¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Portugal: Medios quieren códigos de conducta para periodistas en redes sociales

Ciego por el periodismo. Foto: Ahmad Hammoud/Flickr CC BY 2.0

Ciego por el periodismo. Foto: Ahmad Hammoud/Flickr CC BY 2.0

Algunos medios de comunicación social portugueses discuten las primeras reglas de conducta en el sentido de “regular la actividad de sus periodistas en las redes sociales”, según publicó el semanario Expresso, que también forma parte de ese grupo de empresas.

La noticia adelanta que las cadenas televisivas SIC y TVI, el Diário de Noticias y Expresso ya tienen en marcha nuevos códigos de conducta que, está previsto, se implementarán en breve. La televisión pública RTP “promete debatir el asunto primero”.

La medida está creando polémica entre los periodistas portugueses. La confusión entre lo que se puede considerar ámbito personal y el profesional “acelera el debate sobre la ética periodística”, dice Expresso.

Global Voices trató de saber lo que piensan algunos especialistas acerca de la creación de un código de conducta para periodistas en las redes sociales:

La profesora Suzana Cavaco, especialista en Ética y Deontología Profesional, considera que la sociedad civil debe reflexionar junto a los medios de comunicación sobre lo que debe considerarse éticamente correcto. La docente de Ciencias de la Comunicación de la Facultad de Letras de la Universidad de Oporto enumera tres principios que, a su juicio, “deben orientar toda la reflexión acerca de códigos de conducta para periodistas en redes sociales”:

O primeiro pressuposto é que o jornalista, por ser jornalista, não pode perder o direito inalienável à liberdade de opinião e de expressão que, de acordo com o artigo 19º da Declaração Universal dos Direitos do Homem, implica o direito de não ser inquietado pelas suas opiniões.

Segundo: O jornalista, no exercício da sua profissão, não deve alienar a sua consciência ao órgão de comunicação para o qual trabalha, devendo assumir a responsabilidade por tudo aquilo que escreve/diz (conforme Código da UNESCO, de 1983).

Terceiro: Os códigos deontológicos devem ser elaborados em sede de auto-regulação mas abertos à reflexão cívica.

El primer supuesto es que el periodista, por ser periodista, no puede perder el derecho inalienable a la libertad de opinión y de expresión que, de acuerdo con el artículo 19 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, implica el derecho de no ser molestado por sus opiniones.

Segundo: el periodista, en el ejercicio de su profesión, no debe alienar sus conciencia al órgano de comunicación para el que trabaja, y debe asumir la responsabilidad por todo lo que escribe o dice (conforme al Código de la UNESCO, de 1983).

Tercero: los códigos deontológicos deben ser elaborados como autorregulación pero abiertos a la reflexión cívica.

Tiago Dias, periodista y miembro de la nueva dirección del Sindicato de los Periodistas en Portugal, explica la posición del Sindicato:

O Sindicato dos Jornalistas acredita que há uma discussão a fazer sobre o assunto em Portugal, mas rejeita à partida quaisquer concepções que apontem na direcção de normas ou regras de comportamento que limitem a liberdade de expressão – nas redes sociais ou fora delas. Tal não acontece na vida real e tal não deve suceder nas redes sociais.

El Sindicato de Periodistas cree que hay una discusión pendiente sobre el asunto en Portugal, pero rechaza en principio cualesquiera concepciones que apunten en la dirección de normas o reglas de comportamiento que limiten la libertad de expresión, en las redes sociales o fuera de ellas. Eso no sucede en la vida real y no debe suceder en las redes sociales.

Los códigos de conducta ya son utilizados en países como Estados Unidos de América y Francia. La agencia de noticias francesa AFP implementó un código de conducta para redes sociales en 2011:

La agencia de noticias francesa AFP tendrá código de conducta para sus periodistas en redes sociales

¿El actual Código Deontológico del Periodista sigue sirviendo al periodismo actual, el periodismo de redes sociales?

Cátia Mateus, periodista y estudiante de doctorado de la Facultad de Ciencias Sociales y Humanas de la Universidad Nueva de Lisboa, efectuó una encuesta sobre este tema, en la cual respondieron 300 periodistas portugueses activos en 76 medios de comunicación y cuyos resultados pueden consultarse en el Observatorio Europeo de Periodismo (EJO, por sus siglas en inglés). Este estudio cuestiona si la tradicional ética deontológica del periodista podrá servir al periodismo actual, el periodismo de redes sociales. Un porcentaje significativo de los periodistas encuestados cree que no y que los viejos valores del Código de los Periodistas deberán ser adaptados a la nueva realidad del periodismo.

Periodismo en redes sociales. Foto: Flickr (CC BY-NC-SA 2.0)

Periodismo en redes sociales. Foto: Flickr (CC BY-NC-SA 2.0)

Por otro lado, Tiago Dias afirma que “sí” y añade:

O Código Deontológico é intemporal e a sua (re)leitura permite essa constatação logo no primeiro momento: “O jornalista deve relatar os factos com rigor e exactidão e interpretá-los com honestidade. Os factos devem ser comprovados, ouvindo as partes com interesses atendíveis no caso. A distinção entre notícia e opinião deve ficar bem clara aos olhos do público. Ainda assim, pode eventualmente ser atualizado para refletir de forma clara a realidade das redes sociais.

El Código Deontológico es atemporal y su (re)lectura permite constatarlo justo en el primer momento: “El periodista debe relatar los hechos con rigor y exactitud e interpretarlos con honestidad. Los hechos deben ser comprobados, oyendo a las partes con intereses dignos de ser atendidos en el caso. La distinción entre noticia y opinión debe quedar bien clara a los ojos del público. Aun así, a la larga puede actualizarse para reflejar de forma clara la realidad de las redes sociales.

