¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

China legaliza “campos de reeducación” en Xinjiang, usuarios de Weibo expresan apoyo

“Graduados” recibirían un certificado después de completar su “formación vocacional”. Captura de pantalla de CCTV (Televisión Central de China).

A medida que los medios de comunicación internacionales y las organizaciones de derechos humanos revelan información acerca de los campos de reeducación en Xinjiang, donde las autoridades chinas pueden haber encarcelado hasta un millón de ciudadanos musulmanes sin ningún cargo en su contra, el Gobierno chino cambió sus tácticas de relaciones pública y pasó de negar a defender los campos.

El Gobierno de China ha sido criticado fuertemente en el último año en relación a acusaciones de arrestos forzosados a musulmanes de la etnia uigur en Xinjiang por “comportamiento extremista”, lenguaje a menudo invocado para describir cualquier conducta religiosa ambigua, desde dejarse crecer la barba hasta utilizar un pañuelo en la cabeza.

Poco se sabe acerca de lo que sucede dentro de los campos, aunque testimonios de los exprisioneros revelan que los obligaron a cambiar sus creencias y jurar lealtad al Partido Comunista de China (PCCh), a criticar su propia cultura y religión, y a adoptar dietas contra su propia voluntad. También denunciaron que estos campos están protegidos con alambre de púas, sistemas de vigilancia y policía armada.

En un principio, el enfoque de China fue negar la existencia de los campos. Pero en agosto de 2018, poco tiempo después de que el panel de derechos humanos de Naciones Unidas llamara la atención al respecto, una delegación china dijo que “no existen los centros de reeducación en Xinjiang”.

Menos de dos meses después, legalizaron los campos. El 9 de octubre, el Gobierno local de Xinjiang modificó su “normativa sobre antiextremismo” para facultar a las autoridades locales gestionar los “centros de formación vocacional”, cuyo propósito es la educación y la conversión ideológica. En otras palabras, la nueva normativa legalizó la existencia de los “campos de reeducación”.

La nueva estrategia apareció casi de inmediato en los medios de comunicación chinos y redes sociales, donde muchos aprobaron la política.

El 16 de octubre, la Televisión Central de China (CCTV) transmitió un reportaje en el que entrevistaron a algunos “graduados” de ese centro en Hotan, Xinjiang. Uno afirmó:

我如果不來這裏的話可能我就會跟隨那些宗教極端分子走上犯罪道路。

Si no hubiese venido, hubiera seguido al extremista religioso y me hubiera convertido en un delincuente.

Ese mismo día, Global Times, medio afiliado al partido, publicó una editorial en la que declaró que las medidas implementadas contra el extremismo en Xinjiang en realidad fueron un “paso humanitario” para impedir un desastre de depuración étnica, y que el resto del mundo debería considerarlas como un modelo exitoso:

新疆通过加强治理避免了世界其他地方上演的各种极端情况,应被视为化解高风险局势的难得正面范例。[…]从波黑到科索沃,再到利比亚、叙利亚,悲剧故事的类型既有区别又很相似。那些地区都死了很多人,输出了大量难民。西方对那些地区的动荡过程实施了大量干预,但曾经的或者正在付出的代价却如此沉重。难道西方真的愿意新疆也出现震动世界的人道主义灾难、对外输出几十万甚至上百万难民吗?

Xinjiang ha fortalecido su administración para impedir el extremismo, como en otras partes del mundo. Deberían considerarlo como un buen modelo para resolver situaciones conflictivas de alto riesgo. […] Desde Bosnia y Herzegovina hasta Kosovo, y desde Liberia hasta Siria, las tragedias son únicas pero también similares. Muchaos fallecieron en estas regiones, y muchos más se volvieron refugiados. Occidente tuvo una gran influencia en la agitación y pagó el precio y aún continúa haciéndolo. ¿Occidente realmente quiere ver otro desastre humanitario que conmocione al mundo y exporte decenas de miles o incluso millones de refugiados?

El 15 de octubre, el editor en jefe de Global Times, Hu Xijin, tuiteó que la cifra de un millón de detenidos musulmanes era pura especulación:

He tomado conocimiento sobre la cantidad de personas que están recibiendo educación para alejarse del extremismo en los centros de formación vocacional en Xinjiang. No tengo la autorización para revelarlo. Todo lo que puede decir es que la cifra es mucho menor al “millón” que el mundo exterior especuló.
————–
Las autoridades chinas no revelaron la cantidad real para evitar caer en la trampa estadística, de modo que a los medios occidentales no les da excusa para publicitar exageradamente el problema.

La cifra de un millón es un estimado del Comité de las Naciones Unidas para la Eliminación de la Discriminación Racial, que afirma haber recibido muchos informes válidos de organizaciones internacionales de derechos humanos. Otros informes señalaron la dimensión de los campos, mostrados a través de imágenes satelitales, que sugiere una capacidad de hasta un millón de detenidos o más.

Muchas personas rechazaron la declaración de Xijin y destacaron al hecho que China no permite que los periodistas visiten para informar objetivamente lo que sucede dentro.

Al día siguiente, Hu escribió otros tres tuits en los que defiende las medidas de seguridad de Xinjiang:

Antes, la situación en Xinjiang estaba fuera de control. Más de mil ataques violentos ocurrieron en un año. En ese entonces, el Gobierno local reprimió la cobertura de los medios. Como consecuencia, el mundo exterior no puede entender las medidas que posteriores. Este es el precio de la escasa libertad de prensa.

