¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

El palestino en huelga de hambre, Khader Adnan, lucha por la libertad

Khader Adnan plays with his daughters on his first day out of Israeli jail in the West Bank village of Araba, near Jenin, April 18, 2012. (Photo: Activestills/ Oren Ziv)

Khader Adnan juega con sus hijas en su primer día fuera de la cárcel israelí en el pueblo cisjordano de Araba, cerca de Jenin, 18 de abril, 2012 (Foto: Activestills/ Oren Ziv).

Khader Adnan comenzó su cuadragésimo día en huelga de hambre después de casi un año en una cárcel israelí, en la Cisjordania ocupada. Adnan —  que es uno de los  5.591 palestinos que se estima son “detenidos y prisioneros por seguridad” que son encerrados en cárceles israelíes, según el grupo israelí por los derechos humanos B´Tselem - se convirtió en un símbolo de los “detenidos administrativos” palestinos arrestados por Israel después de estar 66 días en huelga de hambre en 2011.

De acuerdo con el periódico israelí Haaretz, Adnan “está en el hospital Assaf Harofeh en Tzrifin con una mano y una pierna esposadas a la cama 24-horas al día y con tres policías toda la jornada en su habitación.” Esta es la novena vez que está “bajo detención administrativa.”

Budour Youssef Hassan resumió la trayectoria de Adnan para Electronic Intifada (EI):

Khader Adnan’s experience of persecution and arrests stretches back to 1999, when the then undergraduate mathematics student at Birzeit University was arrested by Israeli occupation forces on charges of affiliation with the Islamic Jihad political party.

It was the first in a series of detentions — amounting to a total of more than six years in Israeli jails — during which Adnan has never been handed any formal charges or been given a trial even by the Israeli military courts which are notorious for failing to meet minimum international standards.

La persecución y arrestos de Adnan se remontan a 1999, cuando el entonces estudiante de matemáticas de la Universidad de Birzeit fue arrestado por las fuerzas de ocupación israelíes, acusado de afiliación al partido político de la Yihad Islámica.

Ésta fue la primera de una serie de detenciones — que ascienden a más de seis años en cárceles israelíes — durante los cuales, Adnan no ha sido acusado de cargos formalmente y no se le ha llamado a juicio, ni siquiera en los tribunales militares israelíes, que son conocidos por no cumplir los mínimos estándares internacionales.

Las circunstancias del último arresto son sospechosas. Como escribió Yael Marom, ex-portavoz de Physicians for Human Rights, para 972 mag:

Adnan was re-arrested last summer during the IDF operation in the West Bank following the murder of three Jewish teenagers. The former administrative detainees — who were released after a successful hunger strike — were the first to return to Israeli prisons. Adnan was once again placed in administrative detention, without knowing what he was charged with, without the chance to prove his innocence, all while the state has the power to perpetually extend his detention every six months. On May 6, when his administrative detention was extended for the third consecutive time, Adnan announced that he would use the only nonviolent tool at his disposal and go on hunger strike.

Adnan fué detenido de nuevo el verano pasado, durante la operación de las FDI en Cisjordania tras el asesinato de tres jóvenes israelíes. Los antiguos presos administrativos — que fueron liberados después de una exitosa huelga de hambre — fueron los primeros en volver a las prisiones israelíes. Adnan fue puesto bajo detención administrativa, sin saber de que se le acusaba, sin poder demostrar su inocencia, mientras el estado tiene el poder de alargar su retención cada seis mese. El 6 de mayo, día en que su detención administrativa se prorrogaba por tercera vez consecutiva, Adnan anunció que haría uso de la única herramienta no violenta a su disposición, ponerse en huelga de hambre.

Marom documentó también las respuestas oficiales de Israel que se pueden ver en el artículo enlazado más arriba.

The Palestinian former prisoner Khader Adnan works at his bakery in the West Bank Village of Qabatiya near Jenin, June 21, 2013. Adnan is a former administrative detainee in Israeli jails. He was released on April 18, 2012, after being on hunger strike for 66 days. He inspired more than 1,200 Palestinian prisoners to start their own hunger strikes, For the Palestinians, he became the symbol of the hunger strike strategy. (Photo by: Ahmad Al-Bazz/ Activestills.org)

El exprisionero Khader Adnan trabaja en su panadería en el pueblo cisjordano Qabatiya, cerca de Jenin, 21 de junio, 2013. Adnan es un expreso administrativo de las cárceles israelíes. Fue liberado el 18 de abril de 2012, tras haber estado 66 días en huelga de hambre. Inspiró a más de 1.200 prisioneros palestinos a empezar sus propias huelgas de hambre. Se ha convertido en un símbolo de la estrategia de la huelga de hambre para los palestinos (Fuente: Ahmad Al-Bazz/ Activestills.org. Texto: 972mag).

