COVID-19: Bolivianos usan medicina natural entre esperanza y desinformación

Puesto de hierberas en el mercado La Ramada en Santa Cruz, Bolivia. Foto tomada por la autora.

En Bolivia, la ciudadanía trata de protegerse con lo que tiene a mano ante el COVID-19 y la pandemia de la desinformación. En redes sociales y medios de comunicación, artículos que claman el potencial de sanación milagrosa de plantas se multiplicaron desde que el COVID-19 impactó al país.

A la fecha 29 de junio, Bolivia, cuyo sistema sanitario colapsó, registró 31.524 casos oficiales y 1.014 decesos y aun no ha llegado al pico más alto. El país ahora se encuentra en una “cuarentena dinámica y condicionada” en la que autoridades subnacionales definen cuándo y cómo reiniciar actividades o aislamientos según el nivel de afectación.

“Los hospitales están llenos. Hay que buscar la forma de prevenir este mal”, indicó la dueña de una tienda de barrio que toma jarabes caseros al diario nacional El Deber. Mientras que para la población indígena en tierras ancestrales, la más vulnerada y empobrecida en Bolivia, la medicina natural es la única opción.

Antes de la pandemia, en Bolivia el uso de la medicina natural ya se combinaba con la medicina convencional. Son difundidas de boca en boca e integradas naturalmente por los usuarios indica la investigación de 2006 de la organización no gubernamental PIEB¿Mentisán, paracetamol o wira wira? Salud e interculturalidad en los barrios en Potosí. Por ejemplo, una popular una combinación usada para el resfrío incluye productos industrializados como el paracetamol, junto al conocimiento común de hierbas, como las flores del arbusto wira wira; y el popular ungüento mentolado Mentisán.

La misma publicación menciona el fenómeno de la autoatención o atención en casa y cómo está tiene que ver con la economía de los usuarios. El 61% de los bolivianos vive en pobreza multidimensional; y Bolivia es el país campeón mundial de la economía informal, con un 62,3% del PIB. Otro motivo para la autoatención son las experiencias de discriminación por vestimenta, ocupación, apariencia y tipo de enfermedad en el sistema de salud. 1720 casos de discriminación y/o racismo se denunciaron en casi 10 años.

Un puesto de hierberas en el mercado La Ramada en Santa Cruz, Bolivia, antes de la pandemia. Foto tomada por la autora.

La multiplicación de la oferta en tiempos de COVID-19

Estas características se profundizaron en la actual crisis sanitaria. La medicina natural más buscada es la asociada a enfermedades respiratorias y fortalecimiento del sistema inmunológico. La lista, encabezada por ramas de eucalipto, incluye manzanilla, wira wira, miel de abeja, jengibre, hojas de matico -un arbusto perenne-, propóleo. “El eucalipto sirve para la tos, resfrío. Puedes tomar como mate o sahumarte para que te mejores”, explicó una vendedora de medicina tradicional al medio Urgentebo.

La información abunda: desde recetarios serios como “Remedios del Monte” de medicina ancestral publicado por indígenas amazónicos hasta publicaciones virales en redes sociales y cadenas de WhatsApp con esquemas de tratamiento que incluyen medicina convencional y natural.

Su comercialización ya era común en puestos fijos y ambulantes en mercados. Ahora también se ofrece en las avenidas y afuera de los supermercados. En una búsqueda en la sección “Marketplace” de Facebook, con el término eucalipto y Santa Cruz de la Sierra como ubicación, se encontró 51 ofertas, la mayoría publicadas en junio que incluyen ramas, aceite, kits para vahos, jarabes caseros, pastillas o plantines. 

Aunque aun tiene costos relativamente bajos, hubo subida de precios del eucalipto. Ante esto, el alcalde del pueblo Quime, Javier Flores, llevó ramas de eucalipto a la capital, La Paz, donde las recomendó como supuesto desinfectante y las repartió gratuitamente en una zona comercial. 

Los bajos precios varían entre USD 0.7 y 14.28 según la presentación y cantidad. Se compartieron memes que los comparan con los costos de pruebas de coronavirus en establecimientos privados, que van de USD 40 a 200.

Y limon 😪

Geplaatst door MundoCuriosorz op Dinsdag 12 mei 2020

Meme elaborado en base a una escena de Will Smith en la película “En busca de la felicidad”.

Ministerios bolivianos, medios periodísticos y estudiantes creen en las virtudes de las plantas

En Bolivia, se creó el Viceministerio de Medicina Tradicional e Interculturalidad en 2009 y se instruyó la creación de unidades análogas para gobiernos departamentales y municipales. En 2013, se promulgó la Ley Nº 459 de Medicina Tradicional Ancestral Boliviana. 

En abril de 2020, tal Viceministerio de Medicina Tradicional e Interculturalidad instaló “cabinas de desinfección” en las ciudades de La Paz y El Alto. Son cubos individuales donde una persona permanece 3 a 5 segundos mientras un sistema de tuberías expide vapor de eucalipto, manzanilla y wira wira.

“El virus tienen una pequeña cápsula que podemos debilitarla con estas plantas medicinales. El vapor se impregna en la porosidad del cuerpo protegiéndolo de microorganismos y bacterias dañinas. Es preventivo. No tenemos para ofrecer una cura”, explicó el Viceministro Quilla a AFP.

Estas fueron del agrado de usuarios, motivos de titulares internacionales, y cuestionadas por investigadores. “Eso de pasar por una cámara y que le echen vapor no tiene ningún sentido, porque además las plantas no son desinfectantes”, dijo el investigador de productos naturales del Instituto de Servicios de Laboratorio de Diagnóstico e Investigación en Salud de la estatal Universidad Mayor de San Andrés, Róger Carvajal al diario Página SieteLa llamada “desinfodemia” en torno a la medicina natural está a la orden del día.

Ademas, la “propiedad de desinfección” de plantas fue mencionado por unidades estatales como los ministerios de comunicaciónsalud y el periódico Bolivia, que citó comprobaciones luego desmentidas.

También estudiantes de mecatrónica de la universidad privada Escuela Militar de Ingeniería diseñaron mascarillas para uso militar, que se caracterizan por filtros intercambiables con esencia de eucalipto. El efecto positivo del aroma de eucalipto en las mascarillas ha sido desmentido por AFP Factual

La OMS se refiere a la medicina tradicional como posible reconfortante y aclara que no hay prevención ni cura demostrada. Sin embargo, cuando más de la mitad de la población no tiene ningún tipo de cobertura de salud, y el Sistema Único de Salud está saturado, sin personal, ni insumos, la fe se deposita en las infusiones, vahos y gárgaras de eucalipto, manzanilla y wira wira. 

Nota de corrección: En la nota anterior se escribió que “las camaras de desinfección” llevaban hipoclorito de sodio. Este dato no está
verificado por el Viceministerio de Medicina Tradicional e Interculturalidad y entonces lo corregimos. Gracias por su comprensión.

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.