¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Corrupción y pobreza provocaron ira y desesperación en Irán

Captura de pantalla proveniente del video de las protestas en Teherán el 4 de enero, 2018. Disponible en YouTube: https://youtu.be/hNNVlONyNGs

Este artículo se publicó al mismo tiempo en el sitio web de Arseh Sevom, organización no gubernamental que promueve la paz, la democracia y los derechos humanos para las comunidades de habla persa.

“¿Dónde está mi dinero?”. Es lo que muchos se han preguntado en Irán durante los últimos años en la medida que observan cómo la inflación y la corrupción diezman sus ingresos.

La clase pobre y trabajadora ha sido la más castigada por la inflación. Los costos de alimentación, servicios públicos y asistencia médica se elevaron dramáticamente durante los últimos cinco años. En 2013, el costo de la alimentación aumentó por encima del 57%; en 2017, incrementó un 13,9% más. Mientras tanto, la tasa de desempleo juvenil permanece alrededor del veinticinco por ciento.

En términos simples, hay suficiente desesperación económica para todos. Pero esto no acaba ahí. En su desesperación, la gente ha invertido en sistemas piramidales que enriquecieron a unos cuantos a costa de muchos. Los trabajadores en todo el territorio de Irán han esperado hasta un año para recibir su pago por un trabajo finalizado. Esta situación los atrapa en deudas ineludibles y muchos terminan en la cárcel por utilizar cheques sin fondos, lo que provoca más tensiones en hogares que ya tienen muchas dificultades.

En la segunda mitad de 2017, hubo protestas casi a diario frente al Parlamento de Irán. Maestros, trabajadores y conductores de autobuses manifestaron para exigir mejoras salariales y mejores condiciones laborales. Esto no es nada nuevo: estas manifestaciones existen desde hace más de un década.

La República Islámica de Irán no ha podido cumplir con las libertades y estabilidad financiera que sus ciudadanos anhelan. Parte de esto es el resultado de las sanciones impuestas por Estados Unidos de América; no obstante, en su mayoría se debe a la corrupción y mala gobernabilidad.

Esas sanciones financieras, en realidad, han proporcionando excusas para la mala planificación y la corrupción desenfrenada. Mientras sigan vigentes, el Gobierno iraní puede usarlas como escudo y atribuirle la culpa de todo, desde escasez de leche hasta el mantenimiento deficiente de los aviones.

Entretanto, los que aprendieron a jugar el sistema obtuvieron grandes ganancias. Un ejemplo perfecto es Babak Zanjani quien se convirtió en multimillonario gracias a las sanciones internacionales contra el país y su manipulación astuta de su cargo como blanqueador de dinero de la República islámica.  A finales de 2013 fue arrestado.

No estamos todos juntos en esto

Paykans en el norte de Teherán. Fotografía de Wikipaykan – trabajo propio, CC BY-SA 3.0, Link

En 2003, las calles de Irán estaban llenas de blancos sedanes cuadrados Paykan y esporádicos automóviles compactos de manufactura extranjera. Los cafés eran raros; cualquier señal pública de riqueza, sutil. Muchas personas vivían con salarios que no cubrían siquiera un mes de alquiler – US$1000 al mes parecía ser una suma de dinero extravagante.

Cuando me marché de Teherán en 2007, el consumismo estaba en aumento. Las compañías internacionales y los productos de lujo encontraron un mercado en Irán. Poco después, las parejas comerían helado con hojuelas de oro en restaurantes ubicados en la cima de las torres y presumían de su riqueza en Jaguars y Porsches. Luego, habría un aumento de desalojos de antiguos arrendatarios para construir torres de apartamentos. Pronto, todas las pretensiones de una lucha compartida desaparecerían.

La riqueza no puede protegerte del colapso ambiental

Captura de  pantalla proveniente del documental de Al Jazeera Earthrise: Crisis del agua de Irán, por Gelareh Darabi.

Teherán se está asfixiando en contaminación. Los días de mala calidad de aire van en aumento. Las personas están sufriendo. En 2011, el Gobierno iraní informó que casi tres mil personas murieron cada mes debido a complicaciones derivadas de la contaminación. Esa cifra puede que sea mayor, puesto que la investigación comienza a demostrar que muchas muertes por enfermedad cardiovascular son en realidad consecuencia de la contaminación, no por el estilo de vida o la dieta.

La deficiente gestión del agua empeoró en el transcurso del gobierno de Ahmadinejad, de 2005 a 2013. Durante ese tiempo, las represas recién construidas provocaron que los ríos, lagos y acuíferos se secaran. Zonas que en algún momento fueron fértiles quedaron destruidas.

La industria privada, con conexiones con el Estado, advirtió a la población no “exagerar” la magnitud de la crisis ambiental en el país. Un informe investigativo hecho por científicos ambientalistas descubrió que la investigación científica sobre la crisis es reprimida con frecuencia.

Entretanto, los analistas predicen millones de refugiados por el clima interno. Eso es algo para prepararse, no ignorar.