Una declaración oficial de Physicians for Human Rights-Israel, hizo público el arresto de la feminista y miembro del Consejo Legislativo PalestinoKhalida Yarrar, el 2 de abril del 2015, por condenar la práctica de las detenciones administrativas de Israel como una clara violación del derecho internacional:

Israel continues to systematically use administrative detention in blatant violation of international law, as a mechanism of deterrence and punishment against Palestinian society. It is imposed with the deliberate goals of instilling fear and disrupting social and political life in the OPT [Occupied Palestinian Territories], as well a means of disrupting the political process given the continuous targeting of Palestinian Legislative Council members. As the Human Rights Committee has observed in previous concluding observations, this type of indefinite administrative detention constitutes arbitrary detention and violates.

Israel continúa usando de manera sistemática las detenciones administrativas en una ostensible violación del derecho internacional, como mecanismo de disuasión y castigo contra la sociedad palestina. Se impone con el fin de infundir miedo y perturbar el desarrollo de la vida social y política de los Territorios Palestinos Ocupados, así como medio para interrumpir el proceso político dado el continuo acoso a los miembros del Consejo Legislativo Palestino. Como ha apuntado el Comité de Derechos Humanos en anteriores observaciones concluyentes, este tipo de detenciones administrativas indefinidas constituyen detención y violación  arbitrarias.

En una declaración, hecha pública en 2012, así como en un informe titulado “Hambrientos de justicia: palestinos detenidos sin juicio por Israel”, Amnistía Internacional también denunció la costumbre de Israel de detener a palestinos sin cargos, afirmando que:

For decades, the Israeli authorities have held Palestinians without charge or trial under renewable detention orders, denying them any semblance of justice. In the first half of 2012, detainees such as Khader Adnan and Hana Shalabi engaged in prolonged hunger strikes to protest their incarceration without charges as well as ill-treatment during interrogation, denial of adequate medical care, and denial of family visits. Other detainees began their own hunger strikes to highlight the plight of the hundreds of administrative detainees and the routine violations endured by Palestinian prisoners. The protest grew, and a mass hunger strike began on 17 April 2012, with an estimated 2,000 prisoners and detainees demanding improved detention conditions, an end to solitary confinement, family visits for all detainees, and an end to administrative detention.

Palestinians held by Israel have used hunger strikes over the years to protest detention conditions and demand respect for their human rights, but in the wake of the wider protests which have taken place since early 2011 across the Middle East and North Africa, this recent wave of hunger strikes have had a greater resonance. Their non-violent protests – which brought several detainees close to death – drew global attention to the fact that Palestinian prisoners held by Israel continue to be starved of justice. Whether the protests have secured greater respect for Palestinian prisoners’ rights from the Israeli authorities remains to be seen, but the signs were not encouraging at the time of writing of this report in late May 2012.

Durante décadas las autoridades israelíes han retenido a la población palestina sin cargos y sin juicio y bajo ordenes de detención renovables, denegándoles cualquier resquicio de justicia. En la primera mitad del año 2012, los detenidos como Khader Adnan y Hana Shalabi se comprometieron a realizar una huelga de hambre prolongada, en protesta a su encarcelación sin cargos así como por los malos tratos en los interrogatorios, la ausencia de un cuidado médico adecuado, y la denegación de visitas familiares. Otros detenidos comenzaron sus propias huelgas de hambre para resaltar las dificultades a las que se enfrentan los cientos de detenidos administrativos y las violaciones rutinarias que soportan los prisioneros palestinos. La protesta creció y una huelga de hambre masiva comenzó el 17 de abril de 2012, con un número estimado de 2,000 prisioneros y detenidos pidiendo la mejora de las condiciones de las detenciones, el fin del régimen de aislamiento, visitas familiares para todos los detenidos y el fin de las detenciones administrativas.

Los palestinos detenidos por Israel han utilizado la huelga de hambre durante años como protesta contra las condiciones de las detenciones y para exigir que se respeten sus derechos humanos, pero después de las protestas más amplias, que tuvieron lugar desde principios de 2011 en todo Medio Oriente y el Norte de África, esta reciente ola de huelgas de hambre ha tenido mejor resonancia. Sus protestas no-violentas — que han llevado a varios detenidos a las puertas de la muerte– han llamado la atención mundial sobre el hecho de que los prisioneros palestinos detenidos por Israel siguen hambrientos de justicia. Si las protestas han asegurado un mayor respeto hacia los derechos de los prisioneros palestinos por parte de las autoridades israelíes está aun por ver, pero los indicios no fueron alentadores al tiempo que se escribía este informe a finales de mayo 2012.

Khader Adnan's hunger strike in Israeli prisons. Cartoon by Brazilian cartoonist Latuff.

“Llamado a la acción mientras Khader Adnan ingresa a su día número 63 de huelga de hambre” (18 de febrero del 2012). Caricatura del dibujante brasileño Latuff.

