A través del lente orientalista: Entrevista con artista marroquí Lalla Essaydi

Essaydi

Lalla Essaydi, Harem #2, 2009 (180.4 × 223.5 cm).

La artista marroquí Lalla Essaydi, de 64 años, es muy conocida por sus deslumbrantes fotografías escenificadas en múltiples dimensiones, que a pesar de su sencillez, captan y desafían con maestría las complejidades de las estructuras sociales, las identidades de las mujeres y las tradiciones culturales.

La obra de Essaydi reinventan las tradiciones visuales, y también “invocan la fascinación occidental por la odalisca, el velo y, por supuesto, el harén, tal como se expresa en la pintura orientalista”.

“Mi obra habla principalmente en términos de la identidad marroquí, pero los identificadores visuales como el velo, el harén, la ornamentación ornamental y el color suntuoso también resuenan en otras regiones del mundo musulmán y árabe donde el lugar de la mujer ha estado históricamente marcado por una expresión limitada y una individualidad restringida”, dijo Essaydi en una entrevista con Global Voices.

Essaydi se crio en Marruecos, ha vivido en Arabia Saudita y Francia, y actualmente reside en Boston. Ha expuesto en el Museo Nacional de Arte Africano de Washington, D.C., el Instituto de Arte de Chicago y el Museo Fries de Países Bajos, entre otros.

Essaydi es poeta de la arquitectura, el cuerpo femenino y el color. Donde las letras abruman su composición, la presencia atrevida de las mujeres y la velada aprensión en sus ojos interrumpen todas las ecuaciones de la belleza.

A continuación, extractos de la entrevista.

Lalla Essaydi

Artista marroqui Lalla Essaydi. Foto cortesía de la artista.

Omid Memarian: En las últimas dos décadas ha creado obras de arte sorprendentes que desafían conceptualmente las estructuras sociales y comentan sobre el poder y la autoridad. ¿Cómo encontró y desarrolló este lenguaje visual?

Laila Essaydi: My approach to art in general, and my relation to Islamic art in particular, is deeply rooted in my personal experience. As a Moroccan-born artist who has lived in New York, Boston, and Marrakesh and who travels frequently to the Arab world, I have become deeply aware of how the cultures of the “Orient” and “Occident” view one another. In particular, I have become increasingly aware of the impact of the Western gaze on Arab culture.

Although Orientalism most often suggests a 19th-century European vision of the East, as a set of assumptions it lives on today: both in the gaze of the West and in the way Arab societies continue to internalize and respond to that gaze. In its early form, Orientalism was a literal “vision,” finding expression in the work of Western painters who traveled to the “exotic” East in search of cultures more colorful than their own, I have used it as a point of departure in much of my own work—in both painting and photography.

The imagery I found in Orientalist painting has resonated with me in tricky ways and ultimately helped me situate my own experience in a powerful visual language.

In my photography, I explore this space, whether mental or physical, and interrogate its role in gender identity-making, while engaging with centuries of cultural heritage and artistic practices. For instance, my images of women, embedded in Islamic architecture, recognize and represent an alternative to similar spaces, as imagined for women, in painting and photography, from within the Arab and Muslim worlds. My fusion of calligraphy (a sacred art traditionally reserved for men) and henna (an adornment worn and applied only by women) similarly reproduces artistic traditions and practices common in everyday life in Islamic cultures while transgressing gender roles and the boundaries between private and public spaces.

Laila Essaydi: Mi enfoque del arte en general, y mi relación con el arte islámico en particular, está profundamente arraigado en mi experiencia personal. Como artista que nació en Marruecos y vivió en Nueva York, Boston y Marrakech y que viaja frecuentemente al mundo árabe, he visto cómo se ven las culturas de “Oriente” y “Occidente” entre sí. En particular, me he vuelto cada vez más consciente del impacto de la mirada occidental en la cultura árabe.

