¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Ecuador: Omisión de la Deuda Externa

Publicado originalmente el 15 de Diciembre del 2008.

El Presidente ecuatoriano Rafael Correa anunció que su país no pagará su deuda externa pendiente. Citando la crisis económica, Correa llama a la deuda “inmoral e ilegítima” y se hace eco del sentir de los ecuatorianos comunes quienes dicen que no pueden pagar más. Ecuador ya ha pagado $2,45 millardos en intereses según lo dispuesto por los bonos globales. Cada poquito ayudará en una economía incierta, donde los precios del petróleo han caído de 140 dólares por barril a sólo 45, las remesas enviadas por inmigrantes también han decaído, y un déficit fiscal para 2009 de 3.200 millones de dólares son todos factores en esta decisión. La negativa a pagar la deuda permitirá al gobierno invertir más en programas sociales.

La decisión de omitir los bonos globales (2012, 2015 y 2030) fue tomada por Correa luego de la presentación oficial del reporte final de la Comision para la Auditoria Integral del Crédito Público, CAIC, respecto a la auditoría de la deuda externa de Ecuador. La decisión de Ecuador de dejar de pagar los interesas de su deuda nacional es la segunda en dos décadas, la otra se realizó en 1999, cuando omitió $10 millardos. En el 2008, la cifra asciende a $3,9 millardos.


El Presidente de Ecuador al momento de hacer oficial la omisión de intereses de los bonos de 2012. Foto usada bajo licencia Creative Commons de Presidencia de la República del Ecuador.

Esta Comisión, integrada por economistas, abogados y representantes de organizaciones sociales de Ecuador y otras naciones, trabajó en el reporte que demuestra ilegalidad y por ende ilegitimidad del proceso de préstamo. Correa, un economista formado en Norteamérica, trabaja en ambos frentes, su gobierno ha contratado dos equipos de abogados de Nueva York (Foley Hoag y Paul Reichler) para asesorar al país latinoamericano en legislación internacional. Correa también promoverá la creación de un Tribunal Internacional para el Arbitraje de la Deuda Soberana en las Naciones Unidas, que ayudará a reformar el marco de financiamiento internacional.

Los bloggers expresan sus preocupaciones en el asunto. Demuestran aprecio ante el trabajo realizado por la CAIC, pero algunos, como Ecuador Sin Censura, dicen que sería mejor para el país si la Comisión hubiese obrado fuera del gobierno, especialmente cuando uno de sus miembros es el versátil Ricardo Patiño, ex Ministro de Finanzas de Correa.

La Alharaca muestra compasión por los pobres, quienes no entienden las consecuencias de la decisión de su Presidente. Él establece que muchos no entenderán por qué los bancos tendrán que cobrarles mayores tasas de interés porque no tienen líneas de financiamiento internacional y que la pequeña industria de manufactura en Ecuador desaparecerá porque ningún proveedor le prestará a una compañía en un país donde el Presidente ha dicho que el aumento de la tasa de los acreedores es ilegal.

La gente, y hasta reconocidos periodistas, dudan de las verdades en el reporte. El profesor de Economía, Pablo Lucio Paredes, quien escribe una columna diaria para el periódico El Universo, ha sido una gran ayuda acerca del tema para sus estudiantes y aún así tiene interrogantes. En su columna pregunta “¿Hay alguna verdad?”, y se responde a sí mismo “Probablemente”. Uno de sus estudiantes y actual blogger recuerda una clase de finanzas en la universidad y escribe acerca del caso de estudio que Paredes presentó bajo las mismas circunstancias, pero asumiendo que los estudiantes eran los gerentes de una compañía privada.

El autor del artículo Cambiemos Ecuador reconoce que Ecuador, como compañía, ha sido gerenciada erróneamente debido al abuso de las administraciones previas, las malas negociaciones con las financieras locales, los gastos innecesarios, etc. Pero él insiste “Como compañía, pedir préstamos no está mal, lo malo es no usar los fondos en actividades que traigan de vuelta los ingresos del gobierno”, y aconseja “Los préstamos para represas, puertos y carreteras, se pagan solos y generan riquezas, aquellos usados para el gasto público nos hunden más“.

Aún así, algunos otros se preguntan por la ruta que está tomando Ecuador en este momento. La Hueca escribe:

Cada vez nos vamos poquito a poquito a la mierda. Dios quiera e ilumine a nuestro Presidente para que tenga toda la razón -lo dudo- pero quién sabe.

Al final, los ecuatorianos comunes, quienes quizás no entiendan la terminología de esta discusión, podrían correlacionar las deudas con los bancos a sus propias vidas. Si siguen la misma lógica, ¿no deberían dejar de pagar sus propias deudas a los bancos?

Estefanía Salazar colaboró en la traducción de este post.

2 Comentarios

Únase a la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.