La declaración continúa:

Administrative detention is a form of detention without charge or trial. Its use may result in arbitrary detention and if prolonged or repeated can amount to cruel, inhuman and degrading treatment or punishment. Other violations to which administrative detainees – as well as other Palestinian prisoners held by Israel – are routinely subjected include the use of torture and other ill-treatment during arrest and interrogation; poor prison conditions, including inadequate medical care; detention in prisons inside Israel rather than in the Occupied Palestinian Territories (OPT); and prohibitions on family visits. Since 1967, hundreds of thousands of Palestinians in the OPT have been arrested – some of them repeatedly – by the Israeli security forces. At the time of writing, well over 4,000 – considered by the Israeli authorities to be “security prisoners” and thus held under harsher conditions than “criminal prisoners” – are detained or serving sentences in Israeli prisons. Over 300 of these “security prisoners” are held under administrative detention orders, with no intention to try them for any criminal offence, a violation of their right to a fair trial.

As the hunger strikes escalated, the Israel Prison Service (IPS) took systematic measures to punish hunger-striking prisoners and detainees and pressure them to end their strikes, putting their lives at risk. These measures included solitary confinement; preventing the detainees from contact with family members and lawyers; refusing to transfer hunger strikers whose health was in danger to hospitals suitable for their condition; and preventing detainees from seeing independent physicians so that they could receive accurate medical information from doctors they trusted. Some hunger striking detainees even reported physical assaults by IPS staff.

Las detenciones administrativas son detenciones sin cargos ni juicio. Su uso da como resultado la detención arbitraria y si se prolonga o se repite puede llegar a tratos y castigos crueles, inhumanos y degradantes. Otras violaciones a las que los detenidos administrativos — como otros prisioneros palestinos detenidos por Israel– son sometidos rutinariamente incluyen el uso de tortura y otros malos tratos durante el arresto e interrogatorios; malas condiciones de la prisión, entre ellas una inadecuada atención médica; detención en las cárceles dentro de Israel en lugar de en los Territorios Palestinos Ocupados (TPO); y la prohibición de las visitas familiares. Desde 1967, cientos de miles de palestinos de los TPO han sido arrestados — algunos de ellos repetidamente — por las fuerzas de seguridad israelíes. En el momento en el que se realizaba este escrito, más de 4.000 — “prisioneros de seguridad” como son considerados por las autoridades israelíes y que por ello son detenidos bajo condiciones mucho más duras que los “presos criminales”– están detenidos o cumplen condena en cárceles israelíes. Más de 300 de estos “prisioneros de seguridad” están retenidos bajo ordenes de detención administrativa, sin ser acusados de ningún delito, una clara violación de su derecho a un juicio justo.

Al tiempo que las huelgas de hambre aumentaban, el Servicio de Prisión Israelí (SPI) tomó medidas sistemáticas para castigar a los prisioneros y detenidos en huelga de hambre y presionarlos a finalizar la huelga de hambre, poniendo en peligro sus vidas. Estas medidas incluían el régimen de aislamiento; evitar que los detenidos tengan contacto con miembros de su familia y abogados; denegar el traspaso de aquellos prisioneros en huelga de hambre con riesgos de salud a hospitales adecuados para sus condiciones; evitando que vean médicos independientes que puedan proporcionarles una información médica precisa en la que poder confiar. Algunos de los detenidos en huelga de hambre han llegado a informar de agresiones físicas por parte de los empleados del SPI.

La familia de Adnan ha sido implacable declarando en contra de la injusticia que Adnan está forzado a sufrir. Como escribió Budour Hassan en el artículo de la EI mencionado anteriormente, “Dos personas que han estado con él en su duro viaje han sido sus padres, Adnan Mousa y Nawal”. Hablando para la EI, Randa Adnan explicó como su marido hace uso de la huelga de hambre como un arma: “Usa la huelga de hambre como arma, tanto en las cárceles israelíes como en las prisiones de la Autoridad Palestina donde ha sido arrestado dos veces y en ambas ocasiones recurrió a la huelga de hambre.”

Una de las hijas de Khader Adnan protesta en el pueblo de la familia, Arraba, en la Ribera Occidental, el 23 de mayo.

Adnan se ha convertido en un fuerte símbolo de la constancia palestina, que se hace evidente por las olas de apoyo que recibe tanto en línea como fuera de línea.  Recientemente nos enteramos que un grupo de activistas, instituciones e importantes figuras de Gaza han anunciado una huelga de hambre en solidaridad a sus compañeros de Cisjordania, mientras protestan frente a la sede de Cruz Roja Internacional en la franja. En línea, activistas e instituciones palestinas han tomado Twitter para mostrar solidaridad con la lucha de Adnan.

Khader Adnan está en su trigésimo tercer día en huelga de hambre, en protesta a su ilegal detención administrativa

La etiqueta en la imagen se traduce como “Todos somos Khader Adnan”.

Libertad para Khader Adnan, marido, padre, panadero y luchador por la libertad en el día 28 de su huelga de hambre protestando por la renovación de las detenciones administrativas.

El prisionero palestino Khader Adnan continúan en huelga de hambre por 37 día, en medio de un grave deterioro de su salud.

Un joven artista palestino, Mohammad Quraqie, dibujó a Adnan:

Artist Mohammad Quraqie drawing of prisoner #KhaderAdnan who entered his 26th day on hunger strike. #Palestine pic.twitter.com/OEuiLARBIx

— Palestine Social (@PalestineSocial) May 30, 2015

Únase a la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.