¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

La historia de Salim Alaradi, canadiense de origen libio detenido en los EAU

Fotografía de Salim Alaradi tomada de su cuenta oficial en Twitter, @freesalimaradi

Fotografía de Salim Alaradi tomada de su cuenta oficial en Twitter, @freesalimaradi.

La joven libio-canadiense de 17 años Marwa Salim Alaradi ha puesto en marcha una cruzada en la Red para sacar a su padre de la cárcel. Ya hace un año que Salim Alaradi, canadiense de origen libio, está detenido en los Emiratos Árabes Unidos (EAU) por razones desconocidas, sin cargos y sin asesoría legal. Alaradi fue arrestado el 28 de agosto de 2014.

El libio, de 46 años, emigró con su familia a Canadá desde los EAU en 1998. Vivíó en Vancouver hasta 2007, año en el que decidió volver a los Emiratos para dirigir un negocio de electrodomésticos con su hermano.

Mientras se encontraba de vacaciones en los EAU con su familia en agosto de 2014, le pidieron que bajara a la recepción del hotel donde se alojaba para responder a un rápido interrogatorio de los servicios de seguridad, y desde entonces no ha vuelto con los suyos.

El 28 de julio, la detención de Alaradi se amplió 30 días más por 11ª vez desde su arresto, según la web freesalialaradi.com.

El 7 de agosto, una coalición de organizaciones nacionales, entre ellas Amnistía Internacional, CODEPINK y la Organización Comunitaria Libio-Canadiense, solicitaron a Stephen Harper, primer ministro canadiense, que interviniera.

Carta abierta a Stephen Harper urgente liberar a Salim Alaradi firmada por ICLMG, Amnistía Internacional

Alaradi es padre de cinco hijos, la mayor de los cuales es Marwa. Le siguen Nur, de 15 años, Mohamed de 13, Rayhana de 7 y Yasmin de 4.

Marwa se ha erigido en líder de la lucha por su padre y ha asumido la misión de conseguir su liberación. Ha creado páginas y cuentas en todas las plataformas de medios sociales para reivindicar este caso y arrojar luz sobre la historia de Alaradi. Marwa cuenta la historia con sus propias palabras (en inglés):

¿Qué pasó con Salim?

Mientras se encontraba de vacaciones, Alaradi recibió una llamada de la recepción del hotel en el que se alojaba, en la que le pedían que bajara al vestíbulo para responder a unas preguntas sobre cierto asunto. Alaradi hizo lo que le pidieron, y acto seguido fue sacado abruptamente del hotel. Durante dos meses y once días, la familia no conoció su paradero, los cargos que se le imputaban y ni siquiera si seguía vivo. Finalmente recibieron una llamada telefónica del propio Salim, seguida de otras más. Según Marwa, en la primera decía una y otra vez que estaba bien y no había ningún problema. Como todas las llamadas desde la cárcel, estaba vigilada y Alaradi no pudo hablar mucho sobre su situación.

«Pensaba que mi abuela había fallecido y estaba muy emocionado. Por alguna razón, alguien había hecho que tuviera esa impresión», dice Marwa.

Unos cinco meses después, se permitió a su mujer que lo visitara, y fue cuando ella notó una quemadura en su mano. Esta visita provocó la alarma en la familia por temor a que haya sido torturado en la prisión de Abu Dabi, donde se le mantiene sin cargos.

Su hija Marwa ha dicho a Global Voices Online:

“Our understanding is that in these illegal detentions the UAE State Security releases people when the marks of torture heal. We know that my father was tortured, however, this leaves us with a very difficult situation as it could mean either he was extremely tortured or they continue to torture him.”

Pensamos que cuando se producen estas detenciones ilegales, la Seguridad Estatal de los EAU libera a los detenidos en cuanto desaparecen las marcas de la tortura. Sabemos que mi padre fue torturado, lo que nos deja en una situación muy difícil, ya que puede significar que fue torturado de una forma extrema o que siguen torturándolo.

Alaradi fue uno de los 10 negociantes libios arrestados en la misma época, entre ellos su hermano Mohamed Alaradi y su socio. Ambos fueron liberados en diciembre, después de pasar cuatro meses en prisión. La familia se quedó en los EAU con la esperanza de que Alaradi fuera también liberado y se resolviera su caso. Tras siete meses sin progreso alguno, la familia se trasladó a vivir con otros parientes en Windsor City, en Ontario (Canadá), desde donde siguen luchando por su liberación.

Lazos políticos y relación con la Hermandad Musulmana de Libia

Según la web oficial dedicada a Alaradi, este no tenía afiliación política alguna. Su activismo político no pasaba de su apoyo a la revolución libia contra Muhamar el Gadafi, como es el caso de millones de personas, entre las que se cuenta la propia familia real de los Emiratos, según la web:

The UAE fully supported the revolution and Mohammed bin Rashid Al Maktoum Charity and Abu Dhabi Khairia Charity both supplied medical treatment and humanitarian aid to Libya.

