¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Abdoulaye Bah, una vida digna de ser vivida

Abdoulaye Bah es un ciudadano italiano de origen guineano de 72 años, antiguo trabajador de la ONU y ahora jubilado. Vive entre Roma y Niza y colabora [fr] con Global Voices desde diciembre de 2008, con una contribución de más de mil posts escritos o traducidos en lengua francesa, así como un número considerable de posts [it] para Global Voices en italiano y algún otro en inglés.

Abdoulaye también cuenta con su propio blog, the Konakry Express [fr], en el cual escribe sobre temas de política italiana y africana. Desafortunadamente, su último post detalla [fr] su reciente experiencia de racismo en la puerta de un restaurante italiano de Niza en el que un hombre le empujó bruscamente hacia la calle, un incidente que ha puesto en conocimiento de la ONG ‘SOS Racisme’ para recibir ayuda.

Antes del terrible incidente, tuvimos la oportunidad de hablar con Abdoulaye acerca de su vida, desde su experiencia escondido en un cuarto de baño para entrar a Italia sin papeles hasta su boda en el Vaticano o desde su incursión en el cine hasta su familia de múltiples creencias.

Global Voices (GV): Eres originario de Guinea Conakry, ¿cuándo llegaste a Italia? ¿cómo describirías la experiencia de tu llegada clandestina a Italia?

Abdoulaye Bah (AB): Precisamente el pasado abril se cumplieron 50 años de mi llegada a Italia, a Florencia, para estudiar. Sin embargo, esa no fue la vez que llegué clandestinamente a Italia, sino algo después de mi llegada, ya que mis papeles caducaron y pasé a ser un ‘sin papeles’. La vida de un estudiante sin beca es difícil, si bien la policía italiana no empleó entonces todas las medidas xenófobas [en] que utiliza hoy en día.

A pesar de la ayuda que recibí por parte de muchos amigos, conocí lo que es el hambre hasta el punto de presentarme mareado a mi primer examen de la universidad. Afortunadamente, el arzobispo de Florencia, H.E. Ermenegildo Florit [en], tras la recomendación del alcalde Giorgio La Pira, me ofreció la posibilidad de comer en la cantina de Caritas y dormir en el albergue para los ‘sin techo’ [it].

GV: Entonces, ¿cuándo llegaste clandestinamente a Italia?

AB: Ocurrió tras terminar mis estudios en Florencia en 1967, justo después de obtener mi diploma en estadística. Continué con un curso de especialización y luego me marché a París donde quería trabajar y ahorrar para comprarme un billete de vuelta a mi país. Cuando mi padre lo descubrió, vino a buscarme y me desaconsejó volver a Guinea porque la dictadura se había vuelto más feroz con decenas de detenciones y masacres de inocentes, en particular, de intelectuales de nuestra etnia.

Al no tener papeles, no me resultaba fácil conseguir un visado para regresar a Italia. Cogí el tren París-Roma el día después de la muerte del Che Guevara, el 9 de octubre de 1967. Al llegar a la frontera en Ventimiglia, en cuanto me percaté de los controles policiales me metí en un baño dejando la puerta abierta y me agarré a la pared sobre el WC. Cuando los agentes de policía llegaron, miraron dentro sin darse cuenta de mi presencia y cerraron la puerta. Así es como conseguí volver a entrar en Italia.

Un sacerdote que acababa de fundar la UCSEI [it, Oficina central de estudiantes extranjeros] me contrató como redactor por 20.000 liras al mes, con las que pude pagarme el alquiler. Además, también conseguí encontrar otras actividades extra para ganar un poco más. Hice resúmenes y traduje biografías de científicos, en particular, para la Academia Pontificia de las Ciencias [en], y más tarde trabajé para el IRI [Instituto para la Reconstrucción Industrial] como asesor de relaciones públicas en su oficina de cooperación internacional.

Italy!

Los clandestinos de hoy: “Estoy en Italia, ¡¡me haré rico!!”, por Gianluca Costantini (2005) bajo licencia CC 3.0

GV: Tu país es mayoritariamente musulmán, nos has dicho que te casaste en el Vaticano, ¿cómo se explica eso?

AB: En Guinea, la práctica religiosa está basada en la tolerancia. Desde una edad temprana, yo pasé mucho tiempo con mi abuelo, el cual era un importante líder religioso que murió en La Meca. Seguí muchos de sus sermones los cuales estaban llenos de compasión. Después de la escuela primaria, mi padre me pagó los estudios en un colegio de curas, el mejor de Guinea. Dado el ambiente en el que se desarrolló mi personalidad, la diferencia entre religiones nunca ha sido un problema para mí.

In 1969, cuando conocí a mi media naranja y decidimos casarnos, no pude obtener ningún documento de mi país. Estaba viviendo sin papeles en Italia. No podía entregar la documentación necesaria para una boda civil. Don Remigio Musaragno [it], el director del UCSEI, propusó que me casara en el Vaticano. El reglamento sobre bodas mixtas en el Vaticano publicado el 18 de marzo de 1966 [it] exigía solamente unas pocas garantías sobre mi situación de soltero – también en mi país -, el respeto a la religión de mi esposa, el compromiso de no oponerme a la educación religiosa de nuestros hijos y el reconocimiento de la naturaleza indisoluble de un matrimonio celebrado por la iglesia.

