Tras el terrible asesinato de quinceañera, algunos serbios piden que regrese la pena de muerte

One of the posters that was circulated online and in several European countries during the search for Tijana Jurić, whose body was recovered Aug. 7, 2014 in a shallow grave near Belgrade.

Uno de los afiches que circuló en línea y en varios países europeos durante la búsqueda de Tijana Jurić, cuyo cuerpo fue recuperado el 7 de agosto de 2014 en una poco profunda tumba cerca de Belgrado.

Serbia puso fin a la pena capital en 2002, pero un reciente terrible crimen, de los que casi no ocurren en un país pequeño como Serbia, tiene a algunos pidiendo que se restablezca.

El 7 de agosto de 2014 se dio la noticia del arresto del sospechoso del asesinato de Tijana Jurić, de 15 años, originaria de Bajmok cerca de Subotica, al norte de Serbia. El hombre a quien la policía sindica como responsable de haber dejado conmocionados a los seres queridos de Jurić y al país es Dragan Djurić, de 34 años, carnicero de Surčin, municipalidad suburbana de Belgrado.

Tijana Jurić desapareció en las últimas horas del 25 de julio de 2014, y sus familiares la reportaron como desaparecida casi inmediatamente. Gracias a los habitantes de su pueblo, autoridades de Subotica y usuarios de la web, la cara sonriente de Jurić cubrió rápidamente las redes sociales, sitios web de noticias y blogs a lo largo de Serbia y la región. Se sospechaba que la habían secuestrado y la habían hecho cruzar la frontera a Hungría u otro país vecino, y las autoridades de varios países terminaron involucrados en la búsqueda.

El país entero vio y esperó, temiendo lo peor y esperando lo mejor. Cuando llegó la noticia en las primeras horas del 7 de agosto del arresto de Djurić, todos estaban prestando atención. El posterior interrogatorio policial dio paso a la confesión de Djurić, que llevó a la policía al lugar donde había enterrado el cuerpo de Jurić.

Desde que algunos de los hechos del crimen fueron puestos a conocimiento del público, se ha iniciado una fuerte discusión que ha llegado a las redes sociales, blogs y las calles de Serbia. Una gran parte del público está pidiendo que se restablezca la pena de muerte por este delito. Se han iniciado varias peticiones en línea para reimplantar la pena de muerte y, al cabo de solamente 12 horas, por lo menos una de esas peticiones tenía cerca de 4,500 firmas, mientras que el tabloide serbio Kurir sostiene que más de 28,000 personas pedían en Facebook el linchamiento del homicida.

Lo que puede haber avivado tanta indignación del público, además de los aterradores detalles del propio crimen, fue una declaración pública del ministro del Interior de Serbia, Nebojša Stefanović, en una conferencia de prensa la mañana del 7 de agosto, donde también anunció el arresto y dio algunos detalles del crimen. A Stefanović se le citó diciendo:

Moj lični sud, lični osećaj, jeste da mi je zbog ovakvog krivičnog dela, zbog ovavog monstruma žao što je Srbija ukinula smrtnu kaznu, možda naše društvo nije bilo spremno za sve tekovine EU, kao što je ukidanje smrtne kazne

Mi opinión personal, mi sensación personal, es que lamento este crimen, este monstruo, lamento que Serbia prohibiera la pena de muerte, tal vez nuestra sociedad no estaba preparada para todos los aspectos de la Unión Europea, como prohibir la pena de muerte.

Actualmente, Serbia está en negociaciones para integrar la Unión Europea, que prohíbe la pena capital.

Aunque ciertamente hay algunas personas que están de acuerdo con el ministro, a muchos usuarios de medios sociales les molestaron estas declaraciones y las que pedían el linchamiento del acusado del asesinato, a pesar de su indignación por el propio asesinato. Marko Dražić, confundador del popular sitio web satírico serbio de noticias Njuz.net, fue uno de los que comentó públicamente en Facebook sobre la declaración del ministro y la calificó de inapropiada:

Ministar policije dr Nebojša Stefanović izjavio je da mu je zbog ovakvog monstruma žao što je Srbija ukinula smrtnu kaznu i da naše društvo možda nije spremno za sve tekovine EU. Sledeće što bi mogao da uradi jeste da ostavi komentar na Blicovom sajtu kako bi ga obesio za muda na Terazijama ili sekao na komade.

