¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Líbano: Aumenta disputa marítima con Israel

Para una región tan profundamente enraizada en convicción religiosa, la intervención divina no está haciéndole muchos favores al agitado Medio Oriente.

Hassan Nasrallah, líder del Hezbolá, ha exclamado [en] que Dios le ha dado al Líbano una oportunidad de librarse de una deuda agobiante, y convertirse en un “país rico” a través de lucrativas reservas marítmas de petróleo y gas. Sin embargo, hay una gran interrogante que evita al Líbano explotar esos recursos: las reservas yacen potencialmente en una disputada zona marítima de frontera con Israel.

Si alguna vez hubo en el mundo una zona problemática en la cual descubrir nuevas reservas de petróleo y gas, era esta. Desafortundamente, también resulta ser una de las zonas de conflicto más volátil del mundo. En lugar de ser una fuente de desarrollo económico, los depósitos marítimos en el este del Mediterráneo amenazan con convertirse en otro estrato del conflicto israelí-libanés pues ambas partes insisten firmemente en disputar fronteras marítimas.

Los dos estados siguen técnicamente en guerra, luego de la última guerra en 2006. Solamente un contingente de fuerzas de paz de la ONU mantiene una frágil paz a lo largo de la frontera, pero es una fuerza que desocuparía rápidamente las instalaciones en las que está si Israel y Hezbolá deciden alguna vez iniciar una nuevo derramamiento de sangre.

Ciertamente, la disputa marítima ha elevado los prospectos de un renovado conflicto, con la declaración [en] de Nasrallah en el sentido de que Hezbolá estaba “más fuerte y mejor” que nunca antes, y juró atacar las instalaciones petroleras de Israel si el estado judío atacaba Líbano por la disputa.

Punto de contención

Google map of disputed maritime zone - Courtesy of Qifa Nabki

Mapa de Google de la disputada zona marítima – Cortesía de Qifa Nabki

Los dos estados están en desacuerdo acerca de su actual frontera maritima, que determinará la Zona Económica Exclusiva (ZEE, por sus siglas en inglés) de cada país.

Como Israel y El Líbano no tienen relaciones diplomáticas, cada uno ha buscado la intervención de la ONU para que medie en la disputa.

Una frontera negociada entre Israel y Chipre en 2010 enfureció al Líbano, pues Beirut sostiene que Israel colocó su frontera muy al norte, cercenando así la soberanía libanesa.

El Líbano ha remitido sus propios documentos al reclamo fronterizo de Israel en la ONU, e insiste que su EEZ se extiende varios kilómetros más al sur.

El blogger político Elias Muhanna ha cubierto la historia en Qifa Nabki, donde incluye un mapa de Google que indica los puntos de contención (ver más arriba):

  • En 2010, Chipre firmó un acuerdo con Israel [en] por el que establecían sus fronteras marítimas y usaron el mismo Punto 1 como referencia terminal.
  • Para entonces, el Líbano había determinado que el Punto 1 estaba en verdad demasiado al norte y que el verdadero punto de intersección entre los tres países estaba varios kilómetros al sur, conocido como Punto 23. Presentó los documentos a la ONU para el efecto en julio de 2010 [en].

Sin embargo, un mapa alternativo publicado en la sección de comentarios del post de Qifa Nabki [en] muestra que la exploración israelí de las reservas costeras de petróleo y gas queda dentro de los límites de la EEZ de Israel.

Ghassan Karam, también en el sitio de Qifa Nabki [en], resta importancia al significado de la disputa:

Hay muchas fronteras marítimas que están en disputa en todo el mundo. Así que agreguemos otra, no es gran cosa.

Lo que es importante en el caso de Israel-Chipre-Líbano no es la EEZ de 200 millas náuticas, pues la distancia que separa El Líbano de Chipre está por debajo de las 150 millas náuticas. El único problema potencial es estar de acuerdo en el punto a partir del cual empieza la frontera marítima; qué punto en la costa y en el ángulo en que se traza la línea para hacer puntos costeros equidistantes en ambos lados. Pero ni eso necesita resolverse pues ningún país tiene la obligación de ir a un arbitraje.

