¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Desde “Recuperen sus Mezquitas” a “Recuperen Pakistán” los paquistaníes hacen un llamado a terminar con el extremismo

The people of Lahore held a protest against hate-monger cleric Abdul Aziz, who runs a militant school in Islamabad and refuses to condemn the Taliban and their attack on the Peshawar school.

La gente de Lahore realiza una protesta contra el clérigo que incita al odio, Abdul Aziz, quien dirige una escuela militante en Islamabad y se rehúsa a condenar a los talibanes y al ataque a la escuela de Peshawar. Imagen de Saad Sarfraz Sheikh. Copyright Demotix (22/12/2014)

Los paquistaníes sufren una pena y rabia inimaginables, más que nunca después que un ataque a una escuela en Penshawar provocara la muerte de, en su mayoría, jóvenes estudiantes. El terrorífico ataque, una de las instancias de terrorismo más sangrientas en Pakistán, no solo ha conmocionado al país, sino que también a la comunidad global que ha respondido a los pakistaníes con mensajes de solidaridad y esperanza.

El descarado ataque es un duro recordatorio de los frecuentes ataques terroristas, de diferentes grupos militantes en los últimos 11 años en Pakistán, que han tomado la vida de más de 55.000 paquistaníes. La masacre de más de 130 escolares  y 10 profesores, todos inocentes, en una escuela pública del ejército (APS) por personas armadas pertenecientes a Pakistán Tehreek-e-Taliban (TTP) ha, sorprendentemente, unido al gobierno paquistaní, a los principales partidos políticos y religiosos, líderes militares y las masas contra el terrorismo.

Pero en medio del discurso contra el terrorismo, una voz mucho más fuerte, y que se necesitaba, ha emergido desde la capital de Pakistán con el objetivo de “recuperar a Pakistán” del radicalismo.

Campaña “Recuperen sus mezquitas”

El Movimiento de Recuperación comenzó, dos días después del ataque a Peshawar, con protestas espontáneas frente a la Lal Masjid  (Mezquita Roja) en Islamabad contra el infame clérigo Maulana Abdul Aziz, quien se negó a condenar a los asesinos argumentando que el ataque a la escuela fue una ramificación de las políticas gubernamentales contra los talibanes. Las protestas, encabezadas por un abogado devenido en activista, Muhammad Jibran Nasir, crecieron rápidamente desde un puñado de protestantes que demandaban el arresto de Abdul Aziz, hasta un movimiento nacional con protestas en Karachi, Lahore, Sialkot y Sargodha, luchando por una causa común: 

We wish to see our mosques, our pulpits, our madrassas freed from extremist ideologies.

Queremos ver nuestras mezquitas, nuestros púlpitos y nuestras madrazas libres de las ideologías extremistas.

Protestors Holding banner against cleric Abdul Aziz.  Copyright Demotix (22/12/2014)

Protestantes sosteniendo un cartel contra el clérigo Abdul Aziz. Imagen de Saad Sarfraz Sheikh. Copyright Demotix (22/12/2014)

La rabia contra el clérigo y la administración de la mezquita va más allá de la actual postura de Abdul Aziz de que la mezquita ya tenía una reputación de radicalismo. Como respuesta a la presión social, Abdul se disculpó y condenó la matanza de los niños. Pero los activistas persisten con que su movimiento busca mucho más que una disculpa y que Abdul Aziz sea arrestado:

Esto no es solo una guerra de protestas callejeras. Esta es una guerra de narrativa e ideología. Tenemos que derrotar la narrativa talibán, su ideología.

Se ha emitido una orden judicial de arresto no afianzable contra Abdul Aziz, pero la fuerza de las protestas públicas no ha disminuido, y las reuniones frente a la Mezquita Roja y la estación de policía de Aabpara continúan.

Aumenten la presión. Pongan nuestra foto con estas etiquetas. No esconderemos nuestros rostros. No tenemos miedo.

No es uno. Son muchos. Todos demandamos justicia. Todos demandamos el arresto de Abdul Aziz.

De “Recuperen sus mezquitas” a “Recuperen Pakistán”

El reciente acto brutal de terror estimuló a los paquistaníes de todas las creencias y regiones contra el extremismo, a mostrar solidaridad por las jóvenes víctimas. Las protestas que comenzaron con vigilias de velas y oraciones pronto se convirtieron en la protesta “Recuperen sus mezquitas”, que ahora se ha transformado en “Recuperen Pakistán”, un movimiento contra los talibanes, que pretende recuperar a Pakistán de los grupos militantes y de las mentalidades extremistas.

Aunque la orden judicial del arresto de Abdul Aziz está siendo aclamada por los activistas, no era el objetivo único de la campaña. Jibran explicó esta transformación en una entrevista:

The protest is not about the arrest of Abdul Aziz. His arrest and prosecution is the first step of a journey towards reclaiming our country. It is a message to all quarters that the civil society in Pakistan will not stand any support of Taliban or their sympathizers or their apologists. This is Pakistan’s movement. The Taliban and their sympathizers are not just among us, they are within us. Law-abiding and peaceful Pakistanis need to identify and throw out these apologists from their ranks, and reclaim our state institutions, much like we are trying to reclaim our mosque.

