¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Se desmorona la economía, ¿qué le espera al régimen turcomano?

Foto tomada en Asjabad en 2007 de Michael Karavanov. Con licencia Creative Commons Attribution-Share Alike 3.0 Unported.

El 7 de junio, el todopoderoso presidente de Turkmenistán ordenó eliminar el generoso sistema de subsidios que da una razón a los habitantes del país –además del miedo– para tolerar su gobierno grandilocuente, totalitario y rico en recursos.

Ciertamente, los ciudadanos han gozado de agua, electricidad y gas gratuito desde los primeros días de la independencia de la Unión Soviética. Ahora ya no habrá regalos para los ciudadanos en el país que tiene las cuartas mayores reservas de gas del mundo, solamente por detrás de Qatar en reservas por cápita.

¿La razón? Una crisis financiera relacionada con el precio de la energía, que también ha resultado en la profunda depreciación de la moneda local, el manat, en el aumento del costo de alimentos importados y otros productos y en escasez en toda la economía.

Como escribió Dmitri Shishkin, director de relaciones públicas de la empresa Kazakhfilm, del vecino Kazajistán:

Кажется, Туркменистан почти всё. Добрались костлявые руки углеводородного кризиса до родины башизма. Ждём появления центральноазиатской Венесуэлы.

Este es el fin de Turkmenistán. La crisis ha llegado al país. Ahora veremos la aparición de una Venezuela en Asia Central.

Se agotan los petrodólares

Es interesante relfexionar sobre algunos paralelos contenidos en el comentario de Shishkin.

Como Venezuela, la economía de Turkmenistán no está diversificada, pues los hidrocarburos equivalen el 90% de las exportaciones de ambos países. Como el presidente venezolano, Nicolás Maduro, el presidente turcomano, Gurbanguly Berdymukhamedov, llegó al poder tras la muerte de un predecesor más carismático. Por último, los gobiernos de Maduro y Berdymukhamedov se han visto incapaces de satisfacer las necesidades básicas de sus poblaciones y pagar las remuneraciones a tiempo pues las ganancias por venta de energía se han reducido.

Pero en otras maneras, los dos países son muy diferentes. Mientras Venezuela ha entrado cada vez más al autoritarismo en medio de una profunda crisis económica, social y política, Turkmenistán es desde hace tiempo un estado totalitario con instituciones políticas débiles y tribunales que no son dignos de llamarse así. En los índices de prensa de Reporteros sin Fronteras, Venezuela ocupa el puesto 137 de 180 países, mientras Turkmenistán se ubica en el 178. El internet del país de Asia Central está entre los más restringidos del mundo.

Con oposición política, fuentes de información independientes y espacio cívico casi completamente invisibles en Turkmenistán, parece poco probable que el régimen de Berdymukhamedov enfrente las dificultades que han perseguido al régimen de Maduro y lo han visto recurrir a brutal violencia contra los manifestantes. Las instituciones democráticas que Maduro ha buscado disminuir agresivamente en Venezuela, con la disolución y luego  debilitamiento de la Asamblea Nacional dominado por la oposición, y copamiento del Poder Judicial con leales al régimen, simplemente nunca han existido en Turkmenistán.

Pero eso no significa que al régimen turcomano no le esperen días oscuros, mientras se profundiza un punto bajo del que es responsable en gran parte.

Grandes derroches en cosas innecesarias

La responsabilidad por el malestar económico del país junto con los bajos precios del petróleo y el gas y la corrupción sistemática la comparte la tendencia dle Gobierno turcomano de gastar excesivamente en proyectos de vanidad. Un nuevo aeropuerto con forma de halcón en Asjabat ha costado al Gobierno más de USD2,000 millones y se informa que se está hundiendo. Este estado de Asia Central también está gastando miles de millones de dólares en organizar un torneo deportivo clase B, los Juegos Interiores y de Artes Marciales de Asia 2017, al que se comprometió antes de que empezara la crisis de los precios del petróleo, y se informa de reubicaciones de comunidades enteras para constuir infraestructura antes de los juegos.

Aparentemente, estos proyectos –más que subsidios estatales– son las nuevas prioridades que sostiene que los ciudadanos están viviendo en una era de “suprema felicidad y Estado estable”.

En Facebook, el azerbaiyano Rustam Musayev sugirió que el alcance de la mala situación en el país significa que pronto viviran en otro lugar, y se unirán a millones de ciudadanos de otros países de Asia Central que se ganan la vida en el extranjero para alimentar a sus familias.

Никогда в Москве не видел гастарбайтеров из Туркмении и Казахстана. Теперь вероятно появятся и туркмены.

Nunca he visto trabajadores migrantes turcomanos en Moscú. Ahora probablemente también aparecerán por aquí.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.