Aunque el orientalismo sugiere con mayor frecuencia una visión europea del siglo XIX sobre Oriente, como un conjunto de supuestos que vive hoy en día: tanto en la mirada de Occidente como en la forma en que las sociedades árabes continúan internalizando y respondiendo a esa mirada. En su forma primitiva, el orientalismo fue una “visión” literal, que encontró su expresión en la obra de los pintores occidentales que viajaron al “exótico” Oriente en busca de culturas más coloridas que la suya, lo he utilizado como punto de partida en gran parte de mi propia obra, tanto en pintura como en fotografía.

Las imágenes que encontré en la pintura orientalista han resonado en mí de maneras difíciles y en última instancia me ayudó a situar mi propia experiencia en un poderoso lenguaje visual.

En mi fotografía, exploro este espacio, ya sea mental o físico, e interrogo su papel en la creación de la identidad de género, mientras me involucro en siglos de patrimonio cultural y prácticas artísticas. Por ejemplo, mis imágenes de mujeres, insertas en la arquitectura islámica, reconocen y representan una alternativa a espacios similares, como los imaginados para las mujeres, en la pintura y la fotografía, desde dentro de los mundos árabe y musulmán. Mi fusión de la caligrafía (un arte sagrado tradicionalmente reservado a los hombres) y la henna (un adorno usado y aplicado solo por mujeres) reproduce de manera similar las tradiciones y prácticas artísticas comunes en la vida cotidiana de las culturas islámicas, mientras transgrede los roles de género y los límites entre los espacios privados y públicos.

Lalla Essaydi

Lalla Essaydi, Harem #1, 2009

OM: Naciste y te criaste en Marruecos, pasaste 19 años en Arabia Saudita, te mudaste a París y estudiaste allí y finalmente aterrizaste en Estados Unidos, estudiaste y viviste allí. ¿Cómo ha impactado este camino geográfico en su arte, su percepción de las mujeres, y su presencia en sus fotos

LE: My work is inspired by personal history. The many territories that converge in my work are not only geographical ones but territories of the imagination, shaped, above all, by childhood and memory—by these invisible influences. My work cannot be reduced to Orientalist discourse. Orientalism has given me a lens through which to focus on the converging territories of my work and through which to see more clearly the influence of Western imagination in the Eastern ways of conceptualizing the self. At a more personal level, my creative practice is a means through which I can reinvent and position myself in different times and cultural contexts.

At the same time, I also celebrate the cultural richness of Morocco, the Middle East and North African countries. Although I tend to think of my work as, first and foremost, being about the experience of women, I would say that these elements are also significant. They do not happen incidentally but are part of the inherent qualities that I bring to my vision and my work.

LE: Mi trabajo se inspira en la historia personal. Los numerosos territorios que convergen en mi obra no son solo geográficos, son territorios de la imaginación, moldeados sobre todo por la infancia y la memoria, por estas influencias invisibles. Mi trabajo no puede reducirse al discurso orientalista. El orientalismo me ha dado una vision para enfocar los territorios convergentes de mi trabajo y a través de la cual ver más claramente la influencia de la imaginación occidental en las formas orientales de conceptualizar el yo. En un nivel más personal, mi práctica creativa es un medio a través del cual puedo reinventar y posicionarme en diferentes tiempos y contextos culturales.

Al mismo tiempo, también celebro la riqueza cultural de Marruecos, el Oriente Medio y los países del norte de África. Aunque tiendo a pensar que mi trabajo en primer lugar, es sobre la experiencia de las mujeres, diría que estos elementos también son significativos. No se dan por casualidad, forman parte de las cualidades inherentes que aporto a mi visión y a mi trabajo.

Lalla Essaydi

Lalla Essaydi, Viñetas revisadas #37, 2014.

OM: ¿Cómo contribuyó a tu carrera y a la transformación artística el hecho de haber obtenido una licenciatura en bellas artes y una maestría en bellas artes por la Universidad Tufts y en la Escuela de Bellas Artes? ¿La educación era algo que esperabas?

