¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Caligrafía iraní se une a las novelas gráficas y a la cultura pop occidental gracias al arte de Jason Noushin

Jason Noushin trabaja en su estudio de Connecticut. Fotografía proporcionada por Jason Noushin y utilizada con su permiso.

En su exhibición “All Her Number'd Stars” (Todas sus estrellas contadas), que se expone actualmente en la galería Susan Eley de Nueva York, Jason Noushin, artista de orígenes británicos e iraníes, explora la dinámica interacción entre las dos culturas que conforman su identidad.

Noushin abandonó Irán a los 13 años, pero la cultura persa sigue impregnando su vida. En su arte, su identidad persa aparece como un bello y duro descanso para su identidad persa, con su inmersión en la cultura occidental. Las piezas más emotivas de la exposición mezclan ambas influencias.

Volviendo al idioma del hogar de su infancia, Noushin incorpora la caligrafía persa en varias pinturas y esculturas, afirma la galería de arte Susan Eley en su comunicado de prensa sobre la exposición. La transliteración farsi de la poesía escrita por los grandes autores británicos como Keats, Hawthorne y Shelley, se dibujan a lo largo del lienzo y reflejan la reconciliación de las dos culturas que le han dado forma.

Además, de las pinturas y esculturas, la exhibición incluye varios dibujos de Noushin, que demuestran su destreza y su entendimiento de los diferentes medios. “Llevo dibujando desde que puedo sostener un lápiz”, comenta Noushin. Siempre fue la forma más accesible de arte al alcance y sigue siéndolo, es la base de todo lo que creo.

“Sonnet III, pintura de Jason Noushin con caligrafía persa de la colección “All Her Number'd Stars” en la galería Susan Eley. Imagen proporcionada por Jason Noushin.

El abuelo de Noushin fue quien le dio cuadernos de dibujo y lápices. Su tía Massoumeh Noushin Seyhoun era pintora y una de las influencias más importantes en la vida de su sobrino. Según Noushin, su tía “descubrió al inicio de su carrera que su pasión era fomentar a sus iguales en el incipiente mercado artístico de Irán”. En 1966, fundó en Teherán la galería Seyhoun Gallery, que desde su concepción representó a algunos de los artistas iraníes más importantes del siglo XX. Massoumeh Noushin Seyhoun falleció en 2010, pero Seyhoun Gallery sigue funcionando como la galería de arte más antigua de Irán.

Durante su infancia, Noushin se centró en el dibujo, la pintura llegó varios años más tarde. “Mi buen amigo Philippe me dio un caballete, pinceles, óleos y lienzos en París cuando tenía 24 años y me dijo ‘adelante’. Así fue cómo aprendí a pintar, por ensayo y error, experimentando de forma libre”.

En una entrevista, le pregunté a Noushin sobre su exposición actual, el significado de la composición y la caligrafía en sus pinturas, el uso que hacía de diferentes medios y sus fuentes de inspiración. Con un rico contexto artístico, las pinturas de Noushin reflejan una iluminadora conversación sobre cultura, identidad y tradiciones mezclada con elementos familiares como viñetas de historietas, que emergen en sus pinturas en formas sutiles, armoniosas y cautivadoras.

Omid Memarian: ¿Cómo surgió “All Her Number'd Stars”?

Jason Noushin: “All Her Number'd Stars” era el resultado directo de otra exposición, “Beyond the Ban: Iranian Contemporary Art” (Mas allá de la prohibición: Arte contemporáneo iraní), que tuvo lugar en la galería de arte Susan Eley a mediados de 2017. La exposición era en beneficio del Centro de Derechos Humanos de Irán. Yo doné varios lienzos que tuvieron una buena acogida en la exposición. Esto derivó en una visita al estudio y el resto, como dicen, es historia.

OM: En tu última exposición en la galería Susan Eley de Manhattan, tienes esculturas, dibujos y pinturas. ¿Qué significa para ti el uso de diferentes medios?

JN: Soy una persona inquieta y puedo desconcentrarme, incluso perder el interés, si trabajo en cualquier cosa durante un período prolongado. Cuando era más joven, invertía esa inquietud en trabajar muy rápido para terminar una pintura en un solo día. Como solo trabajo con óleo, eso significaba trabajar sobre mojado, lo que es particularmente desafianet. Para remediarlo, comencé a trabajar sobre cartón ya que hace que la pintura se seque antes. Cuando maduré, fui más lento y permití que la pintura descansara antes de volver a trabajarla. Eso significó, por supuesto, trabajar en varias obras en cualquier momento, creando un cuerpo más cohesionado entre las disciplinas.

El trabajar en dos y tres dimensiones y el intentar resolver el mismo problema de varias formas aumenta mi entendimiento de la práctica artística. No tengo educación artística formal, y no me siento atado por ninguna norma. Veo esto como una oportunidad sin límites para aprender y experimentar. Crear arte es como un rompecabezas que cambia en el tiempo y en el espacio.

OM: El collage tiene una presencia dominante en muchos de tus trabajos, con elementos que parecen estar conectados con la identidad como tema subyacente. ¿Qué proceso de pensamiento se esconde tras la elección de elementos como la caligrafía persa, las historietas y las tipografías?

JN: Fui coleccionista y vendedor de libros antiguos durante una década. En ese negocio, un pequeño porcentaje de compras no pueden venderse por su estado. Comencé a reciclar páginas de esos libros antiguos como apoyo para mis dibujos de tinta y unos años después, ese mismo procedimiento creó los collages de historietas. Como dices, existe una conexión con la identidad. El arte no se crea en un vacío, todo tiene un origen. Supongo que mis recuerdos preferidos (puede que sea un poco exagerado) provienen de mi infancia en Teherán antes de la revolución. Disfrutaba leyendo historietas y jugando al fútbol en la calle como lo hacen los niños en Teherán. Así que sí, estos collages de historietas son recordatorios de un tiempo y un lugar que ya no existen.

