¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Crisis en Parlamento de Maldivas: Rechazo de moción de “no confianza” desencadena aislamiento

Oficiales de policía y soldados con uniforme antidisturbios sacaron a la legisladores de oposición del edificio del Parlamento y arrestaron a dos parlamentarios. Imagen en Flickr del usuario Dying Regime. CC: BY 2.0.

La mañana del lunes 31 de agosto, la escena política de Maldivas se agitó cuando parlamentarios de oposición protestaron en el Majlis de las Maldivas, ente legislativo unicameral del país, y los soldados rodearon y dieron seguridad al presidente, el Honorable Abdulla Maseeh Mohammed. Esto ocurrió apenas una semana después de que oficiales de policía y personal militar retiraron a la fuerza a legisladores de oposición del Majlis y arrestaron a dos legisladores la tarde del 24 de julio en la capital, Malé.

¡Esta fue la cámara del Parlamento de Maldivas esta mañana! Los oficiales del Ejército bloquean a parlamentarios de oposición.

El Majlis de Maldivas – Personal militar forma una barrera dentro de la cámara.

Soldados vestidos de civil dentro del Parlamento, para sacar a la oposición. No hay motivo legal para que haya soldados dentro de las cámaras antes del inicio de la sesión.

El 3 de julio, la coalición de la Oposición Unida de Maldivas (MUO) formada por cuatro partidos, presentó una moción de no confianza contra Abdulla Maseeh Mohamed con 45 firmantes de los 85 miembros de la cámara, donde se necesitan 42 firmas para dar curso a la moción. El presidente Maseeh es un aliado clave del presidente de Maldivas, Abdulla Yameen Abdul Gayoom, que enfrenta varias acusaciones de corrupción en su contra.

El partido gobernante, Partido Progresista de Maldivas (PPM), impugnó la validez de la moción de no confianza en la Corte Suprema, y preguntó si los exlegisladores de PPM, que son signatarios, quedarían sujetos a medidas contra la deserción. El 13 de julio, la Corte Suprema expidió una resolución contra la disposición de deserción que buscaba el fiscal general que establece que los legisladores pierden su escaño si el órgano electoral notifica al Parlamento que 1.) han dejado su partido, 2.) han sido expulsados o 3.) han cambiado de partido.

Sobre la base de esta resolución, cuatro legisladores de oposición fueron despojados de sus escaños, que determinó que el voto de no confianza programado para el 24 de julio contra el presidente no fuera válido porque el número de firmas en la moción que impulsaba la oposición cayó por debajo del mínimo de 42. Esto generó malestar en el país. La parlamentaria opositora Rozaina Adam tuiteó:

No podemos hacer una ley de deserción sin hacer cambios relevantes en la Constitución. La Constitución no da espacio a una ley de deserción.

En reacción a la resolución, la Oposición Unida de Maldivas (MUO) solicitó que la moción de no confianza se sometiera a discusión y voto como estaba programado el 24 de julio y pidió a sus seguidores que tomaran las calles. También cuestionaron la negación del Majlis a la moción de no confianza y la suspensión de todas las reuniones hasta el 31 de julio, por razones de “aumento de arreglos de seguridad en la capital por las festividades del Día de la Independencia”. En respuesta, MUO hizo referencia a un requisito constitucional de una reunión después de 14 días de la presentación de la moción.

El Gobierno maldivo cerró el Parlamento, las fuerzas de seguridad lo acordonaron, y advirtieron de represiones contra las protestas. El 24 de julio, casi todos los legisladores de oposición marcharon hacia el Majlis, lograron romper el cordón y entraron a las instalaciones parlamentarias. La respuesta de los militares fue sacar a rastras a los legisladores opositores, donde continuaron protestando junto con unos 300 seguidores. Se lanzó gas pimienta a los manifestantes y varias personas fueron arrestadas, incluidos dos legisladores y varios periodistas.

La odisea del día quedó retratada en Twitter:

Legisladores de oposición entran al Parlamento, a pesar del bloqueo policial y militar.

La Constitución de Maldivas ha quedado suspendida mientras el Parlamento está bajo asedio de las Fuerzas de Defensas Nacionales de Maldivas. (1/2)

Todos los parlamentarios fueron atacados con gas pimienta.

Las Fuerzas de Defensas Nacionales de Maldivas sacan a rastras a los parlamentarios Fayyaz Ismail, Mariya Didi, Mohamed Ameeth del Parlamento.

Un comunicado de prensa de la Secretaría del Majlis defendió el accionar de las Fuerzas de Defensas Nacionales de Maldivas, acusaron de “falsas afirmaciones” de un toma militar del Parlamento.

El expresidente Maumoon Abdul Gayoom (medio hermano del presidente Yameen) comentó:

Estoy devastado por la manera en que los honorables parlamentarios fueron maltratados dentro del Parlamento y en las calles hoy. Todos los parlamentarios DEBEN ser respetados.

Maldivas hizo la transición a una democracia en 2008 pero ha experimentado inestabilidad política después de que su primer presidente democráticamente electo, Mohamed Nasheed, fuera destituido en un presunto “golpe” en 2012. El presidente Abdulla Yameen ganó las controvertidas elecciones presidenciales en 2013. El país se inclina hacia el autoritaritarismo mientras crecen las acusaciones contra el presidente Yameen por silenciar voces discrepantes y encarcelar a los oponentes políticos, incluido el expresidente Nasheed, con acusaciones presuntamente inventados.

La Oposición Unida de Maldivas se lanzó en junio de 2016, con una coalición de partidos de oposición liderados por Nasheed, expresidente y líder del Partido Democrático maldivo, que ahora vive en el exilio en el Reino Unido, para eludir una sentencia en prisión en Maldivas. Su principal punto es restaurar la democracia con la destitución del presidente Abdulla Yameen Abdul Gayoom por medios legales y luego enjuiciarlo por lavado de dinero y otras acusaciones.

En septiembre de 2016, “Stealing Paradise” (Robando el paraíso), una revelación de Jazeera, dio a conocer cómo el presidente Yameen y allegados a él desviaron millones de dólares, sobornaron jueces y otros funcionarios de alto nivel y usaron su influencia para destituir a trabajadores gubernamentales que se interpusieron en su camino. El Gobierno maldivo ha calificado el informe de investigación como parcializado y difamatorio.

Las Naciones Unidas han expresado su preocupación por la represión a la oposición y los medios luego del cierre del Parlamento.

Está por verse si el presidente Yameen manejará la creciente oposición en su contra usando sus influencias para activar el Poder Judicial para sus propósitos políticos.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.