¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Rusia: La prohibición a la exportación de trigo desencadena el pánico alrededor del mundo

Este post fue encargado como parte de las series sobre la Inseguridad alimentaria para el Centro Pulitzer/Global Voices Online. Estos artículos recurren a reportajes multimedia mencionados en el Pulitzer Gateway to Food Insecurity y a los debates que los blogueros sostienen sobre asuntos internacionales. Comparta aquí su propia historia sobre la inseguridad alimentaria.

Una nueva prohibición rusa a las exportaciones de cereal, incluido el trigo, ha creado el pánico sobre cómo el movimiento afectará a los precios del trigo y a la seguridad alimentaria. Rusia se encuentra entre los cinco primeros exportadores de trigo, pero los cultivos fueron devastados este verano cuando una ola de calor sin precedentes, junto con severas sequías y fuegos incontrolados golpearon al país.

Golden Wheat

Trigal por Dudua para Flickr (CC-BY-NC-SA)

Hans Timmer, blogueando para un blog del Banco Mundial, llamado Perspectivas para el desarrollo, sostiene que la producción de cereal de Rusia podría descender no menos de un cuarto desde el año pasado. Como consecuencia, el Primer Ministro de Rusia, Vladimir Putin anunció el mes pasado que el país prohibirá a partir del 15 de agosto las exportaciones de grano, incluido el trigo, la cebada, el centeno y el maíz. También afirmó que proporcionará apoyo financiero a los agricultores.

Putin dijo la semana pasada que la prohibición se extenderá al 2011, con la esperanza de asegurar la reserva para el próximo año y frenar un incremento en los precios de los alimentos. Mientras tanto, los precios internacionales del trigo se han disparado más del 50 por ciento desde junio.

En una página de opinión para el Kyiv Post, Lauren Goodrich afirma que la prohibición podría mantener a raya la agitación social y política en Rusia, similar a la situación que se vivió cuando los precios de los alimentos subieron como la espuma de forma global durante la crisis de 2007-2008. Pero las protestas ya han comenzado. La semana pasada, las revueltas en Mozambique causadas por la subida en los desorbitados precios del pan, dejaron como resultado a 13 personas fallecidas y a cientos de heridos, junto con una ira creciente en países tales como Egipto y Serbia. La prohibición del trigo también ha desencadenado el pánico en otras partes, azuzando temores de que haya una carestía global de alimentos y más incrementos en los precios del trigo. Simon Monger, escritor de la página web financiera Sumfolio, profundiza en el efecto potencial de la prohibición sobre los precios:

“Russia’s ban on exporting the commodity…is expected to have a massive impact on worldwide prices. Prices hit a two-year high when Prime Minister Vladimir Putin announced the ban, while other countries followed suit and placed limits on their own exports.

While wheat prices have fallen marginally as U.S. farmers prepare to step up their production, a lot of uncertainty remains in the market. After all, a switch to produce wheat could lead to an oversupply of the commodity and an undersupply of other grains.”

“Se espera que la prohibición de Rusia a la exportación del producto… tenga un impacto masivo sobre los precios en todo el mundo. Los precios llegaron a lo más alto en dos años cuando el Primer Ministro Vladimir Putin anunció la prohibición, al mismo tiempo, otros países lo imitaban y ponían límites a sus propias exportaciones.

A pesar que los precios del trigo han caído marginalmente, los agricultores estadounidenses se preparan para reforzar su producción, pero sigue habiendo mucha incertidumbre en el mercado. Después de todo, un cambio en la producción de trigo podría llevar a un exceso en el suministro del producto y a una escasez en el suministro de otros cereales”.

Esta situación, junto con un descenso esperado en la producción de trigo en países como Canadá, también ha aumentado los temores de más amenazas hacia la seguridad alimentaria mundial. Pocos días después del anuncio de Putin, la organización de las Naciones Unidas para la Alimentación, el Programa Mundial de Alimentos (WFP) afirmó a Dow Jones Newswires que la prohibición reducirá la cantidad de ayuda alimentaria que pueden repartir a los países en desarrollo, dejando potencialmente hambrientos a millones de las personas más pobres del mundo. El WFP suministró alimentos a más de 100 millones de personas en 73 países en 2009. Más de un tercio de los 2,6 millones de toneladas métricas de alimentos que trajeron el año pasado fue trigo; alrededor del 95 por ciento de este trigo provenía del Mar Negro.

Anatoly Karlin, un bloguero ruso y estudiante universitario que reside en California, recopila historias de los medios de comunicación sobre la sequía rusa y los fuegos incontrolados en su blog Sublime Oblivion. Y expresa su preocupación sobre cómo la actual situación puede perjudicar a los países más pobres del mundo.

“The [agricultural] depression [in Russia] may continue for another two years, if the earth is baked too hard for sowing the winter crop… Coupled with agricultural decline in other countries (e.g. floods in China reduced its rice crop by 5-7% this year) and rising food protectionism, social welfare in poor food importers like Egypt and Pakistan will plummet. The conditions aren’t in place for a repeat of the 2008 food crisis, but this does confirm that our age is now one of increasing scarcity.”

