¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Polonia: El estado de la lectura

Hace unas semanas, la Gazeta Wyborcza, uno de los diarios más importantes de Polonia, lanzó una nueva campaña social (Leer en Polonia) debido a los bajísimos índices de lectura en el país:  según un informe publicado por la Biblioteca Nacional de Polonia, el 56 por ciento de la población no lee ningún libro y es incapaz de leer textos de más de tres páginas. Se ha generado un gran debate en torno a la cultura lectora polaca, en el que se trata de explicar los motivos de esta crisis.

Personalidades de la vida pública de Polonia se han involucrado mucho en un proyecto para pedir urgentemente a la sociedad que empiece a leer. Se ha publicado una serie de artículos [pl] en los que se subraya la falta de pasión por la lectura y los pasos que podrían darse para cambiar la situación. En uno de ellos [pl], el escritor y ensayista polaco Janusz Rudnicki echa la culpa a la lista de lecturas obligatorias elaborada por el Ministerio de Educación para los alumnos de primaria y secundaria. El autor escribe:

W szkole straszy. Jeśli porównać ją do opery, to jej upiorem są lektury. Ich liczba jest makabryczna. A co najmniej połowa, licząc już od szkoły podstawowej, absolutnie zbędna. Czytanie ich wszystkich to droga przez mękę. Niech sczezną. A razem z nimi odpowiedzialne za ten jeżący włosy na głowie repertuar MEN. I nauczyciele.

Las escuelas están embrujadas. Si comparamos una escuela con la ópera, el fantasma es, sin duda alguna, “la lista de lecturas obligatorias”. El contenido que encontramos en ella es completamente horripilante. Como mínimo la mitad de estas lecturas (sin tener en cuenta las de primaria) son innecesarias. Leerlas es una tortura. Deberían ser quemadas. Y con ellas, nuestro Ministerio de Educación y todos los docentes responsables de esta lista.

Los resultados de la investigación son especialmente alarmantes si se comparan con otros informes similares sobre hábitos de lectura realizados en otros países europeos. Un ejemplo: los informes de las investigaciones llevadas a cabo en la República Checa y en Francia constatan que el 83 por ciento de los checos y el 69 por ciento de los franceses han leído al menos un libro durante el último año, mientras que en Polonia las cifras son espectacularmente más bajas: sólo el 44 por ciento de los polacos ha tenido algún contacto con los libros (¡entre los que se incluyen libros de cocina, álbumes y diccionarios!). Las cifras más impactantes son aquellas que muestran que el 20 por ciento de los polacos con educación superior (profesores entre ellos) no han leído ni siquiera un libro en los últimos años.

Los blogueros polacos se han unido también a la discusión. Uno de ellos, conocido como Metzliszcze [pl], comenta los resultados del informe:

Zacznijmy od tego, że w moim domu lektury zawsze były obecne, a moi rodzice nie potrzebowali akcji społecznych żeby wiedzieć, że dzieciom należy czytać książki. Z tego też powodu niewyobrażalne jest dla mnie, jak można w ciągu 365 dni nie znaleźć chwili czasu na to, żeby sięgnąć po przynajmniej jedną książkę. A tutaj proszę, 56% spośród badanych taki wysiłek już zdecydowanie przerósł.

Ante todo, me gustaría señalar que en mi casa los libros siempre han estado presentes, y que mis padres nunca necesitaron una campaña social para saber que tenían que leerles a sus hijos. Por esta misma razón se me hace muy difícil creer que es totalmente imposible encontrar un momento durante los 365 días del año para coger al menos un libro. Pero es que es así: para el 56 por ciento de nuestra sociedad este “esfuerzo” es demasiado.

También escribe:

Czy pozostaje coś jeszcze do dodania? Może konstatacja, że od 1992 roku (czyli momentu od kiedy zaczęto systematycznie to obserwować) poziom czytelnictwa sukcesywnie u nas spada, a lada moment staniemy się narodem wtórnych analfabetów.

¿Algo más que añadir a todo esto? Podríamos señalar también que desde 1992 (año en que se empezó a investigar con frecuencia sobre el tema) ha disminuido la cantidad de polacos que lee de forma regular, y que pronto nos convertiremos en una nación de nuevos analfabetos.