Los EAU apoyaron sin reservas la revolución, y además la institución benéfica del jeque Mohamed bin Rashid al Maktoum y la organización Khairia de Abu Dabi suministraron ayuda humanitaria y médica a Libia.

No obstante, su hermano Abdelrazag Alaradi ha estado mucho más implicado, y según Marwa, era miembro de la Hermandad Musulmana de Libia, a diferencia de su padre, del que afirma que nunca tuvo interés en la política.

En 2014, los EAU registraron a la Hermandad Musulmana como organización terrorista, incluyendo al grupo local al-Islah por supuestos vínculos con dicha organización, aunque no está claro si el arresto de Alaradi ha tenido algo que ver con la actividad y simpatías políticas de su hermano.

¿Quién es Salim Alaradi?

Kenneth Aquan-Assee escribió en Twitter:

Salim Alaradi canadiense en una prisión de EAU sin cargos. Ninguna acción de Harper. ¡Qué líder más patético!

Alaradi completó su educación primaria y secundaria en Libia, donde nació. Después estudió la carrera de Ciencias Empresariales y realizó un máster en Administración de Empresas. Siempre ha tenido interés en el mundo empresarial, y fundó un pequeño negocio en Vancouver que se expandió globalmente. Según la web que ha creado su hija, la ambición de Alaradi es «desarrollar una marca canadiense al tiempo que penetrar en los mercados internacionales».

¿Qué está sucediendo ahora?

El que un padre de cinco hijos lleve desaparecido un año ha pasado factura a la familia. Marwa dice que a su madre le ha resultado muy difícil llevar una vida normal dentro de lo posible.

“We've told my younger siblings that my father is on a business trip. My brother knew about my father's case recently and he was heart broken he couldn't believe it. My brother Mohammed and my sister Nur are both trying to help me.”

A mis hermanos pequeños les hemos dicho que mi padre está en viaje de negocios. Mi hermano conoció el caso de mi padre recientemente y le rompió el corazón, no podía creerlo. Mi hermano Mohamed y mi hermana Nur intentan ayudarme.

El caso sigue en suspenso. Funcionarios del ministerio canadiense de Asuntos Exteriores han dicho a la familia de Alaradi que están preocupados por él y que intentan todo lo posible por liberarlo, sin explicar exactamente lo que se ha hecho hasta ahora.

I have no doubt that the UAE State Security are not cooperating. They have kidnapped my father, interrogated and tortured him. They have denied him his basic human rights.

No dudo de que la Seguridad Estatal de los EAU no está cooperando. Han secuestrado a mi padre, lo han interrogado y torturado. Le han negado sus derechos humanos básicos.

No obstante, Marwa dice que tiene fe en la familia real emiratí, y está segura de que si conociera el caso de su padre, ya hubiera resuelto el problema.

I am sure that if the UAE rulers knew what the State Security is doing they would bring this to an end. Our family lived their many years and we loved the UAE and we could not imagine something like this would happen to us or anyone.

Estoy segura de que si los gobernantes de los EAU supieran lo que está haciendo la Seguridad Estatal, zanjarían este asunto. Nuestra familia vivió allí muchos años y nos encantaban los EAU, y no imaginábamos que algo así pudiera sucedernos ni a nosotros ni a nadie.

Marwa insiste al primer ministro canadiense Stephen Harper que intervenga, hable con las altas esferas del gobierno de los EAU y consiga la liberación de su padre. Dice estar sorprendida de que las autoridades de Canadá permitan que suceda algo así, cuando más de 40 000 canadienses viven en los Emiratos.

Alaradi estuvo detenido en una prisión secreta desde agosto a diciembre del pasado año. En enero lo trasladaron a un pabellón de la prisión de Whatba, en Abu Dabi.

Su familia ha intentado conseguir un abogado, pero ninguno ha aceptado el caso, probablemente porque no pueden defenderlo hasta que se sepa de qué lo acusan, pero también porque muchos de ellos no quieren arriesgarse a un enfrentamiento con la seguridad del estado.

En cuanto a Marwa, ha tenido que aprender rápidamente los «secretos del oficio» para mantener vivo en la Red el caso de su padre. Así lo explica:

I wasn’t very active online before this. I have had to learn so much. I am getting help from my relatives. At the beginning, I did some research of other campaigns that were on the internet. I have tried to figure out how they did it and copy them. I also got some tips from the family of another campaign.

I have come a long way in knowing how to write good tweets and making time every day to do it. The same goes for Facebook and the website.

Antes de esto, yo no era muy activa en Internet. He tenido que aprender mucho. Me están ayudando mis familiares. Al principio, investigué un poco otras campañas en la red. He intentado suponer cómo se hicieron y copiarlas. También me ha aconsejado la familia de otra campaña.

He avanzado mucho a la hora de escribir buenos tuits y de buscar tiempo todos los días para hacerlo. Lo mismo puedo decir de Facebook y de la web.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.