Las protestas aumentan y decaen

Muchas personas en Irán observaron el conflicto en la región aledaña y se sintieron afortunados de estar alejados. Se sienten amenazados por Daesh (también conocido como ISIL o ISIS, el brutal grupo militante que se ha apoderado de áreas de Iraq y Siria) y Arabia Saudí. Le temen a la posibilidad de una desintegración nacional y a la violencia estatal como la ocurrida en Siria. Este temor ha servido para apaciguar la protesta pública.

Kamran Ashtary, director de la organización no gubernamental Arseh Sevom (y también mi compañero de vida), declaró:

Iranians again show us that they are unpredictable. Those who had claimed that people were so afraid of a Syria-type scenario that they would not come to the streets, were wrong. As we say again and again, Iranians are always full of surprises. Violence and suppression won’t work forever.

los iraníes de nuevo nos demuestran que son impredecibles. Los que afirmaron que el pueblo tenía tanto miedo a escenario de Siria que no saldrían a las calles, se equivocaron. Como decimos una y otra vez, los iraníes siempre están llenos de sorpresas. La violencia y la represión no funcionarán para siempre.

La actual ola de protestas aparentemente fue instigada por partidarios de linea dura que comenzaron a manifestar en el este de la ciudad de Mashhad contra de el gobierno moderado de Hassan Rouhani. Esas personas pronto perdieron el control, por lo que la población salió a las calles con ira y desesperación.

Ashtary añadió:

The Islamic Republic of Iran and the administration of President Rouhani have seen this coming. Over the past few months, there have been many protests from all sides: from teachers, bus drivers, and the working class. People all over Iran have become frustrated with Rouhani’s government. They see that the lifting of sanctions has pumped money into the country, but regular people, people who have been working very hard in Iran, have not seen the benefits.The level of corruption is high. The national budget shows money flowing into religious organizations without any accountability. The moderates and reformists have been quiet and have not taken the side of people suffering in Iran. Iranians have been quite patient with the Islamic Republic. That won’t last. This may be the last chance for non-violent change.

La República Islámica de Irán y el gobierno del presidente Rouhani lo vieron venir. En los últimos meses, ha habido muchas protestas de todos lados: maestros, conductores de autobuses y la clase trabajadora. Las personas en todo el país se sienten frustradas con la gestión de Rouhani. Ven que levantar las sanciones inyectó dinero al país, pero las personas ordinarias que trabajan arduamente en esta nación, no han visto los beneficios. El nivel de corrupción es alto. El presupuesto nacional muestra que el dinero fluye a organizaciones religiosas sin que nadie asuma responsabilidad. Los moderados y los reformistas permanecen en silencio y no toman el lado de los personas que sufren en Irán. El pueblo iraní ha sido bastante paciente con la República Islámica. Eso no durará. Esta quizá sea la última oportunidad para tener un cambio sin violencia.

Por primera vez en décadas, muchas personas en las calles exigieron abiertamente el cese del gobierno clerical. Algunos corearon por la reinstauración del Shah, mientras que otros se quejaron del presidente y del líder supremo.

Este es un marcado contraste con las manifestaciones realizadas tras las elecciones de 2009, última vez que masas de personas tomaron las calles en Irán. Esas protestas exigían un recuento de los votos, y también “pequeños cambios”. Las personas cantaron canciones infantiles, no lemas políticos. Uno de los más entonados fue el siguiente:

نترس, نترس, ما همه با هم هستیم

No temas, no temas, estamos todos aquí.

¿Revolución?

Los iraníes han luchado contra el Gobierno desde su revolución constitucional de 1905. Las esperanzas democráticas del país han sido frustradas una y otra vez. Esto es más notable en el caso del golpe de estado encabezado por Estados Unidos y el Reino Unido en 1953, contra el primer ministro Mohammad Mossadegh, elegido democráticamente (lee este ensayo de @_chloi en Twitter para una buena perspectiva general del asunto). En años recientes, muchos en Irán hablan de evolución, no revolución. Estos manifestantes son diferentes. Muchos consideran que no hay nada más que perder.

El Gobierno iraní denomina a estos manifestantes “contrarevolucionarios”. Otros les llaman revolucionarios. En una maniobra sin precedentes, más de 40 estudiantes fueron arrestados de manera preventiva por temor de lo que podrían realizar si se involucraban en las protestas. El Centro para los Derechos Humanos en Irán tiene más información al respecto: las fuerzas de seguridad iraní arrestaron a más de 40 estudiantes universitarios.

¿Es esto una revolución? Probablemente no. En una publicación en Facebook, el analista iraní Peyman Jafari resaltó:

De geschiedenis laat zien dat protesten een eigen dynamiek kunnen hebben. Ze kunnen groeien, radicaliseren en tot revoluties leiden. Maar diezelfde geschiedenis laat ook zien dat ze kunnen eindigen in repressie of concessie. De indicatoren van de Iraanse samenleving en staat wijzen eerder op de tweede ontwikkeling.

