¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Evaluación de riesgos: lo que la técnica de control del mosquito transmisor del dengue representa en la población de Brasil

Rapaz solta mosquitos transgênicos em Mandacaru. Foto: Coletivo Nigéria/Agência Pública

Niño libera mosquitos transgénicos en Mandacaru. Foto: Coletivo Nigéria/Agência Pública

El reportaje de Coletivo Nigéria fue publicado originalmente en el sitio web de la Agencia Pública, el 8 de octubre de 2013. Global Voices reproduce el artículo en tres partes.

Lea también la primera parte.

A pesar de la campaña de comunicación de la organización social Moscamed, como los test realizados al interior de Bahía y descritos en la primera parte de este reportaje, la ONG británica GeneWatch señala una serie de problemas en el procedimiento brasilero. El principal de ellos es el hecho de que el informe de evaluación de riesgos en el experimento no se ha puesto a disponibilidad del público antes del inicio de la liberación de los tests. A pedido de los responsables del Programa Aedes Transgénico, el proceso dirigido a la Comisión Nacional Técnica de Bio seguridad (CTNBio, órgano encargado de autorizar tales experimentos) fue considerado confidencial. La directora ejecutiva de la ONG, Helen Wallace, comentó en entrevista:

Nós achamos que a Oxitec deve ter o consentimento plenamente informado da população local, isso significa que as pessoas precisam concordar com o experimento. Mas para isso elas precisam também ser informadas sobre os riscos, assim como você seria se estivesse sendo usado para testar um novo medicamento contra o câncer ou qualquer outro tipo de tratamento.

Consideramos que Oxitec debe tener el consentimiento plenamente informado de la población local, eso significa que las personas necesitan estar de acuerdo con el experimento. Para eso ellas necesitan también ser informadas de los riesgos, así como usted lo sería si estuviese siendo usado para experimentar un nuevo medicamento contra el cáncer o cualquier otro tipo de tratamiento.

Especialista en los riesgos y en la ética involucrada en este tipo de experimento, Helen publicó este año un informe sobre los Mosquitos Geneticamente Modificados: preocupaciones actuales, que en 13 capítulos enumera lo que denomina riesgos potenciales no considerados antes de autorizarse la liberación de los mosquitos transgénicos.

El documento también señala las fallas en la realización de los experimentos por parte de Oxitec. Por ejemplo, luego de dos años de las liberaciones de mosquitos transgénicos en las Islas Caymán sólo los resultados de un pequeño test habían aparecido en una publicación científica. A comienzos del 2011 la empresa sometió los resultados del mayor experimento en las islas a la revista Science pero el artículo no fue publicado. Solo en setiembre del año pasado el texto apareció en otra revista, en Nature Biotechnology, publicado como “correspondencia” – lo que significa que no pasó por la revisión de otros científicos, apenas por la verificación del editor de la publicación.

null

Helen Walace, directora de la ONG inglesa GeneWatch, critica la técnica utilizada. Foto: Coletivo Nigéria/Agência Pública

Para Helen Wallace, la ausencia de una revisión crítica de los pares científicos pone en sospecha el experimento de Oxitec. Aún así, el análisis del artículo según el documento sugiere que la empresa necesitó aumentar la proporción de liberación de transgénicos y concentrarlos en un área pequeña  para alcanzar los resultados esperados. Lo mismo habría ocurrido en Brasil, en Itaberaba. Los resultados del test en Brasil tampoco han sido publicados por Moscamed. El gerente del proyecto, Danilo Carvalho, informó que uno de los artículos ya fue presentado para publicación y otro está en la fase final de redacción.

Otro de los riesgos señalados por el documento está en el uso generalizado de antibiótico. El antibiótico es responsable por revertir el gene letal y garantizar en laboratorio la sobrevivencia del mosquito geneticamente modificado, que de lo contrario no llegaría a la fase adulta. Esta es una diferencia vital entre los mosquitos reproducidos en laboratorio y sus crías, que generadas en el medio ambiente a partir de hembras salvajes – sin antibiótico, están condenadas a una muerte prematura.

La tetraciclina es comunmente empleada en la industria ganadera y la acuicultura, las que diseminan en el medio ambiente grandes cantidades de la substancia a través de sus residuos. El antibiótico es igualmente muy usado en medicina y en veterinaria. O sea, huevos y larvas geneticamente modificadas podrían entrar en contacto con el antibiótico incluso en ambientes no controlados y así sobrevivir. A lo largo del tiempo, la resistencia de los mosquitos transgénicos al gene letal podría neutralizar su efecto y por fin, tendríamos una nueva especie geneticamente modificada adaptada al medio ambiente.

La hipótesis es tratada con escepticismo por Oxitec, que minimiza la posibilidad de que esto suceda en el mundo real. Sin embargo un documento confidencial, hecho público, muestra que la hipótesis se probó y resultó real en los test del investigador socio de la empresa. Es de extrañar que la tasa de sobrevivencia de las larvas sin tetraciclina sea de 15% – mucho mayor que el usual 3% resultante de los experimentos de la empresa –, los científicos de Oxitec descubrieron que la ración de gato con la cual sus compañeros estaban alimentando a los mosquitos contenía restos de antibiótico que se utiliza de forma rutinaria para tratar las gallinas destinadas a la alimentación animal.

Mosquito Aedes Aegipty, transmisor del dengue. Foto: Coletivo Nigéria/Agência Pública

El informe de GeneWatch llama la atención sobre la presencia frecuente de antibióticos en los desechos humanos y animales así como en los sistemas de aguas residuales domésticas tales como las fosas sépticas. Esto significaría un riesgo potencial ya que varios estudios constataron la capacidad del Aedes aegypti de reproducirse en aguas contaminadas – a pesar de ello actualmente no es tan común y no sucede en Juazeiro, según la Secretaría de Salud municipal.

Además existe la preocupación acerca de la velocidad de las hembras transgénicas. El proceso de separación de la pupas (último estado antes de la edad adulta) es hecho de forma manual con la ayuda de un dispositivo que las agrupa por sexo según el tamaño (las hembras son ligeramente mas grandes). Una proporción de 3% de hembras puede escapar en este proceso obteniendo la libertad y aumentando los riesgos. Por último, los experimentos aún no permiten verificar si una reducción en la población de mosquitos incide directamente en la transmisión del dengue.

Todas las críticas son rebatidas por Oxitec y por Moscamed, que dicen mantener un riguroso control de calidad – así como el monitoreo constante de la tasa de liberación de las hembras y de la tasa de sobrevivencia de las larvas sin tetraciclina. De esta manera cualquiera señal de mutación del mosquito seria detectada a tiempo para suspender el programa. Al cabo de aproximadamente un mes, todos los insectos liberados estarían muertos. Los mosquitos, según las instituciones responsables, tampoco pasan los genes modificados incluso si una hembra pica un ser humano.

Lea la tercera parte: Mosquito transgénico en venta: empresa calcula las cifras del posible mercado del dengue en Brasil.

1 Comentario

Únase a la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.