Pero, ¿y si el gas/petróleo se descubre en un campo que queda a ambos lados de la frontera? El principio más probable es que los recursos vayan al país que los extrae primero.

Rani Hazbani, en el blog de Qifa Nabki [en], expone que el Líbano debería dejar de quejarse sobre la potencial exploración de Israel de las reservas de petróleo y gas, y empezar a perforar en sus propias aguas:

Parece que también acá, como en otros lugares, el gobierno libanés está más interesado en hablar, quejarse y hacerse problemas por Israel en vez de tomar acciones positivas para el Líbano. Por su propio bien, los libaneses deberían dejar de quejarse y empezar a perforar en cuanto sea posible.

El gran dinero internacional no será amable con ningún país que use la fuerza en tales situaciones, son más fuertes que Israel y el Líbano. El Líbano debería declarar la línea que le es mejor y empezar a explorar intensamente el fondo marítimo al NORTE de la línea israelí sin tener en cuenta nada de lo que Israel diga o haga. Eso es lo que hacen la mayoría de países. El Líbano debería exigir que sus técnicos participen en todas las etapas de la exploración. Hay libaneses que viven en el extranjero haciendo toda clase de trabajos en esa industria en el Golfo, se les debe traer de vuelta al Líbano. Como están las cosas ahora en El Líbano es posible que, si El Líbano no actúa rápida e inteligentemente verán fuera de sus costas a todo tipo de operadores foráneos: iraní-noruegos, noruego-estadounidenses-sauditas y hasta chinos, etc. Y de nuevo El Líbano quedará rezagado.

El descubrimiento en el este del Mediterráneo es una gran victoria para Estados Unidos, según Lebanon Spring [en]. Israel, con sustanciales reservas de petróleo y gas, renovará la importancia estratégica de la alianza estadounidense-israelí, con lo que potencialmente EE.UU. será menos dependiente del petróleo árabe:

El petróleo y el gas recientemente descubiertos en la parte este del Mediterráneo no solamente cambiará los balances generales de los países involucrados, sino también el equilibrio de poderes hacia el lado de Estados Unidos – a través de Israel.

En El Líbano no hemos confirmado el marco de trabajo interno legal para todo el proceso, y es más probable que haya una zona de disputa con Israel. La parte turca de Chipre ha amenazado [en] hoy al Chipre griego que tiene derecho de bloquear todo acuerdo con los países vecinos (aunque esa fue la posición de Turquía en 2008 según Wikileaks [en]).

Pero al mismo tiempo, y según el Consejo Mundial de Energía, la cuenca de Shfela de Israel (al sur de Jerusalén) contiene 250 mil millones de barriles de pizarra bituminosa recuperable. Esto pondrá a Israel en tercer lugar de esas reservas después de EE.UU. y China. Recomiendo leer completo el artículo mencionado arriba (The Globe and Mail [en] – gracias Kamal por el vínculo), pues da un estimado de cómo podría EE.UU. cubrir la brecha en su demanda de energía, mientras Israel juega un rol en eso.

Probablemente es algo para los diseñadores regionales de política, para que los dictadores de los jeques árabes tomen nota...

Mientras los dos estados rivales se disputan su frontera marítima, no existe evidencia todavía de ningún depósito marítimo en la disputada región fronteriza.

Israel ha comenzado a perforar los depósitos dentro de su EEZ, y por ello está bastante por delante del Líbano de beneficiarse de un recurso que podría beneficiar dramáticamente a ambos estados.

Tal vez sea momento de que el Líbano deje de hablar de grandezas y empiece a perforar por su cuenta para asegurarse que recibe una porción del lucrativo pastel.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.