¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Sentencia a influente de medios sociales turco desencadena debate sobre la libertad de expresión

“Ir más allá de la censura”.
Cartel mostrado en el Museo de la Inocencia de Estambul. Foto de Filip Noubel, usada con autorización.

Una celebridad turca de Twitter enfrenta un proceso por supuestamente promover el consumo de drogas e intentar usar medios sociales para derrocar al Gobierno. La celebridad de Twitter, Pınar Karagöz, sostiene que sus tuits realmente se referían a una serie de Netflix.

Una lista creciente de presuntos delitos

Karagöz, más conocida en línea por el apodo de Pucca, publicó un tuit en 2018 en el que decía que “cientos de personas pobres pueden ganarse el pan de cada día con la venta de drogas”.

Este tuit fue presentado como evidencia en un caso judicial para acusar a Karagöz del delito de promover el uso de drogas, que es delito en Turquía. Aunque Karagöz dijo que publicó el tuit “por diversión” en referencia a la serie de Netflix “Narcos”, sobre el narcotraficante colombiano Pablo Escobar, inicialmente la condenaron a siete años de prisión el 12 de julio de 2019.

Al enterarse de su sentencia, Karagöz publicó un emotivo video en el que dice —con voz entrecortada por las lágrimas— que “me he enterado de que me han impuesto una sentencia de siete años de prisión por mi tuit sobre Escobar”.

A esta mujer la han condenado a siete años [de prisión] por un tuit que publicó como broma.

Luego, la corte redujo la sentencia a cinco años y diez meses de prisión y una multa de más de 11 000 dólares. Luego, Karagöz tuiteó:

No vean ni comenten sobre la serie de Escobar por acá, recibirán entre cinco a diez años de prisión… Qué gran país…

El otro delito por el que acusaron a Karagöz fue usar medios sociales en un intento de derrocar al Gobierno. La decisión judicial sostuvo que “tomando en cuenta el impacto de medios sociales en la sociedad, se puede concluir que en algunos países, los medios sociales han logrado derrocar al Gobierno para unir a las personas bajo ideologías específicas”.

Debate sobre libre expresión

Cuando el video de Karagöz empezó a circular en medios sociales, algunos cibernautas expresaron que el castigo no era justo, y consideraron que son acusaciones que se suele presentar contra delitos graves, como violación:

La sentenciaron a siete años de prisión y una multa de 4000 liras (poco más de 11 000 dólares). No porque sea asesina o violadora, sino porque es madre y escritora. Por ver la serie de televisión Narcos y tuitear sobre Escobar. Por alentar [el consumo de drogas]. Perfecto (!). País perfecto (!). Justicia.

No entiendo. En las series [turcas], los traficantes de drogas se vuelven héroes, adolescentes violadas se casan con quien las violó, pero cuando [Pucca] tuiteó sobre Escobar, recibe siete años de prisión. Vivimos en otra dimensión. ¿O estamos vivos siquiera?

Pero otros dijeron que se merecía la sentencia porque dio un “mal ejemplo” a los jóvenes turcos.

El fenómeno de las redes sociales castiga a Pucca por “alentar las drogas”.
———-
Decenas de miles de jóvenes han visto tu mensaje que promueve las drogas. Si solamente uno se pregunta una vez sobre este veneno y prueba este veneno, ¿puede la vida de ese joven igualarse a una sentencia de siete años de prisión? Ese joven podría habe sido tu hijo. Ahora deja de llorar y mira lo que has hecho desde esta perspectiva, intenta mirar por la ventana.

Pucca fue sentenciada a siete años de prisión por publicar sobre “Escobar”. No entiendo que digan que todo lo que publica alguien en Instagram y Twitter es el problema. ¡El problema es afectar el valor moral de la sociedad con publicaciones que amenazar!
————
Pucca se merece ir a prisión. ¿A quién se culpa si solamente un joven se iniciara en las drogas por ella? Siete años en prisión por un joven turno no bastan.

El debate tomó un inesperado giro internacional cuando el hijo de Pablo Escobar se unió al debate y empezó a saguir a Karagöz en Instagram.

El hijo de Pablo Escobar sigue a Pucca en Instagram.

Mientras los comentarios siguen y más personas toman partido, la conversación en torno a los tuits de Karagöz reabrió el debate en torno a la censura de Turquía hoy. Algunos cibernautas han expresado la idea de que la experiencia de Karagöz ha reforzado su temor de escribir lo que piensan, sobre todo si critican o se oponen a las políticas del presidente Recep Erdoğan.

Es como si mi cuerpo estuviera dormido.
————–
Temo la prisión ahora por este tuit, caramba, estoy muy cansada.

Ciertamente, Turquía ha perdido muchas libertades políticas en años recientes, como se documenta en muchos informes internacionales de países. El Informe de Libertad en el Mundo de Freedom House de 2019 afirma que la autocensura está en aumento. Según este informe:

While not every utterance that is critical of the government will be punished, the arbitrariness of prosecutions, which often result in pretrial detention and carry the risk of lengthy prison terms, is increasingly creating an atmosphere of self-censorship.

Aunque no toda declaración que critica al Gobierno sea castigada, la arbitrariedad de los procesos, que a menudo resultan en detención preventiva y conllevan el riesgo de largas condenas de prisión, crea cada vez más una atmósfera de censura.

Claramente, los usuarios de medios sociales de Turquía consideran la decisión judicial en el caso de Karagöz como una advertencia de pensarlo dos veces antes de expresarse en medios sociales.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.