¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Malawi: Exclusión en la tecnología para la transparencia en línea

Si hay una herramienta en línea que ha atraído a muchos malauíes, es Facebook. Parece ser la “moda” para muchos que tienen cada vez más acceso a internet. Luego están los tweets. En las elecciones presidenciales y parlamentarias de 2009, Twitter fue utilizado masivamente por primera vez para compartir los acontecimientos en Malawi. Lo mismo se aplica a los blogs -por lo menos ciento cincuenta malauíes tienen diarios personales en línea. Estas nuevas herramientas de medios ayudan a los “internautas” a conectarse con otros en todo el mundo, permitiendo la participación cívica en línea. Aunque Malawi parece estar haciéndolo bien en términos de redes sociales en línea, aún tiene que avanzar en el uso de estas herramientas en la transparencia y rendición de cuentas.

La lucha contra la corrupción

Cuando Malawi se convirtió en una democracia multipartidista en 1994, términos como transparencia y rendición de cuentas se convirtieron en palabras de moda, en entes públicos y la sociedad civil. Como resultado, la Oficina Anticorrupción (ACB) nació de una disposición constitucional de 1995 que enfatizó la necesidad de introducir medidas para “garantizar la rendición de cuentas, la transparencia, la integridad personal y la probidad financiera y que, en virtud de su eficacia y la transparencia, fortalecerá la confianza en las instituciones públicas”.

Malawi ha hecho grandes progresos en la lucha contra la corrupción, utilizando varios métodos. En el Índice de Percepción de la Corrupción [en] 2009 de Transparency International, que mide el nivel percibido de corrupción del sector público, Malawi se ubicó en el puesto 89 de 180 países y territorios. Este fue un avance frente a los índices anteriores.

Algunos países han visto que las tecnologías para la transparencia les ayudan en la lucha contra la corrupción, el fortalecimiento de la credibilidad de los gobiernos y la asistencia con su prestación de servicios públicos. Después de haber tomado una o dos lecciones y unirse a la autopista de la información, la Oficina Anticorrupción [en] (ACB) en Malawi ha actualizado recientemente su sitio web, un desarrollo que el Secretario de la Oficina, Tokha Manyungwa, describió como “un gran paso para obtener el apoyo en línea en la lucha contra la corrupción”.

Al preguntarle por qué a la Oficina Anticorrupción (ACB) le ha tomado tanto tiempo tener un sitio web funcional, dijo que, entre otras razones, “el motivo principal fueron los problemas de capacidad en la sección de TIC de la ACB, debido principalmente al cambio del personal en la sección”. Se puede apreciar los retos con el despacho, ya que esta es una institución financiada por el gobierno donde la burocracia está involucrada.

La actualización del sitio web significa que por primera vez, los malauíes son capaces de reportar las prácticas corruptas mediante el uso de la web. Sin embargo, es evidente que la oficina está lejos de ser amigable en línea. En comparación con otros sitios web anticorrupción de África Subsahariana (por ejemplo, la Comisión Anticorrupción de Kenia [en] y la Unidad Investigadora Especial [en] de Sudáfrica), el sitio necesita herramientas adicionales, si va a permitir que la gente reporte con facilidad y de seguimiento a las prácticas corruptas. El sitio sólo puede ser utilizado por aquellos que son capaces de entender y leer inglés, lo que puede discriminar a aquellos que no conocen el idioma.

Desafíos a la tecnología para la transparencia

El peligro de muchas otras iniciativas de transparencia vinculadas a los gobiernos es que sus sitios contienen demasiada información en bruto, mucha de la cual no tiene sentido para un ciudadano común. Parte de ella es irrelevante, inaccesible, irregular e inexacta. Por lo que sé acerca de las personas en Malawi, pocos pueden llegar a leer a través de grandes cantidades de información en línea. Esto no sólo afectaría la participación del pueblo en la lucha contra la corrupción, sino también mataría la iniciativa de transparencia.

Según la Autoridad Reguladora de Comunicaciones de Malawi [en] (MACRA), la penetración de internet está creciendo día a día a través de los servicios in situ de ISPs y los operadores de teléfono móvil que desde entonces han introducido servicios de internet accesibles. Sin embargo, internet es un acontecimiento nuevo en Malawi.

Aparte de las cuestiones de procedimiento relativas a las iniciativas tecnológicas, también hay un problema con lo que llamaría “la voluntad de internet”. Hay todavía muchos funcionarios públicos que aún tienen que valorar el papel que internet y los nuevos medios desempeñan para el desarrollo, por no hablar de la transparencia. Por ejemplo, el gobierno de Malawí inició su proyecto Red de Área Extensa de Gobierno (GWAN) en 2003, pero el mismo aún no está en pleno funcionamiento. El principal objetivo del GWAN es facilitar a los funcionarios de gobierno una red informática segura y disponible en todo momento para que estos funcionarios puedan acceder a información relevante de manera efectiva, lo que ahorrará al gobierno el dinero duramente ganado. Esto se supone que está en el centro del sistema administrativo del gobierno.

En un nivel más amplio, la tecnología para proyectos de transparencia tendrá que lidiar con el nivel actual de preparación electrónica de Malawi, el cual es comprensiblemente bajo. Según un estudio publicado por las Naciones Unidas (pdf) [en], los líderes nacionales de Malawi necesitan “estar seguros sobre el estado de preparación electrónica de su propio país, lo que hay que cambiar, qué barreras existen y muchas veces no ven los beneficios de tales cambios”. Las tasas de Malawi son bajas en lo que respecta al clima electrónico en la transparencia y la sensibilización electrónica de los líderes.

