¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Los cables sauditas: Lo que sabemos del Líbano hasta ahora

Screen Shot of one of the leaks

Captura de pantalla de uno de los documentos filtrados.

WikiLeaks ha revelado los cables sauditas, que incluyen “más de medio millón de cables y otros documentos del Ministerio del exterior saudita que contienen comunicaciones secretas de diversas embajadas sauditas en todo el mundo”. Con respecto al Líbano, el diario local Al Akhbar, que ha sido socio de WikiLeaks desde la filtración de cables diplomáticos norteamericanos en 2010, ha informado acerca de algunos escándalos locales.

El mundo árabe hoy va a permanecer despierto toda la noche: “WikiLeaks dice que revelará 500,000 documentos sauditas filtrados”

Entre las numerosas revelaciones de los cables está la incidencia del dinero de Arabia Saudita en la política y el periodismo libanés. Según el cable ‘doc36598‘, Samir Geagea, el líder de las fuerzas libanesas (LF), un partido político cristiano que integra la alianza 14, envió un representante a solicitar asistencia financiera del gobierno saudita. Geagea fue citado diciendo “Estoy en quiebra. Estoy preparado para hacer lo que el reino ordene”. El pedido fue realizado a través de un representante de LF, Elie Abou Assi, que informó sobre “dificultades en la situación financiera del partido que en cierta medida impiden garantizar el pago de los salarios de los empleados del partido”.

El bloguero libanés Ramez Dagher de Moulahazat lo resumió de la siguiente manera:

This cable is the diplomatic proof that Saudi Arabia helped the Lebanese Forces in their finances. In it, the Saudi foreign minister Saoud Al Faisal tells us that Samir Geagea’s man Elie Abou Assi met the Saudi ambassador and told him that the LF are struggling financially especially that they are countering two pro-Syrian foes (the Maronite patriarch and Aoun) and that Geagea is ready to travel to the KSA in order to solve the financial issues. The ambassador also said that the LF were ready to do as the Kingdom says. The wise Foreign minister also suggested that Sunni politicians be invited too (probably so that it doesn’t look fishy).

Este cable es la prueba diplomática de que Arabia Saudita ha colaborado con las finanzas de las Fuerzas Libanesas. En este documento, el ministro del exterior saudita Saoud Al Faisal nos dice que el enviado de Samir Geagea, Elie Abou Assi, se reunió con el embajador saudita y le dijo que el partido LF estaba afrontando problemas financieros, especialmente que enfrentaban a dos enemigos prosirios (al patriarca maronita y a Aoun) y que Geagea estaba listo para viajar al reino de Arabia Saudita para solucionar los problemas financieros. El embajador también declaró que las LF estaban preparadas para hacer lo que el reino ordenara. El sabio ministro del exterior sugirió también que los políticos sunitas fueran invitados (probablemente para que no pareciera sospechoso).

Otra filtración hizo referencia a la política de Arabia Saudita de “Comprar silencio“. Como se detalla en el informe:

one of the ways ‘neutralisation’ and ‘containment’ are ensured is by purchasing hundreds or thousands of subscriptions in targeted publications. These publications are then expected to return the favour by becoming an “asset” in the Kingdom’s propaganda strategy. A document listing the subscriptions that needed renewal by 1 January, 2010, details a series of contributory sums meant for two dozen publications in Damascus, Abu Dhabi, Beirut, Kuwait, Amman and Nouakchott. The sums range from $500 to 9,750 Kuwaiti Dinars ($33,000). The Kingdom effectively buys reverse ‘shares’ in the media outlets, where the cash ‘dividends’ flow the opposite way, from the shareholder to the media outlet. In return Saudi Arabia gets political ‘dividends – an obliging press.’

una de las maneras en que se asegura la ‘neutralización’ y la ‘contención’ es comprando cientos de miles de suscripciones en determinadas publicaciones. Y luego se espera que estas publicaciones devuelvan el favor convirtiéndose en un “activo” de la estrategia de propaganda del reino. Un documento enumera las suscripciones que necesitaban ser renovadas el 1 de enero de 2010, detalles de una serie de contribuciones en dinero destinadas a dos docenas de publicaciones en Damasco, Abu Dhabi, Beirut, Kuwait, Amman y Nouakchott. Las sumas oscilan entre los $500 a los 9,750 dinares kuwaitíes ($33,000). El reino en efecto compra ‘acciones’ a favor en los medios, donde el flujo de ‘dividendos’ en efectivo va en dirección contraria, del accionista al medio. Como contraprestación Arabia Saudita recibe los ‘dividendos políticos – una prensa servil.’

Es en este contexto que hemos descubierto (doc83763) que el gobierno saudita le pagó a MTV, uno de los principales canales de TV libaneses (no confundir con el canal de televisión norteamericano). MTV había solicitado $20 millones pero recibió $5 millones.

También nos hemos enterado que otro miembro del parlamento, Boutros Harb, le pidió dinero a Arabia Saudita para fundar un partido político (doc32628).

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.