La protesta no es acerca del arresto de Abdul Aziz. Su arresto y acusación son el primer paso de un viaje hacia la recuperación de nuestro país. Es un mensaje a todos los territorios de que la sociedad civil de Pakistán no brindará ningún apoyo a los talibanes o a sus simpatizantes o defensores. Este es un movimiento de Pakistán. Los talibanes y sus simpatizantes no están solamente entre nosotros, están dentro de nosotros. Los paquistaníes respetuosos de las leyes y pacifistas necesitan identificar y rechazar a estos defensores de sus filas y recuperar nuestras instituciones estatales, al igual como estamos tratando de recuperar nuestra mezquita.

Las manifestaciones anti talibanes a través de Pakistán representan un cambio en la actitud pública hacia el radicalismo. Nabi Malik, abogado, resalta este hecho:

The protests outside Lal Masjid, although limited in nature, represent a realization in at least a segment of society that Pakistan needs to reclaim the space lost to the clergy. Participants appear to want to “reclaim their mosques”, or have their opinions represented in the narrative of not only the country, but their religion as well.

Las protestas frente a Lal Masjid, aunque limitadas en su naturaleza, representan una materialización en por lo menos un segmento de la sociedad de que Pakistán necesita recuperar el espacio perdido gracias al clero. Los participantes parecieran querer “recuperar sus mezquitas” o que sus opiniones se representen en la narrativa no solo del país, sino también en su religión.

Movimiento contra los talibanes y sus seguidores

La desgarradora tragedia en la escuela de Peshawar no es la primera atrocidad que el país ha sufrido, ya que Pakistán ha sido frecuentemente golpeado por actos de terror desde el 2002. Pero esta es la primera vez que el país es testigo de una fuerte reacción contra los talibanes y sus seguidores tanto de parte de los ciudadanos como del gobierno. El Primer Ministro paquistaní, Nawaz Sharif, también dejó claro que Pakistán no hará diferencia entre talibanes buenos y malos y que el país está unido en la lucha contra el terrorismo.

Talibán bueno, talibán malo, yo quiero talibán muerto. No al terrorismo. Reclamemos nuestras mezquitas. Arresten a Abdul Aziz.

Las protestas contra los seguidores de los talibanes destacan una narrativa opuesta al extremismo y un cambio significativo en la forma de pensar de los paquistaníes que ya no consideran a los seguidores libres de culpa.

Ali Raza Abidi, un político pakistaní recuerda por qué es importante para Pakistán unirse contra el extremismo hoy:

No se pide tu simpatía ni tu apoyo. Solo se te recuerda que pronto será tu turno si no te unes contra los talibanes.

Mina Sohail, un periodista en Islamabad, escribió:

We are at war with the Taliban, whose agenda is to destabilize Pakistan and create its own state that eschews international rules of logic and humanity. This school massacre is our Sept. 11. This time, Pakistanis have come out galvanized to say we will “never forget.”

Estamos en guerra con los talibanes, cuya agenda es desestabilizar Pakistán y crear su propio estado que evita las reglas internacionales lógicas y humanas. Esta masacre de la escuela es nuestro 11 de setiembre. Esta vez, los paquistaníes nos hemos animado a decir que “nunca olvidaremos”

Campaña “Nunca olvidar”

Nunca olvidar” es una campaña en línea que comenzó después del ataque a Peshawar. El objetivo de estos activistas es la tolerancia cero con los extremistas y han presentado una carta de demandas donde insisten con la implementación efectiva de las siguientes reivindicaciones:

  • Debe adoptarse tolerancia cero con los extremistas y terroristas de parte de todas las instituciones estatales, los partidos políticos y organizaciones religiosas.
  • Que ni los grupos terroristas ni sus seguidores tengan tiempo al aire en los programas televisivos, ni en las publicaciones, ni en los medios digitales pakistaníes.
  • Monitorear los sermones en todas las mezquitas/madrazas y seminarios a través de Pakistán, para restringir los discursos de odio/incitación o promoción de las ideologías extremistas.
  • Todas las escuelas fantasmas de Pakistán deben ser reabiertas en memoria de los estudiantes y profesores caídos de la escuela y colegio público del ejército en Peshawar.

El movimiento Recuperen Pakistán es un esfuerzo de pakistaníes preocupados que desean vivir en paz en su patria. Sus pensamientos están bien representados en estas palabras de Ahmad Qazi, un hijo que perdió a su madre (Directora de APS) en el ataque a la escuela de Peshawar:

I wish for the Pakistan I once saw, where we could go out all night without bothering about security, where relationship mattered more than money, where living in harmony was all that we knew, where my school was safe and neighborhood calm, where blood shed was rare, where kidnappings and killing was a crime…. I wish for the Pakistan that we once knew.. I just wish for my Pakistan to rise once again.

Sueño con el Pakistán que una vez vi, en el que podíamos salir toda la noche sin preocuparnos por la seguridad, donde las relaciones importaban más que el dinero, donde vivir en armonía era todo lo que conocíamos, donde mi escuela era segura y el vecindario tranquilo, donde la sangre derramada era escasa, donde los secuestros y los asesinatos eran un crimen… sueño con el Pakistán que una vez conocí.. lo único que deseo es que mi Pakistán se levante una vez más.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.