Por qué a los medios occidentales les encanta odiar a China

Cuando un periodista se encuentra con una historia que suena demasiado buena para ser verdad, puede que sea así -por lo que se les enseña que tienen que contrastar la información antes de publicarla.

Pero en enero de 2014, un periódico británico publicó una noticia [en] que tenía por titular “China comienza a televisar el amanecer en una televisión gigante a causa de la abundante contaminación en el aire de Pekín”. La historia sobre la falta de luz natural en China y los amaneceres virtuales se esparció rápidamente al  hacerse eco de ello organizaciones de noticias de todo el mundo, con titulares como Un Pekín rodeado de descontaminación recurre a amaneceres virtuales [en] y La contaminación en Pekín es tan grande que se tiene que ver el amanecer en una pantalla gigante [en].

Fueron los blogueros quienes tuvieron que explicar lo sucedido [en] diciendo que el amanecer en las pantallas de televisión en la plaza de Tiananmén era parte de un anuncio turístico que está encendido durante todo el año, sin importar de la hora o el nivel de polución. Incluso entonces, muchos medios de comunicación se negaron a retractarse o enmendar los errores de sus artículos iniciales.

Este episodio no va solo de una deficiente forma de mostrar una historia de forma inconsecuente, debaten mucha gente en la red. Dicen que reflejan los prejuicios que muchos periodistas occidentales tienen contra China y otros países en desarrollo: creértelo todo y di lo peor. Como Immense_Rainbowman escribió en Reddit [en]:

Los medios de comunicación adoran cualquier historia que deje mal a China. Es parte de todo el sentimiento anti China que actualmente ha surgido desde que su economía comenzó a crecer. Una ramificación simple del sentimiento anticomunista de hace una generación.

Solo se dice que la vida es horrible en China, y así se distrae a la población occidental de nuestros propios problemas, donde la calidad de vida ha caído en picado a causa de la recesión y la deuda.

Otro usuario de Reddit, “wetac0s,” añadió [en]: “no te fíes nunca de ninguna información de China dada por medios de comunicación occidentales”.

Cómo comenzó toda la historia 

La historia salió en el Daily Mail del Reino Unido el 17 de enero. James Nye, un reportero del Daily Mail que vive en Nueva York [en], escribió:

La nube tóxica se ha vuelto tan densa en Pekín que las masas hambrientas de luz natural de la ciudad han empezado a juntarse frente a pantallas de televisión digitales colocadas por toda la ciudad para ver amaneceres virtuales.

Estas futuristas pantallas instaladas en la capital de China normalmente anuncian destinos turísticos, pero con la primera oleada de niebla tóxica de la temporada – los residentes de la ciudad tomaron sus mascarillas y abandonaron sus hogares para ver el único lugar en el que el sol saldría por el horizonte esa mañana.

El artículo estaba acompañado por cuatro fotos de la plaza de Tiananmen, un lugar icónico de Pekín, en las que ciertamente se ven gigantescos monitores de televisión. Una de las fotos mostraba un amanecer apareciendo en la pantalla, con el comentario “luz solar virtual” a pie de foto.

La historia de Nye fue recogida por docenas de informativos de todo el mundo, desde la CBS [en] y el Huffington Post [en] hasta el Business Insider [en] y la AOL [en]. Sin excepción, todos se hicieron eco de los sinsentidos del Daily Mail, diciendo que las pantallas digitales eran “la única forma que la gente tenía para ver el sol” [en].

En unos pocos días, la mala información había contaminado las redes sociales. En Facebook, Twitter y otras plataformas, la gente dio más bombo a la falsa historia:

Foto: Ciudadanos pekineses, rodeados de contaminación, se reúnen en pantallas gigantes para ver un amanecer artificial.

Demostrando el engaño

Desde el primer día había señales que indicaban que algo no cuadraba. Poco después de que el Daily Mail colgara su historia en la red, el lector  Cole Ranze, puso un comentario [en] cuestionando su veracidad:

Siendo honestos, el cartel con la imagen del sol está mostrando de forma clara un anuncio turístico de la provincia de Shandong, sin duda una de una serie de muchas hermosas imágenes que buscan ilustrar la belleza de esa región. Creo que este artículo busca confundir, la verdad.

Pero no fue hasta el 20 de enero cuando el blog Tech in Asia [en] expuso finalmente que el artículo del Daily Mail y todas las historias que generó no eran más que un fraude. Con el titular “No, los ciudadanos de Pekín NO están mirando amaneceres falsos en televisiones por la contaminación”, el editor Paul Bischoff dijo que todo era “una sarta de mentiras” [en]:

La verdad es que ese amanecer probablemente estaba en la pantalla cada 10 segundos, ya que formaba parte de un anuncio turístico sobre la provincia china de Shandong. El anuncio está en marcha todo el día durante todos los días del año sin importar la contaminación. El fotógrafo simplemente sacó la foto cuando aparecía el amanecer.