El ministro del Interior, doctor Nebojša Stefanović, afirmó que lamenta, debido a este monstruo, que Serbia prohibiera la pena de muerte y que nuestra sociedad no está lista para todos los aspectos de la Unión Europea. Lo siguiente que puede hacer es dejar un comentario en el sitio web [del diario serbio] de Blic sobre cómo colgaría [al asesino] de las pelotas en la plaza Terazije o lo cortaría en pedazos.

Un popular bloguero serbio que usa el nombre de Bjuti Dingospo también comentó públicamente en Facebook sobre las afirmaciones de Stefanović, citó datos sobre índices de criminalidad en Serbia y varios países de la Unión Europea que contradicen la insinuación del ministro de que el pueblo serbio no está listo para acceder a la Unión Europea:

Видим, опет је у моди сиротињска забава бр. 2: поновно увођење смртне казне.

Поред тога што то неће допринети никаквој превенцији било чега, самим тим је и нецивилизовано и варварски. […]

Уосталом, Србија се обавезала међународним и европским конвецијама да ће укинути смртну казну што је и учинила. У Уставу пише исто итд.

Иако волите да се храните страхом и читате таблоиде, имате утисак небезбедности и приде, Србија заправо уопште не стоји лоше према статистикама по броју убистава.

Штавише, са 1.2 убиства на 100.000 становника је у нивоу Мађарске, Хрватске, Португала, Ирске итд.
Више убистава по глави становника имају неке ужансе и варварске, неуређене, пуј пуј државе као што су Финска, Канада и Белгија са 1.6 убистава на 100.000 становника, Грчке (1.7), а итекако боље стојимо од Бугарске (1.9), Кипра (2), Турске (2.6), Црне Горе (2.7), Русије (9.2), мирољубивог и насмејаног Тајланда (5) и САД (4.8).[…]

Како судите другима, надам се да ће се судити и вама.

Vemos que está de vuelta el segundo tema de entretenimiento para las masas pobres: restablecer la pena de muerte.

Además de no servir para prevenir nada, [la pena de muerte] es incivilizada y bárbara en sí misma. […]

Además, Serbia fue obligada por convenciones internacionales y europeas a prohibir la pena de muerte, lo que se hizo. La Constitución [de Serbia] dice lo mismo, etc.

Aunque les guste alimentarse de tabloides y leerlos, acompañado de un sentido de inseguridad, en realidad Serbia no está tan mal según las estadísticas de asesinatos.

Además, con 1.2 asesinatos por cada 100,000 habitantes, tiene los mismos índices que Hungría, Croacia, Portugal, Irlanda, etc. Hay más asesinatos per cápita en algunos países terrible y bárbaros, desorganizados como Finlandia, Canadá y Bélgica, con 1.6 asesinatos por cada 100,000 habitantes, Grecia (1.7), y estamos mucho mejor ubicados que Bulgaria (1.9), Chipre (2), Turquía (2.6), Montenegro (2.7), Rusia (9.2), la pacífica y sonriente Tailandia (5) y Estados Unidos (4.8). […]

Como juzgues, así serás juzgado.

La etiqueta #smrtnakazna (pena de muerte) se ha vuelto cada vez más popular en Twitter desde que se supo la noticia, con opiniones a favor y en contra de la pena de muerte, y una de las páginas en Facebook que pide apoyo para restablecer la pena de muerte en Serbia acumuló más de 76,000 fans apenas el primer día.

El funeral de Tijana Jurić se programó para el 8 de agosto a las 5 p.m. en el cementerio ortodoxo de Dudova suma en Subotica, donde el Concejo Municipal de Subotica ha decretado un dia de duelo.

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.

¿Te gusta leer Global Voices?

Ayúdanos a conocer mejor a nuestra audiencia completando esta breve encuesta »

Close