¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

En Trinidad y Tobago, no es “cuestión menor” cómo se recuperó la gente tras las inundaciones

Toma desde un drone captada por TOPSHOT que muestra la zona de Mosquito Creek, en el sur de Trinidad. Esta ruta clave de acceso se inundó por las persistentes y fuertes lluvias que provocaron el desborde del río Godineau y mareas altas desde el vecino golfo de Paria.

La temporada de huracanes 2017 en el Océano Atlántico ha sido una de las más activas de la historia y, si bien Trinidad y Tobago está situada fuera del cinturón de huracanes, las islas gemelas han sufrido fuertes lluvias que han provocado inundaciones generalizadas.

El 18 de octubre de 2017, día de la fiesta de Divali, las persistentes lluvias impidieron que muchos hindúes encendieran sus deyas (lámparas) afuera de sus casas. No obstante, las inundaciones en muchas zonas del país fueron aún más preocupantes, al igual que la aparente incapacidad de las autoridades competentes para abordar el problema.

Las lluvias continuaron durante días. El centro y sur de Trinidad fueron algunas de las zonas más fuertemente afectadas. Según se informó, el agua en algunas localidades alcanzó 1,50 m. También se reportaron daños en la costa norte del país que dejaron a mucha gente aislada.

De manera inmediata, muchos usuarios de las redes sociales empezaron a describir lo que sucedía a través de videos grabados desde drones en YouTube y Facebook. Otros, en distintos grupos de Facebook, publicaron fotografías de los daños.

Muchos ministros de Gobierno lograron llegar a los distritos afectados; el doctor Lovell Francis, parlamentario de Moruga/Tableland, al sur del país, fue uno de los más visibles en las redes sociales. Algunas calles de sus distritos habían colapsado; difundió fotos de la zona con la leyenda “No words” [Sin palabras].

La concejala Candice Allain también usó el poder de las redes sociales para publicar varios videos en Facebook Live para informar sobre las rutas de acceso y los planes de rescate en el norte del país, donde se registraron algunos derrumbamientos de tierra. Las agencias regionales más importantes, armas del Gobierno local, ayudaron de manera activa a los habitantes con la limpieza de zonas inundadas. Por su parte, primer ministro visitó a los ciudadanos afectados.

En realidad, la mayoría se movilizó. Sin embargo, el coronel retirado Dave Williams, subdirector del Departamento de Prevención y Manejo de Desastres (ODPM, por sus siglas en inglés) –órgano responsable de la coordinación de todas las agencias de ayuda necesarias– cometió un error de cálculo y encolerizó a los ciudadanos cuando desestimó la gravedad de la situación. Un periodista tuiteó en vivo la conferencia de prensa de Williams:

Recibimos llamados sobre la inundación en la aldea Chase tarde el miércoles 18 de octubre.
———–
Todas las 14 municipalidades se han inundado. En 11, las inundaciones fueron de gravedad. No actuemos como si las inundaciones fueran un fenómeno extraño. Son cosas que pasan.

Ustedes lo ven como algo grande. Nosotros, como una cuestión menor.

Amigos, sí, nos inundamos. Todos le echan la culpa al Estado. ¿Qué estamos haciendo como personas? ¿Hacemos caso a los pronósticos del tiempo?

La reacción en las redes sociales fue inmediata. En un intento por defender al ODPM, Williams atribuyó la respuesta tardía del organismo a la mala comunicación entre las agencias de emergencia y al uso ineficaz de los medios de comunicación disponibles.

Eso es lo que el pueblo consideró estar ausente.
Tenemos que resolver cómo mantener la comunicación por la noche. Tenemos que hacer un mejor uso de las redes sociales.

Como consecuencia del escándalo, Williams renunció a su cargo. O, como lo expresó el satírico Mr Live Wire en Wired868, las inundaciones en el centro y sur de Trinidad fueron “catastróficas si vives allí o si tienes el más mínimo nivel de empatía humana. O fueron una ‘cuestión menor’ si eres el subidirector del  Departamento de Prevención y Manejo de Desastres y quieres saber cómo se siente tener un zapato en el trasero”.

Toma del video desde un drone en YouTube que muestra las inundaciones en la zona de Penal/Debe, en el centro de Trinidad.

Sin embargo, este desastre natural deja muchos aportes, hasta discusiones sobre qué factores intervinieron. El alcalde de Chaguanas, uno de los pueblos más bajos del centro de Trinidad, sostuvo que las construcciones ilegales en las orillas de los ríos más grandes agravaron el problema. Los habitantes de la zona de su jurisdicción sufrieron grandes daños en sus casas y lugares de trabajo, y los agricultores perdieron cultivos.

En Facebook, la usuaria Rhoda Bharath agregó:

Apparently we have forgotten about the impact that the Pt Fortin Highway had on the Oropuche Lagoon and the wetlands in South.
Coupled with poor urban planning, clogged waterways from littering and incessant heavy rains. […]

Al parecer, nos hemos olvidado del impacto que tuvo el puente de la autopista Fortin sobre la laguna Oropuche y el humedal del sur.
Esto se combinó con una mala planificación urbanística, vías navegables atascadas por la basura y fuertes lluvias incesantes. […]

También cuestionó “todos los desechos comerciales e industriales” que atascan determinados ríos en Trinidad Central.

Otros usuarios de la red criticaron la falta de asistencia por parte del sector corporativo.

La ironía de la situación no se les escapó a quienes recuerdan el injusto debate en línea sobre el envío de ayuda a otros territorios de la región luego de los huracanes Irma y María:

Llovió otra vez. Ahora los ciudadanos de la Comunidad del Caribe podrían tener que abrir las puertas de su casa a trinitenses recién afectados por las inundaciones.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.