A rasgos generales, mantuve mis compromisos, todavía seguimos casados y no me he opuesto a la educación católica de nuestros hijos. El mayor incluso ingresó en la Tercera orden de San Francisco, el pasado 7 de abril, mientras que el segundo es agnóstico. Yo me afilié al Partido Radical.

GV: ¿Nos podría contar algo sobre la experiencia de su hijo en la Tercera orden de San Francisco?

AB: En todos los países donde hemos vivido, mi esposa y mis tres hijos siempre han practicado la religión católica. Además, en nuestra casa siempre hemos recibido a sacerdotes tanto en Adís Abeba, mi primer lugar de trabajo en la Naciones Unidas, como en Viena, donde viví un largo tiempo.

En Viena, tratamos de enseñar a nuestros hijos acerca de la religión musulmana también con el fin de permitirles elegir entre el Islam y el Catolicismo. Sin embargo, enseñar el Islam en un ambiente europeo es difícil porque se tiene que aprender a leer y escribir en árabe, por lo cual les pedimos a unos estudiantes norafricanos que estudiaban en Viena que les explicaran los aspectos fundamentales.

Cuando nuestros hijos decidieron bautizarse, Ahmed, el mayor, no quiso hacerlo para no dejarme solo como único musulmán de la familia. Ya les habíamos explicado que ese no era el caso ya que yo no era practicante de ninguna religión. Solo entonces fue cuando él también se bautizó. Al regresar a Roma para continuar con su trabajo, comenzó a frecuentar una comunidad franciscana y a trabajar como voluntario para Caritas donde descubrió su vocación.

GV: En tu relación con la Iglesia católica se incluye tu participación en la película de Nanni Moretti “Habemus Papam“: ¿Cómo surgió y qué papel interpretaste?

AB: La participación fue pura coincidencia. Cuando el director estaba preparando la película, buscaba inmigrantes de una cierta edad provenientes de todo el mundo. Desgraciadamente, cuando comenzó el rodaje me puse enfermo y solo participé en unas pocas escenas. Estaba a la izquierda de Michel Piccoli. Interpretaba al cardenal de Zambia. Nunca había soñado con hacer cine, aunque tuve la oportunidad de participar en películas de directores célebres como Federico Fellini y Gillo Pontecorvo en los años 60, en los estudios Cinecittà y en los de De Laurentiis.

Abdoulaye Bah

Abdoulaye Bah

GV: ¿Cómo descubriste Global Voices y qué relación tiene con tu blog Konakry Express [fr]?

AB: Una noche del mes de diciembre de 2008, ya estaba jubilado entonces, para evitar discutar con mi mujer sobre qué ver en la tele, me pusé a buscar por internet alguna actividad de voluntariado que pudiera realizar. De entre las páginas que vi estaba Global Voices. Leí algunos posts y me gustaron. Me puse inmediatamente en contacto con Claire Ulrich, responsable del grupo en lengua francesa, y entré a formar parte.

No tenía ninguna experiencia previa como bloguero, ni siquiera sabía lo que eran Facebook, Twitter, ‘cibernauta’, los medios ciudadanos, los blogs o los posts. Mi única experiencia previa había sido la creación de un Foro para las víctimas de la dictadura en mi país. Me convertí en bloguero gracias a la paciencia de Claire Ulrich, la cual me ayudó a crear Konakry Express [fr], un blog destinado a difundir información sobre las graves violaciones de los derechos humanos ocurridas en Guinea el 28 de septiembre de 2009.

GV: ¿Qué relación existe entre tu actividad como bloguero y tu actividad política en el Partido Radical?

AB: Yo viví las protestas de 1968 en Italia, seguí y participé en muchas de las manifestaciones de jóvenes por la descolonización de África, la lucha contra el Apartheid, la guerra de Vietnam y la segregación en los Estados Unidos. Estos temas, en los que el Partido Radical estaba en primera línea en Italia, no podían más que implicarme: de la lucha por el derecho al aborto, al divorcio, hasta la lucha contra el hambre en el mundo. En los años 90, y gracias también a las iniciativas del Partido Radical, tuvo lugar la creación de la Corte Penal Internacional [en], el debate para la moratoria de la pena de muerte [en] a nivel mundial o los éxitos contra la mutilación genital femenina [en].

Mi sensibilización con los derechos humanos es el fruto de la experiencia vivida en mi país y durante las misiones de paz en las que participé, en países donde estos derechos humanos estaban siendo violados, como Camboya, Haití y Ruanda. En mis blogs trato de escribir o traducir posts acerca de estos temas que están en mi corazón.

GV: A propósito de esto, ¿cuál es tu opinión sobre la situación de Guinea Conakry en la actualidad?

AB: En 2010, Alpha Condé, un intelectual antiguo profesor de Derecho en la Sorbona, fue elegido presidente. Muchos ciudadanos esperaban que las cosas mejorarían pero, desgraciadamente, fue el peor presidente que el país podía haber tenido hasta ahora debido a las fracturas que su política está creando entre los diferentes grupos étnicos. Algunas personas acusadas de crímenes contra la humanidad figuran en su gobierno, no solamente personas acusadas por ONG internacionales y por la ONU, sino también por la justicia guineana y que, sin embargo, mantienen los mismos puestos de responsabilidad que ocupaban cuando cometieron aquellos actos e incluso han sido ascendidos. Se deberían haber convocado elecciones pocos meses tras las presidenciales pero el gobierno y la oposición no consiguen ponerse de acuerdo. No soy optimista sobre el futuro. [Para más información, puede leer esta entrevista [it] con Abdoulaye.]

 

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.