La sociedad civil y las iniciativas de transparencia

La sociedad civil tiene un papel clave en el desarrollo y el uso de las tecnologías en línea para promover la transparencia, la rendición de cuentas y el compromiso cívico. Lamentablemente, esto sigue siendo un trabajo en curso. A veces, algunas de las iniciativas de la sociedad civil son vistas con recelo por el gobierno.

La Red de Justicia Económica de Malawi [en], que está ejecutando el DFIF, del Fondo de Gobernanza y Transparencia, dice que aún está por introducir las tecnologías en línea para ayudar a garantizar la transparencia. Lanzado en Noviembre de 2008, el proyecto tiene como objetivo “fortalecer la demanda ciudadana de buen gobierno a través de acercamientos basados en evidencias”. No está claro qué aspectos van a estar en línea y, de hecho, en qué medida.

Un experto en medios de comunicación y entusiasta seguidor de la evolución de la digitalización en Malawi, Baldwin Chiyamwaka, dijo que Malawi está todavía lejos de la utilización de las tecnologías en línea para promover la transparencia y la rendición de cuentas. Señaló que “la mayoría de las instituciones públicas no tienen capacidad para desarrollar una infraestructura efectiva de las TIC” y añadió que “todavía hay una fuerte inclinación y preferencia por la gestión de información por medios tradicionales”.

Chiyamwaka, que dirige el Consejo de Medios de Malawi, observó que el marco jurídico de Malawi es un obstáculo por derecho propio a las iniciativas de transparencia. “El marco jurídico actual no permite el intercambio de información y mucho menos hacerla pública. La política pública prohíbe la publicidad de la información pública”, señaló. Chiyamwaka explicó además que una realidad común en Malawi es que “la mayoría de los funcionarios públicos se muestran escépticos acerca de las tecnologías en línea. Sienten que no es un medio seguro para compartir información”. Claramente, las batallas por la transparencia en Malawi son grandes.

Esperanza por los proyectos de transparencia en línea

Hay que señalar, no obstante, que existen múltiples desafíos en Malawi para los proyectos de tecnología para la transparencia. La precaria infraestructura de internet, la tecnofobia, los altos costos de conexión y conectividad, la falta de políticas de TIC en algunos países y los conocimientos y personal TIC insuficientes, constituyen obstáculos a la utilización de la tecnología para la transparencia.

Malawi tiene falta de recursos económicos y técnicos, además de la falta de fondos y personal bien capacitado para mantener de manera creativa la batalla por la transparencia a flote. Una visita a varios sitios web dirigidos por organizaciones de la sociedad civil que participan en la transparencia, compromiso cívico y temas electorales, revela fallas frecuentes en la actualización del contenido de los sitios, lo que está vinculado a la insuficiencia de fondos y escasez de personal.

Existe la necesidad de promover el uso de las tecnologías en línea en el país, especialmente entre los altos funcionarios públicos y los profesionales de la sociedad civil. Uno puede encontrar decepcionante ver cómo la información escasa o inadecuada sobre Malawi está disponible en línea. Los malauíes tienen un entorno en línea gratuito, donde los temas de control y censura en realidad no surgen como sucede en algunos países. Sobre esto, el co-fundador de Global Voices, Ethan Zuckerman, recomendó a los malauíes expresarse con herramientas en línea sobre temas que les afectan y tratan acerca de Malawi. Se comprometió a ampliar aún más esas voces con Global Voices Online. “Nuestro proyecto busca agregar, curar y amplifica la conversación global en línea, iluminando los lugares y pueblos que otros medios a menudo ignoran. Nos encantaría tener más historias de y sobre Malawi, ya sea en inglés, chichewa o cualquier otro idioma local y las compartiremos con el resto del mundo. Sus historias necesitan ser escuchadas”, dijo Zuckerman en una entrevista.

Aunque Malawi está aún por conectar algunas redes en línea locales y regionales, hay esperanza de que con más “voluntad de internet”, se obtendrán beneficios de las tecnologías en materia de transparencia. Por ejemplo, se puede aprovechar el Plan de Acción Africa I-Parliments [en], una iniciativa en toda África ejecutada por ONU/DESA para empoderar a los Parlamentos africanos en el mejor cumplimiento de sus funciones democráticas mediante el apoyo a sus esfuerzos por ser abiertos y participativos, basado en las organizaciones de conocimiento y aprendizaje.

Conclusión

Aunque en muchos países del África subsahariana, son las ONGs las que están presionando por el uso de la tecnología en sus actividades de promoción de la transparencia, hay necesidad de otras partes interesadas -por ejemplo, gobierno, profesionales de las TIC, académicos, etc.- para tomar el rol principal en el uso de las tecnologías en línea.

Estos desafíos afectan la capacidad de un país para conectar a las tecnologías en línea que promoverían la transparencia, la rendición de cuentas y el compromiso cívico. Es alentador, sin embargo, que la era de la democracia multipartidista ha encendido el deseo de la gente para empezar a exigir la transparencia y la rendición de cuentas a quienes eligieron.

La realidad es que si un individuo o un país no está conectado a la autopista de la información, sólo se han de culpar a ellos mismos, en tanto pertenezcan al museo de la historia cuando se trata de la comunicación moderna, la transparencia de la ayuda y la rendición de cuentas.

1 Comentario

Únase a la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.