LE: I enrolled in the Museum School because I wanted to return to Morocco and be able to pursue my hobby with greater knowledge and skill. Instead, I found my life’s work.

I learned that some of the most important things in our lives happen unexpectedly. We take a class in painting and discover an entire new world at our fingertips: waiting to be grasped. We take a class in painting and find art history, and installation, photography and so much more. We look for a glass of water and find an ocean, calling to us. And we answer the call.

I never dreamed I would spend seven years in this environment, immersing myself in everything the School had to offer, and learning more than I had ever imagined was possible.

This was, and is, a school of artists, designed by and for artists: where students are free to choose what they want to learn. It only offers elective modules, and there are no mandatory classes. When we realize the riches that are available, we want to absorb everything.

At first I was overwhelmed. I was one of those students who roamed the corridors of the School late at night, peering into the empty rooms, with their silent trappings of whatever medium was taught there.

Eventually, the School taught me a second lesson. With all these opportunities and this great array of artistic riches, with this enormous freedom to choose, comes responsibility.

Responsibility first means discipline, and setting priorities, followed by learning new skills and techniques. And then comes self-direction, as we learn and understand new ways of thinking about art, and the ambition to do something important with our lives.

My career offered me something else, something I did not expect. This very public environment offered me a private space, something I had never had at home. It offered me a space where I was free to express my thoughts in private, without the inhibiting knowledge that they were available for all to see. This enabled me to explore and bring to the fore aspects of my own interior life I hadn’t even known were there.

While I knew that creating art is an intensely personal experience, I also learned that it happens only with the help of a lot of gifted and dedicated people: people who teach and guide, people who encourage and nurture, people who inspire you to keep reaching to create what is excellent and beautiful and true. You can tell, I loved the School.

LE: Me inscribí en la Escuela de Museos porque quería volver a Marruecos y poder seguir mi pasatiempo con mayor conocimiento y habilidad. En cambio, encontré el trabajo de mi vida.

Aprendí que algunas de las cosas más importantes de nuestras vidas suceden inesperadamente. Tomamos una clase de pintura y descubrimos todo un mundo nuevo a nuestro alcance que espera que lo captemos. Tomamos una clase de pintura y encontramos la historia del arte, y la instalación, la fotografía y mucho más. Buscamos un vaso de agua y encontramos un océano que nos llama. Y respondemos al llamado.

Nunca soñé que pasaría siete años en este ambiente, sumergida en todo lo que la Escuela tenía para ofrecer, y aprendiendo más de lo que nunca imaginé que fuera posible.

Esta fue, y es, una escuela de artistas, diseñada por y para artistas: donde los estudiantes son libres de elegir lo que quieren aprender. Solo ofrece módulos optativos, y no hay clases obligatorias. Cuando nos damos cuenta de las riquezas que están disponibles, queremos absorber todo.

Al principio estaba abrumada. Yo era de esos estudiantes que vagan por los pasillos de la Escuela a altas horas de la noche, mirando a las habitaciones vacías, con sus silenciosos adornos de cualquier medio que se enseñara allí.

Eventualmente, la Escuela me enseñó una segunda lección. Con todas estas oportunidades y esta gran variedad de riquezas artísticas, con esta enorme libertad de elección, viene la responsabilidad.

La responsabilidad primero significa disciplina, y establecer prioridades, seguido por el aprendizaje de nuevas habilidades y técnicas. Y luego viene la auto-dirección, mientras aprendemos y entendemos nuevas formas de pensar sobre el arte, y la ambición de hacer algo importante con nuestras vidas.

Mi carrera me ofreció algo más, algo que no esperaba. Este ambiente tan público me ofrecía un espacio privado, algo que nunca había tenido en casa. Me ofrecía un espacio donde era libre de expresar mis pensamientos en privado, sin el inhibidor conocimiento de que estaban disponibles para que todos los vieran. Esto me permitió explorar y poner en primer plano aspectos de mi propia vida interior que ni siquiera sabía que estaban ahí.

