Brazil: Quilombo Rio dos Macacos se resiste a ser desalojado

El quilombo Rio de Macacos en Bahia, una de las comunidades más antiguas de descendientes de esclavos en Brazil, amaneció cercada por la policía militar que amenazaba con desalojarla la mañana del domingo 4 de marzo de 2012.

La marina de Brasil tiene una orden de reposesión para las tierras en las que viven 50 familias, como reportó Global Voices el 21 de febrero. Sin embargo, en una audiencia con el gobierno federal brasileño el 27 de febrero se garantizó que el desalojo sería suspendido por cinco meses [pt] hasta que el Instituto Nacional de Colonización y Reforma Agraria (Incra) terminara un Informe de identificación técnica y delimitación.

“El Artículo 68 de la Constitución de 1998 y el Decreto 4887/2003 garantizan los derechos de la ocupación de siglos de antigüedad por parte de la comunidad,” explica el sociólogo y presidente del Concejo Para el Desarrollo de la Comunidad Negra en Bahia, Villma Reis, una de las primeras personas en reaccionar [pt] públicamente el 4 de marzo después que la policía los sitiara:

Marcada para a hoje, 04.03.2012, e suspensa por ação da Presidência da Republica (Secretaria Geral, SEPPIR [Secretaria de Políticas de Promoção da Igualdade Racial] e FCP [Fundação Cultural Palmares]), a tomada do Território do Quilombo Rio dos Macacos está neste momento vivendo uma grande tensão, pois neste momento já tem mais de 03 caminhões de fuzilheiros dentro da Comunidade, cada um com cerca de 80 homens, do lado de fora tem os militares da Bahia (que não podem entrar) e 01 trator posicionado no portão da Vila Naval, área tomada da comunidade há 42 anos atrás.

Programada para hoy, 4 de marzo de 2012, y suspendida por acción de la Presidencia de la República (Secretaría General de Políticas de Promoción de Igualdad Racial, SEPPIR y Fundación Cultural Palmares, FCP), la toma del territorio de Quilombo Rio dos Macacos está viviendo una gran tensión en este momento pues ya hay más de tres camiones de la marina dentro de la comunidad, cada uno con cerca de 80 hombres. Afuera están los militares de Bahia (que no pueden entrar) y 1 tractor colocado a la entrada de Vila Naval, un área tomada de la comunidad hace 42 años.

La población de Ondina del movimiento Occupy Salvador creó rápidamente un evento [pt] en Facebook después de recibir peticiones de ayuda de dos activistas locales. En seguida se hizo un llamamiento para una “ocupación” solidaria de Quilombo. Compartieron un mapa mostrando cómo llegar a la comunidad, y subieron más información todo el día.

Occupy Quilombo Rio dos Macacos. Directions Map.

Ocupación de Quilombo Rio dos Macacos. Mapa de acceso.

“El sentimiento de solidaridad con la gente de Quilombo do Rio dos Macacos fue fundamental para que se retirara la marina y se llevara sus camiones, sus soldados y el camión del área de Quilombo,” anunció [pt] la red de blogs de Bahia.

El blog también publicó nuevamente el testimonio de uno de los activistas que respondió al llamamiento y pasó el día en la comunidad junto con alrededor de 300 individuos más, incluyendo representantes de varias organizaciones, activistas del movimiento de la gente negra, estudiantes universitarios y estudiantes de escuelas.

Poliana Rebouças, describió los siguientes eventos:

Plenary in Quilombo Rio dos Macacos. Photo shared by Poliana Rebouças on Facebook.

Plenario en Quilombo Rio dos Macacos. Foto compartida por Poliana Rebouças en Facebook.

A mobilização começou com uma visita solidária feita por alguns grupos para levar alimentos para a comunidade, que esteve impedida pela marinha de pescar e plantar no local durante o período de ameaça de desocupação anteriormente. Ao chegar lá, este grupo encontrou tratores, policiais militares armados, além de camburões, o que indicava mais uma ameaça de desocupação. Os moradores relataram que foram ameaçados durante a madrugada e houve tiros e intimidações, através de pressão psicológica.