La historia nos demuestra que las protestas tienen dinámica propia. Pueden desarrollarse, radicalizarse y conducir a la revolución. No obstante, también nos indica que pueden terminar en represión o en concesiones. Lo que sabemos de la sociedad iraní y el Gobierno apunta al segundo resultado.

¿Qué puede hacer la sociedad civil?

Maziar Bahari de IranWire sugirió algunos cambios en la política estadounidense para apoyar a los manifestantes:

Tres sugerencias simples para el Gobierno de Estrados Unidos y otros:
1- imponer sanciones a la televisión estatal iraní, IRIB
2 – levantar la prohibición de viajar a los iraníes
3- condenar la violencia de todos los bandos, tanto la del Gobierno como la de los que promueven violencia en contra de las mezquitas y los bancos en Irán.

El periodista Mostafa Khosravi indicó a Global Voices::

This is a very critical time for reformists in Iran. If they don’t find a way to support those demonstrating in the streets, they will lose all of the backing they’ve gained over the past six years. By this I mean, the seats gained by Reformists in Parliament and on city councils. Protesters are asking them for support. So far, their only response has been to tell them to calm down. If that’s the best they can do, there is no hope for them as a party.

Este es un tiempo muy crítico para los reformistas en Irán. Si no encuentran una forma de apoyar a los que manifiestan en las calles, terminarán perdiendo todo el apoyo obtenido durante los últimos seis años. Con esto me refiero a los escaños que obtuvieron en el Parlamento y en las municipalidades. Los manifestantes están solicitando su apoyo. Hasta el momento, su única respuesta fue decirles que se tranquilizaran. Si eso es lo mejor que pueden hacer, no hay esperanza para ellos como partido.

Con informes de casi mil arrestados, las medidas represivas parecen ser más efectivas que “tranquilizarse”. El periodista Golnaz Esfandiari informó que los medios informativos intransigentes utilizan Twitter para solicitar la identificación de los manifestantes:

Los Cuerpos de la Guardia Revolucionaria Islámica de Irán, emplean a aliados y Twitter para perseguir a presuntos manifestantes
Algunos iraníes expresado que medios locales y Twitter aparentemente ejercen vigilancia en nombre de la temida Guardia Revolucionaria
.
—————–
Medios informativos de línea dura iraníes arriesgan la vida de los manifestantes que están contra el sistema al exigirles identificación.

En una carta escrita desde la prisión, la vicepresidenta de los Defensores de los Derechos Humanos, Narges Mohammadi, publicó recomendaciones para apoyar las manifestaciones sin emplear la violencia. Ella solicita que la sociedad civil presione al Gobierno para que reevalúe el presupuesto, pues considera que es la mejor manera de apoyar las protestas pacíficas y provocar el cambio:

دولت می بایست به جای سخن درمانی، اقدامات قاطع در حمایت از حقوق ملت واصلاحاتی بنیادی کند.

نمایندگان مجلس در این شرایط می بایست در صف مردم بایستند و نگذارند لایحه بودجه با کیفیت حال به تصویب برسد.

ما مردم هم باید با تدبیر و در پرهیز از خشونت بر سر مطالبات خود محکم بایستیم و عقب ننشینیم. حرکت اعتراضی در این سرزمین هزینه بر است، اما ما باید دستاورد هم داشته باشیم. اولین و ضروری ترین اقدام در رفع بی‌عدالتی و فساد، ممانعت از تصویب لایحه بودجه سال ۹۷ است که می توانیم با بهره گیری از تمام امکانات و راهکارهای مدنی و مسالمت‌آمیز اعتراضی مانع تصویب آن شویم.

اگر در زندان نبودم روزهای بررسی و تصویب لایحه اموال ملت، در مقابل خانه ملت می ایستادم تا نمایندگان بدانند که نماینده و پاسخگو به ملت‌اند و چشمان ملت نظاره گرند.

En lugar de dialogar, el Gobierno necesita dar pasos concretos para apoyar y proteger los derechos de las personas con reformas fundamentales.

En esta situación crítica, los parlamentarios necesitan escuchar las inquietudes del pueblo. Necesitan asegurar que la propuesta del presupuesto no sea ratificada.

Nosotros, el pueblo, con determinación y sin violencia, debemos permanecer firmes para exigir nuestros derechos. La protesta tendrá un alto costo, pero también debe rendir frutos. Por ahora, el problema más urgente en la lucha contra la corrupción y la pobreza es la propuesta del presupuesto 2018. Necesitamos participar en la protesta pacífica para evitar su aprobación.

Si no estuviera en prisión, estaría frente al Parlamento todos los días que el proyecto del presupuesto estuviese en discusión. Los parlamentarios necesitan saber que le rinden cuentas al pueblo, que representan al pueblo y que los ojos del pueblo están sobre ellos.

Mostafa Khosravi contribuyó con la investigación de este artículo.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.