Aunque sabía que crear arte es una experiencia intensamente personal, también aprendí que solo ocurre con la ayuda de muchas personas dotadas y dedicadas, que enseñan y guían, que animan y nutren, que te inspiran a seguir alcanzando para crear lo que es excelente y hermoso y verdadero. Se puede decir que me encantó la Escuela.

Lalla Essaydi

Lalla Essaydi. Mujeres de Marruecos: La gran odalisca, 2008

OM: Las mujeres y su espacio privado en el mundo árabe son fundamentales para su serie “Harem” y otras obras. ¿De dónde viene esta curiosidad y enfoque y siembra ha cambiado con el tiempo?

LE: My work reaches beyond Islamic culture as it also invokes the Western fascination with the odalisque, the veil, and, of course, the harem as it is expressed in Orientalist painting. Orientalism has long been a source of fascination for me. My background in art is in painting, and it is as a painter that I began my investigation into Orientalism. My study led me to a much deeper understanding of the painting space so beautifully addressed by Orientalist painters in thrall to Arab décor. From its terrific prominence in these paintings, this décor made me keenly aware of the importance of interior space in Arab/Islamic culture. And finally, of course, I became aware of the patterns of cultural domination and predatory sexual fantasy encoded in Orientalist painting.

LE: Mi trabajo va más allá de la cultura islámica, también invoca la fascinación occidental por la odalisca, el velo y, por supuesto, el harén, como se expresa en la pintura orientalista. El orientalismo ha sido por mucho tiempo una fuente de fascinación para mí. Mis antecedentes en el arte están en la pintura, y es como pintora que comencé mi investigación sobre el Orientalismo. Mi estudio me llevó a una comprensión mucho más profunda del espacio de la pintura tan bellamente dirigido por los pintores orientalistas en la esclavitud de la decoración árabe. Desde su terrible prominencia en estas pinturas, esta decoración me hizo muy consciente de la importancia del espacio interior en la cultura árabe e islámica. Y finalmente, por supuesto, me di cuenta de los patrones de dominación cultural y fantasía sexual depredadora codificados en la pintura orientalista. .

OM: Sus obras de arte incorporan múltiples capas, una hermosa y colorida capa en el exterior, e invita a mezclar capas de caligrafía, henna, cerámica, y también modelos. Esta última se apoya en el borde del cliché, pero también crea un laberinto visual vivo y místico. ¿Cómo es navegar por esta fina línea?

LE: It is important for me that my work be beautiful. While it is received very differently in Western and Arab contexts, its aesthetic is appreciated in both. More critical for me, however, is that the photographs achieve a balance between their political, historical and aesthetic content, as well as make a statement on art.

But the fact that I have sometimes been critiqued for, on the one hand, perpetuating expectations and stereotypes rather than refuting them and, on the other, for exposing that which should remain private, indicates that responses to my work are highly subjective, context-specific and likely culturally informed. Tempered by the ambiguity of the work’s literal meaning, perhaps defaulting to the most accessible and intuitive reaction: perception of the stereotype. Nevertheless, with deliberate subtlety, my work introduces alternative, challenging perspectives on canonical 19th-century Orientalist paintings. As a female artist from the regions depicted, mine is an historically repressed voice that “complicates any neat framing of the canon.” Drawing on similar visual devices, I try to engage it in an unfamiliar and uncomfortable dialogue, and re-situates the Orientalist genre in the history of art.

LE: Es importante para mí que mi trabajo sea hermoso. Aunque se recibe de forma muy diferente en los contextos occidental y árabe, su estética se aprecia en ambos. Sin embargo, para mí es más importante que las fotografías logren un equilibrio entre su contenido político, histórico y estético, y que hagab una declaración sobre el arte.