A marinha impediu todo o grupo de entrar no quilombo, o que fez com que a maioria tivesse de entrar pelos fundos e depois tirar uma comissão para entrar no quilombo e levar a alimentação e checar a situação dos moradores. No início da tarde, a situação estava sob controle, contatos foram feitos com representantes do ministério da defesa que garantiram que não haverá desocupação em 5 meses, prazo dado aos moradores para que comprovem que são remanescentes de quilombo originário naquela região.

La movilización comenzó con la visita solidaria de algunos grupos para llevar alimentos a la comunidad, ya que anteriormente la marina impedía pescar y plantar en el área bajo amenaza de desalojo. Al llegar, el grupo se encontró con tractores, policía militar armada, y vehículos policiales, lo que indicaba una amenaza más de desalojo. Los habitantes relataron que fueron amenazados durante la madrugada y escucharon disparos e intimidación mediante presión psicológica.
La marina impidió a todo el grupo entrar en Quilombo, lo que hizo que la mayoría de ellos tuviese que entrar por detrás, y después crear una comisión para entrar en Quilombo y llevar alimentos y evaluar la situación de los habitantes. Al empezar la tarde, la situación estaba bajo control, se estableció contacto con representantes del ministerio de defensa quienes garantizaron que no habría desalojo por cinco meses, el plazo dado a los moradores para demostrar que son descendientes del quilombo original de esa región.

El mismo blog compartió el testimonio de un oficial de marina anónimo que dijo que “la presencia de las tropas fue una coincidencia y una operación de rutina.”

La periodista Daniela Novais, de la página Web Câmara em Pauta, reafirmó la garantía prometida por el gobierno federal “de que se respetarían los derechos de la comunidad”, añadiendo [pt]:

A corporação [Marinha do Brasil] ainda não se pronunciou e se limitou a informar que enviaria nota através da assessoria de comunicação da corporação militar, quando tiver autorização para tal. Nós do Câmara em Pauta esperamos que o governo da Bahia interfira energicamente a fim de não repetir o episódio de violação de direitos humanos na reintegração de posse de Pinheirinho, em São José dos Campos, São Paulo.

La corporación (armada de Brasil) todavía no ha hecho ninguna declaración y se ha limitado a informar que enviará un mensaje a través de la oficina de comunicaciones de la corporación militar una vez que tenga la autorización para ello. Nosotros, los de Câmara em Pauta esperamos que el gobierno de Bahia intervenga enérgicamente para que no se repita el episodio de violación de derechos humanos de la reposesión de Pinheirinho, en São José dos Campos, São Paulo.

Al igual que Novais, quien consideró que “Quilombo Rio dos Macacos vivió un día de Pinheirinho” [pt] varios otros usuarios de Internet mencionaron [pt] la reposesión de Pinheirinho que ocurrió el 22 de enero con un exceso de fuerza policial, como reportó Global Voices.

En cuanto a la seguridad de la comunidad, se publicó nuevamente [pt] una nota escrita por Sandra Martuscelli (@PersonalEscrito) en Twitter que reflejaba el miedo que muchos sentían:

ninguém sabe o que pode acontecer depois que esse coletivo for desmobilizado, não há segurança em relação ao que vai acontecer hoje à noite, amanhã, durante a semana…

nadie sabe lo que puede ocurrir después que se desmantele este colectivo, no hay seguridad en relación a lo que va a suceder esta noche, mañana, durante la semana…

Ha estado circulando una petición para la conservación de la posesión y el título de las tierras de Quilombo do Rio dos Macacos [pt]. Recuerda los derechos de la comunidad quilombola venerados en la constitución, a la vez que recuerda la demanda de “la demarcación y el otorgamiento de títulos de propiedad de las tierras ocupadas por descendientes del pueblo quilombola, permitiendo la continuidad de estas comunidades, lo cual debería ser considerado como la mayor evidencia de un símbolo en la lucha contra la esclavitud, en el pasado, y el racismo, en el presente”.

Raphael Tsavkko Garcia [pt] contribuyó a este post.

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.