¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Angola: Escasas reacciones por el momento ante el juicio por el escándalo “Angolagate”

El infame proceso “Angolagatellega a los tribunales franceses este mes. En él se encuentran implicados líderes del país y angoleños supuestamente influyentes, entre los que destacan el presidente José Eduardo dos Santos. Angola ha intentado evitar a toda costa el debate público, solicitando que “se respeten las leyes de confidencialidad” de la nación extranjera.

Cabe señalar que el término “Angolagate”, también conocido como el caso Miterrand-Pasqua, hace referencia al escándalo político que se remonta a 1992, cuando José Eduardo dos Santos se percató de su desventaja militar con respecto al partido UNITA, que lideraba Jonas Savimbi y que en aquella época controlaba más del 80% del territorio. Con el fin de hacer frente a tal situación, el presidente angoleño decidió quebrantar las sanciones de las Naciones Unidas por las que quedaba prohibido el tráfico de armas y a las que Angola se hallaba sujeta, y adquirió más de 400 tanques, cerca de 150.000 proyectiles, más de 100.000 minas antipersonas, alrededor de una docena de helicópteros, un buen número de barcos de guerra y otras armas procedentes de la Unión Soviética.

La venta de armas costó cerca de 790 millones de dólares y se realizó a través de un consorcio de empresas con sede en París llamado Brenco International. Su presidente, Pierre Falcone, y el político israelí Arkadi Gaydamak, que fueron los cabecillas de la operación, se sientan ahora en el banquillo de los acusados. En total, hay otros 40 acusados, algunos de ellos miembros prominentes de la clase política de Francia, que han sido procesados y se enfrentan a condenas de hasta 10 años de prisión.

El juicio empezó el pasado lunes 6 de octubre y las investigaciones se desarrollarán hasta el 4 de marzo de 2009. En esta primera semana, se han producido pocas reacciones al respecto en la blogósfera angoleña y en los medios de comunicación.

Uno de los pocos blogueros que han comentado el tema, Roberto Ivens, autor del blog Nos Cus de Judas, revela el extraño hecho de que no haya ningún angoleño sentado entre los acusados:

Resulta bastante curioso que no haya ni un solo angoleño acusado en este proceso. Imaginar que todo este arsenal -tanques, buques, helicópteros, proyectiles, minas- llegase a Angola sin que nadie lo solicitara, le lleva a uno a pensar si en realidad se produjo… una invasión extranjera.

La justicia francesa también ha acusado a Jean-Christophe Miterrand, hijo del difunto ex-presidente Miterrand, experto del antiguo Partido Socialista Francés del sur de África Party Southern Africa, Jean-Bernard Curial, y a Charles Pasqua, ex-ministro de Interior, entre otros. El blog Moçambique para Todos se une también al debate sobre el caso “Angolagate” con un artículo del angoleño Eugénio Costa Almeida:

Las autoridades judiciales francesas, sin tener en cuenta los supremos intereses de Francia, han decidido poner en marcha este proceso, con cargos que van desde la venta ilegal de armas, el abuso de confianza, la evasión de impuestos y el tráfico de influencias. Todo debido a los escasos 420 tanques, 15.000 proyectiles, 170 [mil] minas antipersonas, 12 helicópteros y 6 buques de guerra que fueron finalmente adquiridos por Angola y por los que unos cuantos recibieron como “regalito” unas escasas decenas de miles de dólares. Gingubas, o peanuts, como dirían nuestros amigos los americanos, es decir, una miseria. Posiblemente el dinero se depositó en las cuentas oscuras de empresas situadas en ciudades francesas, suizas o israelíes, antes de ir a parar a las de esas empresas y negocios que se hallan en paraísos fiscales donde el dinero permanece en “estado latente” por un tiempo antes de volver a la economía… porque parar significa morir, y hay tantas villas y palacios que comprar en Europa.

Tal y como se esperaba, Angola niega haber obrado mal y rechaza las acusaciones referentes al tráfico ilegal de armas y la evasión de impuestos, afirmando que el material era legal y que no procedía de Francia ni tampoco había pasado por allí. Las autoridades angoleñas amenazan con tomar represalias contra Francia y despojarle de sus intereses petroleros en el país africano.

El juicio llega en un mal momento para el país, ya que Francia intenta establecer relaciones más cercanas con el gobierno angoleño desde comienzos de año. La visita de Nicolas Sarkozy a Angola hace cinco meses pone esto de manifiesto.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.