¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Enfrentamientos por iglesia generan temores de conflicto georgiano-armenio

Catedrla Kumurdo, iglesia georgiana del siglo X en una aldea de mayoría armenia que fue lugar de enfrentamientos por el legado de la iglesia. Foto de Wikimedia Commons, Jaba1977).

Este es un artículo de nuestro sitio web asociado EurasiaNet.org escrito por Joshua Kucera. Se reproduce con autorización.

Un enfrentamiento por una disputada iglesia en una parte de Georgia, de mayoría armenia, ha elevado las tensiones y, muchos temen, ha sentado las bases para un posterior conflicto étnico.

El enfrentamiento ocurrió en Kumurdo, una aldea donde casi toda la población es de etnia armenia en la región de Samtskhe-Javakheti, cerca de Armenia. Esta aldea es el lugar de una iglesia georgiana del siglo X, la Catedral Kumordo, actualmente en reconstrucción por parte del Ministerio de Cultura de Georgia.

Durante los trabajos de esa reconstrucción se encontraron algunas tumbas. En los dos últimos siglos, funcionó como iglesia armenia, y el 30 de septiembre, un grupo de lugareños llevó un khachkar –tradicional piedra conmemorativa armenia– a la iglesia para colocarla en el lugar donde creen que sus ancestros están enterrados.

La policía no les permitió entrar a la iglesia, y la situación fue creciendo, las personas del lugar arrojaron piedras a la policía, que llamaron refuerzos de unidades especiales antidisturbios. Se informó que cuatro oficiales de policía quedaron heridos, y que dos lugareños fueron arrestados. La situación quedó finalmente apaciguada cuando el ministro del Interior, Giorgi Mgebrishvili, fue a la aldea y se reunió con los representantes locales.

En una región llena de conflictos étnicos, las personas de etnia armenia de Georgia (cerca del 5% de la población del país, según el censo más reciente) han estado relativamente inactivas. Pero este incidente hizo temer que la situación podría cambiar.

Los “enfrentamientos evocaron terribles recuerdos de violencia étnica de comienzo de la década de 1990″, escribió el sitio web de noticias Democracy & Freedom Watch.

Inevitablemente, hubo diversas acusaciones de que el enfrentamiento fue una “provocación”. Muchos hicieron notar que el episodio ocurrió poco antes de las elecciones municipales en Georgia. David Chichinadze, parlamentario del partido gobernante Sueño Georgiano y miembro del Grupo Amistad Armenia-Georgia, dijo en Radio Pública de Armenia que fue una “provocación antes de las elecciones”.

“Había personas entregando dinero a los aldeanos. Ciertamente, este es un problema que deben resolver la iglesia y los clérigos, pero algunas personas quieren politizar el asunto, dijo Chichinadze, sin especificar quiénes podrían ser los provocadores.

“Hasta los armenios de Javakheti piensan que las personas de Kumurdo son ‘problemáticas'”, dijo el analista georgiano Mamuka Areshidze. “Su reputación no es la mejor. Kumurdo es una aldea muy criminógena. No excluyo que alguien use la excesiva ‘pasionaridad’ de la gente de Kumurdo para empeorar la situación y encender la confrontación, con reclamos sobre la iglesia”.

Sin embargo, algunos sugirieron que fue una provocación por parte de la policía georgiana. “Según mis fuentes, el día del incidente, los habitantes de Kumordo no tenían la intención de instalar el khachkar, sino ponerlo en un lugar seguro en el camposanto para instalarlo a fines de octubre”, dijo Johnny Melikian, armenio experto en relaciones con Georgia. Melikian dijo que la policía exageró. “En mi opinión, hubo una provocación. Empezaron los enfrentamientos, durante los cuales la policía usó más fuerza de la necesaria, y luego intervino la policía antidisturbios”, señaló.

Haya sido o no una provocación, es una novedad preocupante. “Este acontecimiento es una semilla que cae en un suelo ya fertilizado de xenofobia y especialmente de armenofobia, propogada por algunos elementos, sobre todo prorrusos, en Georgia”, escribió Dmitry Avaliani, periodista georgiano, en su página de Facebook.

“Un conflicto está listo: desde la perspectiva georgiana, los armenios están tomando una iglesia georgiano; desde el lado armenio es todo lo opuesto. En los 25 años de independencia, a pesar de algunos pequeños incidentes, hemos logrado evitar un gran conflicto en Samtskhe-Javakheti”, continuó Avaliani. “Ahora hay grandes posibilidades de que la situación se agrave –la xenofobia que se ha gestado durante años, la debilidad de las entidades estatales, la falta de una política clara para el desarrollo regional y minorías étnicas, y un gran interés de parte de nuestro vecino del norte, que goza de completa libertad de llevar a cabo sus actividades subversivas dentro de Georgia”.

Avaliani concluyó su artículo con un punto crucial: “Lo único positivo: a Ereván no tiene interés en echar a perder las relaciones con Georgia”. A pesar de las ocasionales tensiones, y de estar inmersos en bloques geopolíticos opuestos (en el caso de Armenia, integra la Unión Eurasiática y la Organización Colectiva del Tratado de Seguridad, y aspirante a ingresar a la OTAN y a la Unión Europea en el caso de Georgia), los dos vecinos necesitan tener buenas relaciones. Por eso, es poco probable que esto aumente, independientemente de quién podría provocarlo.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.