¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

China: La reacción de una mujer al terrible problema del esmog

Chai addresses her audience with a picture from the smog-filled Northeastern city of Harbin in the background.

Chai se dirige a su audiencia con una imagen de fondo de la ciudad de Harbin en el noreste, invadida por el esmog. Captura de pantalla recortada de ‘Niebla de China: Bajo la cúpula’.

Como renombrada reportera de investigación, Chai Jing trabajó en muchos contundentes reportes acerca de los problemas ambientales de China. Pero luego de su embarazo en 2013 (y de descubrir que su bebé tenía un tumor en el vientre), la polución desmedida del país se volvió un asunto personal, y la motivó a buscar soluciones al problema de la contaminación en China.

El bebé de Chai sobrevivió luego de una cirugía realizada el año pasado, pero ella terminó destrozada e incapaz de disfrutar de ser madre. Chai decidió renunciar a su trabajo en la emisora estatal china CCTV para cuidar de su hija.

Sin embargo, Chai continuó informando. Su nuevo documental independiente sobre el problema del esmog en China (un tema que toca los corazones de los ciudadanos y es un gran dolor de cabeza político para los responsables de tomar decisiones en el país) ha explotado en las redes sociales chinas.

El documental de casi dos horas, titulado “Under the Dome” (Bajo la cúpula), se volvió viral rápidamente luego de su lanzamiento el sábado 28 de febrero. Para el domingo en la mañana, la “Investigación del esmog de Chai Jing” se transformó en tendencia en Sina Weibo, el equivalente de Twitter en China, y ya había generado más de 30 millones de reproducciones en varias plataformas de video chinas.

Llena de información que da que hablar sobre la polución y conmovedoras anécdotas personales, la producción autofinanciada ha puesto el foco en el esmog.

“Este es mi problema personal con el esmog. Necesito saber de dónde viene y necesito resolver todo lo relacionado a ello”, le dice Chai a sus espectadores, agregando que su hija tuvo que estar “encerrada como una prisionera” en casa por medio año en 2014 debido a la contaminación del aire.

El documental muestra a una Chai hablándole suavemente a una audiencia en vivo, en un estilo similar al de una charla TED, con intervalos regulares para animaciones e imágenes de fábricas escupiendo humo y grandes líneas de tráfico en las principales ciudades de China.

Como parte de la investigación, Chai realizó visitas guiadas a fábricas contaminantes e incluso a Londres y Los Ángeles para repasar momentos en la historia del esmog que se ha cobrado miles de vidas.

Lo que surge del documental es una dura crítica a la dependencia excesiva de China en combustibles sucios fósiles, la excesiva industria pesada y la negligente ejecución de los estatutos ambientales.

El sesenta por ciento del esmog en China proviene de la quema de carbón y gasolina, menciona el documental, que cita informes publicados por instituciones de investigación chinas.

Hoy por hoy, China es el mayor consumidor de carbón a nivel mundial, lo cual conforma el 70% del total del consumo de energía del país. Aun peor, de acuerdo con el documental de Chai, China limpia menos de la mitad de su carbón, limitando así su capacidad para reducir la contaminación y mejorar la eficiencia del combustible.

A pesar del pedido de Beijing para tomar medidas contra las industrias contaminantes (regularmente avalada por el presidente Xi Jinping), es probable que la resistencia a la reforma ambiental continúe.

En un momento del documental, cuando Chai le pregunta a un funcionario ambiental chino por qué el gobierno no puede simplemente cerrar las plantas de acero contaminantes, él responde sorprendentemente: “¿Está bromeando? Una planta de acero con una capacidad anual de 10 millones de toneladas genera empleos para 100.000 trabajadores, no hay forma de que puedan cerrarse las plantas en la provincia de Hebei”.

El documental resalta además la reticencia de los líderes del petróleo en China para imponer normas gasolineras más amigables con el ambiente. En la mayoría de los países de Occidente, las normas sobre el combustible son impuestas por autoridades ambientales, pero en China tales poderes residen en las grandes compañías petroleras estatales como la Corporación Nacional de Petróleo de China (CNPC) y Sinopec.

La frase en chino para esmog (雾霾, pronunciada Wu Mai) consiste de dos caracteres, neblina y bruma, y se ha vuelto más utilizada recientemente, en gran parte como resultado de la demanda pública por una mejor calidad del aire y los informes constantes de medios de comunicación que detallan riesgos para la salud.

La discusión pública sobre el asunto adquirió más fuerza en enero de 2013, cuando un indicador de contaminación clave (PM2,5, que mide finas partículas en suspensión menores a 2,5 micras) se fue por las nubes. PM2,5 está señalado como particularmente peligroso para la salud humana, ya que puede penetrar los pulmones. La lectura más alta de ese mes fue cercana a 1000, casi 40 veces más de lo que la Organización Mundial de la Salud (OMS) considera seguro para los seres humanos.

Aunque el documental en sí no es revolucionario, es el informe más completo sobre el esmog de la televisión china hasta ahora. Su lanzamiento se da justo después de la reciente reorganización directiva del ministerio de ambiente chino, con el reformista expresidente de la destacada universidad de Tsinghua, Chen Jining, catapultado al puesto máximo de la agencia.

Chen dijo el pasado domingo que ya había visto el documental y envió un mensaje de texto a Chai para felicitarla por crear conciencia sobre problemas ambientales, de acuerdo con informes de medios chinos.

En menos de una semana, la contaminación será uno de los temas candentes por discutir en las sesiones anuales de la Asamblea Popular Nacional.

Hacia el final del documental, Chai ataca con tono desafiante:

One day, tens of thousands of ordinary folks will say no. They will say they are not satisfied, they don’t want to wait and they don’t want to evade responsibility. I have to stand out and do something, and I will do it right now, right here, in the very moment where I am. I am the change.

Un día, decenas de miles de personas normales dirán que no. Dirán que no están satisfechos, que no quieren esperar ni tampoco evadir responsabilidades. Tengo que ponerme de pie y hacer algo, y lo haré aquí y ahora, en este mismo momento. Yo soy el cambio.

Luego echa un vistazo a un planeta tierra girando en la pantalla de fondo (01:43:56 en el documental) y habla desde su lugar de madre:

One day I will leave this world but my child will still be living on the planet. That is why this planet concerns me. That is why I stare at it in the same way I stare at you. That is why I will protect it the way I protect you.

Un día dejaré este mundo, pero mi hija seguirá viviendo en el planeta. Es por eso que me preocupo. Es por eso que lo miro de la misma manera que te miro a ti. Es por eso que lo protegeré de la misma manera que te protejo a ti.

1 Comentario

Únase a la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.