¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Rusos observan asombrados cómo humorista obtiene victoria arrolladora en elecciones presidenciales de Ucrania

Olga Skabeyeva y Yevgeny Popov, importante pareja en la televisión estatal rusa, presentaron un programa en directo con comentaristas, que duró seis horas, sobre los debates de las elecciones presidenciales de Ucrania el 19 de abril. Foto de Rossiya 24, tomada por Runet Echo.

La segunda vuelta de las elecciones presidenciales de Ucrania terminó con una gran derrota del presidente en funciones, Petro Poroshenko, que perdió por más de 50 puntos ante Volodymyr Zelenskiy, actor cómico sin experiencia política de 41 años.

Zelenskiy parece haber encarnado el generalizado descontento con el régimen de Poroshenko, especialmente por la guerra contra la insurgencia respaldada por Rusia en las regiones del este que ha causado 13 000 muertos de ambos lados en los últimos cinco años.

Aunque es demasiado pronto para decir cómo le va a ir a un político novato como jefe del Estado, las elecciones que le han dado la victoria fueron seguidas atentamente por una audiencia de millones de personas más allá de la disputada frontera con Rusia.

Los rusos estuvieron pegados a las pantallas viendo un extraño espectáculo: una campaña electoral genuinamente impredecible donde un presidente en funciones puede debatir con un novato, perder la elección y darse por vencido tranquilamente.

Cuando los dos candidatos a la presidencia debatieron en un estadio casi lleno en Kiev, la capital ucraniana, el 19 de abril, las cadenas públicas y muchos medios independientes de Rusia emitieron simultáneamente en directo y lo retransmitieron en videos en línea.

Meduza, sitio web de noticias independiente, indicó que los debates televisivos durante las elecciones presidenciales de Rusia de 2018 casi no salieron al aire —el principal candidato, Vladimir Putin, ni siquiera participó— en comparación con la omnipresencia cobertura de los debates en el estadio de Ucrania:

Sí, la televisión rusa está más interesada en las elecciones ucranianas que en las suyas propias.

The Bell, otro sitio web de noticias independiente, registró seis millones de reproducciones del debate del viernes 19 en el mayor canal de YouTube de Rusia.

Además de ver los debates en línea o en televisión o de leer algunos de los muchos blogs, los rusos también comentaron masivamente en Twitter y expresaron diversas emociones. Claro, la televisión pública rusa –que es extremadamente hostil con Ucrania– se rio y se burló de los debates, calificó las elecciones como un circo, un signo del colapso inminente de Ucrania.

El hecho de que el debate en el estadio se transmitiera en Rusia es un éxito informativo para Ucrania. Les recordó cómo es la democracia y que el nombre del presidente no cambiará el hecho de que Rusia es un agresor porque es algo que reconocen.
———-
No sé si esta es la lección que aprenderá la mayoría de los rusos. La televisión emitió el “debate” porque los ejecutivos lo vieron como un circo y un cuento con moraleja. La prueba anecdótica es para ambos, estoy seguro, pero no celebraría todavía por el “éxito informativo” de Ucrania.

Realidad política de Ucrania. El tiempo lo dirá.
———–
Durante una hora, presentadores de la televisión estatal rusa intentaron convencer a los espectadores de que el debate de hoy en Kiev no tenía sentido y que era una farsa cínica. Naturalmente, no mencionaron la última vez que Putin formó parte de un debate así como candidato. Que fue, eh, ¿cuándo?

Sin embargo, muchos rusos vieron los debates con envidia:

Casi medio millón de personas siguieron los debates de Ucrania solo en el canal de YouTube de Nabalny Live. Muchos más lo vieron en Dozhd, RBC y muchos medios en línea con un público solidario con Ucrania. No piensen que fue por el circo.

He logrado una increíble victoria en el debate ucraniano. Algún día, los rusos, haremos cosas parecidas (con mejores resultados, espero). Zelensky gana esto; ¿gana Ucrania? Bueno, no lo creo, pero canté el himno con ellos. La esperanza es lo último que se pierde.

¡Parece que, de verdad, se puede usar las elecciones para cambiar presidentes! Increíble. ¿Lo sabían?

Muchos señalaron la ironía de que el teatro político generara tanta atención en un país donde hace años que no se celebran debates políticos reales ni elecciones:

Espero que la televisión rusa mantenga su tradición de calcar increíbles programas ucranianos y emita con una fiereza similar debates para las elecciones presidenciales (no lo hará).

Todos los medios estatales rusos hablaron de los debates presidenciales en Ucrania. En directo en Rossiya 24 con comentaristas preparados.
Vale la pena recordar que Putin nunca ha participado en un debate como candidato a la presidencia.

Una escena reveladora: estoy en un club de debate cerrado en Moscú moderado por una élite económica. Un invitado ve los debates ucranianos en el móvil. Un orador debate sobre políticas y pronósticos de economía rusa, que lamenta la improbabilidad de la liberalización, el crecimiento. Finaliza con un brindis “por poder tener debates así algún día”.

No entiendo cómo se puede apoyar seriamente a alguien en las elecciones de otro país, a diferencia de un club de hockey, y en este sistema es difícil no apoyar a Zelensky, por supuesto. Pero es un espectáculo político como no hemos tenido en 25 años, así que tengo el derecho de estar sorprendido por estos debates y por todo lo demás.

El destacado periodista Oleg Kashin publicó un meme de Putin en el que le decía al famoso humorista ruso Mikhail Galustyan “¡Ni se te ocurra!” — una referencia al hecho de que un personaje de televisión famoso desafíe al presidente y gane las elecciones.

¡Ni se te ocurra!

Otros sentían esperanza y admiración por el éxito democrático de Ucrania:

Ah, este espectáculo levanta el ánimo. No se preocupen, pronto tendremos lo mismo en Rusia, ya verán.

Un brillante discurso de Poroshenko donde acepta la derrota y felicita a Zelensky. Su revolución se apodó como la Revolución de la Dignidad, ¡y se están comportando de forma digna!

Aunque los leales al estado han tenido la misma actitud despectiva —la portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia, Maria Zakharova, llamó a los debates “circos”, mientras que el lunes 22 Vladimir Putin se abstuvo de llamar a Zelensky para felicitarlo, como hicieron otros líderes— está claro que muchos rusos están más interesados en la política de su país vecino que en la suya propia.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.