Hubo una terrible historia en XJ. Multitudes provenientes de pueblos cercanos bloquearon un camino. Detuvieron a todos los vehículos y asesinaron a todos las personas de la etnia han que se encontraban dentro. Se alberga la esperanza que el mundo exterior pueda comprender las medidas que XJ está implementando. Las consideran como el último recurso necesario.

La tarea más apremiante para XJ es estabilizar la situación, evitar que los civiles sean asesinados por jóvenes uigur, a quienes el extremismo les lavó el cerebro, y que la policía no los asesine en la escena del crimen. Tal vez los centros de formación vocacional no sean la solución ideal, pero funcionan.

El argumento de Hu no recibió apoyo, más bien varias burlas, en especial sobre su declaración de los mil ataques violentos y el incidente con la multitud. Un observador dijo:

believe me , if that really happened, your government will not wast any chance to show it in public and in your fake 新闻联播 [CCTV news program].

Cráenme, si eso realmente sucedió, tu gobierno no desperdiciará ninguna oportunidad para mostrarlo públicamente en tu falso 新闻联播 [noticiario de CCTV].

El 15 de octubre, en un programa de entrevistas que presenta, dijo:

【新疆设立职业技能教育培训中心,取得好的效果】围绕新疆治理,中国人与西方的干涉势力完全不在一个对话频道上。我们要的是新疆的和平稳定,要的是那里各族人民的幸福安宁生活,这是最大的人权。而西方那些势力是要找中国的茬,扰乱新疆,牵制中国发展。

[Los centros de formación vocacional en Xinjiang tiene buenos resultados]. En cuanto al gobierno de Xinjiang, China y las fuerzas intrusivas occidentales no están en el mismo canal. Lo que queremos es la estabilidad y la paz de Xinjiang y que los diferentes grupos étnicos pueden gozar de una vida feliz allí. Este es el derecho humano más importante. Las fuerzas occidentales quieren encontrar los errores de China y crear caos en Xinjiang, con el fin de restringir el desarrollo del país.

A diferencia de los comentarios en Twitter, que está bloqueado aunque se puede acceder vía RPV en China, Hu atrajo muchas respuestas positivas en Weibo, donde el discurso político está fuertemente controlado. Los comentarios más populares en la publicación de Hu son los siguientes:

有吃有喝不乱是对人权的最大尊重!

Alimento, agua y no caos constituye el mayor respeto por los derechos humanos.

对于新疆来讲,确实稳定压倒一切。没有新疆的稳定,就没有全国的稳定,没有全国的稳定,中国就会出大问题,就会正中某些国家、某些人的下怀。

En Xinjiang, la estabilidad es lo más importante. Si Xinjiang es inestable, todo el país lo estaría. Si el país es inestable, China tendrá un gran problema y caerá en la misma trampa en la que cayeron otros países.

La cuenta oficial de Global Times en Weibo promocionó también la opinión de Hu. Dijo:

今年以来,西方的一些舆论机构和政客不断对新疆为帮助受极端思想影响的人员而开展教育培训工作进行恶毒攻击,指责新疆“侵犯人权”。学员们在那些中心里学习国家通用语言、法律知识和工作技能,却被西方势力指责为“宗教迫害”。

Este año, la opinión, las organizaciones de opinión y los políticos occidentales continúan atacandl los centros de formación vocacional en Xinjiang. Estos centros están para ayudar a quienes se vieron afectados por el extremismo, pero acusan a la ciudad de infringir los derechos humanos. Los estudiantes aprenden el idioma común [putonghua], adquieren conocimiento jurídico y habilidades vocacionales dentro del centro, pero las fuerzas occidentales condenan la medida como “persecución religiosa”.

De nuevo, hay muchos comentarios bajo el enlace:

作为一个新疆人表示如果没有暴恐新疆这些年经济早腾飞了,新疆财政大都拿来慰问了,出门身上啥也不敢装到处检查,快递限制app限制网络限制,都是那帮孙子害的!站着说话不腰疼的西方人,明里暗里支持那帮人的,都是坏蛋!

Como alguien de Xinjiang, me gustaría decir que si no existieran actos de terrorismo, la economía estaría por las nubes. Actualmente, una gran parte de los ingresos de la ciudad fueron destinados a las víctimas de los ataques. No nos atrevemos a sacar algo en las calles por temor a ser inspeccionados; las entregas a domicilio, internet y las aplicaciones móviles tienen restricciones gracias a los terroristas. Los occidentales no sufren esto. Los que apoyan y simpatizan con [terroristas] son los villanos.

绝大多数情况,大多数情况下,西方越是对我们的某项政策或事物进行恶意攻击时,就越证明我们这政策的是对的正确的,反之亦然,他们越是吹捧的,我们就越要小心提高警惕了,因为他们见不得我们好,只会希望我们越糟越好。

En la mayoría de los casos, cuando Occidente comienza a atacar una política o problema en particular, implica normalmente que son correctos, en cambio, si elogian algo, tenemos que ser cuidadosos. No esperan que obtengamos éxito sino nuestro fracaso.

Por supuesto, como siempre ocurre en el Gran Cortafuegos de China, es imposible evaluar el verdadero sentir público a partir de comentarios en medios sociales.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.