¿Ves todos los idiomas que hay? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Lee más sobre Traducciones Lingua  »

Recluyen a retornados a Angola en centro de aislamiento sin clasificación, espacio ni papel higiénico

Captura de pantalla de vídeo de angoleños expuestos a la intemperie – captura del perfil de Wilcker Cláudio, usada con autorización.

Con tres casos confirmados de de COVID-19, Angola es parte de los más de 40 países africanos que ya registaran la presencia de la enfermedad.

El 18 de marzo, se creó una comisión interministerial para combatir el avance de la pandemia en el país. El Ministerio de Salud confirmó los dos primeros casos de COVID-19 el 21 de marzo.

Angola cerró fronteras aéreas, terrestres y marítimas a la circulación de personas desde la medianoche del 20 de marzo, pero algunos vuelos tienen autorización para transportar ciudadanos angoleños de regreso al país.

El Gobierno estableció centros de aislamiento en los alrededores de Luanda, la capital del país, para alojar a lo angoleños repatriados. Un vuelo de Lisboa llevó a cerca de 200 pasajeros el 21 de marzo,

A muchos pasajeros no los trataron igual. Por ejemplo, Célio Alberto dijo al portal Maka Angola que las autoridades dividieron a los pasajeros de forma diferente para el cumplimiento de la cuarentena:

Sem sabermos quais foram os critérios de selecção, as autoridades escolheram os passageiros que foram para o hotel de cinco estrelas Vitória Garden e os que foram enviados para o Centro de Quarentena no Calumbo.

Sin que supiéramos cuáles fueron los criterios de selección, las autoridades escogieron a los pasajeros que fueron al hotel cinco estrelas Vitória Garden y los que fueron al Centro de Cuarentena en Calumbo.

Los pasajeros destinados al Centro de Desarrollo de Niños Nova Esperança, municipio de Viana, tuvieron que esperar durante más de tres horas en los autos antes de entrar al centro de aislamento.

Los pasajeron que fueron al centro de cuarentena de Caumbo pasaron algo parecido, hasta tuvieron quedormir en el vehículo antes de entrar al centro. El portal Maka Angola cuenta la historia:

Manuela Silva relata, indignada, a jornada do aeroporto ao local de quarentena, onde chegaram por volta das 22h00. No trajecto, com sirenes e batedores, a passageira afirma terem sidos apedrejados na via como assassinos, como estando a trazer o vírus para matar os angolanos. Só às 2h00 da madrugada chegaram alguns indivíduos não identificados, os quais deram início à montagem de camas individuais e beliches nos quartos do Centro de Desenvolvimento.

Encontrámos os colchões ao relento, todos empoeirados e os quartos nunca antes habitados, em péssimas condições. As casas de banho nem sequer tinham papel higiénico. Uma médica que lá se encontrava de serviço disse-nos para irmos fazer as necessidades no capim. Nem nos permitiu perguntar-lhe como as mulheres o fariam no meio dos homens.

A [empresa aérea] TAAG ligou-nos porque havia um voo de emergência para transportar familiares de ministros e outros dirigentes e podíamos aproveitar. Ninguém nos informou de que ficaríamos sujeitos a estas condições degradantes. Muitos teriam preferido ficar em Lisboa.

Manuela Silva relata, indignada, el trayecto del aeropuerto al local de cuarentena, al que llegaron alrededor de las 22:00 horas. En el trayecto, con sirenas y escoltas para abrirles camino, la pasajera afirma que los apedrearon en la calle como asesinos, como si trajéramos el vírus para matar a los angoleños. A las 02:00 de la madrugada llegaron algunas personas no identificadas, que empezaron a armar camas individuales y literas en los cuartos del Centro de Desarrollo.

Encontramos los colchones a la intemperie, todos llenos de polvo, los cuartos nunca antes habían estado ocupados, en pésimas condiciones. Los baños ni siquiera tenían papel higiénico. Una médica que estaba de servicio nos dijo que fuéramos a hacer sus necesidades al césped. Ni nos permitió preguntarle cómo harían las mujeres en medio de los hombres.

La [aerolínea] TAAG nos llamó porque había un vuelo de emergencia para transportar familiares de ministros y otros dirigentes y podíamos aprovechar. Nadie no informó que quedaríamos sujetos a estas condiciones degradantes. Muchos hubieran preferido quedarse en Lisboa.

Ese mismo día, lllegó otro vuelo proveniente de la ciudad de Porto, la más afectada por el nuevo coronavírus en Portugal. Según Célio Alberto, también en declaraciones para Maka Angola, no se hizo una clasificación de los pasajeros:

Misturaram-nos todos, os passageiros do Porto e de Lisboa. Não havia espaço nem condições para estarmos separados. Ficámos aglomerados e não havia quem nos desse informações nem estabelecesse quaisquer procedimentos de controlo. Mediram-nos apenas a temperatura à chegada, nada mais.

Nos mezclaron a todos, pasajeros de Porto y de Lisboa. No había espacio ni condiciones para estar separados. Quedamos aglomerados y no había nadie que nos diera informaciones ni que estabeleciera procedimientos de control. Apenas nos tomaron la temperatura al llegar, nada más.

Familiares de los internados empezaron a llevar alimentos a los reclusos por la incapacidad del Estado de brindar suficiente alimentación.