La profesora Suzana Cavaco considera que:

Os códigos deontológicos não são documentos sagrados, pelo que as suas regras devem ser compreendidas e questionadas, quer pelos profissionais quer pelos cidadãos em geral (…) Na realidade, as incertezas fazem parte da Ética. A questão colocada – a extensão dos deveres deontológicos (moral aplicada ao exercício de uma profissão) à vida pessoal do jornalista – é também rica em complexidade e incerteza. Apesar de actual, a questão não é nova.

Los códigos deontológicos no son documentos sagrados, por lo que sus reglas deben ser comprendidas y cuestionadas, sea por los profesionales o por los ciudadanos en general (…) En realidad, las incertidumbres forman parte de la Ética. La cuestión —la extensión de los deberes deontológicos (moral aplicada al ejercício de una profesión) a la vida personal del periodista— también es rica en complejidad e incertidumbre. Aunque actual, la cuestión no es nueva.

En el contexto de las redes sociales, y de lo que allí publican los periodistas, ¿qué se puede considerar éticamente correcto? ¿Es posible identificar dónde está la barrera entre lo moralmente correcto e incorrecto?

El periodista y dirigente del Sindicato de Periodistas, Tiago Dias, dice que “la barrera está en el mismo lugar de la profesión” y alerta:

Os jornalistas têm de ter noção de que não deixam de ser jornalistas quando utilizam esse espaço. Apesar de terem, claro, o direito de serem “meros cidadãos”, os jornalistas têm uma responsabilidade social e ética acrescida pela profissão que desempenham.

Los periodistas deben tener noción de que no dejan de ser periodistas cuando utilizan ese espacio. A pesar de tener, desde luego, el derecho de ser “meros ciudadanos”, los periodistas tienen una responsabilidad social y ética aumentada por la profesión que desempeñan.

Dias concluye que “el equilibrio entre estas dos facetas exige sentido común”.

La profesora de Ética y Deontología Profesional de la carrera de periodismo de la Universidad de Oporto brinda el ejemplo del “libro de estilo” del periódico Público:

O eventual conflito entre deveres profissionais e direitos individuais mereceu a atenção, por exemplo, do jornal Público, cujo Livro de Estilo, publicado em 2005, constitui uma obra de referência dos cursos de Ciências da Comunicação em Portugal. O documento “Princípios e Normas de Conduta Profissional” (inserido nesse Livro de Estilo) estabelece no artigo 56º que o jornalista deste órgão de comunicação “deve abster-se de tomadas de posição no espaço público não jornalístico de carácter político, comercial, religioso, militar, clubístico ou outras que, de algum modo, comprometam a sua imagem de independência, ou de assinar petições ou de abaixo–assinados em qualquer desses sentidos (…)

El eventual conflicto entre deberes profesionales y derechos individuales mereció la atención, por ejemplo, del diario Público, cuyo libro de estilo, publicado en 2005, constituye una obra de referencia de las carreras de Ciencias de la Comunicación en Portugal. El documento “Principios y normas de conducta profesional” (inserto en ese libro de estilo) establece en el artículo 56 que el periodista de este medio de comunicación “debe abstenerse de tomar posición en el espacio público no periodístico de carácter político, comercial, religioso, militar, deportivo u otras que, de alguna manera, comprometan su imagen de independencia, o de firmar peticiones o manifiestos en cualquiera de tales sentidos (…)”

El artículo del semanario Expresso menciona los casos de tres periodistas (Paulo Dentinho, Rui Araújo y José Gabriel Quaresma) que, al expresar comentarios en sus redes sociales, levantaron polémica entre la opinión pública.

Un seguidor del Sporting publica en su Twitter el comentario hecho por el periodista José Gabriel Quaresma en la página de Facebook de un amigo. El comentario fue entre tanto eliminado por el periodista, quien pidió disculpas, asegurando que se trataba de una broma.

José Gabriel Quaresma, periodista de TVI, responde así a un comentario de un farolón de la clase obrera…

Muchos periodistas piensan que este código de conducta podrá “cohibir la libertad de expresión”. El periodista Jorge Freitas de Sousa, del Diário de Noticias, tacha a los autores de la propuesta de crear códigos de conducta de “policías de Facebook” en un artículo de opinión publicado en ese rotativo, uno de los periódicos que pretende introducir estas medidas.

¿Deben estos profesionales estar preocupados?

Tiago Dias remata:

Depende do que se trata. Se se fala de regras e normas, então é com profunda preocupação que as vemos. Se falamos de linhas orientadoras resultantes de processos de diálogo com os Conselhos de Redacção, Comissões de Trabalhadores, com o próprio Sindicato e com os profissionais em geral, não vemos motivo para tal.

Depende de lo que se trata. Si se habla de reglas y normas, entonces es con profunda preocupación que las vemos. Si hablamos de líneas orientadoras resultado de procesos de diálogo con los consejos de redacción, comisiones de trabajadores, con el propio sindicato y con los profesionales en general, no vemos motivo para eso.

Suzana Cavaco concluye:

A deontologia dos jornalistas – volto a repetir: enquanto obra dos seus profissionais – constitui um compromisso coletivo que não anula a existência de uma ética individual. Porém, se a deontologia se torna incompatível com a auto-ética, cabe à pessoa ter a honestidade intelectual de não exercer esta profissão. Para bem dela, da classe profissional e da sociedade em geral.

La deontología de los periodistas —repito, en tanto obra de sus profesionales— constituye un compromiso colectivo que no anula la existencia de una ética individual. Sin embargo, si la deontología se vuelve incompatible con la autoética, le corresponde a la persona tener la honestidad intelectual de no ejercer esta profesión. Por el bien de ella, de la clase profesional y de la sociedad en general.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.