“All Her” (Todo ella) de Jason Noushin de la colección “All Her Number'd Stars” en la galería Susan Eley. Imagen proporcionada por Jason Noushin.

OM: Has vivido la mayor parte de tu vida en Reino Unido y en Estados Unidos. Pero, especialmente en tus pinturas, los elementos persas como la caligrafía tienen una fuerte presencia. ¿Cómo defines esta conexión?

JN: Sorprendentemente, he vivido más tiempo en Estados Unidos que en cualquier otro país. Vine aquí hace 20 años con la intención de volver a Francia un año después, pero no fue así. Aunque no he vuelto a Irán desde que partí a los 13 años, siendo iraní, toda la riqueza de su cultura e idioma está presente en mi vida diaria. Es quien soy sin importar dónde esté.

OM: Las mujeres son el tema de muchas de tus obras. ¿De dónde vienen?

JN: Encuentro a las mujeres más interesantes que a los hombres. La mayoría de las personas que conozco son mujeres.

Puede ser el resultado de haber sido criado por dos mujeres extraordinariamente fuertes, mi abuela y mi tía. Mi abuelo era un hombre muy tranquilo y reservado. Por lo que no es de extrañar que mi trabajo refleje eso. La protagonista femenina es casi siempre la misma persona pero con diferentes pieles, como una caligrafía u hojas de historieta, que fueron una gran influencia durante mi adolescencia.

“Hit Me” (Golpéame) de Jason Noushin de la colección “All Her Number'd Stars” en la galería Susan Eley. Imagen proporcionada por Jason Noushin.

OM: Un gran número de tus obras exploran el pasado. ¿Es la sensación de nostalgia de obras el producto de una decisión consciente?

JN: Siempre me ha fascinado la historia humana. De escolar, tras una visita al Museo Británico, estuve cautivado por el antiguo Egipto y unos años después de eso, intenté aprender a leer jeroglíficos. Me gusta el olor de la historia y prefiero lo antiguo a lo totalmente nuevo. Ese es el origen de mi interés en los libros de anticuario. La nostalgia no es palpable, pero si deseas capturarla y hacerla tuya, el arte es el mejor medio. El arte tiene el poder de transportarte a un tiempo y lugar diferentes. Mi imaginación es más activa cuando pienso en el pasado que cuando pienso en el futuro.

OM: ¿Cuál es el punto de inicio de tus pinturas y qué elecciones debes hacer antes de que la pintura llegue al lienzo?

JN: Una pintura siempre comienza con la elección del lino, con estirarlo y elegir el tamaño con pegamento de piel de conejo, después se tiñe, se dobla o manipula de otra forma el lienzo. Paso casi el mismo tiempo creando la base que pintando, dibujando o construyendo. Creo que estos lienzos estirados son tan hermosos que en ocasiones temo estropearlos añadiendo una imagen.

OM: Tu imágenes incluyen referencias a la cultura pop y elementos tradicionales como la caligrafía. ¿Piensas que tu trabajo pertenece a alguna escuela determinada?

JN: Realmente, no lo sé. Sigo explorando. Obviamente, las influencias de la cultura pop y de la caligrafía tradicional persa no concuerdan entre sí, pero su impacto visual combinado es armónico. Es estilístico, decorativo, terriblemente fascinante y cautivador al mismo tiempo.

OM: A pesar de la naturaleza atareada de algunas obras, ofrecen una armonía en escala, color y textura. ¿Cuáles son tus referencias visuales?

JN: La práctica del arte siempre está cambiando para mí. Intento no limitarme con normas o no acomodare ni ser perezoso repitiendo el mismo trabajo. Mezclar el pop occidental con la caligrafía oriental es un desafío nuevo. Sin embargo, se producirá un cambio obligado más pronto que tarde.

Las referencias visuales proceden de cualquier lugar. En ocasiones, las ideas pueden permanecer en reposo durante largos períodos, incluso años, antes de que pueda ejecutarlas correctamente. Paso mucho tiempo leyendo sobre arte, paseando por galerías y museos, absorbiendo el proceso y los métodos de otros. También la naturaleza es una singular fuente de inspiración.

Esta mañana, enviamos estos tres al Watson Institute en la Universidad de Brown y al centro John Nicholas Brown de Humanidades Públicas. La exposición será del 23 de octubre de 2017 al 27 de enero de 2018. Inauguración el 8 de noviembre. TRASPASANDO FRONTERAS, conservadora Judith Tolnick Champa y Jocelyn Foye.

OM: ¿Cuál es el significado de la caligrafía o del alfabeto persa que se repite como un patrón en varias obras tuyas?

JN: La caligrafía persa es una hermosa forma de arte. Aunque es igual a la que usa el alfabeto árabe, los iraníes han perfeccionado este arte. La caligrafía es muy versátil y yo experimento con sus ilimitadas posibilidades como una extensión de las líneas de los dibujos.

OM: ¿Estás en contacto con artistas iraníes y con la escena artística iraní de los últimos años?

JN: He conocido a algunos artistas iraníes con mucho talento en Nueva York. Algunos van y vienen a Irán. Yo no lo he hecho, pero lo echo de menos, sobre todo la comida rápida. Me encantaría tener una exposición en Teherán. Sería la excusa perfecta para hacer una visita.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.