¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

En la península egipcia del Sinaí, los apagones de Internet son sistemáticos

Egypt-Israel border. Photo by NYC2TLV via Wikimedia Commons (CC BY-SA 3.0)

Frontera entre Egipto e Israel. Foto por NYC2TLV vía Wikimedia Commons (CC BY-SA 3.0)

En el norte del Sinaí, lo primero que hace la gente cuando se despierta es comprobar sus teléfonos móviles, para asegurarse de que sus conexiones de móvil e Internet siguen funcionando. Desafortunadamente, se sienten decepcionados casi todos los días. Esta es la realidad a la que nos hemos acostumbrado desde el pasado mes de setiembre, cuando comenzaron las operaciones militares en el norte del Sinaí. Casi todos los días nos despertamos y descubrimos que las conexiones están desactivadas. Esto suele durar aproximadamente doce horas.

Las operaciones militares comenzaron aquí en setiembre de 2013 como parte de la guerra del gobierno contra el terrorismo, tras una serie de ataques contra el ejército y la policía en la península. Para la población civil local, los efectos del asalto son muchos: se han establecido puestos de control en las principales carreteras que unen las ciudades del norte del Sinaí. Se han impuesto toques de queda desde las 4 p.m. en algunas zonas. Las desconexiones diarias de servicios de telefonía y de Internet sólo han añadido sufrimiento a la vida de la gente.

Algunos usuarios de redes móviles están movilizándose para ejercer presión [ar] sobre los proveedores para cambiar esta tendencia. El pasado mes de octubre, un grupo en el norte del Sinaí decidió demandar a las empresas operadoras por las repetidas desconexiones y los retrasos en el restablecimiento de las conexiones. Una página de evento de Facebook [ar] invitó a la gente a unirse a la demanda, dirigida principalmente contra Mobinil por los repetidos y prolongados cortes de servicio, pero estos fueron en vano. En el centro de la ciudad de El Arish, se celebraron dos manifestaciones contra los cortes de servicio. Uno de los organizadores de la primera protesta (miembro fundador del Movimiento 6 de Abril en el norte del Sinaí), fue detenido durante un día tras el evento.

Algunos activistas del norte del Sinaí lanzaron una etiqueta en Facebook y Twitter con el título #Sinai_out_of_coverage (#سيناء_خارج_التغطية) (Sinaí fuera de cobertura) expresando su sufrimiento diario con las desconexiones de las redes, esperando que su voz sea escuchada y recuperar su vida normal de nuevo.

El problema no es sólo de los teléfonos móviles ─ los cortes de servicio también afectan a los trabajadores y la productividad en lugares como la oficina de correos, los bancos y los registros civiles. Marwa R., una maestra de escuela entrevistada por Global Voices, explicó: “Fuí varias veces a la oficina del registro civil para renovar mi tarjeta de identificación, pero cada vez que voy descubro que no funciona porque las conexiones están desactivadas”.

Muchos funcionarios sufren retrasos en el recibo de sus salarios porque los bancos dejan de funcionar cuando se desconectan las redes. Otra mujer, también maestra, se lamentó: “He estado intentando conseguir mi sueldo desde hace días y, cada vez que voy al banco, no funciona. Estoy esperando a que se pongan en funcionamiento las conexiones y me iré de prisa al banco; tal vez pueda hacerlo hoy”.

Muchos maestros viajan todos los días desde El Arish a Rafah (en la frontera oriental de Egipto con Gaza) y Sheikh Zuwaid (al sur de Rafah) o al Sinaí Central pasando por carreteras muy peligrosas con artefactos explosivos improvisados, tiroteos y enfrentamientos entre el ejército y militantes. Hubo dos incidentes recientes en los que un grupo de maestros que iban en autobús pasaron cerca de violentos enfrentamientos ─ en ambos casos, varios maestros recibieron disparos y algunos resultaron gravemente heridos. Las familias se preocupan constantemente por los seres queridos que viajan a través de estas zonas peligrosas y quieren asegurarse de que sus familiares trabajando en esos lugares están a salvo. Pero sin conexiones de telefonía móvil, no pueden hacerlo. Los cibercafés y propietarios de tiendas de móviles también sufren estos cortes de servicio, que les dejan con pocos ingresos para mantener sus negocios a flote.

Cuando las redes funcionan, todo el mundo intenta hacer todo lo que necesita utilizando el teléfono móvil o Internet, pero aún así, el servicio es tan malo que no consiguen hacer gran cosa. La gente apenas puede hacer una llamada telefónica y a menudo no pueden oír nada.

Las autoridades de seguridad dicen que desactivan las conexiones porque los militantes usan teléfonos móviles para comunicarse y para hacer estallar artefactos explosivos improvisados​​. Esto puede ser cierto, pero estas redes tienen el propósito de servir al público en general. Desconectarlas afecta a todos.

Algunos incluso sostienen que las redes vecinas de Israel y Palestina son tan potentes que tienen cobertura en gran parte del norte del Sinaí ─ cuando se desactivan las redes egipcias, los militantes simplemente utilizarán éstas. Al final, la población civil pacífica es la que más sufre por la rutina diaria de las desconexiones.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.