¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Sri Lanka: “Pedimos tanques de agua y nos enviaron tanques de guerra”

Tres hombres fueron asesinados [en] y otros 45 resultaron heridos después que los soldados abrieran fuego sobre los manifestantes en el Distrito de Gampaha, en Sri Lanka, que protestaban en contra de la contaminación de las aguas subterráneas.

El jueves 1 de agosto de 2012, más de mil personas se reunieron para reclamar a las autoridades su fallo en resolver el problema de las aguas subterráneas contaminadas, causante de la falta de agua potable en varias partes de la región. Cuando los manifestantes bloquearon la ruta principal Colombo-Kandy en la intersección con Weliweriya, la policía comenzó a utilizar los cañones de agua junto con gases lacrimógenos para dispersarlos, pero al ver que esto era insuficiente, pidieron apoyo militar [en].

Cuando la armada entró en acción, impidieron a los reporteros  y camarógrafos cubrir los enfrentamientos, por lo que un número de reporteros fueron agredidos [en]. Mas tarde se develó [en] que durante los enfrentamientos, los soldados dispararon contra la iglesia de St. Anthony mientras los manifestantes buscaban allí refugio. Los soldados supuestamente amenazaron  a la madre superiora del convento a punta de pistola ya que protegía a los manifestantes.

Los detalles del incidente que tuvieron lugar dentro de la iglesia fueron saliendo a la luz lentamente gracias a testigos presenciales. El parroco de Weliweriya, Rev. Fr. Lakpriya Nonis [en] dijo a los medios que había marcas de disparos en columnas y muros de su iglesia. Curas y monjas catolicos lanzaron una campaña de protesta [eng] en Colombo por los ataques sobre la iglesia de Weliweriya.

El reportero y productor de la BBC, Azzam Ameen (@AzzamAmeen [en]) reportó:

Weliweriya es una zona de guerra, el personal armado en el terreno dice que no tenían más remedio que disparar – batalla por agua

“Pedimos por tanques de agua y nos enviaron tanques de guerra, salimos a la calle a buscar agua y recibimos balas” residente de Weliweriya

Según los manifestantes que protestaban por la escasez de agua, las irregularidades en el control de aguas residuales de una fábrica de productos de goma, ubicada en Nedungamuwa, Weliweriya, ha provocado la contaminación de las aguas en la zona. Residentes de algunas de las diez villas de la zona tomaron las calles hace algunos días encabezados por el monje superior de un templo, protestando por la contaminación. Aún así la compañía rechazó [en] las alegaciones.

El comandante general en jefe de la armada de Sri Lanka, Daya Rathnayake, ha designado una comisión de investigación [en] para estudiar el incidente. Un vocero de la armada ha dicho [en] que tomará dos semanas completar el informe. El magistrado de Gampaha ha ordenado que un informe [en] sobre el incidente de Weliweriya sea realizado.

Un grupo importante de singaleses emitieron una declaración titulada “Justicia para Weliweriya: Tiempo de Indignación!” para protestar sobre el incidente. Organizaciones como la Unión de la Juventud Socialista realizaron una campaña y un programa de concienciación condenando el “brutal ataque perpetrado sobre civiles desarmados por las fuerzas de seguridad”.

En reacción por la tragedia, la madre y periodista Namini Wijedasa [en] escribió en su blog:

No puedo dormir. Durante dos días seguidos, me vengo despertando a las 3 am. [..] Aquellas imágenes en movimiento de soldados armados y tanques de batalla segando a los indefensos pobladores de Weliweriya me persiguen.

En mi mente, los acontecimientos siguen apareciendo: Lo que ví sucedió en Weliweriya a través de grabaciones realizadas por una televisión amateur; y lo que imagino puede haber sucedido en el norte, durante aquellos angustiantes meses finales de la querra entre la armada y los tigres de la liberación de Tamil Eelam.

Los civiles habían muerto en aquella batalla. en Weliweriyam tambien hubo una batalla.

Despúes de Weliweriya, las cosas han empezado a encajar. No intencionalmente, pero lo han hecho. Nuestra vida en Sri Lanka hoy es como este parque: Estructurado por el estado, arreglado por el estado, guiado por el estado, controlado por el estado, y segurísimo, atacado por el estado si nos pasamos de la raya.

Screenshot from YouTube video

La policía dispara balas reales y gases lacrimógenos contra los manifestantes. Captura de pantalla de un video de YouTube subido por Derana Videos

Shenali Waduge [en] escribió un articulo de opinión en la página web del Ministerio de Defensa la cual, reiteraba los reclamos de los civiles de que “provocaron un asalto”, esos agentes provocadores  estaban involucrados. Este etiqueta a aquellos que hablan en contra de los disparos como ”la misma clase de gente que eran simpatizantes de LTTE” y que los medios utilizan como “locas medidas para engañar al público.”

Michelle Alexander [en] de Lanka Web ha dicho que hay que culpar a las autoridades, no a los manifestantes:

Los manifestantes de Weliweriya no eran terroristas exigiendo una parte del país. Eran gente común reclamando un derecho básico. El derecho de beber agua potable. Y todo lo que se les dió fue sangre. Las autoridades no pueden sino culparse a si mismas por el desarrollo de los hechos.

Harim Peiris [en] de Groundviews planteó la pregunta sobre las normas de intervención del ejército y el respeto por los medios. Dr. Dayan Jayatilleka [en] de Groundviews hizo algunas preguntas:

¿Quién desplegó las tropas, vestidos con chaquetas flak (chalecos antibalas) y armados con rifles de asalto T-56 para enfrentar y dispersar a la multitud de manifestantes que bloqueaban la autopista? ¿Quién tomó la decision final? Los manifestantes no iban armados, ciertamente no con armas letales. Por lo tanto, no hubo riesgo alguno para los soldados blindados. Un “enfrentamiento” entre soldados armados hasta los dientes y unos manifestantes con piedras y en chanclas, no justifica por ningún motivo, el uso de la fuerza bruta.

La periodista, fotógrafa y bloggera Meg [en], reportó que el gobierno de Sri Lanka está perdiendo el tiempo testeando el agua en Weliweriya, cuando se llevaron acabo pruebas meses antes. Ella escribio:

Parece que el gobierno está paralizado. Comprando tiempo hasta que puedan salir con algo relativamente creíble que pueda confundir a las masas.

Neelakandani (@NeelakandanS1 [en]) se mostró escéptico respecto a la justicia:

#Lanka: #FUTA exige al jefe de la armada y secretario de defensa que dimita por el incidente en #Weliweriya .Nunca sucederá. Los culpables camparán a sus anchas. @DensiDj

Vidura (@Apelankawe [en]) compartió en Twitter:

Los reporteros perdieron su empleo por reportar lo sucedido en #weliweriya. FMM lo alertaba temprano en el programa de entrevistas #TNL

El escritor sobre ciencia y columnista Nalaka Gunawardene (@NalakaG [en]) cuestionaba las ofensivas de la armada de Sri Lanka en contra de los Tigres de Tamil (LTTE) en el este y norte del país durante la guerra civil de Sri Lanka [en]:

“Si #Weliweriya muestra politicas de estado…hacia los singaleses, ¿cómo deben haber actuado en el norte y el este?”

El bloggero Patta Pal Boru [en] comentó:

El gobierno por su acción directa ha removido efectivamente el derecho de protesta pacífico y de ese modo cualquier apariencia que hasta ahora haya pretendido de que estamos en democracia.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.