O caso foi notícia em Moçambique – captura do Telejornal, 24 de Março

Luego de diversas críticas en la prensa y las redes sociales. la Casa Civil del Presidente de la República designó al general Pedro Sebastião, ministro de Estado y jefe de la Casa de Seguridad del Presidente de la República, para coordinar la comisión interministerial de Gestión de Medidas Contra la Expansión de la COVID-19, que garantiza que se alojará a los pasajeros en casas de mejores condiciones:

Agradecemos a compreensão dos cidadãos pelos constrangimentos ocorridos. O Executivo está empenhado neste processo e tudo fará no sentido de salvaguardar a saúde pública e o bem maior, a vida de todos os angolanos.

Agradecemos la comprensión de los ciudadanos por los inconvenientes ocurridos. El Ejecutivo está comprometido en este proceso y todo se hará con la intención de salvaguardar la salud pública y el bien común, la vida de todos los angoleños.

Al respecto, el profesor universitário Gabriel Tchingandu expresó en su perfil de Facebook que siente que falta información en los medios:

Sinto muita falta de informação sobre o COVID-19 em Angola. Se eu fosse director de uma rádio ou TV em Angola, suspendia toda a programação normal do órgão. Montaria uma tenda de repórteres na entrada do centro de quarentena Calumbo e outra na entrada do centro da Barra do Kwanza. Outra tropa de jornalistas diante das portas dos hospitais e clínicas assistindo casos.

Outra tenda de jornalistas ficava montada diante do quartel general da Comissão Inter-sectorial do Governo. No estúdio, os diferentes especialistas de saúde, comentadores e autoridades esgrimiriam argumentos com o foco virado para Angola.

Outros jornalistas em diferentes ruas das cidades fariam relatos de testemunhas com interesse no caso Covid-19. A cobertura de factos e ditos seria “no stop” em 24 horas. Os jornalistas nesta cobertura especial teriam seus salários duplicados.

Assim ajudaria a combater o coronavírus em Angola, aumentando igualmente a audiência da minha TV/rádio

Siento que falta mucha información sobre la COVID-19 en Angola. Si yo fuera director de una radio o cadena de televisión en Angola, suspendería toda la programación normal del medio. Montaria una tienda de reporteros a la entrada del centro de cuarentena Calumbo y otra a la entrada del centro de Barra do Kwanza. Otro grupos de periodistas delante de las puertas de hospitales y clínicas que atienden casos [de COVID-19].

Otro grupo de periodistas estaría montado en el cuartel general de la Comisión Intersectorial del Gobierno. En el estudio, los diferentes especialistas de salud, comentaristas y autoridades darían sus opiniones con la atención puesta en Angola.

Otros periodistas en diferentes calles de las ciudades presentarían relatos de testigos con interés en el caso de la COVID-19. La cobertura de hechos y dichos sería “ininterrumpida” durante 24 horas. Se duplicaría el sueldo de los periodistas de esta cobertura especial.

Así ayudaría a combatir el coronavírus en Angola, que aumentaría igualmente a la audiencia de mi cadena de televisión o radio.

El periodista André Mfumu Kivuandinga sostiene que los ciudadanos en cuarentena estaban sin comer y que no sabían dónde estaba su equipaje:

Segundo denúncias acabadinhas de me serem feitas por um angolano, cujo nome irei omitir, que se encontra no Centro de Quarentena, em Calumbo, Viana, Luanda, desde às 1 horas da madrugada que comeram até agora estão sem alimentação, também não sabem o paradeiro das suas bagagens.

Até aqui nenhum responsável do Governo ou da comissão multissetorial os foi visitar, o cidadão em caso é hipertenso”.

Según denuncias que me acaba de hacer llegar un angoleño, cuyo nombre omitiré, que se encuentra en el Centro de Cuarentena de Calumbo, Viana, Luanda, desde la 01:00 horas de la madrugada que no han comido, y que no saben dónde está su equipaje.

Ningún responsable del Gobierno ni la comisión multisectorial ha llegado, los ciudadanos están muy tensos”.

Carlos Pinho, joven comentarista político, publicó en su perfil de Facebook un video con la indignación de los pasajeros, aún en el aeropuerto desde el 4 de febrero.

“ncompetência gritante. Mas afinal quando teremos um governo a sério. É disto que eu falo: dignidade.

Incompetencia total. Pero ¿cuándo tenrdemos un Gobierno en serio? A esto me refiero: dignidad.

Luego de la declaración del estado de emergencia por quince días, otro mayor es justamente la aplicabilidad de medidas como el confinamento total de la población, como muestra el comunicador y comentarista Víctor Mendes:

Decretar estado de emergência e encerramento de todo funcionalismo público é o que venho falando há uma semana. Fechar para evitar o mal maior.

Inglaterra e Estados Unidos entram em lockdown brevemente. Foi esse o erro que a Itália cometeu.

Mas nós estamos perante um grande dilema. Sim ou não?

O nosso governo nunca se preparou para um cenário como este. Não fechar poderemos também pagar muito caro e com aquilo que não tem preço. Vida.

Decretar estado de emergencia y confinamiento de toda función pública es lo que vengo diciendo hace una semana. Cerrar para evitar el mal mayor.

Inglaterra y Estados Unidos entran en aislamiento en breve. Ese fue el error que Italia cometió.

Estamos ante un gran dilema. ¿Sí o no?

Nuestro Gobierno nunca se preparó para un escenario como este. Por no cerrar también podríamos pagar muy caro y con lo que no tiene precio: la vida.

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.