¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Muertes y palizas develan el horror del centro de detención australiano para refugiados en la isla de Manus

Gosford Anglican Church

La iglesia anglicana de Gosford deja un mensaje al ministro australiano de inmigración Peter Dutton. Cortesía de la cuenta de Twitter de Fr Rod Bower.

Varios casos inquietantes que conciernen al centro de detención para solicitantes de asilo en la isla de Manus, Papúa Nueva Guinea, han captado la atención en línea de Australia y más allá.

Como se relató en una entrada anterior, desde el 2013 los solicitantes de asilo que llegan en barco sin un visado válido eran enviados a los centros de los alrededores de la isla de Manus y Nauru. Actualmente, no existe ninguna posibilidad de obtener permiso de residencia en Australia.

El gobierno de Australia anunció en agosto del 2016 que tenía la intención de cerrar el centro de Manus, pero la instalación sigue generando controversia con la reciente muerte de un solicitante de asilo sudanés y la paliza a dos solicitantes iraníes, según dice la policía.

Faysal Ishak Ahmed de Sudán murió en la víspera de Navidad, en la ciudad australiana de Brisbane, tras su evacuación de Manus. Muchas personas han culpado de su muerte a la pobre atención médica en Manus. Han tenido lugar varios velatorios y protestas:

Bloqueando la calle St. Kilda en memoria de Faysal, muerto en la víspera de Navidad tras su detención en Manus.

Mucha gente se agrupó en Melbourne en la vigilia por Faysal. La gente resistía y pedía justicia y decencia.

El primer ministro australiano Malcolm Turnbull y el ministro de inmigración Peter Dutton se llevaron la mayoría de las críticas. Un usuario de Twitter lo comparó con el caso de Ms Dhu, una mujer aborigen que recientemente murió bajo custodia policial:

Qué miedo saber que te estás muriendo y que los médicos digan que finges. MsDhu. Faysal. Descansen en paz.

El arresto de solicitantes de asilo iraníes en Año Nuevo también ha provocado acusaciones de brutalidad policial:

Refugiados golpeados en año nuevo: el gobierno australiano es en última instancia responsable (imágenes impactantes).

Un periodista iraní y su compañero, el solicitante de asilo, Behrouz Boochani han intentado cubrir la historia desde su cuenta de Facebook:

Manus prison.I just visited the refugees who were beaten by PNG immigration yesterday. They are in police detention now. I could only talk with them behind the wire for a few minutes because the guard did not allow me to see them. The refugees were so scared and distressed and they said the police did not give them any food or medical treatment. Mohammad is in a critical situation and said he is pissing blood and has stomach pains. Some local people gave them food but Mohammad vomited the food and Mehdi has started to hunger strike. He has pain in his hand and thinks his hand is broken. The detention cell is such a dirty place and they sleep on the concrete floor. Their wounds are getting infected.Here is two new photos from them

Prisión de Manus. Ayer visité a los refugiados que fueron golpeados por los agentes de inmigración de Papúa Nueva Guinea. Ahora están detenidos. Solamente pude hablar durante unos minutos con ellos tras una rejilla porque el guardia no me permitió verlos. Los refugiados estaban asustados y consternados y dijeron que la policía no les dio comida ni tratamiento médico. Mohammed está en una situación crítica, ha manifestado que orina sangre y tiene dolores de estómago. Algunos habitantes del lugar le dieron alimentos pero Mohammed vomitó y Mehdi ha comenzado la huelga de hambre. Le duele la mano y piensa que la tiene rota. La celda está muy sucia y tienen que dormir en el cemento. Sus heridas se infectan. Aquí tenemos dos fotos nuevas.

Manus island refugees

Los refugiados de la isla de Manus golpeados por la autoridades. Cortesía de la página de Facebook de Behrouz Boochani.

“Cierre este capítulo repugnante que mancha Australia”

PEN International, defensor de la libertad de expresión, ha pedido al gobierno de Australia que:

end the offshore processing of asylum seekers in Nauru and Manaus, and ensure that asylum seekers and those in immigration detention in offshore processing centres, including Behrouz Boochani, are provided with adequate legal protection in line with Australia’s commitments under international law.

ponga fin al procesamiento de solicitantes de asilo en Nauru y Manaus, y asegure que los solicitantes de asilo e inmigrantes detenidos en los centros de alta mar, incluido Behrouz Boochani, sean provistos de la protección jurídica adecuada de acuerdo con los compromisos de Australia en virtud del derecho internacional.

Los centros de detención han captado la mirada crítica de los medios de comunicación mundiales, especialmente del New York Times. El artículo “Broken men in paradise” de Roger Cohen fue tuiteado varias veces. El dibujante Gavin Aung Than fue uno de ellos:

“Cierre este capítulo repugnante que mancha Australia y repite los momentos más oscuros de su historia” Broken Men in Paradise.

Parte del drama como refugiado de Behrouz Boochani está recogido en este artículo del New York Times.

En noviembre del 2016 se anunció un acuerdo con Estados Unidos para reubicar a algunos de los solicitantes de asilo aceptados, pero todavía no se ha ejecutado. Muchos se preguntaban si con la llegada de Trump se anularía el acuerdo.

Se está llegando a un acuerdo con EE. UU. Nuestro gobierno moralmente deficiente va a enviar a los detenidos de Manus a EE. UU… Me pregunto lo que piensa Trump.

Con trato o sin trato, el destino a largo plazo de los que no se reubiquen en los EE. UU. es incierto. De acuerdo con la organización independiente y no lucrativa Centro de Recursos para solicitantes de asilo, las posibilidades pueden incluir el regreso a su país de origen o un visado de 20 años en Nauru.

Como apunte positivo, ha habido una respuesta favorable a una petición de crowdfunding para un detenido de Manus, creada por la académica tasmania Helen Merrick y la defensora de los refugiados, Anne Moon.

Donar y compartir, por favor.

En el sitio de crowdfunding Chuffed, Merrick  y Moon manifestaron que el dinero sería empleado en contratar representación legal para un hombre que había sido testigo y poseía un archivo de abusos y vejaciones durante la detención, y ahora es “acusado falsamente e imputado por un crimen”. Hasta el momento, la campaña ha conseguido 3,155 dólares australianos (aprox. 2,384 dólares estadounidenses) de la meta de 4,500 dólares (aprox. 3,402 dólares estadounidenses).

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.