Israel: ¿Hubieran las bases israelíes arruinado el levantamiento iraní?

En las últimas dos semanas los israelíes han estado siguiendo con emoción los tweets que salían de Irán, pero divididos en el tema de la participación en la “revolución del Twitter”. Carmel Vaisman nos trae el debate. La blogger Esther Yerushalmi, que de niña fue expulsada de Irán durante la revolución islámica, escribe [he]:

“Mientras veo las noticias que vienen de Irán, una ola de recuerdos me llevan de vuelta a 1979: mi hermanito y yo nos abrazábamos en la cama escuchando los aterradores disparos y gritos desde la calle: “muerte al Shah, muerte a Estados Unidos, muerte a Israel”. De la noche a la mañana nos convertimos en indeseables y tuvimos que huir de Irán. En ese tiempo yo estaba ocupada con los lazos de mi pelo y el ser enamorada del hijo de mi vecino, así que perder mi inocencia infantil y la comodidad de mi pequeño mundo tan abruptamente me impactó tanto hasta incluso sentir el dolor.

El pueblo iraní está ahora cerrando ese ciclo para mí: los jóvenes, cuyos padres me echaron de mi casa, están ahora identificándose con mi dolor. Cuando ahora hablo con la gente de ahí, son tan cálidos y simpáticos, avergonzados de Ahmadinejad, pidiendo disculpas por sus locos comentarios, recordando el tiempo en que nuestros países vivían en paz y ahora también quieren un país libre, unido con el mundo. Se me acercan y me hablan como a una hermana, soñando con el día en que pueda visitarlos y sus palabras me hacen llorar.

¿Qué ha pasado con estos jóvenes que les ha hecho abrir sus corazones y ver tan claramente? Estaba oprimidos. Cuando estás oprimido por largo tiempo, o mueres o te haces más fuerte. Y ellos eligieron la fuerza porque la aspiración de libertad está en el ADN iraní y la unidad está en el ADN del Islam, no en el Islam del ayatollah, sino en el real Islam original. Y cuando estas dos aspiraciones no se materializan, [los iraníes] están listos a morir por eso.

Independientemente de otros intereses, tantas personas apoyan en línea la lucha por estas aspiraciones pero solamente unos cuantos cientos de israelíes están entre ellos. ¿Podríamos dejar la desconfianza atrás y apoyar a estas personas como personas, que quieren y merecen exactamente lo que nosotros queremos? Ellos gritan pidiendo nuestro apoyo. Sí, el nuestro tambien. Quieren unirse a nosotros y quieren que nosotros nos unamos a ellos. ¿Podemos ser generosos ahora?”

Elad Rosen, estudiante israelí, reenvió un e-mail que contenía formas de ayudar en línea al pueblo iraní y su e-mail apareció en muchos blogs y fue citado en la prensa israelí. Escribe:

“En este crucial momento histórico, la noción de una aldea global se está haciendo más relevante. Por primera vez podemos hacer más que simplemente mirar los acontecimientos, podemos ayudar activamente y casi sin esfuerzo a las personas que luchan por su libertad y democracia bajo un cruel gobierno opresivo”.

Algunas de sus sugerencias incluían:
• Instalar direcciones web proxy internacionales seguras para los iraníes
• Publicar torrents de videos iraníes y redistribuir videos e imágenes para ayudar a descentralizar el flujo de información y difícultar la censura iraní
• Cambiar nuestra ubicación en Twitter a Teherán para confundir a los funcionarios del gobierno iraní que tratan de ubicar y cerrar cuentas de Twitter

Ciertamente, muchos israelíes han cambiado su ubicación de Twitter a Teherán y algunos todavía no la han cambiado de nuevo. Ese fenómeno tuvo como resultado una teoría de la conspiración según la cual los tweets de la revolución vienen TODOS desde Tel Aviv como parte de los esfuerzos para negar la magnitud del alzamiento iraní o para culpar a Israel por esto.

Como las manifestaciones iraníes por la libertad fueron organizadas por todo el mundo, un grupo de activistas web locales y de judíos iraníes trataron de organizar esa manifestación en la Plaza Rabin en Tel Aviv el 27 de junio del 2009. Más de 600 personas se registraron como ‘asistentes’ o ‘posibles asistentes’ en el acontecimiento en Facebook, aunque menos de 20 personas fueron. Los organizadores se desilusionaron por el pequeño número de manifestantes.

Algunas de las conversaciones en Twitter y Facebook en hebreo pueden arrojar una luz sobre las razones por las que los israelíes se niegan a comprometerse. Esta corta conversación de twitter ocurrió el 18 de julio entre llana Tamir, la directora de la comunidad de Israblog, la mayor plataforma israelí de alojamiento de blogs, y Gal Mor, un famoso blogger de tecnología y hasta hace poco gerente de contenido del sitio web Ynet: (traducido del hebreo)

@ilanatam: no estoy seguro si la participación israelí en la campaña en línea es lo que hay que hacer. La revolución no debería parecer una intervención israelí.
@galm: creo que hay una diferencia entre una acción iniciada por Israel como país y una acción del pueblo israelí, como de ciudadanos a ciudadanos, sin identificarnos como israelíes
@ilanatam: hay una diferencia, está bien, ¿pero existe para el ciudadano promedio de Teherán que ve que los israelíes están interfiriendo con sus asuntos internos? Tienen un tema ahí con la independencia persa, tú sabes

Shachar Laudon expresó una voz diferente en el muro del acontecimiento en Facebook creado para la protesta israelí:

“Es una protesta inútil. Irán fue y será enemigo de Israel. Solamente cuando caiga el gobierno del ayatollah las cosas podrían cambiar, pero mientras tanto no quiero apoyar a Mousavi (que es un Ahmadinejad vestido de cordero). Creo que debemos alinearnos con las Fuerzas de Defensa Israelíes (IDF, por sus siglas en inglés), que nos protegerán del imperialismo iraní”.

Según Yair Lapid, un popular columnista israelí en el periódico Yedioth Acharonot, las IDF casi evitaron el levantamiento iraní. En la edición impresa del fin de semana (26 de junio de 2009), escribe:

“Lo que está pasando en las dos últimas semanas en la ‘plaza de la libertad’ en Teherán – la maravillosa acumulación de jóvenes, cultura de Internet y poder femenino- no hubiera ocurrido si hace dos meses hubiéramos escuchado a nuestro habitual montón de histéricas voces bulliciosas bombardeando las instalaciones nucleares iraníes. Si eso habría pasado, el pueblo iraní hubiera hecho lo que hacemos en tiempos de crisis: apoyar a su gobierno lavado con rabia patriótica, entonces Ahmadinejad no hubiera necesitado hacer fraude para ser reelecto. Hubiéramos perdido esta oportunidad única de ver un verdadero cambio interno que provoca el colapso de un imperio del mal y ni siquiera hubiéramos sabido que lo habíamos perdido”.

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.