“La depresión [agraria]  [en Rusia] puede que continúe durante otros dos años, si la tierra es abrasada con demasiada intensidad para la siembra del cultivo en invierno… Junto con el declive agrario en otros países (p.ej. las inundaciones en China redujeron su cultivo de arroz entre un 5-7 por ciento este año) y el incremento en el proteccionismo de los alimentos, la previsión social en importadores pobres de alimentos como Egipto y Pakistán caerá en picado. Las condiciones no son las idóneas para que se repita la crisis alimentaria de 2008, pero esto sólo confirma que nuestra era es ahora una era de escasez creciente”.

El pánico también ha golpeado a Rusia, no sólo en lo que se refiere al trigo, sino también al trigo sarraceno. Aunque no es técnicamente un tipo de trigo, el trigo sarraceno se utiliza como cereal y es un producto básico en Rusia. Las sequías han afectado a los cultivos de trigo sarraceno en el país, creando una agitación en la blogosfera rusa mientras los precios suben. Alexey Kovalev, escritor de The Guardian, informó hace dos semanas que un kilo de trigo sarraceno que solía costar sobre 20 rublos rusos (0,27 EUR) ahora cuesta 40 o incluso 70 rublos, si se encuentra disponible.

El político y científico residente en Moscú, Oleg Volodin afirma en su blog que los proveedores de alimentos están contribuyendo al pánico:

Понятно, что с урожаем-2010, мягко скажем, проблемы – но “продовольственная паника” их только усугубляет. Давая поставщикам и торговым сетям прекрасный повод задирать цены – вызывая новую волну истерики “видите, дорожает!”. Кстати, если статистика не врет – продажи круп, макаронов и муки за последнюю неделю (!) выросли впятеро.

“Está claro que hay, diciéndolo suavemente, ciertos problemas con la cosecha de 2010. Pero “el pánico alimentario” sólo lo empeora. Da motivos a los proveedores y minoristas para subir los precios, causando una nueva ola de histeria: “¡Mira, se está encareciendo!” Por cierto, si las estadísticas no mienten, las ventas de cereal, pasta y harina se han quintuplicado durante la semana pasada”.

Además del pánico dramático, el incremento de los precios y el potencial impacto en la seguridad alimentaria, algunos economistas dicen que la prohibición del grano de Rusia también será perjudicial de otras maneras. Simon Black, escritor en EconomicPolicyJournal.com, profundiza en estas consecuencias:

“In an attempt to curtail this inflation, the government has decided to impose an export ban, effectively preventing Russian farmers from generating the highest profits for their produce. This sort of thing has been tried time and time again, most notably with Argentina's recent beef export ban. It always ends badly– producers go bankrupt as a result, people lose their jobs, the economy suffers, and long-term food production actually falls… but the politicians never learn. At a minimum, Russia will suffer significant damage to its reputation as a place to do business.”

“En un intento de reducir esta inflación, el gobierno ha decidido imponer una prohibición a la exportación, impidiendo, de forma eficaz, que los granjeros rusos puedan generar los beneficios más altos para su producción. Este tipo de cosas se han intentado una y otra vez, notablemente en la reciente prohibición de la exportación de carne de vacuno argentina. Siempre termina mal–como resultado, los productores se arruinan, la gente pierde sus empleos, la economía sufre, y la producción a largo plazo de alimentos cae… pero los políticos nunca aprenden. Como mínimo, Rusia sufrirá un daño significante en su reputación como lugar para hacer negocios”.

A pesar del pánico, las existencias mundiales de trigo aún permanecen por encima de los niveles del 2007-2008 y la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura afirma que actualmente no hay necesidad de preocuparse por una nueva crisis mundial alimentaria. Teniendo en cuenta esto, Azamat Abdymomunov, un consejero de política pública de Kazajistán y bloguero en el KnowledgeMap, profundiza en lo que hay alrededor de todo este alboroto. El experto ruso e investigador de la Universidad de Houston, Paul R. Gregory, escritor del blog What Paul Gregory is Writing About, sostiene que ahora las fuerzas del mercado dirigen  la agricultura rusa, en vez del estado, por lo que hay menos razones para preocuparse:

“Consider the effect of the return to market agriculture on the Russian people. The great Soviet famine of 1932-33 saw a loss of grain output of around twenty percent – a similar figure to the predicted decline of this year. The immediate result was the loss of six million or more lives…In 2010, the worst that the Russian people face is higher food prices. Russia is part of the world economic community. In the worst case, it can import grain this year and resume exports when weather conditions return to normal.”

“Considere el efecto de la vuelta al mercado agrícola en la población rusa. La Hambruna soviética de 1932-33 vio una pérdida en la producción de grano de alrededor del veinte por ciento – una cifra similar a la del descenso pronosticado para este año. El resultado inmediato fue la pérdida de seis millones de vidas o más… En 2010, lo peor a lo que los rusos se enfrentan es a precios más altos en los alimentos. Rusia es parte de la comunidad económica mundial. En el peor de los casos, puede importar cereal este año y continuar las exportaciones cuando las condiciones meteorológicas vuelvan a la normalidad.

La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura anunció la semana pasada que celebrará una reunión especial con los países miembros el 24 de setiembre en Roma, Italia, para discutir sobre el incremento de los precios del trigo y para evaluar mejor la situación de la provisión de alimentos.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.