confesar su autoría en los atentados.

También hizo hincapié [eng] en la carencia de cobertura informativa sobre la lucha por la democracia en Suazilandia:

Suazilandia continúa siendo un estado criminal, ostentando el dudoso honor de ser la última monarquía absoluta en Africa y uno de los cuatro países en el continente que carecen de una democracia multipartidista. También posee la tasa de VIH más alta y la de expectativas de vida más baja, a nivel mundial. El monarca ha sido posicionado por la revista Forbes en el número 15 de la lista de los monarcas más ricos, con un valor neto de $100 millones. No es difícil comprender las frustraciones de estos jóvenes, pero si hay algo seguro es que la violencia no es el camino.

La lucha por la democracia en Suazilandia ha sufrido la carencia de cobertura informativa durante mucho tiempo. Suazilandia ha escapado completamente al radar mundial de derechos humanos, permitiendo al Rey Mswati actuar con impunidad; a nadie le importa un país con menos de 1.2 millones de habitantes. La Historia probará que seguramente hay más Suazis en Sudáfrica y varias partes del mundo escapando del sistema medieval y arcáico del Rey Mswati.

PUDEMO (@PUDEMO [en]) se ha distanciado [en] de la confesión de Silolo, posteando la siguiente declaración [eng] en su página de Facebook:

El Movimiento Popular Democrático Unido (PUDEMO) ha decidido distanciarse de la llamada confesión del camarada Thantaza Silolo, quién fué sentenciado ayer a 65 años en prisión por atentar edificios gubernamentales con bombas Molotov.
Queremos declarar inequívocamente que nunca hemos comisionado a nadie para cometer atentados, ni tampoco tenemos como política el uso de la violencia para lograr el cambio político. PUDEMO ha sido, desde su comienzo, una organización entregada a medios pacíficos de lucha y comprometida al diálogo como forma de resolver los conflictos políticos.

En vista de su rendición y confesión, la rama juvenil del partido, SWAYOCO, exigió [en] su evaluación mental:

El uso de esta presunta confesión en contra de nuestro Presidente Bheki Dlamini y Zonke, más la ejecución de esta sentencia, constituiría, sin una evaluación mental adecuada, una falla catastrófica del sistema judicial.
Una vez más, queremos manifestar que en todo momento, el movimiento se ha preocupado del bienestar de Silolo, y rechazamos las acusaciones acerca de sus dificultades en el exilio. ¿Por qué es él el único que ha realizado estas denuncias, cuando hay muchos otros camaradas prosperando en Sudafrica en varios campos profesionales? Esto no es nada más que los desvaríos de un perdedor trastornado, que no parece tener valores firmes en su vida.

Lo que sea que el régimen haya hecho a Silolo es algo serio, y no descartamos la necesidad de una exhaustiva evaluación mental.

Pero en PUDEMO creen que Silolo fué secuestrado. Algunos [en] de sus razonamientos, que sugieren que no dejó Sudafrica, donde se escondía, en forma voluntaria, se presentan a continuación:

4. Algunas semanas antes de su ‘entrega’, el camarada Silolo estuvo en Johanesburgo, audicionando para un papel en una nueva producción teatral, y esperaba una respuesta de los productores. Esto demuestra que el camarada Silolo guardaba expectativas de establecerse firmemente en la industria del cine y teatro sudafricano. También pidió ayuda al movimiento para registrarse en UNISA, para continuar sus estudios. Su entrega a la justicia, luego de tales iniciativas, es sugerente de maniobras siniestras y solapadas propias del régimen. Más sospechoso aún, se nos negó audiencia con el camarada para poder investigar exactamente lo que había sucedido.
5. Una vez en poder de la policía, se aseguraron de pasear a Silolo por los medios informativos, de manera de publicitar su ‘confesión’, e implicar al movimiento por asociación. Para ellos, esto representó una gran ventaja.

Pero el usuario de Facebook, Pius UnSwazi Rito, comentando estas declaraciones, expresó su incredulidad [eng] en la teoría del secuestro. Según él, Silolo simplemente se vendió:

¡Silolo es un vendido! Esa es la verdad. No podemos simplemente pretender que no lo es. Faltan detalles por esclarecer, pero eso no borra el hecho de que es un desertor.

Sandile Dlamini llegó a similares [en] conclusiones en un comentario en Facebook:

Silolo nunca fué secuestrado. Los llamados secuestros pueden ser reales, pero la realidad es que Silolo nunca fué secuestrado, sino que fué a Suazilandia por decisión propia.

PUDEMO ha insistido [en] que los secuestros son reales:

Camaradas, los secuestros son reales. Camaradas de ANC en Pongola me han comunicado que un camarada nunca volvió a una de las casas seguras… y esto sucedió luego de muchos reportes sobre inexplicables “movimientos” de la Rama Especial en el área. En vez de dudar de Silolo y etiquetarlo como espía, volvamos a lo básico… “Cómo dominar el trabajo de Inteligencia”. Los tiempos del populismo y del heroísmo barato han terminado… vigilancia y disciplina, camaradas.

El bloguero Brian Ntshangase fustigó [en] al periódico Observer por no haber investigado extensivamente la confesión de Silolo. El periódico, propiedad del Rey Mswati III, informó que Silolo es miembro de PUDEMO:

Mientras el Observer lame hasta las últimas golosinas de la opereta de Silolo, presenta una nación poco asertiva y un pueblo olvidadizo, falta de memoria que se ve sacudida por PUDEMO. Si no hubiera sabido que el Observer es propiedad de Mswati III, lo hubiera acusado de insultar la inteligencia de la Nación. Si no hubiera sabido que hace campaña por el éxito de las próximas pseudo-elecciones, asumiría que el Observer toma al pueblo Suazi por tonto. Pero es de todos sabido que el alma del peridista del Observer, o debiera decir ‘reportero’, está en algun lugar del palacio, sirviendo como garante a cambio de un sueldo mensual.

¿Qué le hubiera costado al Observer publicar aunque sea una miserable declaración de PUDEMO? Creo que (el Observer) interpretó los extensos comentarios de la ‘confesión’ de Silolo como declaraciones de PUDEMO, considerando que profundiza demasiado en el ‘hecho’ de que Thandaza Silolo era un miembro de PUDEMO.

Es una práctica común en el Observer, cuando la Nación exije periodismo honesto, no entregar nada más que bromas, y nunca es tímido para ponerse a sí mismo en ridículo.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.