Varia [pl], cuyo blog se compone principalmente de críticas de libros que ha leído, se pregunta cuáles pueden ser las razones de esta situación:

Z czego to wynika? Moim zdaniem, niestety, z lenistwa intelektualnego. Ono przejawia się nie tylko w niskich wynikach czytelnictwa, ale także w tym, że w godzinach największej oglądalności w telewizji można obejrzeć tylko kolorowe seriale albo krzyczące teleturnieje albo w tym, że multipleksy nie wyświetlają tak zwanych ambitnych filmów. Zbyt wiele osób pozwala sobie na intelektualne lenistwo, na karmienie mózgu wysoko przetworzoną papką, która szybko się wchłania i nie każe się nad sobą zastanawiać. A czytanie książek, nawet takich rozrywkowych, wymaga jednak jakiegoś wysiłku intelektualnego i skupienia przez dłuższy czas. Ale to są wzorce, które wynosi się z domu i ze szkoły.

¿Por qué ha ocurrido esto? En mi opinión se debe principalmente a la pereza intelectual. Esta pereza está presente no sólo en los bajos índices de lectura, sino también (por ejemplo) en el tipo de series y concursos populares de mayor audiencia. Además, se hace muy difícil encontrar películas intelectualmente estimulantes en el cine. Muchos de nosotros, demasiados, nos abandonamos a la pereza intelectual, alimentando nuestros cerebros con cosas sin significado para las que no hace falta hacer introspección. Y leer libros es una tarea exigente; requiere de esfuerzo y capacidad para concentrarse durante un rato en una cosa. Pero esto se nos enseña en el colegio y en casa.

Otro bloguero, cuyo alias (Kindlemaniac [pl]) revela su gran pasión, ha creado una encuesta pidiendo a sus seguidores que respondan a una serie de preguntas concernientes a sus hábitos de lectura. Los resultados son muy interesantes: más de la mitad de sus lectores dice leer más de 10 libros al año, y el 17 por ciento, ¡más de 50! Escribe:

Bardzo mnie cieszy fakt, że wśród odwiedzających bloga jest tylu regularnych czytelników książek. Myślę, że ma to też swoje uzasadnienie pragmatyczne. Właśnie osoby, które decydują się na zakup czytnika zazwyczaj na co dzień czytają dużo a czytnik ma im jedynie ułatwić oddawanie się ‘nałogowi’. Co ciekawe nie rzadko świeżo upieczeni właściciele Kindle'a stwierdzają, że odkąd posiadają czytnik przeczytali więcej książek w danym czasie niż normalnie by się im to przydarzyło.

Me alegra mucho saber que entre los visitantes de mi blog hay tanta gente que lee de forma regular. Creo que hay una explicación muy pragmática para esto. A menudo se trata de gente que compra un lector de libros electrónicos y suelen leer mucho, y estos lectores electrónicos simplemente facilitan dejarse llevar aun más por la adicción. Lo que es interesante es que, muy a menudo, los nuevos usuarios de Kindle descubren que, desde que empezaron a utilizar el aparato, leen incluso más que antes.

Kindlemaniac concluye constatando:

Można powiedzieć, że grupa czytelników bloga reprezentuje wręcz odwrotne tendencje niż główny nurt.

Podemos decir fácilmente que los lectores de este blog muestran tendencias contrarias a la situación dominante.

¿Pero esto es así para el resto de la comunidad bloguera polaca?

Parece que no es tan malo como algunos piensan. Nobooks [pl] escribe:

Serwisy literackie odwiedzają setki tysięcy internautów, którzy tworzą wirtualne biblioteczki, oznaczając między innymi, co chcą przeczytać. W Empikach setki książek i komiksów są po prostu „zaczytywane”, na co narzekają ich wydawcy. Targi książki biją rekordy popularności.

Cientos de miles de internautas visitan páginas de literatura en línea y crean sus bibliotecas virtuales, marcando libros que les gustaría leer. En Empiks [una cadena polaca de librerías], se leen y releen cientos de libros y cómics (lo que a las editoriales no les hace mucha gracia). Los mercados de libros se hacen más y más populares cada año.

Según los blogueros polacos, puede que el “horizonte lector de Polonia” esté ahora nublado, pero hay esperanza. La buena noticia, especialmente para los que ven Internet como la nueva plataforma donde compartir conocimiento e ideas, es que por los datos mostrados por la blogosfera polaca se concluye que más de 3 millones de polacos (mayores de 15 años) leen blogs cada día. Y lo que es más: más de 300 000 niños polacos leen blogs regularmente, 180 000 escriben sus propios diarios en Internet, y cerca de 160 000 dejan comentarios en contenidos que leen en línea.

1 Comentario

Únase a la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.