Pero el hecho de que a veces se me haya criticado, por una parte, por perpetuar expectativas y estereotipos en lugar de refutarlos y, por otra, por exponer lo que debería seguir siendo privado, indica que las respuestas a mi trabajo son muy subjetivas, específicas del contexto y probablemente culturalmente informadas. Con el temple de la ambigüedad del significado literal de la obra, quizás por defecto a la reacción más accesible e intuitiva: la percepción del estereotipo. Sin embargo, con sutileza deliberada, mi trabajo introduce perspectivas alternativas y desafiantes en las pinturas orientalistas canónicas del siglo XIX. Como artista femenina de las regiones representadas, la mía es una voz históricamente reprimida que “complica cualquier encuadre ordenado del canon”. Usando dispositivos visuales similares, intento entablar un diálogo desconocido e incómodo, y reubicar el género orientalista en la historia del arte.

Harem Revisited #34, 2012

Harem Revisited #34, 2012

OM: En una entrevista en 2012 dijiste que tus modelos “se ven a sí mismas como parte de un pequeño movimiento feminista”. Si bien la “libertad” es una de sus principales preocupaciones y muchas de sus obras parecen reconstruir las tradiciones, ¿cómo es que esta fórmula contradictoria tiene un resultado tan liberador?

LE: My work may seem to “reconstruct traditions,” but in fact I am trying to create a new understanding.

The liberating result comes because in many ways, performance is an intrinsic element of my photographs, evident in the figures’ careful composition, in the physical act of writing and, more importantly, in the intensity of the sitters’ embodied presence that also renders them subjects rather than objects.

Through writing, I lay bare personal thoughts, memory, and experiences that belong to me and the women featured as individuals within a broader narrative. Though my work speaks primarily in terms of Moroccan identity, visual identifiers such as the veil, harem, ornate ornamentation, and sumptuous color also resonate with other regions in the Muslim and Arabic worlds where the place of women has historically been marked by limited expression and constrained individuality.

>While my work evokes the region’s traditional aesthetics and social practices, I insert a dimension that complicates them: a personal narrative that takes form in the written word. In volumes upon volumes of text, these women voice critical reflections on and interrogations of memories, all captured within the space of my photographs. At the same time, I write about historical representations of Moroccan, Arabic, Muslim, and African women. To understand my work, then, one must examine long-standing preconceptions held by diverse peoples over time, as well as by myself.

LE: Puede parecer que mi obra “reconstruye las tradiciones”, pero en realidad estoy tratando de crear un nuevo entendimiento.

El resultado liberador se debe a que, en muchos sentidos, la actuación es un elemento intrínseco de mis fotografías, evidente en la cuidadosa composición de las figuras, en el acto físico de la escritura y, lo que es más importante, en la intensidad de la presencia encarnada de los espectadores que también los convierte en sujetos en lugar de objetos.

A través de la escritura, muestro pensamientos, recuerdos y experiencias personales que me pertenecen a mí y a las mujeres que aparecen como personas dentro de una narrativa más amplia. Aunque mi obra habla principalmente en términos de la identidad marroquí, los identificadores visuales como el velo, el harén, la ornamentación ornamental y el color suntuoso también resuenan en otras regiones del mundo musulmán y árabe donde el lugar de la mujer ha estado históricamente marcado por una expresión limitada y una individualidad restringida.

Aunque mi trabajo evoca la estética tradicional y las prácticas sociales de la región, inserto una dimensión que las complica: una narrativa personal que toma forma en la palabra escrita. En volúmenes y volúmenes de texto, estas mujeres expresan reflexiones críticas e interrogantes sobre los recuerdos, todo capturado en el espacio de mis fotografías. Al mismo tiempo, escribo sobre las representaciones históricas de las mujeres marroquíes, árabes, musulmanas y africanas. Para entender mi trabajo, entonces, uno debe examinar los prejuicios de larga data sostenidos por diversos pueblos a lo largo del tiempo, y por mí.

Lalla Essaydi, Bullets, Jackson Fine Art. February 3 - April 15, 2017

Lalla Essaydi, Viñetas, Jackson Fine Art, 3 de febrero – 15 de abril de 2017

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.