Bischoff también tuvo palabras para las organizaciones de noticias que tanto deseo tuvieron de dar voz a las mentiras del Daily Mail sin contrastar los hechos. “Los medios internacionales deberían estar avergonzados de no haberse tomado ni un momento en verificar lo que decía el Daily Mail, una de las fuentes de información menos respetables del Reino Unido” escribió Bischoff. También añadió:

Debería darle vergüenza a cualquier medio de comunicación que hizo caso a esta farsa. China tiene problemas, pero ha demostrado que no necesita criticar solo para conseguir atraer a gente con historias chocantes. La contaminación de Pekín es ya lo bastante mala como para añadirle sensacionalismos baratos.

Bischoff tuiteó lo suyo…

No, los ciudadanos de Pekín NO están mirando amaneceres falsos en televisiones por la contaminación.

… y se extendió por toda la blogosfera. En los mismos medios de comunicación en los que el rumor había circulado comenzaron a sonar alarmas de rectificación.

“Bueno, nos han engañado”, dijo un ecologista de Washington, D.C. en su Tumblr [en]. En un blog dedicado normalmente a videojuegos, un hombre dijo que la historia del Daily Mail era “una farsa” [en]. Y Tom Pride, blogero de política del Reino Unido, escribió [en] que “la historia del Daily Mail sobre los amaneceres en pantallas gigantes en Pekín era inventada”.

La historia mayor: adiós a la ética de los medios.

Por supuesto, las tardías rectificaciones nunca alcanzarán las mentiras iniciales. Como el predicador del siglo XIX C.H. Spurgeon dijo una vez: “Una mentira puede recorrer el mundo mientras que una verdad aún se está poniendo las botas”.

Incluso ahora, solo unos pocos noticiarios que publicaron la historia falsa de los amaneceres en la televisiones, como el Time [en], se han retractado o lo han corregido. 

Pero el tema es mucho más importante que un artículo con información falsa. Trata sobre el estado de la ética en los medios de comunicación [en], o su ausencia.

“¿Cómo es posible que noticiarios como el Time, el HuffPo y la CBS se unan a la red de circulación de historias falsas? Simplemente por no contrastar, para empezar”, escribió [en] la periodista Gwynn Guilfordin en la publicación en línea de negocios Quartz [en]. Su artículo se titulaba “Los occidentales están tan convencidos de que China es una distopía que compartirán cualquier cosa que lo confirme”.

Demasiados reporteros, si la cosa cuadra, seguirán la corriente sin hacer preguntas. En este caso, la invención del Daily Mail cuadraba con la idea que muchos occidentales tienen de China.

“Y mediante la integración de temas como la contaminación y los intentos orwellianos del gobiernos de controlar la vida diaria de los ciudadanos, el Daily Mail ofrece una doble ración de estereotipos sobre China a los lectores occidentales”, dijo [en] Guilford.

Eso tentó también a otras publicaciones a mostrar a sus lectores la falsa historia.

“Esta no es la primera mentira sobre China que se difunde por medios de información occidentales. Me viene a la mente la historia inventada por Mike Daisey que apareció en la radio NPR [en] en el programa ‘This American Life'”, escribió [en] Patrick Lozada, director general del blog de noticias y cultura Beijing Cream. El titular de su post era “Por qué la historia sobre la imagen falsa de la contaminación es importante”.

Además de China, muchos otros países reciben el mismo trato.

A principios de enero, noticiarios en todos los EE.UU decían [en] sin cesar que el líder norcoreano Kim Jong Un había ejecutado a su tío en diciembre atándolo desnudo y dándoselo de comer a 120 perros hambrientos. Ese artículo se originó de una viñeta de un periódico satírico de Hong Kong, fue puesto en otro periódico de Singapur y se extendió por los medios estadounidenses.

Sin embargo, la historia era claramente fraudulenta [en], de acuerdo con Max Fisher, del Washington Post. Hizo una lista de los posibles errores, incluyendo: que no había fuentes de la historia original; y que los medios de comunicación chinos y surcoreanos, donde los periodistas tienen más conocimiento sobre Corea del Norte, ignoraron el artículo.

“Pero todo esto nos hace preguntarnos: ¿por qué tanta gente –y tantos medios de información estadounidenses– todavía están dispuestos a tratar esta historia tan poco irreal como real?”, pregunta Fisher.

Un blog llamado Pacific Side añadió entonces una prueba substancial [en] y es que la historia de dárselo de comer a los perros se vendió como sátira en Weibo, el servicio de microblogs de China.

Para muchos, esto habló más del comportamiento de los medios que del de Kim Jong Un:

Jesús, los medios de comunicación son demasiado ociosos como para comprobar las fuentes en la era de Internet: lo de que al tío de Kim Jong-un le lanzaron a los perros surgió como una sátira.

Jeff South es profesor de periodismo en la Universidad Virginia Commonwealth. Actualmente se encuentra visitando Changchun, China, como estudiante en el programa de intercambio Fulbright.

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.